...

...

miércoles, 16 de noviembre de 2016

UNA “IDEOTA” DE WANDERER

Resultado de imagen para imágenes de ideasPor Dardo Juan Calderón.

Esta mañana el genio wanderiano nos desayuna con una “ideota” de las que nos tiene acostumbrado en su derrotero imbécil y parasitario. Y cuando digo imbécil no estoy insultando, sino simplemente haciendo un diagnóstico: “imbaculum”, el que necesita un bastón. Y estos tipos, en su permanente impotencia y esterilidad,  siempre necesitan estar parasitados en algo que han hecho otros, y que ellos desde su soberbia sin fundamento, “saben” cómo debe componerse lo de otros para que se ajuste a sus criterios guiados por la ubicación acomodada de sus hipopotámicos culos en las poltronas que lucen los ideales simbólicos de sus portadas.


  Desde sus asientos coronados por una biblioteca impoluta y envueltos en el aroma del papel amarillento y sus ventosidades alcohólicas, corrigen todo aquello que haya realizado el músculo, la sangre, el sacrificio, la pasión, el coraje, la generosidad  y la tenacidad; a fin de que termine sirviendo a los dictámenes de su clerecía laica. Incapaces de hacer nada, se sienten llamados por Onán para imaginar y dibujar en la hoja, los modos y los fines que debe ser apuntados por aquellas bestias que han tirado el yugo durante años y tienen que ser desburrados cuando llega el tiempo de la cosecha.

  Este personaje lamentable hace un llamado a los “laicos”, para que mordisqueando la mano que les dio de comer, tuerzan los rumbos de una Institución que comienza a mostrar los frutos de una ardua batalla, a fin de que una paz que suponen posible –  a la que esperarán sentados hasta que se selle totalmente y no suene ni un petardo, para aparecer – y a la que solicitarán la legalidad de sus papeles que revisarán puntillosamente con sus gafas de miopes -  para luego hacerles el favor de introducirse y hacerlos dar la nota que según ellos corresponde dar. Eso sí, avisan, debiendo tolerarlos “como son”, porque como bien dice la canción “yo soy como soy”, no vaya a ser que se les imponga alguna disciplina que los haga sudar o que implique fruncimiento de sus dilatados… párpados.

   Ya les gustó el edificio tras el que suponen gruesos fajos de billetes y quieren gozar del ambiente umbroso bibliotecario sin haber sufrido los años a la intemperie, en míseros galpones, de los que ellos mismos se burlaban por la épica soñadora. Es más, alaban la posibilidad de ser bautizados y felicitados por el Gran Hermano, al que odian, pero del que esperan sus pasaportes para traspasar una frontera trazada con una tiza sobre la nada, y a la que no pudieron cruzar en seguimiento del calvario porque esa raya hacía tiritar sus rodillitas canallas.

  Ellos, y sus “sufridos” clérigos, esperan el Bill de indemnidad para, no solo dar el paso para el que jamás tuvieron cojones, sino para imponer nuevas formas. Esas formas de la derrota y la cobardía que lucen como si fueran los surcos sangrantes de los azotes del mártir, cuando no son más que los meandros que evidencian sus pantalones desde las braguetas.

  Podría uno hacerles saber que de bien poco valen sus intentos colonizadores con presiones laicas frente a los hombres que ocuparon la primera línea. Pero además habría que hacerles saber que no tengan tantas esperanzas, que esos castillos que se elevan y cuya sombra los tienta, tambalean y tiritan al igual que los papeles que ansiosos esperan; que un horrible viento amenaza más hoy que ayer, y que tendrán – muy posiblemente – que correr  mañana con los gregüescos a media pierna aplaudiendo al enemigo con las nalgas; que al fin cada uno volverá a ocupar el lugar que ha hecho para él su vigor, porque las tierras no se compran con escrituras ni los espíritus se forjan en la falsa paz de los acuerdos sino que se edifican en las victorias del corazón.

   No quiero hacerles recordar que este Domingo de Ramos que festejan y al que quieren sumarse, se logró justamente porque con dientes apretados la Verdad se defendió por sobre los mugre de los papeles, contra escribas, fariseos y aquellos a los que hoy con su prédica emulan: saduceos temblones. Y digo que no quiero recordarles esto, porque todo Domingo de Ramos anuncia su Viernes de Pasión. No se hagan humos ni corran apurados porque Pilatos no encuentre culpa en ese Hombre, ya el Sanedrín se hará cargo de eso y en menos que canta el gallo verán rajarse los velos de los techos de los más firmes Templos y palacios.

  Merezco que me muelan a palos si al haber conocido a las gentes que hicieron posible este pequeño momento de alegría al que se pretende retorcer para medrar, no están perfectamente conscientes de la fugacidad del éxito y de las miles de trampas que se les tiende desde los malditos y desde los holgazanes intelectualoides. Tampoco me equivoco en que esos mismos hombres harán comer en su mesa al traidor barrigón y seguirán mansos las indicaciones del alevoso verdugo disfrazado de pontífice, mal que nos pese a los zelotes. Pero la trinchera tiene sus leyes propias y la fraternidad que se forja en ella crea lazos indelebles al que jamás accederán los entenados ni  los recién venidos que no se muestren capaces de enfrentar primero la intemperie, de romper en la cara del burócrata los papeles y de con sangre, poder decir que para el justo no hay ley.
  
    Imbéciles.
        

         

16 comentarios:

  1. Me parece mal que entre los laicos tradicionalistas se forme ese ambiente o espíritu de viejos lefes que hostilizan a los lefes nuevos y a los conservadores que se acercan al tradicionalismo. Con razón los curas intentan atajarlo. Además en muchos casos, como es natural, muchos de esos «que ya venían a esta capilla cuando Lefebvre era monaguillo» no son tan viejos tradicionalistas como blasonan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese no es el problema. No hay inconveniente en que los últimos sean los primeros. El problema surge cuando los últimos pretenden modificaciones para ingresar y así estar entre aquellos primeros que siempre nos cayeron del todo bien.
      Si quieren venir a la FSSPX, no hay problema. Nunca lo hubo. Lo que no deben es esperar cambios que los acojan (como un acuerdo previo con Roma). Pues, si no, no ingresarían a la FSSPX, sino a su opera bufa. A su adaptación, al residual que se les hace aceptable. Es hacer trampa. Entrá o no, pero ahora. Si lo que condiciona tu ingreso es el papel habilitante, andate, que no entendiste por qué estamos donde estamos, ni de qué va la cosa . Ni a vos mismo te conviene entrar. Para qué, si no entendiste? Si no te gusta? Si nadie te obliga!
      Pero cambiar las cosas, sin importar los riesgos y lo que se pueda romper en el medio, con tal de adaptarlo a tus preferencias y posibilitando tu entrada, es por lo menos una guachada. El sólo deseo del cambio, siendo que funciona bien y crece en el estado actual de cosas, ya es una guachada.
      No pidan nada y entren, como lo hicimos todos en su momento, antes o después, pero calladitos la boca. Y si callarse la boca les parece cosa de clericales, "no problem", váyanse a otro lado que hay un montón...
      Es como querer entrar a un colegio que funciona bien, pero a condición de que lo modifiquen y sin importar que con ellos se empiece a descomponer.
      Es maldad, o por lo menos egoísmo.

      Eliminar
  2. Estimado:
    me parece que 5 post seguidos dedicados a Wanderer ya es mucho. Vuelva a las fuentes, o al foso si lo prefiere.
    Para la crítica de Wanderer se puede crear un mini blog auxiliar que se llame Wanderer corregido, o algo por el estilo.

    ResponderEliminar
  3. Ya con sólo ver que lee a Bouyer y lo tiene como gran cosa da la pauta de quien es el guánder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y ahora anda con Runciman:
      https://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2016/11/cromatismos.html
      Wanderer dijo...
      Para conocer la compleja cuestión de las Cruzadas, creo imprescindible leer los tres tomos "Historia de las Cruzadas" de Steven Runciman que, con documentos en mano -y sin ideologías-, explica las cosas tal como fueron.
      Se consiguen en Internet.

      17 de noviembre de 2016, 11:51

      --

      creía que Steven poseía una alfombra obtenida por su padre en el tratado Roca-Runciman, la cual le permitía viajar sistemáticamente en el tiempo. fuente wiki.
      En su vida personal, Runciman fue un anticuado Inglés excéntrico, conocido , entre otras cosas, como esteta, narrador, y un entusiasta del ocultismo. Fuente wiki.

      Eliminar
  4. Extra Frate Nulla Salus. Y tenés que ser lefe antes de que la Iglesia regularice la Frate, si no, no podés entrar. Y en consecuencia no te salvas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entendió. El problema no es entrar antes o después de la regularización. El problema es sólo estar dispuesto a entrar si hubo antes una regularización, lo que da cuenta de no haber entendido nada de lo que pasó desde el Vaticano II a esta parte, por un lado.
      Y por otro lado, querer (para entrar) un riesgo innecesario, como es el que conlleva una regularización en una sociedad religiosa que así como está funciona bien.
      Tan difícil es?

      Eliminar
  5. Wanderer habla de sacerdotes que entren (se incardinen) en la FSSPX, no de laicos. Habrán laicos que "entrarán" (supongo que se refieren a "ir a misa") únicamente buscando una homilía más ortodoxa y una liturgia más seria que resalte la sacralidad.
    Y de última, las condiciones para que entren sacerdotes luego de una regularización las pondrán los superiores de la Frat, a lo mejor las exigencias son menores...

    ResponderEliminar
  6. La descripción más brillante que he leído sobre el grupete de wanderer y de su responsable, a quien echaron de un seminario porque solo servía para traer y llevar chismes y estaba en eso de criticar las puntillas de la vestimenta de los santos de las iglesias.Seguidores a ultranza de Onán. Dos palabras que los definen con certeza: parásitos y estériles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿el gurúánderer era seminarista? no te puedo creer... jaja
      ¿lo echaron de la conciliar o de la verdadera?

      Eliminar
  7. Supongo que si la FSSPX entra a la Iglesia (permítanme adjetivarla de "Conciliar") tendrán que amigarse con la gente que está adentro que sea mas o menos del mismo palo con interés por la misa tradicional etc. Me parece que no es lógico pedir que lo inviten a uno a una casa y luego que te dejan entrar decirles a los de adentro ustedes son todos imbéciles culogordos discípulos de Onán (por cierto, lo de Onán y la masturbación fue un malentendido).
    Lo que yo critico de Wanderer es que piensa que con la misa tradicional se va a arreglar todo, y se va a formar un circulo virtuoso de misa tradicional-conversiones de modernistas-mas sacerdotes tradicionalistas, que vamos a ver si eso pasa porque me parece que eso no es lo que está en los planes de Bergoglio y los que lo eligieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto solamente se arreglaba con la consagración.

      Eliminar
    2. Con la consagración del Pan nuesro de cada día

      Eliminar
    3. Con la consagración de Rusia idiota útil al comunismo usted y el kroko que le publicó y no me deja retrucarle...
      se ve claro que odian la voluntad de Dios de exaltar a la VM.
      Pobre fraternidad con ustedes adentro, con razón la han arruinado.

      Eliminar
    4. No publiqué porque había mucha puteada y no entendí nada ( o estaba apurado) , en realidad estaba en las exequias de Fidel.

      Eliminar
  8. Cuanto bien nos hace recitar estas Letanías.

    Letanías de la Humildad del Cardenal Merry del Val

    -Jesús manso y humilde de Corazón, Óyeme.
    -Del deseo de ser estimado,...Líbrame Jesús
    -Del deseo de ser alabado,
    -Del deseo de ser honrado,
    -Del deseo de ser aplaudido,
    -Del deseo de ser preferido a otros,
    -Del deseo de ser consultado,
    -Del deseo de ser aceptado,
    -Del temor de ser humillado,
    -Del temor de ser despreciado,
    -Del temor de ser reprendido,
    -Del temor de ser calumniado,
    -Del temor de ser olvidado,
    -Del temor de ser puesto en ridículo,
    -Del temor de ser injuriado,
    -Del temor de ser juzgado con malicia,

    -Que otros sean más estimados que yo,...Jesús dame la gracia de desearlo (se repite)
    -Que otros crezcan en la opinión del mundo y yo me eclipse,
    -Que otros sean alabados y de mí no se haga caso,
    -Que otros sean empleados en cargos y a mí se me juzgue inútil,
    -Que otros sean preferidos a mí en todo,
    -Que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda,

    ORACIÓN
    Oh Jesús que, siendo Dios, te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio. Concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de ti en el cielo. Amén.

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.