...

...

domingo, 28 de febrero de 2016

PANORAMA CATÓLICO Y SUS ADMIRACIONES CONSERVADORAS.

Por Dardo Juan Calderón

Siguiendo la línea de resaltar y promover las personalidades de la tendencia conservadora, dentro y fuera de la Iglesia, Panorama Católico se “admira” de la homilía que el hijo Sacerdote de Antonin Scalia le dedicó a su padre recientemente fallecido. (Scalia era miembro de la Suprema Corte de EEUU, puesto por Reagan, mayor defensor del pensamiento conservador americano en sus fallos. Hijo de un Siciliano, poseía ese vigor en su “fe” por la Constitución americana, que sólo puede encontrarse en los “conversos recientes” (inmigrantes pobres que accedieron al american way of life), defendiendo la corriente de los “originistas”, es decir, que defienden que la ley debe interpretarse a base del pensamiento original de los redactores de la Constitución. Una especie de “tradicionalismo” que parte de los revolucionarios de 1776 y que toma a estos ideólogos como la “verdad revelada” para la democracia universal. No venía de la carrera judicial, sino de los cargos asesores de gobierno, especialmente fue el estratega y regulador de la televisión por cable del país, puesto allí por Ford).
 Lo cierto es que la homilía es en sí misma una pieza de un catolicismo pasable dentro del conservadorismo católico, pero hace estallar al editor de Panorama en estas palabras llenas de entusiasmo: “El padre Scalia, en vez de centrar su sermón en su padre, lo hizo en la proclamación de las verdades esenciales de la fe, aprovechando la repercusión nacional del acto para un impresionante momento evangelizador. Modelo de pieza oratoria fúnebre, la homilía se ha convertido en noticia por sí misma, siendo reproducida en su integridad, por escrito y en vídeo, por numerosos medios de comunicación”.
 En realidad, entendemos que el entusiasmo es más por la repercusión que por el contenido. Ya nadie puede sustraerse al encanto de poder estar en un sitio desde el que pueda influir, hablar de nuestra religión acallada aunque sea con una falsificación cristiana, y sin tener clara conciencia que esa influencia es un segundo emocional que se pierde en la nada y que lo que queda es el error que se contrabandea entre la Verdad (salvo claro, que logra algunas donaciones desgravables de impuestos, que para católicos norteamericanos, es signo claro de dilección divina).
Pero veamos algo de lo homilía, que no puede obviar – junto al homenaje a Nuestro Señor – un igual homenaje a la gran Nación Norteamericana, cuna de la moderna libertad. Sobre todo en sus Padres Fundadores que pasarán a reemplazar a los Padres de la Iglesia. Es decir, Cristo,  y después en esa línea: Jhon Adams, Benjamín Franklin, Hamilton, Jhon Jay, Thomas Jefferson, James Madison y George Washington (de los cuales el prestigioso padre del cura, era de la línea federalista de Hamilton).Pero vamos a la homilía: “Como es bien conocido, Dios bendijo a papá con un gran amor a su patria. Él sabía bien hasta qué punto fue difícil la fundación de nuestra nación. Y vio en esa fundación, como en los fundadores mismos, una bendición, una bendición que se pierde cuando la fe es apartada de la plaza pública, o cuando rechazamos llevarla a ella. Él entendió que no hay conflicto entre amar a Dios y amar a la patria, entre la fe y el servicio público. Papá entendió que cuanto más profundizase en su fe católica, mejor ciudadano y servidor público sería. Dios le bendijo con el deseo de ser un buen servidor de la patria porque, antes, lo era de Dios”. Faltaba el “In Good we trust”.
Destaca especialmente el “pensamiento” de su padre:“Nos ha emocionado leer y escuchar tantas palabras de alabanza y admiración hacia él, hacia su inteligencia, sus escritos, sus palabras, su influencia...”¡que ya veremos cuáles eran!. (Es llamativo que una de las razones que llevaron a su elección frente a otro candidato - además de alagar al electorado italo-americano – fue la de que nunca había escrito sus ideas y no iba a tener impugnaciones por ellas o podía sortearlas con cambios favorables. Es un buen consejo para los entristas: una cuidada virginidad en la opinión es necesaria (y si no pregunten a Carlos Manfroni), mejor testimonio cero y en todo caso, una calculada ambivalencia.
Y no deja de agregar un pasaje en que se filtra el ecumenismo fundante de esa Nación: “Escribiendo hace años a un ministro presbiteriano cuyo servicio funerario admiraba, resumió muy bien los inconvenientes de los funerales y por qué no le gustaban los panegíricos”. Corto, pero políticamente correcto. Queda claro que “admiraba” otras religiones.
Vamos ahora al padre, al gran jurista americano que se nos quiere colar en este acto de admiración como ejemplo de católico, padre de familia numerosa (nueve hijos, uno cura) y que sin embargo llegó a la cumbres del poder americano sin merma de su catolicismo (según el pritcher), y pudo parir este maravilloso sacerdote que da un testimonio mediático sin igual. En ejemplo claro de entrismo triunfante.
Sus más alabados fallos (casi todos en disidencia y perdiendo las votaciones, cosa que más las avala que las refuta en la lógica democrática) fueron en contra del aborto, de la homosexualidad y del  matrimonio igualitario. Pero entendámonos…no fueron en contra de estas prácticas, sino en contra de que estas prácticas fueran impuestas desde fallos judiciales como vía de excepción, y no por el voto universal;  con el argumento de fondo de que no estaban en la carta orgánica y dispuesta por los santos padres de la nación. En nada de esto tiene algo que ver Dios, y ni siquiera la moral natural.
Veamos este párrafo que sacamos de Wikipedia: “Scalia argumentó que la aprobación del aborto por parte de la Corte Suprema de los Estados Unidos es antidemocrático. Según el magistrado, los ciudadanos estadounidenses nunca han decidido que un estado no puede prohibir el aborto . ¿Cuándo han decidido eso?, se preguntaba Scalia, quien afirmaba además que en una democracia, la regla de base es que la gente decida, las personas. "En una democracia liberal, que somos, las personas (individuales) no deciden sobre todo, no deciden sobre libertad de expresión, libertad religiosa, el derecho a portar armas, el derecho a ser juzgado por un jurado, el derecho a ser confrontado por un testigo, etcétera. ¿Quién decreta esas excepciones de la democracia? La gente lo hace, cada una de esas estipulaciones fueron presentadas al pueblo. Tu puedes quererlo o no, algunos de ellos puede que lo rechacen, pero esa es la regla que la gente siempre ha seguido. La pregunta es si el pueblo alguna vez prohibió que un estado pueda proscribir el aborto. ¿Dónde?"
Durante 200 años, cada estado ha prohibido el aborto. ¿Cuándo los estadounidenses han dicho “no, un estado no puede hacer eso”? El asunto, sin embargo, decía Scalia no era si se debía prohibir o no el aborto, sino quién decidía. "Si la gente quiere permitir el aborto, está bien, pero son ellos quienes deben decidirlo". Scalia dijo públicamente que la decisión de la Corte, donde se legalizó el aborto, era errónea y que debía ser anulada.”.  Sigue más abajo: “acogió al argumento de que los jueces no tienen ninguna competencia para decidir sobre el derecho de las mujeres a interrumpir su embarazo, ya que dicha intervención solo prolonga una angustia política que solo puede ser resuelta en las urnas”.
Sigamos con citas : “La amenaza para Scalia no era que las parejas homosexuales puedan casarse como hasta ahora solo podían hacerlo las heterosexuales, sino que el Tribunal Supremo haya legislado algo que debería regular cada estado de manera individual” es decir… razón de federalismo y voto democrático.

¿Para qué más?

   Nos permitimos desde aquí no admirarnos ni celebrar la homilía, ni mucho menos al hombre que la inspira, y para nada a su pensamiento. Nos permitimos así mismo y a base de pocos datos, pero de sanos prejuicios, suponer la clase de catolicismo que profesa el Sacerdote tan celebrado y que buenamente amplifican los medios masivos.
Antonin Scalia es el ejemplo del católico que defecciona de su religión en el naturalismo y el entrismo, para conservarla en su intimidad y como un hobby de anticuario. Es la síntesis de la más perniciosa de las últimas herejías que han penetrado en nuestra Iglesia y que han provocado la final apostasía: El Americanismo.
Que descanse en paz, ya dejó de hacer daño. En todo esto no hay nada que admirar, y mucho que lamentar. Queda para él como epitafio la frase del Gerente mundial, el morocho Barack Obama:
"El juez Scalia dedicó su vida a una piedra angular de nuestra democracia: el Estado de Derecho. Una mente legal brillante, un estilo enérgico, un ingenio incisivo y unas sentencias de colores".
Vaya a saber si en el Tribunal del cielo se tragan esta patraña. 

14 comentarios:

  1. El norteamericano, antes que católico, protestante, islamita o judío, es norteamericano.
    Como dijeron más abajo, "la religión específica" del norteamericano es inspirada en el American stile.
    Me dan igual estos yankys. Lo que me apena es lo que no logra comprenderse desde un tradicionalismo mayoritario que podría haber zafado al encontrarse fuera de los EEUU.

    L.M.

    ResponderEliminar
  2. http://panoramacatolico.info/articulo/admirable-homilia-del-hijo-del-juez-scalia

    ResponderEliminar
  3. Hay gente cuya candidez e inocencia me asombra cada día más. De verdad alguien con mediana formación católica y cercano al tradicionalismo cree que un buen católico puede ser juez de la Corte Suprema de EEUU?? No hace falta ser un sabio para entender que quien llega a ese lugar ha pasado todos los filtros de la más encumbrada masonería, y si no es un hijo de puta consumado es un sorete capaz de prestarse al juego democrático de la disidencia que demuestra que hay espacio para todos mientras respetemos el lenguaje y los principios del juego. Hay ciertos puestos de poder y "honor" en este mundo que te dan la seguridad de que quien llega a ellos es una mierda, sin necesidad de leer ni escuchar lo que dijo o escribió, creo que no cabe duda alguna de que un de esos puestos es la Suprema Corte de EEUU. Pasa que la mierda conservadora huele mejor que la progresista, pero de ahí a confundirla con perfume haya que estar muy jodido del olfato.

    ResponderEliminar
  4. Encima parece quel bicho era de los adoradores molocheros del Bohemian Grove lo que hace más entendible su juego "democrático"
    https://moimunanblog.wordpress.com/2016/02/27/misteriosa-muerte-de-un-juez-semi-tradicionalista/

    ResponderEliminar
  5. Uffa, me parece que nos pasamos de negativos con esto...

    Han leído sentencias de Scalia? Pues yo sí, enteras, y no me baso en meros extractos de declaraciones. El tipo estaba totalmente en contra del lobby de los maricas, en contra de las acciones afirmativas, en contra de la discriminación del hombre blanco.

    El tipo tuvo nueve hijos, reflejo de su catolicismo. Ustedes? Son muy guapos detrás del escritorio , pero quiero ver quien es tan católico como él...

    Que apoye la democracia no quiere decir nada, por lo que yo se, hasta los católicos más tradicionales enseñan que, mientras se respeten los principios católicos, toda forma de gobierno sirve.

    A ver si nos vamos entendiendo...

    Si nos pegamos entre nosotros, vamos muertos...

    Espero me publiquen el comentario,

    Saludos,

    Bruno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bruno: intuyo que va a estar complicado que nos vayamos entendiendo, pero quizás logremos algo.
      Primero parto con la desventaja de que, gracias a Dios, no he tenido nunca el gusto de leer sentencias de Scalia, no tengo idea que son las "acciones afirmativas" y de como se puede estar en contra de ellas y me da un poco de risa el concepto de discriminación en la forma que lo usas, confieso que lo de discriminación del hombre blanco es genial (una forma jurídico científica y políticamente correcta de decir "negros de mierda"). Más allá de eso, el problema son los argumentos: está bien que seas anti maricas o anti aborto, pero que tu postura se base en que ser puto y casarte con otro trolo o abortar un bebé está prohibido por la constitución implica que tu defensa es la mayor de las derrotas: aceptar que lo malo o lo bueno puede ser determinado por la ley humana positiva (es el viejo quilombo de la mazana del árbol de la ciencia del bien y del mal por el que hoy estamos donde estamos), y para peor, una ley humana positiva que debe ser expresión de la voluntad popular de la época. Esa es la defensa falsa y aparente que el demonio quiere, pues ya aceptaste que si las multitudes mañana (y quizás no tan mañana) dicen que hacerse romper el tujes o abortar está fenómeno vos vas a ser el que legitimó esas decisiones. El único argumento válido es que la ley de Dios lo prohíbe y el que lo haga se asegura su condenación, todo lo demás es verso. Vos dirás: pero con ese argumento no puedo llegar a la Corte de EEUU¡¡¡ Si, es verdad, será que donde no puedas decir la verdad mejor no estar.
      Lo de los nueve hijos se lo podes anotar, pero no te olvides que hay musulmanes y judíos ortodoxos que también tienen su buena prole y eso no es "reflejo de catolicismo".
      Que apoye la democracia quiere decir todo, es una actitud que define claramente a una persona. La democracia moderna (leelo a Caponetto) es mucho más que una forma de gobierno o sistema de selección de autoridades, es el principio cuasi religioso de que el bien y el mal lo determina el voto anónimo de la mayoría (azuzada por dos o tres vivos a través de la publicidad y las dádivas), y, en este sentido, se opone a los principios católicos más elementales.
      No te confundas, este Scalia nos es uno de "nosotros", por lo que bien vale pegarle para advertencia de los demás. Saludos.

      Eliminar
    2. Claro que nos podemos entender! Perdón si fui agresivo.

      Lo de la ley divina, comparto plenamente. Pero es que él mencionaba la ley natural en sus sentencias, si mal no recuerdo.

      Lo de la cantidad de hijos, no lo había pensado así. No será condición sine qua non para ser católico, pero al menos es un buen indicio de conservadurismo en las costumbres.

      Caponnetto es un fenómeno, lo admiro. Se podrá discutir si aquella democracia que defendió Donoso o León XIII es la misma que la de hoy. Pero estamos de acuerdo en que si nos ponemos a escuchar a Antonio los dos llegamos a la misma conclusión: la democracia actual es un desastre. Mas no creo que eso implique rechazar de plano al juez yanqui.

      En síntesis: sólo quise decir que no me parece que Scalia merezca la desaprobación total y fulminante de los católicos conservadores. Mirándolo con la lupa, quizá no sea perfecto, pero en esencia y teniendo en cuenta la escasez, hay que defenderlo y desearle un descanso en paz.

      Saludos, y gracias

      Bruno

      Eliminar
  6. Bruno,si dejásemos pasar boludeces tan gordas, más que cocodrilos seríamos brunitos.

    ResponderEliminar
  7. Iuspositivismo = democracia (liberal pa' los que piensan que existen de otro tipo)
    Si bien ya soy terriblemente reiterativo con la analogía tolkeniana ya que la usé en multiples oportunidades en mi blog; pero el error está en pretender ganarle a Saurón con su propio anillo: ¿Usar las herramientas del sistema para combatirlo?, cómo si quienes las crearon fueran tan pueriles para darles herramientas y armas a sus enemigos.
    Asi surgen los putinistas "nacionalistas" y hasta nazis putinistas, los nacionalistas "pro", provida "pro" y tanta verdura (ahora pa' que me digan camporista). Partir del presupuesto equivocado arrastra toda buena intención consigo al más terrible fracaso, y no aprenden che. "Keep voting, next time it will work". Solucionar los problemas de la democracia con más democracia.
    Y no soy teólogo ni filósofo ni pretendo serlo, es más, soy un gil, que se está dando cuenta hace rato porqué lo es y trata de dejar de serlo a medida que se "aviva". El problema está en los que siguen dando cabezasos en la pared y no aprenden.
    Los "tradis antinacionalistas(que alguien explique con que se come eso)" que plantean en nosotros utopismos, pasividad e inmovilismos por "dogmatizar" el magisterio de la Diuturnum Illud, o la Notre Charge, por ejemplo y es porque piensan como demócratas; y si no lo son, creen que fatalmente la única forma de la acción política se da en la partidocracia. Nosotros según ellos nos quedamos en esas posturas "angélicas" que nos llevan a no hacer nada (según ellos) y sin embargo, sigo sin ver los frutos de su "accionar con los pies en la tierra".
    En fin... que nos sigan pegando pero quiero ver como su "posibilismo" o entrismo los hace conseguir la resurrección de la Cristiandad, en vez de la prédica a tiempo y destiempo de las Verdades evangélicas, aunque haya que predicarselas a los peces.
    Ah y otro temita, el pensar en la posibilidad de que estos tiempos sean los preparusíacos, es absolutamente descabellado, fanático y hasta temerario según ellos. En todo caso es una posibilidad; pero quieran que no, terminan creyendo en el dogma democrático del progreso indefinido al rechazar esta posibilidad. Teilhard tenía razón ¿?

    ResponderEliminar
  8. Estimado Augusto, su observación es certera.
    Lo que ha sucedido en la "derecha" argentina de los últimos años tuvo que ver con una apelación excesiva a los recursos de la Escuela, en desmedro del ser presente. Desde el tomismo, que lo manejamos por igual los entristas y los antis, han justificado el meterse en política.
    Lo que no se ha visto fue un cambio cualitativo por el hecho que algunos entren. Hemos tenido en Buenos Aires municipios que han mejorado enormemente en manos de La Cámpora y otros que también lo hicieron con sus empleados católicos. No hubo diferencias perceptibles entre unos y otros, pues hoy, la "política", limitada a lo que está, no tiene nada extra que ofrecer si en el trajín entra el católico. Son los hechos a la vista. Cuando ya no hay lugar para el Fin Finalísimo, lo que queda es un remedo de política (urbanismo, seguridad, etc) que cualquiera lo hace bien.
    En Chile lo hicieron bien y no eran católicos militantes, en Finlandia, Dinamarca y Suecia, ni siquiera eran católicos y llegaron a mucho más de lo que aquí se podría soñar. Aun en la España del PP...
    Que vengan bien intencionados con rosarios en sus puños a decirme que el Estado tiene sus perfecciones es por un lado una verdad de Perogrullo y por otro solo una media verdad que les justifica esta nueva vertiente para la que han caído varios de los mejores de los nuestros. Nada más.
    Todo podemos llegar a argumentar desde el tomismo, pero la realidad sigue siendo la que es y no hay con qué darle.
    Pecan de lo mismo que León XIII y muestran su poca vena política: ponen principios correctos en un sistema que no los ha practicado nunca y ni puede practicar. La diferencia está en que lo diga León vaya y pase, que estaba para escribir encíclicas, pero que lo digan ellos, que dicen tener pasta para políticos, es más jorobado.
    Atte,

    D.G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje. Si, entiendo que lo que se llama política estatal (que no es otra que la partidocrácia "in motion") se quedaron, como sostienes, en cuestiones accesorias como el urbanismo; pero ¿a mí qué me importa que se hagan escuelas si la ONU, o la Kretina pervierte a los niños con Educación sexual integral y el masonaso de Macri los hiperpervierte con Chau Tabú? El problema es que se predica pero no se cree, y lo hizo León XIII con el ralliement o Pio XI y en este último caso murió mucha gente por esa postura "conciliadora". Pero conciliadora con el pecho (por no decir otra cosa) de otros. Y siempre terminamos siendo los giles los que pretendemos la búsqueda sin concesiones del Estado Católico ya que no sólo nos quedamos más solo que perro malo, sino que hasta perdemos laburos y nos cuesta encajar. Pero para eso está la confianza en la Providencia, sino, haríamos como muchos de ellos (no los papas sino los entristas) que predican lo que no creen; y de hecho nunca me falló la Divina Providencia, pero eso sí, nunca jamás como yo hubiera querido. Es que a Dios mejor no hacerle saber nuestros planes o deseos porque se complace en complicarlos ;). Dios sabe lo que necesitamos y nosotros sabemos lo que Dios nos enseñó. Ser coherentes es un terrible desafío, pero vale la pena. Se puede uno borrar la raya estudiando idiomas o para conseguir un MBA o un doctorado, pero hoy pa' ganarse el cielo sólo hace falta esperar a palmar, y el cambalache tenía razón.
      Pero al final de cuentas así como los últimos serán los primeros, los giles serán los pícaros y los pícaros..., los picaros van a ir a para donde no hay bomberos.
      Saludos cordiales D.G. y Cocodrilos.

      Eliminar
  9. Jacques Cathelineau29 de febrero de 2016, 18:49

    Un momento. No tengo idea de las ideas de este juez Scalia. Si fueran ciertas las citas, evidentemente hay un problema. Pero me gustaría aclarar algo. El iuspositivismo es una bazofia satánica, pero consiste en desconocer un derecho natural que exceda a las normas positivas; en rigor, tan malo es afirmar la inexistencia de orden natural alguno, como reconocerlo pero afirmar que cede ante normas positivas que lo contradigan. Pero el iuspositivismo no implica desconocer las normas positivas, en tanto no contradigan el derecho natural y las leyes divino-positivas. Entiendo que el autor de la nota es abogado, así que me comprenderá. En criollo: no implica ser liberal y masón el citar principios o disposiciones constitucionales o convencionales (de pactos internacionales) para oponerse, digamos por caso, al aborto. Entiéndaseme bien: si yo como juez digo que el problema de una norma herodiana que ordena matar a niños menores a dos años es que es un decreto del Ejecutivo y no una ley formal del Congreso, ando confundido, es cierto; pero si descalifico la norma argumentando que viola la Constitución y los tratados internacionales que reconocen el derecho a la vida, no estoy cometiendo, per se, una falta. Naturalmente, un juez católico al dictar un fallo, o un simple laico al escribir un artículo de opinión, deberá exponer también que la norma viola principios superiores de justicia y humanidad (o con las palabras que quiera decirlo), pero es totalmente lógico fundamentar con normas de derecho positivo que están en armonía con el orden natural y sobrenatural. Hasta donde yo sé, nuestra religión exige que la Fe inspire el ordenamiento jurídico, no que los textos sagrados sean la legislación misma (a lo mahometano). De allí que en un fallo judicial, o en la demanda de un abogado, no sea extraño encontrar normas positivas que sustenten la postura del juez o la pretensión del abogado. Esto lo digo independientemente del tema Scalia, que, a juzgar por las citas, sí huelo un humo bastante fuerte a Modernidad. Pero quería decirlo porque así como uno ve la típica postura iuspositivista de los modernos, algunos católicos (ajenos al ámbito jurídico, por lo general) caen en una suerte de extremo vicioso contrario; como si los jueces a la hora de fallar, o los abogados a la hora de fundamentar una demanda, pudieran basarse exclusivamente en el Catecismo de la Iglesia Católica, las actas del Concilio de Trento, las encíclicas de los Papas preconciliares o en el parecer unánime de los Padres de la Iglesia. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es, justamente, uno de los grandes problemas del naturalismo, el no poder servirse de los dogmas de la iglesia al dictar un fallo y tener que recurrir al derecho positivo, el cual es mutable. Si uno utiliza los principios del derecho positivo, esta aceptando su legitimidad, y cuando este cambie, ¿Como negaremos su legitimidad?

      Eliminar
    2. Jacques Cathelineau1 de marzo de 2016, 10:06

      Es que el derecho positivo es totalmente legítimo en tanto no contradiga el derecho natural y la ley divino-positiva. Y una ley injusta es, más que ley, violencia. Si cambia para mal, deberá negarse su legitimidad con fundamento en normas morales superiores; pero en tanto esté de conformidad con ellas, el derecho positivo es legítimo y, más aún, necesario. Naturalmente, toda esta inflación de normas codificadas que vemos a diario es producto de una mentalidad racionalista, y un fenómeno moderno, pero ello no quita que el derecho natural necesite ser aplicado a casos concretos y, por ende, necesite del derecho positivo.

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.