...

...

miércoles, 28 de diciembre de 2016

OTRA VUELTA A LOUIS BOUYER. (¡La última!)

Resultado de imagen para imágen de Libros quemadosPor Dardo Juan Calderón.


Sabemos de sobra la dificultad que se presenta cuando queremos ceñir el pensamiento modernista y denunciar su “herejía”. Es un lenguaje diseñado en la confusión y, ex profeso, para evitar por un lado la condena de un “syllabus”, y por el otro, penetrar las mentes ingenuas disfrazado de un cierto barniz de ortodoxia. Posibilitado de producir un equívoco que emparenta – por ejemplo en Bouyer -  una expresión ortodoxa “original” de un Jhon Newman, con un pensamiento herético de un Johan Adam Möhler.


 El modernismo es una herejía total pero que se abre por mil flancos, que entrega sus frentes cuando son atacados y desplaza su ataque por objetivos colaterales. Es la “guerra total” contra el pensamiento tradicional, y no se limita a los campos designados para la batalla, golpea objetivos “civiles”, bombardea hospitales, hogares… Si no es por la inteligencia que logra horadar, y desde allí se lo desaloja, vendrá con planteos litúrgicos, románticos,  sentimentales, o políticos, o sociales, o culturales. Siempre con su veneno.

Es por ello que reconoce a su enemigo mortal en el “Integrismo”. Esa defensa que no deja flancos. Que pone trincheras en todas las entradas posibles y que no deja ni tierras de nadie, ni campos neutrales. Los integristas son esos tipos intratables que no dan tregua. Su grito airado, frente a esta actitud será ¡libertad!, ¡hay sujeción pero hay libertad! ¡dejad las expresiones! ¡ved qué originalidades maravillosas produce un Newman! (y te meten - con la excusa - a Möhler) ¡No ahorquéis al Hombre! ¡No ahoguéis al espíritu! Y habrán abierto una brecha. Esa libertad implica “correr un riesgo” - dice Bouyer - el “riesgo del error” (¡mucho menor que el de privar la libertad del hombre! ¡No separéis la cizaña del trigo! ¡Sembrad cizaña!), porque ese error es parte de la “comunión del amor” que es la Nueva Iglesia Ecuménica. Y ¡cataplúm! Ya los tienes entrando de nuevo por una ventana.

 Frente al modernismo, como frente a las “guerras totales”, TODO está en combate, y el enemigo no es sólo el enemigo, sino que lo es también el ingenuo, el soñador, el romántico, el indisciplinado, el tibio, el atolondrado, porque una vez que has roto el principio de autoridad, el memo, y el malintencionado,  valen tanto como el sabio y el santo. No estamos en lides medievales ni en duelos a doce pasos.

   Para combatir al modernismo hacen falta Pios IX (no piononos) y Pios X. Hacen falta visiones integrales que cortan los caminos pero que no descuidan los senderos. Puede uno perderse en el anecdotario de las vidas de estos engendros y equivocarse malamente sobre las raíces de sus ideas. Usted puede creer que es Newman, que es Möhler, que es Congar, que es Suhard o algún otro católico exótico la influencia que delata Bouyer y el mismo Vaticano II con sus citas,  pero el asunto viene del Norte.

No se equivoquen. Está la tarea de los buenos pensadores católicos que horadan en la génesis de las ideas de estos hombres, y como dije anteriormente, más allá de las evidentes y palmarias influencias de fácil concatenación biográfica que dejan tranquilos a los superficiales académicos - formados en el terror a establecer causas que no puedan ser “probadas” con “hechos” -  estos nos dan las claves de sus pensamientos con certeros diagnósticos de las paternidades ideológicas que pueden estar ausentes en una biografía, pero que han ganado con seguridad las mentes. (Sé que la crítica es: ¡¿Tillich?! ¡Si no hay prueba alguna de que subrayó sus libros o desayunó con él en alguna cervecería de Munich!).

Para saber qué piensa Bouyer, lean a Calderón Bouchet en La Luz que viene del Norte. Todo su pensamiento se hereda de la teología protestante (como ya dije y repito), de Tillich, de Bultmann y en fin, de Hegel, vía Heidegger. No se dejen estafar con Newman, ni con Tolkien, que se mechan para ocultar entre “muchachos originales” a un par de malos tipos (ese es el problema de los “originales”) . Son pistas falsas puestas a propósito, o por miedo, o por ingenuidad, o porque algún literato buscador de “fuentes fáciles” y evidentes,  se mete en el oficio de los historiadores de las ideas, para el cual, hay que tener otro calibre.
Resultado de imagen para imágen de Lutero en el Vaticano ¡No ven, carajo! ¡No ven entronizado a Lutero en el Vaticano! ¿Se tragaron el cuento de que la reforma litúrgica era un trabajo de equipo de todos estos católicos “originales” y “libres”? ¡Fue una copia lisa y llana de la liturgia protestante de Taizé! Está probado y reprobado. Y uno tiene que soportar a estos mentirosos tirando pistas falsas. Diciendo que escribían fórmulas en los restaurantes. ¡Las copiaron! Letra por letra. Se las pasaron hechas y firmadas.

  Pero, está bien. No pueden entender estas visiones enormes. No confían más en los viejos maestros que dan saltos de gigantes. Quieren pensar con sus cerebritos. Quieren “sentir” en sus tripitas. No voy a hacer el trabajo de Calderón Bouchet para el que no tengo ninguna capacidad, y que por otra parte está hecho, y si ya no les sirvió, no les va a servir ninguno. Voy a las tripas de la gente de buena fe:

“Sientan” como católicos, sientan estas cosas:


    Primera: El libro de Bouyer, un libro supuestamente católico que trata de la denuncia de una descomposición de nuestra religión, y propone – sin mucha esperanza- una solución; pues este “católico”, no nombra ni una vez a María Santísima. (Está bien, me dirán, Castellani decía que no había que exagerar con la Virgen… pero porque no se van a la…) La Mariología no existe, no tiene nada que ver en todo esto, es una de estas devociones sentimentales que sirven para apuntalar una religiosidad inconsciente y autómata que se nutre de dogmas dictados por un Dios tronante y “externo” que estrangula la conciencia individual. Pero me corrijo… sí la nombra…  UNA sola vez. Una sola (me tomé el trabajo de revisarlo). Para burlarse de Ella y de nosotros. Y va el párrafo:

  “Porque los “verdaderos católicos” podían ser personas piadosas, y hasta fervorosas. Su amaestramiento en la obediencia pasiva, en la aceptación igualmente pasiva de todo lo que llevara el marchamo de “tradicional”, se combinaba con bastante facilidad con una especie de estoicismo moral, estrecho quizá, pero respetable, por no decir admirable. En las almas de sesgo más místico estaba amenizado por las devociones (no la, sino las devociones). Eran como las primas del sistema, que rescataban un tanto su sequedad y su vacío, guarneciéndolo de religiosidad sentimental. Teníamos el Sagrado Corazón, la Virgen de Lourdes (o de Fátima), el buen san José, el niño Jesús, santa Teresita, o, sencillamente para las almas más prosaicas, san Antonio de Padua o santa Rita. Las almas de luto podían preferir las almas del purgatorio. Los diversos escapularios eran particularmente prácticos, porque nos garantizaban todo y contra todo, sin que contrajéramos obligaciones onerosas, ni siquiera la de pensar en ellos: bastaba con llevarlos.”

   La cita mantiene todos los “san”  y el “niño” con las minúsculas originales. Y si todo esto no les suena a blasfemia típicamente protestante, es que ustedes han perdido hasta la capacidad de “sentir” como católicos.  Está hablando de lo imbécil que es vuestra abuela, o vuestra madre, rezando a una Virgen muy particular de algún rinconcito del mundo;  lo imbécil que es rezarle a ellas mismas cuando han muerto;  se está burlando de la “obediencia”, del “niño” - con minúscula -  (si nos viera a unos viejos grandotes haciendo cola para besar al Niño en Navidad, ¡se ahogaría de risa! ¡¡Cómo no se ahogó!!), del Sagrado Corazón, de la Virgen (que puede ser de Lourdes o de Fátima o de cualquier otro lugar mersa que invente la idiotez de LAS devociones católicas. Fátima es más mersa que Lourdes, el chatísimo Oliveira Salazar estableció las "tres F", Fado, Fútbol y Fátima). Pero, calmando la indignación,  sigo por otro lado visceral.

  ¿Cuáles son los nombres que pone como jalones de sus admiraciones personales? Vamos de a uno

Resultado de imagen para imágen de Congar
  El Padre Congar; que lo engrendó; siendo este engendrado por De Lubac, que fuera engendrado de Möhler, (y este del Diablo)… el chiste lo entiendo sólo yo, porque Congar, parodiando en un artículo los modos de la genealogía de Cristo en el Evangelio, hacía la propia genealogía de modernista con estos personajes (pero no se atrevía a llegar a los Luteranos).  Bouyer imita en parte este humor entre pesado y blasfemo de su “maistrito”. Todos  modernistas protestantizantes, unidos por el “odio vinculante”, pero recomendándose unos a otros para la demolición: “Como lo ha demostrado muy bien el padre Congar” (pag 40)  (y dice cualquier güevada obvia; lo nombraba para chuparle las medias y aunque lo detesta).  

Resultado de imagen para lucien laberthonniere
  El padre Laberthonniere;  con sus tesis de que el catolicismo no es una obediencia a una autoridad extrínseca, sino inmanente. Su tesis del “tomismo es anti-católico”. Puestas sus obras en el Índex, condenadas por la Santa Sede (¡por eso la quería inmanente!). Bouyer hace suya la frase del hereje: “Constantino hizo de la Iglesia un Imperio, santo Tomás hizo de ella un sistema, y san Ignacio una policía” (pag 42), repetida con el mismo humor de mierda que le deja espacio para desmentirse, pero la deja plantada,  para que haga el efecto corrosivo de un eslogan bien agudo, como una cuchillada trapera bien dada, y que cala en nuestro “reflejo” liberal. (En el momento produce una risa socarrona del intelectual, pero luego, cuando uno ve en el “hospital” desangrarse las almas con estas puñaladas, se te acaba la risa).

Resultado de imagen para alexei khomiakov  Khomiakov; un ruso ortodoxo que establece el concepto de la “sobornost” (unanimidad en el amor) en contraposición a la “unidad jerárquica” de la Iglesia Católica, a la que sigue culpando de herejía por el “Filioque”. Promotor del sensualismo litúrgico, que se anda promocionando últimamente entre diletantes y vendedores de íconos. (pag 56)

Resultado de imagen para imágen de Johann Adam Möhler   El “gran Möhler”. Johan Adam Möhler, también un católico modernista, protestantizante, ecumenista, gran inspirador del Concilio Vaticano II en lo que respecta al concepto “Iglesia=Pueblo de Dios”, anti autoridad, anti jerarquía, una iglesia que es un experiencia existencial, inmanente, una “comunión en el amor” que “marcha a su unidad” con las otras iglesias. La “revelación” no es algo “que ocurrió”, es algo que ocurre en mi interior, es subjetiva (combinándola con la escritura, que parece objetiva, pero que recién es revelación cuando abandona la letra y entra en el espíritu individual, es decir, que es también subjetiva). Esto mismo es la tradición, (se dicen tradicionalistas y los giles compran el título), que es “esa experiencia toda en la conciencia del sujeto”, que al final no es nada fuera de mí mismo, “mí mismo” que tampoco sabemos si existe porque probablemente tampoco sea nada fuera de la “experiencia de mí mismo”.  A este autor lo compra entero, lo sigue por toda su obra. ¿Quieren ver algo rápido? Pongan el nombre de este pájaro, + Wagner, en el google, y tendrán una monografía corta que los dejará fritos de idealismo moderno. Con él, Bouyer compra toda la teología protestante que delata mi padre, pero practica el meter gato por liebre que ya denunciamos, al poner en una misma idea a Newman y a Möhler. “Las concepciones de Newman, como las de Möhler, no son sino un resumen gráfico e impresionante de todo lo que ha dicho siempre la tradición cristiana…” ¡Pobre Newman! ¡Qué compañía! Pero los imbéciles comen gato.

Resultado de imagen para imágen de Madeleine Delbrel
  Madeleine Delbrel, a quien propone para los altares (pag 120) (en efecto, su causa está abierta después del Vaticano II)  visitadora social, “monja laica”, colaboradora en los municipios comunistas de Francia, gran amiga de los intendentes comunistas,  asistente de los refugiados rojos de la guerra civil española, colaboradora de la experiencia “curas obreros” en Francia (con el Cardenal Suhard), esa moda del “Herveísmo” y el primer Pegúy (lean las primeras hojas del Señor del Mundo de Benson) . Pero le cortaron los pies – como a Maradona- cuando condenaron el comunismo y prohibieron el diálogo, aunque siguió, y con algunos maricas también, con el mismo argumento. La religión es una “experiencia” que se comparte en la comunidad del amor con “todos”. Poetiza; si quieren leer sus poemas cliqueen “Católicos Gays” (Homosexuales y lesbianas), ellos gustan mucho de su poesía y tiene  todos sus versos en el blog ( lástima que no escribo en francés, donde “versos” y “gusanos” se escriben igual), versos que hablan de ese “amor inclusivo” de todas las formas que toma el hombre. No era mala mina, era tarada y la había tarado la experiencia socialista, y si no fuera tan poco agraciada, yo diría que los rojos le daban otras experiencias. Yo tenía en la secundaria una Vicedirectora – muy famosa y querida, que en paz descanse – que era su seguidora y la emulaba, se peinaba y se vestía igual. Como católica, adoró a sus alumnos montoneros y los alentaba en sus experiencias sociales. Odiaba mis métodos de romper asambleas y no me echó a la merda porque le tenía cariño a mi padre que había sido su compañero en Filosofía. Ambas feas y asexuadas. En la Debrel están las nacientes del tema de las “periferias”.

CardinalSuhard.jpg  Cardenal Suhard; extraño pescado, al que pone Bouyer como “ejemplo” de Cardenal. Nombrado por Pio XI para hacer la política de “ralliement” con la ocupación alemana (la gente no sabe que el ralliement era con todo lo que tuviera el poder, así fuera el mismo demonio, pregunten a los mexicanos), lo salvaron los zurdos de las acusaciones de colaboracionista con la que De Gaulle le quería hacer pagar sus favores a Petain . Inició la experiencia de los Curas Obreros (Misión Francesa), para ello dispuso la dispensa del uso de la sotana, la misa de frente, libertad de todas las formalidades litúrgicas como las fiestas de guardar, ornamentos, vasos y hasta del domingo, (había que adaptarse a la vida obrera), constituyendo un buen antecedente “existencial” para la reforma. La experiencia terminó de la peor manera y la cerraron desde Roma (pero - decía una solterona y un modernista - toda experiencia es válida). Bouyer encuentra muy a tono y le viene de perillas el asunto que este Cardenal (un práctico y no un teórico) trae del “laicado”, como componente “efectivo” de la Iglesia, en par con el clero, en una interrelación y valoración del espíritu que asiste a todos por igual y bla, bla. Fue el inventor de la “Prelatura Personal”, que le daba aparición jurídica al laico en la trama jerárquica, que tan bien le vendría luego al Opus más tarde, ampliada y mejorada por Escribá. (Parece que el que no estuvo muy de acuerdo – pero no pudo decirlo - con esta aparición de laicos en las jerarquías vaticanas fue Juan Pablo I, al que parece que un “cherto” numerario le sirvió un tesito con mucha sacarina).

  Es este último tema de la preponderancia del laicado – que lo verán más claro en las glosas- el que más tienta a los cultores hodiernos ¿¡Qué tiene un cura que no tenga yo, y en mejor grado la más de las veces!?

Resultado de imagen para imágenes acción francesa y maurras
  En fin. ¿Quiénes son los malos del libro? Los Integristas. De Maistre, De Bonald, la Acción Francesa, Pio XII muy especialmente (“el último autócrata ¡esperemos!”),  Gregorio XVI, veladamente Pio IX y Pio X;  no así Pio XI, al que le agradecía condenar a la Acción Francesa. El seminario de Ecône y todo aquel que tufara a católico. Su tesis de fondo, la que le vale todos los elogios de “mayor teólogo del siglo XX”, es que Lammenais comenzó tradicionalista y terminó progre. ¡Vieron! Es lo mismo; si uno comienza así, termina así. Es un silogismo a la gallega, “¿no te gusta la playa? Luego eres marica”.  Prefiero el análisis de Meinvielle, no sé, digo.

                                   ------------------------------------------

Algunas glosas.

“La doctrina está todavía por repensar, y primero por redescubrir” (pag 129)

 “ la cultura teológica no puede desarrollarse al margen de la cultura en general... Es sobre todo una condición sine qua non si se quiere que la tradición se mantenga viva, readaptándose sin cesar a las necesidades del momento. Se desea, precisamente, abrirse al mundo, si, e incluso no se habla de otra cosa, pero no se quiere pagar el precio que se debe.” (pag 123). Proposición expresamente condenada en el Syllabus. El “precio” que se debe pagar – al que se refiere-  es el de soportar el “error” como consecuencia del más importante valor de la “libertad”. Es decir, que hay que soportarlo a él; ese es el precio (yo no estoy muy dispuesto).

“…  la vida, los dones de vida que tiene recibidos la Iglesia, no los ha recibido para sí misma, si por ello se entienden sus miembros actuales, sino para el mundo.”(pag 118) La “regla próxima de la fe” es MI conciencia frente al “mundo”, que es la “Historia”, que es esjatolójica, es cósmica y que es...

“ …los jefes (de la Iglesia) deben … convencerse de que la verdad evangélica … no les es accesible de otra manera ni a menos costa que a los otros cristianos … teniendo además la humildad de aceptar lo que otros, más dotados que ellos natural O SOBRENATURALMENTE pueden alcanzar con tales medios”. (pag 117). El destacado es mío, la herejía es del autor. El Espíritu sopla caprichosamente por toda la “comunidad de amor”, en Pentecostés, dicen, bajó sobre “todos” de igual forma, y la Iglesia nace allí, no con Cristo. Probablemente por los efectos, este espíritu del que habla está pinchado y sopla por varios lados (no son sólo suspiros). Nada de andar pensando que algo especial tiene el Papa y el Cuerpo Apostólico. Como dije, acá está el gran atractivo de hoy, somos todos Teólogos, en pié de igualdad con el “magisterio jerárquico”.

“ todo cristiano … estará especialmente atento a las definiciones o enseñanzas solemnes en que el magisterio empeña su autoridad. Pero no tendrá la reacción pueril de creer que sólo debe respetar las decisiones formuladas con el respaldo de la infalibilidad” (pag 115)

“ la verdadera fuente del mal… procede enteramente de una corrupción del sentido mismo de la autoridad y de la tradición (y correlativamente de la libertad cristiana) … como mostró muy bien Möhler …” (Pag 111). Es decir, la libertad está por sobre la autoridad y la tradición.

“ Es que el particularismo de hecho del catolicismo integrista o integrizante había perdido ya completamente de vista la trascendencia del Evangelio, rechazando su inmanencia”. (pag 109) Esta cabriola de “inmanente, luego trascendente”, la explica – si se pudiera- Calderón en la obra citada hablando de Tillich, porque es un tema central de Tillich.

“¿puede tal comunión ser algo distinta de un sueño irrealizable, si la conciencia divina no se abre ella misma a nuestras conciencias en su revelación? … Cuando la tradición no es más que la trasmisión de fórmulas o de comportamientos que se suponen dictados, en los orígenes o en un momento cualquiera, por una autoridad completamente exterior a la conciencia, que esta tiene que recibir (y no puede apropiárselos sin adulterarlos), en realidad ya no es más que una rutina esclerotizada.” (pag 95), Como ven, la “adulteración” – que sabe que se está produciendo en él - es un proceso anejo a la asimilación inmanente. Esto está bastante parecido en Ratzinger, y no es otra cosa que la antítesis de Hegel.

  En el integrismo, la Verdad : “No es, en efecto, reconocida como verdad sino en cuanto se impone desde fuera, oponiéndose a la razón individual” (pag 93) ¡Un verdadero tomista! Todo lo que viene de “fuera”, la realidad, es una oposición a la razón individual, una violencia a la libertad.

  Si estas últimas citas no son la demostración más patente de un craso inmanentismo protestante, tratado específicamente y refutado sabiamente por Calderón Bouchet en la obra citada, me hago de la cruz roja.

   Voy por la página 93, de atrás para adelante - como debe leerse un modernista para entenderlo - y podría pasarme una semana repitiendo herejías. (Lo de leer estos tipos de atrás para adelante, no es un chiste, da muy buen resultado). Por lo tanto, concluyo:

   Si este libro, herético, mendaz, falso, blasfemo, protestante, modernista, de mal gusto y cabrón a todas luces, (tomo aire) … fue propuesto a los lectores católicos como "buena - o aceptable – doctrina tradicional” del “teólogo más importante del siglo XX”, produciendo de hecho enormes confusiones a gentes de buena fe; constituyendo ello la malicia y el escándalo de dar piedras por panes y serpientes por huevos;  quienes lo hicieron y quienes colaboraron, si se reputan católicos,  están en el deber de retractarse públicamente por los mismos medios que lo publicitaron (y sería recomendable solicitar la absolución en secreta confesión, porque se lo van cobrar, y hay pecados mortales mucho más divertidos para ganarse el infierno).

Resultado de imagen para imágen de orejas de burro  Si lo hicieron por ignorancia, que lo expresen en igual forma, que se pongan orejas de burro y escriban cien veces que meterse en teologías no es lo mismo que tontear con literaturas.
        

    

27 comentarios:

  1. Por eso son tan importantes los Cocodrilos del foso, para morder a los que se quieren colar por la ventana del castillo. Gracias por ayudarnos a ver estos temas.

    ResponderEliminar
  2. En esto se da la sentencia del escolio de Gómez Dávila que encabeza el Blog. Este hallazgo sintético que han descubierto en Bouyer, entre modernismo e integrismo, y por donde pretenden colar sus preciadas "individualidades originales", sus "genialidades no reconocidas", pasa de ser una acerbidad apóstata, para ser una regocijante pendejada.

    ResponderEliminar
  3. No se enoje Cocodrilo, pero me quedo con este post:
    http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2016/09/encore-bouyer.html

    ...me parece más medido e inteligente, más crítico. Usted escribe bien, pero tampoco parece saber de teología, mucho menos de teopoiesis, y muchísimo menos de Bouyer.
    Pero bueno, siga mordiendo en el foso que unos pocos lo seguimos leyendo.
    Atte.,

    Luis M.

    ResponderEliminar
  4. Bouyer... "Dije que, a mi entender, es el mejor teólogo del siglo XX junto, quizás, a Congar y von Balthasar" dice Wanderer, JAJAJAJA !!!que gracioso es Wanderer. Eso le pasa por no querer ser integrista.

    ResponderEliminar
  5. "Para saber qué piensa Bouyer, lean a Calderón Bouchet en La Luz que viene del Norte". No; para saber qué piensa Bouyer, lean a Bouyer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡noooo!! ¡no lo lean! Eso es una estupidez y una maldad modernista. Si quieren saber si un cuadro es bueno y legítimo, consulten al especialista. Lo mismo con un vino. Y lo mismo con un libro. Eso se llama ¡¡¡consulten con la autoridad!! y eso es lo que ataca el modernismo, ¡piensen solos! les dice, y así estamos. Cuando van a construir una casa, ¿lo hacen solos? o consultan un arquitecto, un ingeniero en cálculos, un maestro de obras. La gran mayoría de los lectores, que son sabios en muchas cosas, y en otras no, como todos, buscan en su vida buenas gentes, que les tengan aprecio y confianza, que tengan especializaciones para consultarlos en esos temas que no son nuestro fuerte. En las cosas de la religión, busquen un buen cura, y pregunten ¡Les va a salir la casa chingada!

      Eliminar
    2. Lean Bouyer y van a terminar como Francisco. Por algo antes se quemaban ciertos libros y a sus autores. Adan leyó a Bouyer y nos recagó el desgraciado

      Eliminar
  6. medio rebuscado lo del tal Boyero, pero esto..." teniendo además la humildad de aceptar lo que otros, más dotados que ellos natural O SOBRENATURALMENTE pueden alcanzar con tales medios”. (pag 117)" cuál sería el error? Muchos santos, NO CURAS, demostraron alcanzar mayor nivel espiritual y conocimiento teológico por la Gracia de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El error es grande y el engaño peor. Puede haber diferencias naturales, pero la "autoridad" del sacerdocio parte de jerarquías de razones sobrenaturales. La "infalibilidad" reposa sobre Pedro, el Orden Sagrado supone gracias y dones especiales, aún en la inteligencia de las cosas de su oficio, se llama "carácter", imprime carácter. El espíritu bajó sobre todos, pero sobre el Colegio Apostólico en diferente "grado", mucho mayor. La Iglesia la fundó Cristo sobre Pedro, es decir, jerárquica. Dios (la Trinidad) ilumina la inteligencia de los hombres desde las expresiones jerárquicas dadas por el Magisterio Eclesiástico. No son hombres iguales a nosotros, ni comparables en cuanto a la inteligencia de las cosas de la religión. Que hoy estén la gran mayoría renunciando a esa gracia, es un misterio (de iniquidad), una prueba. Pero la única certeza para la inteligencia, puede venir de esta fuente magisterial y jerárquica, puede estar ausente, reprimida, pero si rompemos el principio - que es Dogma de Fe - pues la certeza ya es imposible, y ellos han ganado. No hay más posibilidades de certeza, hay diálogo, cualquier opinión vale. Eso es lo que quiere lograr esa frase malintencionada y demoledora.

      Eliminar
    2. Comprar esa frase, hace que hoy, buenos católicos tradis, estén poniendo en duda las conclusiones, afirmaciones y definiciones de los Papas y de los Concilios (Trento, Vaticano I) que son "certeza absoluta". Todo se rompe. Con respecto a lo que dice de los Santos, el juicio para saber si una persona es Santa, comienza (o comenzaba) por establecer si todas sus doctrinas se ajustaban a lo dicho por el Magisterio Eclesiástico emanado de la Jerarquía, y sus doctrinas (la de un mismo Sto Tomás, no adquieren "certeza", hasta tanto no han sido adoptadas y definidas como tales por el Magisterio Eclesiástico. Esa es nuestra fe, Romana y Apostólica. Lo de la frase, es protestante.

      Eliminar
    3. Dios no hace una revelación a todos, la hace a los Apóstoles, y si tiene algo que decirnos, lo dice a través de su Iglesia, a través de la Jerarquía, es ella la que nos da la certeza. Si leen la Biblia, tengan ojo antes de hacerse una idea, consulten el Magisterio, y luego conformen su inteligencia al mismo, si tienen dudas, duden de ustedes. No se pongan por sobre él, es él quien tiene la asistencia del Espíritu Santo, no nosotros, no cada uno. ¿Le resulta esquemático? Eso es porque fue influenciado por los Bouyer, acepte la autoridad, como lo hace cotidianamente en muchas cosas técnicas. Y por último, si la autoridad está ausente, si no se pronuncia en certeza, uno no puede ensayar nuevas doctrinas, tiene que estar a la Doctrina Segura que ya fue definida por el Magisterio.

      Eliminar
  7. Santa Teresa de ÁVILA, DOCTORA DE LA iGLESIA,NO CURA. SANTA SATALINA DE SIENA,DOCTORA DE LA IGLESIA,NO CURA Y ANALFABETA. lA INBALIBILIDAD ES SOBRE EL PAPA ,NO LOS CURAS, NI OBISPOS NO UNIDOS AL PAPA. POR SUPUESTO QUE ES LA MISMA AUTORIDAD ECLESIAL LAS QUE LAS NOMBRA DOCTORAS. PERO ES OBVIO QUE ERAN CAPACES DE ENSEÑAR EN VIDA NO SÓLO POST MORTEN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las dos las nombra doctoras Pablo VI, ellas desde el cielo deben estar explicando que no tienen nada que ver

      Eliminar
    2. El Papa Pío X dijo que Santa Teresa de Ávila «supo condensar de forma elegante las
      doctrinas, obscuras y raras, diseminadas en multitud de obras voluminosas, de los padres de
      la Iglesia»

      Eliminar
    3. SÍ CLARO: TUVO QUE VER NADA MENOS Y NADA MÁS QUE EL ESPÍRITU SANTO.

      Eliminar
    4. POR SI NO LE GUSTAN LAS MUJERES: Los "Padres de la Iglesia" son los mas insignes pastores, generalmente obispos (no siempre), de la Iglesia de los primeros siglos. Sus enseñanzas, en sentido colectivo, son consideradas por la Iglesia como fundamento indispensable de la doctrina ortodoxa cristiana. Por su cercanía a los Apóstoles nos presentan la correcta interpretación de las Sagradas Escrituras. SAN PRÓSPERO DE AQUITANIA,PADRE LATINO teólogo (390-463) ;Parece ser que era natural de Aquitania y así se añade a su nombre, como apellido, el de su patria y vió la luz a finales del siglo IV. Debió recibir una buena y sólida formación y parece ser que frecuentó la compañía de los monjes que estaban en el monasterio de san Víctor, en Marsella, al sur de Francia. Consta que nunca entró en el mundo de los clérigos, siempre permaneció en el estado seglar y hay indicios prudentes que llevan a pensar que estuvo casado; de hecho, se le atribuye el «Poema de un esposo a su esposa» en cuyo caso no habría duda sobre su estado matrimonial e incluso se le podría aplicar la profundidad de pensamiento y las claras actitudes de vida cristiana que en él aparecen.

      Eliminar
    5. Mi problema es que me gustan bastante más que los hombres. Lo demás me parece bárbaro, salvo que -como Bouyer - usted quiera decir que no es la regla próxima de la fe el magisterio seguro - infalible, extraordinario y ordinario - de la Iglesia, expresado por los pontífices y los Concilios y que la regla de la fe, podría salir de otros lados. Que estos estudios formen parte del proceso que lleva a conformar el cuerepo dogmático, de certeza absoluta, garantizado por la asistencia especial, extraordinaria y exclusiva del Romano Pontífice y de nadie más en esos términos.

      Eliminar
  8. usted dice: .. consulten el Magisterio, y luego conformen su inteligencia al mismo, si tienen dudas, duden de ustedes.No se pongan por sobre él, es él quien tiene la asistencia del Espíritu Santo, no nosotros, no cada uno..... aSÍ QUE EL ESPIRITU SANTO NO NOS ASISTE A LOS FIELES? EN MI VIDA LEÍ AL TAL BOUYER, PERO ESTA TONTERÍA QUE ACABA UD DE DECIR ES INCREÍBLE. NIEGA HASTA EL CATECISMO Y TODA LA DOCTRINA DE LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO: SOBRE TODO LOS DONES DE SABIDURÍA Y ENTENDIMIENTO.(LEER ROYO MARÍN). EL QUE UN SIMPLE FIEL NO ESTÉ HABILITADO PARA DECLARAR OFICIALMENTE UN DOGMA, NO SIGNIFICA QUE NO LO CREA AÚN ANTES DE SER DECLARADO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le ruego me comunique cuando ud declare un dogma de fe para agregarlo al Denzinger

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  9. Pero en este momento, justamente en este momento, hay que arreglarse solito con el poco espíritu santo que le haya tocado, sin ir a preguntar al cura de la parroquia del barrio porque te va a descatolizar todavía mas. Es decir, solito buscarse el magisterio preconciliar en internet o donde pueda, solito buscarse una Misa si la encuentra por algún lado etc. Lo digo por los que no nos criamos en una familia del seno de "la tradición"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jorge, no es así. Busque que va a encontrar, solito no se va a ningún lado.

      Eliminar
  10. San Benito escribió una regla monástica, ¿alguien duda de su catolicidad? Porque tampoco aparece ni una sola vez el nombre de María.

    Louis Bouyer es un teologo grandísimo. Si hasta muchos "tradis lo valoran", por ejemplo, Wanderer, Jack Tollers, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé dónde es usted seminarista, pero ni Wanderer ni Tollers son tradicionalistas, y si no le quedó claro que Bouyer es modernista, busque un seminario con mejor formación.

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.