...

...

miércoles, 24 de febrero de 2016

NATURALISMO Y DONATISMO.

Por Dardo Juan Calderón

Los muchachos de Infocaótica, en defensa de cierto entrismo, ante los disparos de los no colaboracionistas por “naturalistas”, devuelven con lo de “donatistas”. La cuestión es que nos zampamos herejías por la cabeza y hay que ver si esto es correcto. Porque una cosa son los principios doctrinarios y otra las decisiones prudenciales.

Con los principios doctrinarios no se debe embromar. Lo otro puede ser joda; en este zafarrancho que es el mundo político actual se acepta toda clase de desaciertos y el acierto es casi imposible.
El principio cristiano en política es el que vimos en el artículo anterior, y lo que hace que una persona vaya cayendo en el naturalismo es el problema del doble fin (uno para la sociedad que sería natural, y otro para el hombre que sería sobrenatural). ¡Minga! Es UNO. Más todavía si el  fundamento de este doble fin, está en la “libertad” del hombre por sobre la autoridad de Cristo y su Iglesia. Es decir el considerar que un acto de libertad puede ser un acto de rechazo, simple indiferencia u ocultación de la Verdad Revelada por Dios, cuando siempre es este un acto de voluntad viciada, por lo menos por el error, cuando no de la mala voluntad (dolo, decimos los abogados). El de que no puede haber actos perfectos de libertad ni de virtud sin la asistencia de la gracia. Y por último, el de que la Iglesia fue fundada por Cristo para comprender en su interior la totalidad de la actividad humana. Todo es llamado a ser Iglesia, y en la respuesta a este llamado, todo lo natural se realiza en su verdadera medida humana y va anticipando y construyendo El Reino.
Estos principios no nos van a decir con exactitud si tal o cual gobierno implica una negación total y contraria a todo ello, y o si ante tal o cual gobierno corresponde tal o cual actitud. Sin embargo, el magisterio de la Iglesia, por su preeminencia espiritual y su especial asistencia del Espíritu Santo, puede expresar una doctrina política y también someter a juicio a los gobiernos del mundo, y decir, como fue el caso, que tal gobierno es “intrínsecamente perverso”. Claro que hay naturalistas católicos, que al desvariar en los principios, le niegan hasta esta facultad y potestad, como si fuera una intromisión indebida en los asuntos de la humana política. En realidad llegan a entender que la Iglesia no puede tener una Doctrina Política, ni expresar una Política Cristiana, y que por lo tanto debe callar ante la masacre estaliniana, la impiedad y el sacrilegio. Están locos y no entendieron a Cristo.
Ahora bien, un “principismo” político puede llevar a lo que se ha dado en llamar un “Donatismo político”, es decir, una persecución de la pureza a tal grado que se enajena con la realidad del hombre caído y rompe toda posibilidad de convivencia. Que pretende arrancar la cizaña o ser sólo trigo, y salir del campo con sus raíces en la mano. Lo que es a todas luces malo e incorrecto. Romper el juego de la “Arcilla y el hierro”. Y a veces se produce un poco por el caos que reina en lo doctrinario, y de esa libertad que teníamos al ser miembros de una Iglesia que cuidaba con mansedumbre que el rebaño no se disperse, se tiene que pasar a una disciplina más rígida y hasta con amputaciones. (Ya pasó con Trento necesariamente, y si viniera un Concilio bueno, ¡hay! ¡que de anatemas tendría que lanzar!
La historia nos ha enseñado que la perversión de los principios ha producido enormes consecuencias dañinas desde el naturalismo, que finalmente está impuesto universalmente. Pero no ha sido un gran problema de la Iglesia, en la historia, este donatismo que se señala. Muy por el contrario, la Iglesia ha pecado de paciente y comprensiva, tolerando hasta límites a veces excesivos. Puede señalarse como defecto de algunas personas, pero no como defecto de la Iglesia. No debe preocupar, esto lo tenían muy claro. Podrán decir que San Gregorio VII se pasó de rosca, no en los principios, pero sí con respecto a la diplomacia con el alemán… puede ser… era un monje. Que lo de Galileo se pudo manejar mejor… quizá.
Es más, este naturalismo, ha entrado en la Iglesia, produciendo entre otras cosas de mayor calibre, la idea de que no debe “para nada” inmiscuirse en los asuntos humanos y ha terminado con una iglesia que defecciona y se termina entregando a los poderes anónimos mundiales, propiciando en por lo menos tres encíclicas de los últimos tres Papas, la conformación de un gobierno mundial que la reemplace. El donatismo está bien lejos.
Este naturalismo, que ya se ha convertido en un indiferentismo religioso y moral dentro de la jerarquía vaticana, ha producido el silenciamiento del Magisterio Eclesial. No tienen nada que enseñar. Y el católico ha quedado a la deriva en muchísimas cosas, y entre ellas, en lo político. Nadie en la Iglesia, recuerda los principios y mucho menos establece ciertas pautas para guiarse en los hechos políticos mundiales que ocurren. La Iglesia ha dejado de ser Maestra y Guía de los cristianos. Hemos quedado a la deriva y solos.
Ante esta situación, el primer peligro es perder de vista los principios. Lo que ha ocurrido de manera impresionante entre los católicos. En segundo lugar, es perder la “ubicación” histórica. ¿Quién es quién? Y ¿Qué piensan? los que gobiernan el mundo. Por ejemplo, ese que era “intrínsecamente perverso” ¿desapareció? ¿No hay ninguno de esa calidad? ¿Son potables? ¿Son buenos? ¿Son malos? Vaya uno a saber, no hay criterios de ayuda, es más, hay un coqueteo de los más confuso y maquiavélico en el que una camarilla vaticana actúa con contradicciones internas, más para salvarse a sí mismos que para buscar la salvación de nadie. La jerarquía vaticana ya sólo busca un fin intrínseco en su política, ¡qué decir de hablar de un fin trascendente para la política del mundo!
Como digo. Estamos solos y con nuestra cabecita para arreglarnos. Entonces, mantener los principios seguros es primordial. Y es una tarea política de primer orden, sino, nadie va a encontrar la salida nunca. ¡No jodan al que está en eso y tiene la capacidad! Pero también está el problema de una “Acción” política, más o menos eficaz, a favor de los hombres en el mundo. Y esto es prudencial. ¿De una prudencia individual? No, no debería ser así. Somos Iglesia, debería ser una prudencia que se guía desde la Iglesia magisterial y que viene desbarrando desde hace un tiempo, una prudencia de “equipo”. Pero ya no hay más “equipo”.  La Iglesia ha llegado a un grado de decadencia, para la percepción humana, que se podría decir “mortal”. Su subsistencia ya forma parte de un “misterio”, y aunque el misterio nos asegura la subsistencia material, no estamos muy seguros de dónde está. Francisco demuele a mazazos lo poco que queda, con furia diabólica y cada uno esconde una partecita para salvar; uno la liturgia, otro la moral, y la mayoría su propio culo.
En concreto, en cuanto a lo prudencial y en la medida en que estemos de acuerdo en los principios, hay que evitar las acusaciones de herejías y darse palos tranquilos en cuanto a los rumbos que se eligen. ¡Mirá quién habla! Dirán. No es así. El caso Ayuso es muy concreto. El P. Devillers escribe un libro de “principios” y “doctrina”, y Ayuso lo considera erróneo en los principios. Es naturalista. No hay otra. Y la gente de Infocaótica, por ahora, no veo que hagan lo mismo. Dicen que hay que actuar en democracia, y bueno… mientras no defeccionen de los principios, pues no voy a acusarlos de ninguna herejía. Podré decirles que están errados en sus juicios históricos y prudenciales, o que son zonzos o que son muy vivos; y hasta mandarlos al carajo y ser buenamente reenviado por ellos. Pero no herejes por ahora. De la misma manera, no corresponde la acusación de donatistas a quienes defienden los principios eternos de la Iglesia y consideran que toda colaboración con el sistema democrático es mala, mala políticamente (y en esto se traen muchos ejemplos históricos) y peligrosísima con respecto a la integridad de los principios, por lo menos sino como pecado, como ocasión próxima. Pero el pecado depende de cada uno y de sus circunstancias;  yo le tengo miedo porque soy como Oscar Wilde (¡no en lo trolo!), en aquello de que lo “único que no puedo resistir, es la tentación”. Si hoy me dieran un cargo; pues hago los favores que pueda a mis amigos, me afano hasta los lápices, les destruyo el sistema y me rajo a andar a caballo.
Se lo traté de explicar a un anterior contendiente, pero no entendió. Yo sólo le pedía que no introdujera errores. Más o menos como, “si andás con malandras para redimirlos, no los traigas a casa porque están las chicas, ¡y la vamos a cagar por los dos lados!”.
Infocaótica debe una disculpa por lo de donatista, (no a mí; seguro que no) ellos saben a quién. Y después de ello, pueden discutir y hasta putearlo por sabotear las elecciones. Yo por mi parte, firme con él, ya que la única acción política que veo potable frente a este mundo, es el sabotaje (asunto que pega más con la tradición nacionalista, que casi nunca dió para más). Con la particularidad de que para mí, ya ni siquiera me la tomo en serio ni con tristeza. En Joda. Como en el Agente Secreto de Conrad. Y en esto del humor debo reconocer en Infocaótica una condición que nos emparenta desde el viejo nacionalismo: ya desde el título, se lo toman bastante en joda; que de solemnes derrotados, con liturgias políticas (cuando tiraron la religiosa), estoy hasta las bolas.
Dijimos que la Iglesia distingue funciones, y entrega la función política a los reyes del mundo en la medida que son fieles a Cristo y al fin sobrenatural del hombre. Pero esta dependencia no debe asustar, ni se trata de un gobierno directo de monjes, ¡es enormemente libre! Cristo nos hace mucho más libre que el liberalismo. El buen Cura no quiere saber nada de esto, es más, ni puede entender cómo nos divierte. Cuando se mete, se mete por fuerza y de mala gana. Después hablaremos de libertad y sujeción del cristiano en este aspecto y ahí, encontraremos a Calderón Bouchet y verán el enorme espacio que se deja. Pero primero es lo primero.

13 comentarios:

  1. Pero ellos cuando hablan de donatismo, lo hacen en chiste!
    Consideran conciliable con los principios entrar en política partidaria y aun dentro del peronismo, es verdad. Pero no hablan en serio cuando acusan la herejía. Es en joda.
    Con usted no se puede hacer chistes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me estaré poniendo viejo? O habrá que hacer como en el wasap y poner ¡jaja! Entonces disculpen.

      Eliminar
  2. El principo es este (cito a su padre, que trabajaba sobre Sto. Tomás): "la causa final última del orden social es Dios y en esta perspectiva se presenta como un bien común trascendente y principo uno en función del cual se ordena la actividad mancomunada de los hombres. Como algo participa del bien en la medida de su asimilación a la bondad primera, una sociedad política será tanto o más perfecta cuanto más favorable resulte a los hombres hallar en ella los bienes ordenados al último fin".

    Pero el punto es otro: llegada a la situación actual, qué problema hay en colaborar con Massa o Macri si al menos,respecto a Cristina, podríamos mejorar en un par de cosas como hacer un "plan canje de teléfonos celulares" o pagarle mejor a los jubilados?

    Ya sé, me va a decir que con Chau Tabú y otras perversiones hay males morales muchos más graves que los mínimos beneficios posibles.
    Pero si yo quiero ser ministro de Ciencia y Tecnología y no de Salud o de Educación?
    Ahí lo agarré! No hay mal moral, tampoco fin trascendente, pero hay plan canje de celulares y antes no había nada, por lo que estamos mejor.
    Esa decisión es libre, es prudencial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A un seminarista le preguntó el profesor de moral ¿qué haría si al llegar a su celda encuentra una mujer hermosa desnuda? y el le dijo "Esas cosas no le pasan a un seminarista". No se preocupe, no lo van a nombrar ministro ni a usted ni a mi.

      Eliminar
  3. El gobierno de Macri es como un adolescente, si vos le das a un adolescente cien pesos para el fin de semana le alcanza para unos cigarrillos, un poco de alcohol barato y nada mas, si le das mil pesos termina con putas y cocaína. En Argentina la yegua de Cristina nos dejo pobres y bue.... dejo un kilombo, pero si Macri nos levanta económicamente vamos a terminar con putas, cocaína y encima masones (al final creo que "el manco" no era tan malo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero resulta que ahora es cornudo! Dicen que Carina quería divertirse a dos manos.

      Eliminar
  4. Me permito poner en duda que sea lícita y sin consecuencias la realización de tareas ascépticas como un plan canje de celulares dentro de un gobierno de contracepción y otros pecados graves y escándalos públicos.
    Esas tareas que parecen tan inocentes son el panem et circenses que el sistema necesita. Es darle mayor eficiencia, hedonismo y confort a las masas para que en ese estado encuentren su mejor habitat.

    ResponderEliminar
  5. La Política es una ciencia y como tal tiene sus principios.
    Luego, si son de imposible realización, habrá cargos a ocupar, pero no gestión política. Con Macri se podrán cambiar los teléfonos, asfaltar calles y pagarle a los fondos buitres. Todo está muy bien, pero "Política" es otra cosa, tiene otro Fin.

    Comprendo que hayan desaparecido las condiciones necesarias para hacer Política en un mundo que por diferentes motivos y defecciones ha quedado sin Dios, pero llamemos a las cosas por su nombre: el entrista ya no hace política, aunque diga que se "metió en política". A lo sumo realiza una serie de tareas secundarias, la realización de medios para fines subalternos y elementales que podrán ir desde parar la inflación a subir las tarifas de la luz eléctrica, echar ñoquis o tomarlos.

    Hay que aclarar esto, pues de lo contrario sobran cruzados patrióticos, arengas y enojos cuando en realidad, hoy, meterse en política trabajando en una oficina pública no es algo que diste mucho de trabajar en una privada.

    Puntossobrelasíes

    ResponderEliminar
  6. Caimán de la isla25 de febrero de 2016, 4:56

    “toda colaboración con el sistema democrático es mala, mala políticamente (y en esto se traen muchos ejemplos históricos) y peligrosísima con respecto a la integridad de los principios, por lo menos sino como pecado, como ocasión próxima.”

    Acá está el problema que el apreciado Dardo no entiende. Mesplico,
    a) el gran gurú del “donatismo político” argento (ojo, no es la herejía donatista original, sino una denominación análoga) no dice, como afirma el buen Dardo, que sea mala políticamente, sino algo mucho más serio: que es mala en sí misma, intrínsecamente, un pecado mortal contra los Mandamientos I y VIII, que se comete como agente principal o como cooperador formal. Que es de esos actos que no se pueden cometer nunca, ni aunque baje un ángel del cielo y te diga que podés, ni aunque venga el Papa y te de licencia.
    Y al decir tamaño disparate, el gurú se opone al magisterio unánime de los pontífices de los últimos 150 años, al ídem de todos los obispos incluso el santo varón Marcel Lefebvre, a todos los moralistas católicos del color y pelaje que te guste, al vivo testimonio de los grandes arquetipos del tradicionalismo, nacionalismo y movimientos afines (Váezquez de Mella, José Antoni, Sacheri, Meinvielle, Genta y todos los demás). Y de paso se manda una calumnia colectiva gigante contra millones de católicos que habrían sido, de ser cierta la tesis del gurú donatista, pecadores públicos y escandalosos hasta la mierda. Y no hay escapatoria dialéctica a esta consecuencia implícita.
    b) Que es peligroso, es otro cantar.

    c) Y que es ocasión próxima, niego y distingo. Depende de cada uno y de sus circunstancias. Yo no sería ginecólogo porque estaría todo el día viendo y tocando… Tampoco enólogo o catador de vinos, con lo que me gusta el tinto!!!… Pero eso no quiere decir que sea ocasión próxima para todo católico ser ginecólogo, o catador de vinos, faltaba más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por pertenencia a la especie de los saurios, hay coincidencia con advertencias. Primera: El autor mencionado se refiere a una muy actual forma de esta democracia, mucho más perversa que hace pocos años atrás. La historia se acelera de manera impresionante. Se podía aceptar a Bendicto XVI - si no se sabía filosofía - sin culpa. Pero aceptar a Francisco... cuando sus tropelías son evidentes para una moral apenas formada... Dicho autor entiende primeramente que dado su grado de conciencia, él estaría en pecado, luego todos los católicos formados, también, y si no están muy formados, pues él les avisa (en caridad). No veo que diga que Doña Rosa comete pecado.
      Por mi parte no creo que los católicos estén tan formados, llevamos dos siglos de confusiones en ascenso, y hasta le diría que los que usted nombra (que son santos varones de mi devoción), alguno puntillos se tragaron. No creo que sea cuestión de exageración, sino de fineza espiritual. Se nota en su poesía. (Santa Teresa entendía que merecía el infierno por leer novelas de caballería y la verdad es que debo revisar mi gusto por Dumas y no enojarme con Santa Teresa). Por otra parte, suelen los poetas adelantarse a su tiempo, y quizá esté viendo las colas de votantes que estarán eligiendo al Anticristo (con los mismos argumentos que usted esgrime). Yo reconozco que no voto porque me siento un pelotudo en la cola de esa mentira infame. Pero el semáforo que me prende este hombre "especial· no me deja indiferente ni me siento acusado (piense que le voté a los peronistas contra Alfonsín y un par de veces más, para mi reproche). Piense que es probable que esa Democracia a la que se referían los autores citados, ya puede ser otra; decía mi padre "En nuestro lenguaje político, el término - democracia - se impone como una consigna inevitable para poder hacer pasar cualquier contrabando político". Quizá el autor está viendo lo que muchos no ven y el contrabando actual es más perverso de lo que creen. En vez que la comparación del catador de vino, él puso el de un prostíbulo, y aquí si que camina la ocasión más que próxima. Y yo comienzo a creer que se trata de eso, de un prostíbulo. En fin, lo de este gran hombre, es para rumiarlo, guárdelo en un cajón de su conciencia y no se lo tome en joda. No cometan el error de cargar un manto púrpura al que tiene el don de ver más profundo y más lejos. En el país de los ciegos, el tuerto... fue crucificado. No le pido que coincida, pero guarde el aviso, que esto viene a diezmil por hora.

      Eliminar
  7. Por suerte lo dijo usted, sino a mi me van a terminar colgando.

    ResponderEliminar
  8. De todas maneras el ejemplo justo era medio zonzo, pero se pueden arreglar las cloacas, los caminos y etc. Hay miles de tareas que son las llamadas "mere utilia" y que son necesarias para la vida que se pueden perfectamente hacer. La vocación del sabotaje no es para todos.

    ResponderEliminar
  9. Ahhh... Hay que ver cuando la cosa justifica la desobediencia total y el sabotaje a todo. En esto el ejemplo está en la Vendée y en los Cristeros, pero exige una posibilidad de cierta concreción y éxito, previendo el martirio, pero no de un loco perdido. Vean la vieja película BRAZIL, ahi está el loco saboteador individual.

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.