...

...

miércoles, 17 de agosto de 2016

AUTOCENSURA

No bien leído el artículo anterior y que hemos retirado, caí en la cuenta que hay cosas que sólo ameritan el silencio ya que manchan de sólo tocarlas. Se pide disculpas a los lectores.

4 comentarios:

  1. Don Dardo, aprovecho para enviarle un saludo mientras trato de entrar en tema sobre esto de la autocensura...
    Perdón, pero no sé a que artículo se refiere. De todas maneras quería enviarle lo primero que se me vino a la mente al leer esta breve entrada de autocensura...

    Canciones que, por santas, no tienen nombres
    En la lengua grosera que hablan los hombres!
    Ésas son las que endulzan mi amargo duelo;
    Ésas son las que el alma llaman al cielo;
    Ésas de mi esperanza fijan el polo,
    ¡Y ésas son las que guardo para mí solo.

    Saludos,
    Blas Massimino

    ResponderEliminar
  2. Se puede rehacer sin las referencias ordinarias...

    ResponderEliminar
  3. ¿Que es lo que ha pasado?

    J

    ResponderEliminar
  4. No, no era el caso de puteadas, que las considero la más de las veces justificadas. Era hablar sobre escándalos sexuales en el clero, que uno quiere decir que no hay que andar hablando de ello, y termina hablando de ello para decir que no hay que hablar de ello. ¿Se comprende la paradoja?

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.