...

...

viernes, 12 de agosto de 2016

Breve repaso bloggero de fin de semana.

Resultado de imagen para Camilo Tale
Por Dardo Juan Calderón.
Comencemos por el repaso sobre Infocaótica y su proceso de inflado de la obra de Camilo Tale que bien les viene para hacer "tomista" sus defecciones católicas. Aclaremos, Infocaótica es una máquina ideológica para prepararnos para una defección que se hace cada vez más patente y frente a la cual comienza a hacerse más y más necesario el aprestarse para algún tipo de "martirio" (es decir, de testimonio extremo de la fe). Su finalidad no es muy distinta a la del Opus Dei, que fue la usina ideológica que preparó la cama en España para su más calamitosa entrega religiosa, aunque sus "medios" son un poco más decorosos. El Opus lo hizo de la mano de una sociología y una piedad babosa, abiertamente modernista (salvo para una clase de ciegos vocacionales) y retomando falsificada la idea de De Maeztu sobre una reivindicación del papel del dinero en la nueva civilización.



   Infocaótica mantiene un tono mucho más conservador y mechado de un tradicionalismo falsificado que justifica con citas descontextuadas y para que suenen en los oídos incautos, los nombres de algunos tradicionalistas notorios (entre ellos mi pobre padre). En lo que respecta al dinero son mucho más hipócritas y el asunto permanece oculto (debo reconocer que la sinceridad del Opus en este sentido es moralmente más valorable). En su tarea defeccionante sus puestas esenciales son el "entrismo" con la democracia liberal como efecto inevitable y producto de su cobarde argumentación sobre el "mal menor" (no se sabe cuál es el mayor, ya que el soviético que les dió de comer con esto, ya no existe; siendo que el argumento real es que el mal mayor es el que pueden sufrir ellos en sus intereses), el naturalismo político con la directa exclusión del bien sobrenatural en la tarea política y la defensa del "doble fin"; la exclusión de la Iglesia en el panorama socio-político mundial como jurisdicción de origen divino para el Imperio de las Naciones, para recalar en las teorías internacionalistas españolas y alemanas (Vitoria, Suarez y Schmidt), y por último, en el plano de la piedad, una constante prevención contra toda conducta testimonial extrema sobre la fe y la doctrina. Como a ellos, a nosotros no nos caben dudas de que hoy ser católicos es un asunto "exagerado", asunto que les pesa y del que se avergüenzan, buscando a toda costa una "normalidad" infame.
   Todo esto se puede ver en sus últimos artículos, comenzando por la recomendación, cita y comentario de la obra de Tale, que es una expresión grotesca de reduccionismo y falsificación de la doctrina tomista con respecto a la política; obra que en su capítulo recomendado cumple con todos los requisitos que se exigen a los profesores "cristingos" para hacerse perdonar lo católico frente a las autoridades y el alumnado. Comenzando por una concepción antropológica disminuída y desgajada de lo sobrenatural, reduciendo el fin de lo político a un fin "temporal", llegando al extremo de solicitar la "no inmiscución" del estado en materia religiosa y descartando de plano la función política eminente de la Iglesia Católica en el orden mundial para arrinconarla en una tarea piadosa . Por supuesto, dejando el asunto de la reyecía de Cristo como una bobería de beatas. Un verdadero vómito al que nos tienen acostumbrados los intelectuales cristingos que se cuidan el "derriere" en sus miserables cátedras y que suelen ser tan propensos a la ofensa y quita de saludos cuando se les remarca su proverbial mariconería. ( El autor debería mantenerse en sus obras sobre derecho positivo, que creo que es donde alcanza su techo intelectual).
    Toda esta ideología se remacha con una prevención que amerita todo un artículo, de la tendencia a "buscarse el martirio" que para ellos se traduce en una tendencia a "evitar el martirio" a toda costa. Y no hablo de martirio en una parrilla a lo San Lorenzo, sino el "testimonio" valiente de la fe que hoy causa sin duda alguna, enormes perjuicios sociales y económicos a quienes  lo practican.
    Entre medio de todo este embate que aconseja que frente a una violación hay que relajarse, se prenden con un articulito (de quienes no pueden alejarse de los asuntos del "culito") de The Wanderer, que ameritará posterior andanada de nuestra parte, y que probablemente me acarreará la amonestación, caras de trompa y retiro de convites sociales, de algunas matronas que tienen por gusto acunar maricuetes exquisitos.    

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. "maricuetes exquisitos" ajjajaajjaajaajjajaja
    Un genio D. Dardo.
    estamos al "aguaite" (como decimos acá) de su nuevo artículo.

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.