...

...

martes, 29 de marzo de 2016

¿PUEDE MORIR LA PATRIA...?

                                                                                                           

Por Mario Bianchetti

Comentario sobre la democracia y sobre la patria, a partir de un lindo poema de Antonio Caponnetto titulado "La vida de la Patria". 

Así canta en versos mayores el autor:




La vida de la patria
“Amar a una persona es sentir que se le dice: tú no morirás”
                                                                        Gabriel Marcel


¿Puede morir la patria como mueren los hombres,
en la noche de un día, en la siesta de un alba;
puede finar enferma, con las visceras rotas
y el crujir de sus huesos partidos a mansalva?

¿Puede morir la patria decrépita, sin pulso,
el semblante sin rasgos de su estampa primera,
puede marcharse a grupas de aflicciones y llagas
como en un redomón que cruzó la tranquera?

¿Se nos ha muerto acaso de previsibles males
- por funeral apenas el cimbrar de un laúd -
o acabó fusilada con la venda en los ojos
en un lampo de sangre por los pagos del sud?

No sabré si es respuesta ver la piedra del Ande,
los viñedos, las dunas, el jarillal nevado,
las tejas y los talas compitiendo en la altura,
la calandria en su horqueta de pasto arrebolado.

No sabré si es respuesta tampoco aquel jinete,
domador del rocío sin buscar recompensa,
las millares de voces que aún cantan nuestras marchas,
esa ochava en San Telmo, por la calle Defensa.

Nunca sabré siquiera si es respuesta el acervo
de frailes y de fieles desgranando latines,
los libros que escribimos, la palabra empeñada,
las familias nutridas de cunas y maitines.

Nada sé si es respuesta, pero sé que estas cosas
están vivas, subsisten, residen, permanecen;
y estas cosas son patria, son la patria de siempre,
empeñada en quedarse cuando todos fenecen.

Son ónticas presencias que vencen el derrumbe,
son materia y son forma de argentinas aldeas,
el tiempo y el espacio del pequeño rebaño
mientras lleguen los cielos junto a las tierras nuevas.

La Ciudad será salva si algún justo la habita,
si el Angel que la abraza no rinde su ballesta,
o un abril imprevisto nos cubra de banderas
la semántica antigua de la palabra gesta.

Pero si ha muerto y dicen, de muerte irreversible,
en la conjura roja del odio y la vesania,
te pedimos Dios Nuestro que nos la resucites

como hiciste hace siglos, una tarde, en Betania.



La calle Defensa a la que se refiere en el poema como uno de los íconos de nuestra nacionalidad, estimado Antonio, así se llama como todos sabemos, por la defensa que hicieron los vecinos de Buenos Aires, cuando las invasiones inglesas. Lo que ellos defendían, era la patria española, de la que todos eran hijos fieles. ¿A qué patria se refiere en el poema? 

Después de la 1º invasión, con los de inca-la-perra presos, la bandera que volvió a ondear en el fuerte, fue la de las Aspas de Borgoña. Esa es la bandera de las Españas, por la cual ofrendaban también su sangre y sus vidas, los habitantes de los reinos y provincias españolas de ultramar. (Esto también incluye a Juan Manuel de Rosas)

Para resumir el comentario al poema, resulta muy interesante que se vea a la patria moribunda -o muerta-; aunque más interesante resulta aún, saber desde cuándo, como facultativo, le reconoce el deceso. ¿En el 13, nos preguntamos?, ¿en el 53?, ¿en 1912?, ¿en 1983?
También nos parece de gran importancia preguntar sobre las causas de la defunción de la patria, pues si fuera por la corrupción de los gobiernos actuales o por el anti-catolicismo reinante (perdón, presidente) o por la subversión misma del orden, ocasionada por la democracia, tal vez podríamos sugerir que hay que fundar una nueva patria en Córdoba, o adherirse al reclamo de la patria "mapuche" o incluso hasta recortarse el pito y aprovechar la volada con los que quieren convertir la Patagonia, en una nueva tierra prometida.

¿O no se hizo algo parecido con España cuando los Borbones estaban en decadencia? ¿No se aliaron los revolucionarios de mayo con los ingleses, para poder "liberarnos"? ¿No recibieron el apoyo británico San Martín y los suyos, por ejemplo, con la flota de Lord Cochrane para "liberar" el Perú? ¿No se reivindicó a indígenas insurrectos como Lautaro o Tupac-Amaru, llamando con sus nombres a logias y embarcaciones de la independencia? ¿No se promovió la iniciación masónica para sumar adeptos a la causa revolucionaria?

Es una pena que hagamos la misma Defensa hasta 1807, nos desentendamos en 1810 y hasta 1983 no podamos volver a ver al enemigo común, desde ese año llamado "democracia". 
¡¿Cómo es posible que se fusile al héroe de la Defensa, se celebre una diabólica Asamblea en el 13, se dicte una perversa Constitución, se promulgue una satánica Ley Saenz Peña y recién podamos ver al enemigo común en 1983!?

Es que se critica la democracia, pero resulta que el primer acto de "soberanía popular" se realizó en 1810, cuando mudaron la sede de gobierno, al cabildo. Un acontecimiento verdaderamente democrático, donde el trono cambiaba su dirección postal a la casa de los vecinos. Si la democracia tiene un debate pendiente, creo que es este.

Estimado Antonio Caponnetto, sus libros sobre la democracia, no pueden dejar de ser un motivo de gran alegría para todos; innegables gestos de valía, donde se atreve a escupir a la cara de uno de los ídolos de este mundo moderno. Pero creo, si me lo permite, que la democracia debe ser denunciada desde su inicio, como se la denunciaba cuando los yankees financiaban insurgentes "independentistas" en Afganistán, Irak, Libia o como la denunciamos cuando los catalanes quieren ser independientes. ¿Por qué cuando se mezcla nuestra historia no se logra ver el mismo esquema?

Si hay una patria que tiene que restaurarse -o resucitar como se pide en el poema-, es España. Estos versos había que haberlos cantado en 1810, ¡"...te pedimos Dios nuestro que nos la resucites..."! ¡Que resucite España, donde las leyes hacían posible la difusión del Evangelio, la vida cristiana, la salvación de las almas! ¡Que resucite el trono, donde se sentaba el gobernante que la Providencia escogía y que por Gracia de Dios, rey era!
Dejemos ya de bregar por una "argentina católica", que es hija de la Revolución Jacobina de Moreno (o que quiso ser hija de la Revolución Girondina de Saavedra), pero que nunca existió, más que como una circunscripción ilegítima para beneficio de la corona anglicana y pirata, contra la que se luchó en la Defensa.

55 comentarios:

  1. Mario nos abre una nueva puerta de consideración en el plano histórico que nos pareció válida e interesante. No nos corresponde a nosotros responder a los planteos, pero el que tenga ganas de afilar el cuchillo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dice El Cocodrilo, esta nota no habla de doctrina carlista, sino de "una consideración en el plano histórico". El cuchillo debe afilarse en ese plano.

      Eliminar
  2. vamos entrando en la ciencia ficción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciencia ficción es que los próceres fundaran una patria distinta en cada puerto. Ciencia ficción es que San Martín era tan argentino que fundó Chile y también Perú. Ah, y después, porque era tan argentino, se fue a colaborar con la "independecia" de Bélgica.
      Ninguno de los Conquistadores fundó una patria distinta de la que ellos tenían, por el contrario, quisieron acrecentar la propia, y llamaron Nueva España, Nueva Granada, Nuevo León, Nueva Vizcaya, Nueva Galicia... Flor de cipayo hay que ser para actuar al revés.

      Eliminar
  3. Ufa....y yo que lo bancaba a Caponetto en esta polemica. Ahora me embarraron la cancha con el carlismo sonso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo mencionado al carlismo en la nota.

      Eliminar
    2. ¿Dónde se habla de carlismo, sonso?

      Eliminar
  4. Bueno, se ve que Mario B. no leyó, "Rosas, Príncipe Cristiano", del propio Antonio Caponnetto, que creo por las mías que lo escribió para refutar precisamente a los Carlistas. Recomiendo su lectura, by the way.
    V.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación. Rosas no fue ningún príncipe. Y ya que le gusta la lectura sobre Rosas, le recomiendo este artículo: "El Cid, Rosas y la cuestión dinástica práctica", también de Mario Bianchetti:
      http://carlismoar.blogspot.com.ar/2010/12/el-cid-rosas-y-la-cuestion-dinastica.html

      Eliminar
  5. En el ínterin se formó nuestra patria, que es Argentina. La Argentina del Martín fierro, de Quiroga, de Rosas. Esa es mi patria .

    ResponderEliminar
  6. Lo curioso es que los ingleses estaban aliados desde 1808 con...la España borbónica. Y del resto de lo que dice Bianchetti, aunque de suyo es opinable, creo que le falta actualización bibliográfica. Que lea los últimos libros de historia de Caponnetto, Diaz Araujo,etc. y después hablamos...

    Xavier De Bouillon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaban aliados contra Napoleón. En esa guerra luchó San Martín como militar español, para España. ¡Y hasta lo condecoraron!

      Eliminar
  7. Y, como decía don Álvaro Pacheco Seré: Dios le dio una Patria, la "España fundadora y generosa" a esta "América fundada y deudora".

    ResponderEliminar
  8. Tengo que aclarar para empezar que no soy experto en Caponetto y apenas si he leído alguno de sus libros y quizás varios de sus artículos, sobre todo a través de la revista Cabildo. Con esa pobreza de conocimiento tan sólo puedo atreverme a señalar timidamente que las preguntas del articulista están respondidas en la obra y prédica de AC, y la respuesta, creo entender, es que esa patria de Caponetto no nace en 1810. Recuerdo vagamente una conferencia que dio en la Provincia de Mendoza hace unos cuatro o cinco años, quizás más, en la que habló de la primera misa de la que se tiene registro en suelo argentino (siglo 16 si mal no recuerdo) y dijo que los fundamentos de nuestra Patria debían buscarse en ese acto litúrgico que revestía el carácter de fundacional(lo único que extrañe en aquel momento es que no se ponderara lo suficiente el hecho de que aquella Misa primera fue según el rito que luego dio en llamarse tidentino y que la continuación de ese rito no era un dato menor a la hora de buscar una restauración o resurrección de la patria). Algo relativo al tema, a modo de respuesta a los interrogantes de Mario, creo encontrar también en el libro "Poesía e Historia" editado por Nueva Hispanidad en cuya página 52, evocando la importancia de la figura de Leopoldo Marechal como poeta que a pesar de sus desvaríos captó claramente ciertas realidades, dice:"La solución de fondo empero, exige algo más que la acción política, aún usando este término en el más alto y encumbrado sentido con que fue capaz de usarlo el universo griego. Marechal, por poeta, advierte que la solución es teológica, tal vez por aquello tan citado de Donoso Cortes de que en el fondo de toda cuestión política subyace una de carácter religioso"
    En lo personal no creo tampoco que la solución sea la resurrección de España ni de ninguna otra nación como tal, el único principio de solución para todas las patrias es la restauración de la Iglesia, única restauración que puede dar sentido y contenido verdadero a todas esas realidades concretas, realmente existentes, que pondera el poema, y así, nutridas de esa savia vivificante que el Gracia santificante, con el tiempo, el esfuerzo y el sacrificio heroico, provoquen la resurrección de la Patria muerta (para los que piensan que alguna vez existió y estuvo viva) o el nacimiento de la verdadera (para los que dicen que nunca llego a ser concebida).

    Coco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de contestar, quiero agradecerle su objeción, y el modo en el que la postula, resulta poco común en estas discusiones. Un gesto de humildad y sinceridad, pero al mismo tiempo contestando al planteo de la nota, también poco común.
      Mi padre escribió un brevísimo ensayo, en el año 2001, sobre el origen de la patria católica. Copio el link, ya que puede resultar de interés, pero extraigo las líneas principales de su tesis:
      "Sabemos que la Patria es siempre la de nuestros padres; de no ser así, no sería Patria(1), y como esta cadena hereditaria no puede ascender infinitamente, es obvio que la Patria sólo puede provenir del Primer Padre: Dios Nuestro Señor.
      ... Sabemos también que una Patria Católica no puede nacer mientras su cabeza no sea católica: entonces necesariamente Dios Nuestro Señor la funda en un pueblo cuando por primera vez su Rey se convierte a la Religión Verdadera.
      Diríamos que Dios funda la Patria cuando infunde en el soberano la Fe, que luego será naturalmente heredada..."
      http://www.geocities.ws/mariofb2/anio2003/custodia4/patriacarlista.htm

      Solamente sé de Caponnetto que haya escrito algo de la misma temática, en el 2010, pero nadie que lo haya contestado o refutado Y al mismo Antonio parece gustarle la idea de un acto fundador cristiano.
      Indudablemente en 1810 no hay un acto católico de fundación de una patria nueva. Casi podríamos decir que el envenenamiento por parte de los insurgentes, del obispo de Buenos Aires, don Benito Lué y Riega, opositor ferviente a la revolución, podría representar todo lo contrario. No hay que olvidar tampoco que en 1816, el Papa Pío VII con su encíclica “Etsi longissimo terrarum”, pide con vehemencia "no perdonar esfuerzo para desarraigar y destruir completamente la funesta cizaña de alborotos y sediciones que el hombre enemigo sembró en esos países" y pide a los obispos alentar en la grey "el justo y firme odio con que debe mirarlas".
      Pero Caponnetto para darle un nacimiento cristiano a la patria argentina, la remonta al domingo de Ramos de 1520, en el que como dice usted, se celebró la primera misa, en el suelo de lo que sería luego el territorio argentino. Pero lo mismo se podría haber dicho de la primera misa que se celebró en 1492, cuando llegó Cristóbal Colón, ¿qué diferencia habría?
      En 1520, toda América era España, y probablemente todavía no había nacido ningún criollo en territorio rioplatense.
      Yo creo que lo de la primera misa que evoca Caponnetto, más que abonar el nacimiento de una nueva patria, justifica la tesis de mi padre, donde se muestra a la patria como el legado espiritual y material de los padres. En este caso, la Patria desembarcando en las Indias, el gran tesoro de la Misa. Y como señala usted con mucho acierto, nada menos que la extraordinaria misa de San Pío V y no la ordinaria que celebran ahora.

      Mario Bianchetti

      Eliminar
  9. Díaz Araujo acaba de sacar una obra en tres tomos sobre San Martín. No la leí, pero supongo que se las trae. Máxime, considerando que ese autor ha sido un batallador contra el carlismo anti sanmartineano.

    ResponderEliminar
  10. Coco da en la tecla.
    Hay un naturalismo en la mayoría carlista que parece poner a la Corona como solución, cuando ésta no fue más que una buena compañera de la Iglesia destinada a vivir el tiempo que le tocase en suerte, como a toda cosa creada por el hombre.
    Mi amigo El Carlista, tal vez porque sea un carlista de lo más heterodoxo, lo ha dicho claramente en su oportunidad:

    http://argentinidad.pw/nota/romanticismo-y-tradicion

    Saludos.

    Le Profeseur

    ResponderEliminar
  11. Los cocodrilos estamos con Coco, debe ser porque sólo le falta el "drilo". Entendemos que en el sentido clásico, ya no hay más "patrias" en ningún lugar del mundo; España está tan frita como esta pobre Argentina y creparon juntas. En cuanto a que Dios tenga ganas de resucitar naciones, somos bastante escépticos, tenemos miedo de pedirlo y que Dios responda como a Pablo "mi gracia te basta". Ahora está de moda pensar que va a resucitar a Rusia (hasta el mercado de ilusiones está amarrete) salvo el equipo de la TFP que con De Mattei a la cabeza creen que va a resucitar la cristiandad. Casi que mi conclusión es la de un personaje de Perez Reverte que decía "la patria es hoy el vientre de mi mujer".

    ResponderEliminar
  12. Los poemas son como los chistes, si se explican pierden la gracia.

    ResponderEliminar
  13. El poema es muy bello y nos lleva por lo emotivo a una experiencia en el "ser" de las cosas que se debilitan y que no alcanzamos a saber si es el ser mismo el que se debilita, o es nuestra percepción del ser lo que se debilita dentro de nosotros. Es un llamado a reforzar en nosotros esa percepción de lo ES desde todas las fuentes vitales y contra el abandono de la "atención", una especie de anti-Kundera y esa insoportable levedad del ser. Si los que aquí hablamos y sentimos, aguzamos nuestros sentires, la Patria vive todavía. Yo, un poco tilingo, siento algo de ello cuando me subo al caballo y doy una vuelta por las quebradas y las sierras de mi pequeña patria.

    ResponderEliminar
  14. Agrego: el poema tiene un valor universal y extrahistórico. Nietsztche entiende que Dios a muerto, porque ha muerto en nosotros (no porque Dios mismo haya muerto), lo mismo puede decirse de la Iglesia, parece muerta para el que no ve. Tampoco se trata de un voluntarismo, de que queremos que las cosas permanezcan vivas en un sentido emotivo, que es la nueva religión humanista, sino el ver bien y atentamente, y no dar por muerto lo que se nos vela y nos oculta a propósito, con engaños, con el peso enorme de los fraudes ideológicos, y que hacen que las cosas mueran en nosotros por defección interna, siendo que siguen vivas y simplemente hemos dejado de querer verlas y abandonamos lo que ES, por una ilusión. La patria todavía ES, la democracia nunca fue ni será nada. El peso de esa ideología - que no es nada - ha tapado la visión de la Patria. Todo eso se dice en el poema y podría seguir un mes más, pero como bien se dice arriba, no se explican los chistes.

    ResponderEliminar
  15. Hablo de la emancipación americana y de por qué no es válida la tesis carlista en un artículo subido a mi blog. El que quiera que lo lea.

    Hacer auto bombo es un tanto bellaco, no es así? Pero este autor no tiene otra.

    Humildemente,

    Bruno

    Eljovencriollo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo oriental: Dice usted en su artículo que las causas de la decadencia imperial tras el advenimiento de los Borbones, "en síntesis pueden resumirse como el abandono de los principios monárquicos españoles tradicionales". ¿Puede usted indicar cuáles de esos principios de la monarquía se restauraron con la emancipación de la corona?

      Eliminar
    2. Hubo gentes que quisieron restaurarlos, verbigracia, Artigas: en el artículo menciono posturas del prócer acordes con ellos, desde el plano social, político, religioso, económico, etc.

      Así, creo que hay un término medio entre la tesis carlista y la tesis liberal, y la constituyen personajes como Artigas.

      Mas, le acepto que luego primó el espíritu liberal, y así estamos...

      Gracias por leer el artículo.

      Un saludo,

      Bruno

      Eliminar
    3. Artigas es un desertor del ejercito de la corona, a quien cabe, como a todo militar de la época en esta falta, el título de traidor y perjuro.
      Este es el juramento que todos los militares revolucionarios hicieron desde el reclutamiento:
      “¿Juráis a Dios y prometéis al Rey el seguir constantemente sus Banderas, defenderlas hasta perder la última gota de vuestra sangre y no abandonar al que os esté mandando en acción de guerra o disposición para ella?”

      Ordenanzas del ejército, para su régimen, disciplina, subordinacion y servicio: dadas por Su Majestad católica en 22 de octubre de 1768
      Pagina 156
      https://books.google.com.ar/books?id=HmtHAAAAYAAJ&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false
      La decadencia de estas benditas tierras no es el fruto del azar sino de las traiciones de quienes debieron haber combatido y revertido la subversión de la masonería jacobina de 1810 que es claramente 1789 en el Río de la Plata.

      Eliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno "anónimo", me parece excelente que quieras hacer un blog serio, ya que tenes esos pensamientos, sería bueno que des la cara y firmes lo que escribís, y no te escondas en el anonimato, lugar favorito de los cobardes timoratos, desde dónde es tan fácil tirar la piedra y esconder la mano. Y ya que son tan maduro como te jactas, en relación a que decís que a Marito habría que mandarlo a la cama, sería mejor que con seriedad como decís, trates de refutar su artículo o sus respuestas a comentarios del artículo, o a otros comentarios.
      Pero claro...escribir tres renglones descalificando a alguien a partir de juicios subjetivos como el que expones, lo hace cualquier perejil detrás de un teclado.
      Estimado Dardo, no tengo el placer de conocerlo, pero amigos así valen menos que sus tristes comentarios, tal vez algunos como estos habría que someterlos a una sana censura, para así mantener serio este sitio.
      CJF.

      Eliminar
    2. Coincido, pero somos varios los que revisamos los comentarios y a veces se escapan estas cobardías anónimas. No hay que darles pelota. A veces el criterio de dejarlas pasar es graficar el grado de calentura. Quieran o no, el artículo de Mario ha tenido una cantidad de entradas enorme y producido un lindo debate (tan tonto no debe ser). Ahora lo elimino. elimino.

      Eliminar
    3. cocodrilito del MI fosito31 de marzo de 2016, 21:29

      Perdon por meterme no defiendo al anonimo aunq ahora hable anonimamente. Pero "CJF" no es tambien anónimo?? O alguien sabe el nombre de este?

      Eliminar
    4. Hemos decidido aceptar lo positivo y descartar lo grosero

      Eliminar
  17. Dice un anónimo:
    "Gracias por la recomendación. Rosas no fue ningún príncipe. Y ya que le gusta la lectura sobre Rosas, le recomiendo este artículo: "El Cid, Rosas y la cuestión dinástica práctica", también de Mario Bianchetti:
    http://carlismoar.blogspot.com.ar/2010/12/el-cid-rosas-y-la-cuestion-dinastica.html"

    Ese artículo fue refutado por Antonio Caponnetto en su libro "Notas sobre Juan Manuel de Rosas" (2013), de un modo tan contundente, divertido y definitivo, que por caridad al autor del primer libelo, tengan a bien no volver a recomendar su lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caponnetto admite en conversaciones privadas que los próceres son insalvables históricamente, pero justifica que hay que defenderlos porque de lo contrario nos quedamos sin nada. ¿Usted es uno de los engañados con sus libros?
      Paco

      Eliminar
    2. Con esta confesión, de ser cierta, el que se quedaría sin nada, es don Antonio con sus escritos???
      Y tantos otros...
      Entonces lo de la ciencia ficción, no estaría tan errado, claro que en la otra dirección.

      Eliminar
  18. Bueno hablar por hablar, parece que muchos pueden...
    Muchas cosas habría que aclarar y/o tratar de poner un poco en relieve para discutir estos temas.
    Hasta ahora los comentarios más jugosos, que son más para avivar el fuego, fueron los del Cocodrilo del Foso.
    Sería muy interesante definir qué es Patria, qué es Nación y qué es Estado. A veces se circunscribe la Patria a un Estado, y eso puede ser un fatal error, sobre todo para una Nación. Para ello sería conveniente que algunos lean o relean a Santo Tomás de Aquino, en obra que ya fue citada por el Cocodrilo en algún comentario a otro artículo en este blog "El Tratado de los Príncipes" o bien buscar algunos referencias puntuales en su obra cumbre.

    <<"Después de Dios, los padres y la patria son también principios de nuestro ser y gobierno, pues de ellos y de ella hemos nacido y nos hemos criado. Por lo tanto, después de Dios, a los padres y a la patria es a quienes más debemos">>.
    Sto. Tomás de Aquino, S.T., II-II, q. 101, a.2

    También se puede leer a Félix Adolfo Lamas (http://www.viadialectica.com/publicaciones/material/filosofia_estado/patria_nac_est_regimen.pdf) o a Ullate Fabo "Españoles que no pudieron serlo" entre gran y amplia bibliografía del tema, sólo por nombrar algunos trabajos.
    Hispanoamérica, El antiguo Reino de las Indias, fue parte de la Nación Española. Y aunque luego de las numerosas guerras civiles (Ver Enrique de Gandía y Julio Mario Luqui Lagleyze) ocurridas desde principios de 1800, se haya dividido en una gran cantidad de Estados raquíticos y pobres, dichos Estados han mantenido durante mucho tiempo su "Nacionalidad Española", y la mayoría mantiene aún hoy inmortales costumbres y tradiciones de la Nacionalidad española, sobre todo esas nostálgicas que hace Referencia el destacado autor del poema en cuestión.
    En este contexto es importante destacar que las Nostalgias de Antonio Caponeto, son notas características de la Nación Española y de las costumbres de la sociedad de nacionalidad española enmarcadas en el Reino de las Indias, que subsistieron a pesar de la revolución de mayo y de la debacle política que sobrevino y que asola las buenas costumbres y nobles tradiciones, y que en nuestros días se hace cada vez más difícil poder defenderse en este Estado laico anticatólico y aborrecedor de la Cristiandad.
    Lo que más rescato de esto es que haya más de un interesado en ponerse, si más no sea un rato a pensar que queda vivo de la Patria.
    CJF

    ResponderEliminar
  19. En referencia a la Muerte de la Patria, y a cuándo murió, Marvin Goldwert (Citado por el prestigios Luis Corsi Otálora en "Viva el Rei, Los Negros y la Independencia") en referencia al proceso de secesión de hispanoamérica sentenció: <<"En los años 1808 a 1824 los criollos iniciaron el camino hacia el derrocamiento de la figura del Rey Padre. Este fue el acontecimiento central más traumático en toda la historia de la América Española. Fue la escenificación de los deseos de Edipo de asesinar a su padre, creando así un complejo de culpa colectivo del que la América Española nunca se ha podido liberar. Una gran parte de la rebeldía en la historia de la América Española representa la búsqueda de un substituto paterno a los reyes de España">>.

    También es bueno traer a colación las palabras del Virrey Santiago de Liniers Héroe y Defensor de La Ciudad de la Trinidad y Puerto de Santa María de los Buenos Aires -como se llamaba entonces- que ante la noticia de la junta revolucionaria de 1810 dijo sic <<"Que todo aquel que adhiriese al partido de la junta revolucionaria de Buenos Aires y aprobase la deposición del Virrey... debía ser tenido por un traidor a los intereses de la nación española, que la conducta de Buenos Aires con la Madre Patria, en la crítica situación en que se hallaba por la atroz usurpación de Napoleón era igual a la de un hijo que viendo a su padre enfermo, pero de un mal que probablemente salvaría, le asesinase en la cama para heredarlo...">>.

    Probablemente se pueda decir que la Patria, como Estado y como Nación, murió en Mayo de 1810, pero que subsitió en las familias y en la Religión, claro aunque no quedan muchas familias que guarden mucho las buenas costumbres y las nobles Tradiciones, y menos aún no queda casi clero que honre a Dios y crea en La Iglesia Católica como único medio de Salvación.
    A Dios gracias existe la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, y algúnos otros nichos de resistencia Católica Tradicional emanada de la herencia de Monseñor Marcel Lefevre, que aún conserva muy buenas costumbres y nobles Tradiciones.
    CJF

    ResponderEliminar
  20. Es notable como se encienden los ánimos con la historia y como el detalle hace perder la visión del conjunto. Sin duda alguna nuestra historia es una parte de la historia de la decadencia y disgregación del Católico Imperio Español, que llevó a la decadencia a la misma España como nación; que tuvo en la península un intento de restauración, ya no como Imperio, sino como nación, con el Carlismo, lo que fracasó. En estos lares el federalismo y especialmente Rosas, intentaron una nación (ya no una restauración, sino una fundación, lo que muchos toman como una traición), y también fracasaron. Ya la Argentina no podía iniciar un intento de restablecimiento del Imperio Hispano desde sus endebles medios y bastante hacía con impedir terminar en manos del Imperio Inglés protestante. Si el carlismo hubiera vencido, podríamos hablar de que una situación de independencia era una traición, pero no sucedió, y quizá el acierto político era la independencia. Estimo que los "carlistas" entienden que no haber bregado por mantener contra viento y marea la integridad del Imperio, fue el error fundamental, pero es como reclamarle a la parte que no haya salvado el todo, para ellos todo intento de formar una nación independiente, atentaba contra la restauración del Imperio y en ese espíritu, conforma una traición. El resultado es evidente en que todos perdimos. En mi caso creo que la mayor parte de los hombres de 1810 y San Martín entran en el campo de la traición, y sobre todo por recostarse en el Imperio Inglés (quizá Diaz Araujo me mata, con más ciencia que yo), pero veo a Rosas un tiempo después tomando un "hecho cumplido" y jugando sus cartas de la mejor manera que pudo con lo que tenía en la mano. Todo forma parte de una triste historia de decadencia y desencuentros y calculo que la única posible reestructuración de una fuerza católica e hispana, debía ser a la manera que Inglaterra lo hizo con su desmembramiento y mediante el comenwelt, y algo de esa idea había en muchos americanos, siendo que los Borbones no fueron conscientes de su debilidad y jugaron una carta que no podían sostener, y en fin... ¡cataplum! ¿Quienes jugaron mal? Pues todos, y la historia no da revanchas. El nacionalismo argentino defendió un proyecto de nación de tradición hispana y católica, pero autónomo, porque no se podía otra cosa y tampoco se pudo esta. Me parece bárbaro que los historiadores analicen las culpas y los yerros que llevaron a estos resultados, que otros disculpen o vean los claroscuros de la tragedia. Pero no veo que nadie sea un tarado, es historia, y ninguno de estos proyectos del pasado hoy tienen la menor posibilidad de resucitar, y como bien se dice más arriba, mucho menos cuando ambos son proyectos "católicos" y el catolicismo ya no existe como fuerza inspiradora de ningún proyecto político posible. Ya es una "pusillus grex".

    ResponderEliminar
  21. Que fueron traidores todos los hombres de 1810, San Martín incluido, me gusta, y no habría que discutirlo más. ¿Pueden los traidores haber iniciado un proyecto cristiano de patria? El imperio Español, aunque en decadencia, era infinitamente mejor, que lo gestado en 1810. Recordemos por ejemplo que la asamblea de 1813, prohibía bautizar a los recién nacidos, por cuestiones de "salud".

    Por otra parte ninguna decadencia justifica la imposible creación de una nueva patria. Y todo el nacionalismo hoy lo confirma, diciendo que no hay que fundar otra. Un ejemplo es la poesía que encabeza esta nota ¿Pero la decadencia de Argentina es menor que la del Imperio Español de entonces? A todas luces es infinitamente mayor, y ponen el grito en el cielo si uno dice que la argentina ya pasó, que la argentina ya no existe.

    El carlismo se inicia en 1833, con la muerte de Fernando VII y la independecia es 1810-1816, por lo que el carlismo no podía haber vencido, ya que no existía. Y en todo caso, la monarquía legítima, que es uno de los principios de la doctrina política tradicionalista, -del carlismo-, estaba en el poder. Siguiendo el hilo propuesto por el Cocodrilo, tal vez el acierto entonces, no era la independencia.


    Lo que Inglaterra hizo, fue mantener sus negocios y mercados bajo una aparente disociación. Lo que Inglaterra no hizo fue formar una misma patria en todos los territorios que ocupó por la fuerza, sin otorgamiento de la Santa Sede y donde los pobladores originales no solo no tuvieron jamás los mismo derechos que los ingleses, sino que fueron brutalmente esclavizados y expoliados, cuando no asesinados. Tomar como ejemplo lo que hizo Inglaterra, sencillamente porque fue el vencedor, no resulta aceptable. Y para el caso, la argentina, no es otra cosa que una colonia más, con menos privilegios.

    Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he dicho que fueran traidores todos, ni me atrevo a una conclusión final con San Martín (aunque me tinca), no soy un especialista. La preferencia por una monarquía no es un absoluto, entre el pelotudo y cabrón de Fernando VII y su masónica descendencia, no sé si prefiero a Menem que era un mono-garca (pero si a Zulema como decía Alberto Falcionelli). Sin duda alguna prefiero al gaucho Rosas. Hoy por hoy, la decadencia de España es mucho mayor que la de la Argentina, debe ser por lo de "deteriora óptima, pésima". El imbécil de Fernando no puso los cojones cuando debió y se vino a hacer el cojonudo cuando la prudencia exigía diplomacia. Era un botarate que dilapidó un imperio. Algo quiero dejar en claro, no alcanzarán mis dias para cagarme en él como se lo merece. Haciendo ciencia ficción, creo que un gobierno federal mantenía las posibilidades de un encuentro diplomático y federativo con una posible recomposición de la España con el Carlismo, pero ya la historia pasada bajo el puente, hacía impensable una recomposición del imperio en términos centralistas. Sigo pensando que si hubiera habido un genio político en España, una "comunidad hispana" hubiera equilabrado el desbalance del norte. En fin, son sueños.

      Eliminar
    2. Como los cocodrilos, me temo que no comparto: existieron figuras que respetaron el legado hispánico bien entendido y que fueron mucho mejores que la España decadente de principios de siglo XIX. Si hubiésemos sido fieles a sus menesteres, hubiéramos sido mucho mejores que aquella y esta España; y que esta Argentina o este Uruguay. A guisa de ejemplo, Rosas (mencionado por los cocos), o Artigas (mencionado por mi en el artículo y en un anterior comentario).

      Eliminar
    3. Sin lugar a dudas, España, aunque mejor deberíamos decir su Rey y su clase Gobernante, fueron partícipes responsables de la escisión en sus Reinos de Ultramar. Incluso ya infectados de masonería entre sus colaboradores más cercanos, y tal vez él mismo también.
      Pero si la decadencia de los Gobernantes constituye para Bruno Acosta y para Los Cocodrilos una causa legítima para derrocar un gobierno legítimo (Con un procedimiento ilegítimo), pues entonces ahora con las barbaridades que hacen los gobernantes plutócratas masones capitalistas y projudaicos de las Republiquetas Hispanoamericanas, debería ser para Uds grandes causas para realizar una nueva escisión y tratar de fundar una nueva "Patria", "Nación" o "Estado". No deberían tener problema para querer hacer lo mismo que hicieron los Revolucionarios de 1810.
      A mi entender, si mi "Patria" y si Mi "Nación" o mi "Estado" tienen un mal Gobernante, no sería causa para crear un nuevo "Estado", más bien sería causa para realizar un magnicidio si las causas y consecuencias lo justifican como bien lo especifica Santo Tomás de Aquino en el Gobierno de los Príncipes.
      Saludos cordiales.
      CJF

      Eliminar
    4. Los cocodrilos no decimos lo que usted dice que decimos. Relea, por favor. Así no nos repetimos. Podemos coincidir en el problema del 10 y del 16; pero no esperamos nada de lo perimido en las creaturas (vgr. la Corona legítima hispana). Creemos que aquella fue útil, utilísima, mientras duró. La única verdad es la realidad... (en lo único que Perón acertó).

      Eliminar
    5. Contesto a "Los cocodrilos Del foso - 1 de abril de 2016, 9:46".
      Dos puntos únicamente, porque hay un problema de fondo que debe discutirse para no seguir hablando de cosas distintas.
      1-La masónica descendencia legítima de Fernando VII, es nada menos que Carlos V, el 1er Rey carlista, que de masón no tenía nada, y encarnó el combate armado durante 7 años contra el liberalismo masónico, levantando las banderas de la Tradición. Casualmente sus filas fueron los Tradicionalistas.
      2- ¿La América que supuestamente se independizó para guardar "esa Tradición", colaboró en algo durante esa lucha con su "Madre Patria"? ¿Al máximo ejemplo de los "tradicionalistas" mencionados, Rosas, le importó ayudar al Rey Legítimo? (Mencionar algo, una carta de apoyo, un gesto de aprobación...)

      Nada de esto podrá comprenderse si no se discute primero, como bien impugna Dardo, el problema de la legitimidad de los gobiernos que siguen a 1810. Él los considera válidos, porque considera perecedero lo anterior y bueno mientras servía. "Podemos coincidir en el problema del 10 y del 16", afirma Dardo, "pero no esperamos nada de lo perimido en las creaturas (vgr. la Corona legítima hispana). Creemos que aquella fue útil, utilísima, mientras duró."

      -Desde la historia, nadie refutó con sinceridad, que los hombres de mayo siendo españoles y recibiendo el apoyo inglés, lucharan contra su propia España.
      -Desde la lógica, nadie demostró que el 24 de mayo se fueran a dormir siendo españoles y el 25 de mayo despertaran argentinos.
      -Desde la experiencia, hoy causa rechazo a todos la idea de crear una nueva Patria, aún viéndola putrefacta y muriendo, en un estado infinitamente peor que la España de 1810.

      El debate debe terminar sobre la historia y sobre esta nota que habla de eso, y debe comenzar sobre la doctrina; a la que la chusma se adelantó, diciéndonos que la consecuencia de la historia así descubierta, es el carlismo.

      Mario

      Eliminar
    6. Dejo un versito popular anónimo que se cantaba 3 años antes de 1810, tomado del "Cancionero de las invasiones Inglesas", de Barcia y Raffo, Bs As., ed. emecé 2010:

      Al soberano:

      Al soberano mejor,
      al monarca más noble,
      padre eterno, dulce, afable,
      a nuestro rey y señor,
      en defensa de su honor,
      crédito de su bondad,
      sello de su autoridad,
      jura tributo obsequioso
      este pueblo valeroso
      su amor, su fe, su lealtad.

      Eliminar
  22. Que interesante y desinteresado debate el aquí desarrollado. Una gran cosa que existan los cocodrilos. A veces hace falta un lugar donde uno pueda decir literal y coherentemente "me cago en Satanás" y toda su obra.
    Tengo que decir que no coincido con lo de San Martín, y a pienso que a éste puede aplicarsele lo que dijo Chesterten de Juana de Arco como hacedora contra las inteligentes especulaciones de Nietzche, por ejemplo. Pero ciertamente se cometen errores y la historia no da revanchas porque no es cíclica.
    Y coincidiendo en la visión sobre el nacionalismo y su proyecto restaurador de la tradición hispánica y católica es claro que nuestro hispanismo es constitutivo de nuestra argentinidad y no algo que la anule, y a pesar de los pesares, del cipayaje, del olvido de la Patria; nuestra Argentina existe y nos subsiste. Y haciendo un spoiler de la próxima entrada en mi blog, pienso que tal vez falte poco para que el Señor de la Historia decida poner un punto final a la misma, y en ese momento, a la par de nuestro juicio particular, van a ser juzgadas las naciones, por más que los gobernantes de turno decidan que deje de llamarse Argentina para que se llame "nueva Jerusalén" o como se les cante; cero que, como hace Caponnetto al final de sus conferencias, hoy más que nunca, hace falta escupir sin vergüenza un "VIVA LA PATRIA CARAJO".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante su comentario Augusto TorchSon, sin lugar a dudas nunca todos vamos a coincidir en todo lo que se diga y se piense.
      Creo que un problema de la tesis nacionalista es confundir el Estado Argentino, con la Patria. Los gobernantes de 1816, que fueron consecuencia directa de los gobernantes de 1810, que en forma ilegítima crearon la 1ra Junta de Gobierno, y que desencadenaron el proceso revolucionario contrario a la legislación Vigente de Indias, decidieron llamar a nuestra Patria: Provincias Unidas de Sud y que luego terminó derivando en Confederación Argentina en el año 1853. Nuestra Patria era el Virreintato del Río de la Plata, del Reino de las Indias, del Imperio Español, y por razones comerciales siniestras, la pérfida masonería y otras influencias y situaciones nefastas, los facciosos revolucionarios decidieron "fundar" un nuevo Estado. Ese Estado no puede ser una Patria.

      Eliminar
    2. Si bien creo que como dices se puede confundir Estado con Patria, eso no implica que el nacionalismo deba buscar que el primero sea impregnado de los valores patrióticos necesarios para que pueda cumplir adecuadamente con su función. Entonces yo no hablaría tanto de separación como de distinción.
      Saludos cordiales CJF, muy interesantes tus puntos de vista en general.

      Eliminar
    3. Agradezco su respuesta y su cumplido.
      Saludos cordiales.
      CJF

      Eliminar
  23. Hasta donde tengo entendido, no fue tan así. Esto no es un cuento de hadas, los revolucionarios no eran "los malos" y España "los buenos". Eso déjelo para los niños. Aquí se dieron multitud de causas, y entre ellas le aseguro que, en lo que me concierne, no existió la maligna maquinación inglesa: ese es otro mito carlista. Lo digo por si cuando habla de "otras influencias" refiere a los británicos.

    Un respetuoso saludo,

    Bruno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Bruno Acosta,
      con respecto a la influencia inglesa en los hechos de Mayo de 1810, hay mucha bibliografía que se puede revisar, documentos y archivos que demuestran no solo que hubo una gran influencia, sino que además una gran participación activa.
      La 1ra Gran prueba que aporta de esa influencia es EL JURAMENTO DE LEALTAD DE CORNELIO SAAVEDRA COMO SÚBDITO DE SU MAGESTAD BRITÁNICA. (DOCUMENTADO EN EL FOREINGN OFFICE EL 03 DE DICIEMBRE DE 1810 , VER EN http://www.argentinaoculta.com/Secesion%20no%20es%20independencia.pdf)
      Así mismo en el artículo del Link en el reglón anterior, figura también la salutación y visita que realizaron los Oficiales de la Real Armada Británica a Cornelio Saavedra el 26 de Mayo por realizar la deposición del Virrey, autoridad legítima.
      Luego se podrían citar cientos de situaciones, circunstancias, documentos y personajes, que dejan sentado y probado lo que más arriba afirmé, sólo mencionaré algunos más para que sirvan de sustento suficiente a dicha afirmación.
      En el Libro de Jorge María Ramallo "los Grupos Políticos en la Revolución de Mayo". Ediciones Theoria, Bs As. 1962, se puede leer como ya durante las invasiones Inglesas el llamado Partido de Castelli alagó grandemente a Beresford y a SMB, como así también a Beruti escapando al campo a la Chacra de Castelli para no reprimir a los Ingleses. (En el libro citado se pueden encontrar muchos ejemplos más).
      Una vez declarada la 1ra Junta de Gobierno de 1810, lo poco que había de Armada Española en el Puerto de Santa María de los Bs As, retornó al fondadero de Montevideo, La nueva junta de Gobierno tuvo que formar una flota naval, tarea que recién logró hacia 1814, donde el 85,81% de los Oficiales eran extranjeros, sólo el 16,19% eran criollos, y del 85,81% de extranjeros, el 61,5% eran de origen sajón (Ingleses, Escoceses, Irlandeses, Estadounidenses) sería bueno preguntarse si estos marinos militares estaban justo de turismo por estas tierras y les ofrecieron una mejor paga que en sus países de origen? o si sus países le pagaban aún sirviendo a otro "proyecto de estado"? ver en http://www.histarmar.com.ar/InfHistorica-6/LosOficialesdeBrown.htm

      También es bueno preguntarse por John Parish Robertson, el Observador y relator oficial de la Batalla de San Lorenzo, amigo de San Martín que casualmente estuvo en todo el trayecto de la "campaña libertadora" hasta el alto Perú, siempre sentando negocios con los gobiernos revolucionarios.
      Habría que preguntarse el por qué? de la presencia de tantos militares británicos como el General William Miller quién sirvió bajo las ordenes de San Martín hasta llegar al Perú.
      Lo mismo habría que hacer con la flota de Sir Thomas Alexander Cochrane, X conde de Dundonald. Una Flota Británica completa al servicio de San Martín para atacar el Perú.
      En fin, hay muchas pruebas que Inglaterra participó activamente en los sucesos de Mayo y en la Declaración de la Independencia.
      Saludos cordiales.
      CJF

      Eliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  25. por mas bueno que allá sido, el pasado jamas volvera, dejen de llorar por una guerra que se perdio. Mejor intentar revindicar la tradición arrebatada por esta ingenieria social que se impuso, pero mirando hacia el futuro, y no quedarse en el pasado.
    Es propio de los conservadores quedarse en el pasado y no salir de ahí, y desear que volviera. Por otro lado es propio de los progres solo desear el futuro y rechazar lo pasado. En cambio ¿ustedes son tradicionalistas, verdad? deberian mirar al futuro, los accidentes cambian pero la esencia permanece, la tradicion permanece.
    Muevanse, son jovenes, por mas que tengan al mundo encima, hagan algo, ganen seguidores y no se encierren solamente en un blog. Miren al republicano de Garcia-Trevijano (Sí uso a un republicano como ejemplo!) que a sus mas de 90 años esta luchando lucidamente contra toda España, puede que su movimiento muera con él, pero su lucha es algo notable, tiene una Radio, ataca a la ignorancia dominante hoy en España, critica a los partidos, y por sobre todo, propone de forma filosofica una republica para España con su libro, algo solido para estos tiempos donde nada se sostiene.
    En cambio un tradicionalista, monarquista, hasta carlista ¿que hacen? solo llora por el pasado, no lucha, no propone fundamentos que revindiquen su tradición, solo llora el pasado. Sixto Enrique ahí está, morirá en un tiempo quizas, y ni siquiera se mueve.
    Creo que todo esto por mas bien que escriban y les encuentre mucha razon, no escapa de una conversacion de personas con una taza de te el dia domingo.

    ResponderEliminar
  26. Siento haber enviado dos, si fuera posible borren el primero. Pense que no se habia enviado, como no estaba registrado, y tuve que escribir de nuevo, lo que recordaba. Siento mucho este error.

    ResponderEliminar
  27. Veamos de hacer una comparación. La Patria es como la potestad que ejerce un Padre sobre sus hijos. Nadie duda que el "Padre" (o la "Madre", como prefieran)de los pueblos americanos ha sido -y es- España. Pero lo que resultó en el devenir histórico no fue tanto una insubordinación de los hijos sino un vacío de poder, un abondono de los derechos y deberes de la "patria potestad". ¿Qué sucede en esos casos? se nombra un Tutor. Eso son las "Repúblicas", Tutores. Que deberían velar (al igual que el Padre biológico) por los intereses de sus hijos. Cosa que no hicieron a cabalidad. Entonces, los carlistas dicen bien que la Patria es España; pero los nacionalistas locales dicen igualmente bien que la potestad ya no la tiene el Padre sino el Tutor. Sigamos con la comparación: que habría un derecho del Padre a recuperar su Patria potestad sí lo hay, pero nada garantiza que vuelva a caer en las circunstancias que motivaron su alejamiento. Por otro lado, estos pueblos ¿no habrían llegado ya a la "mayoría de edad"? y desechar tanto al Padre (sin dejar de reconocerlo como tal) como a los Tutores? Y llegamos así (sin proponérnoslo) a que un "nacionalismo católico" (no republicano) podría ser lo que el devenir marque pensando en que, Dios mediante, en el Reino que está por venir, seguirán habiendo naciones, todas ellas católicas.
    LH

    ResponderEliminar
  28. Como entré directamente a esta página no advertí que Bruno Acosta había expuesto la misma idea de una madre que deja a sus hijos en la entrada más reciente! Pura coincidencia. Parece que entonces yo sólo la he desarrollado un poco más. LH

    ResponderEliminar
  29. No se preocupe LH,se nota que no tuvo insidia.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.