...

...

jueves, 19 de enero de 2017

ACLARACIÓN DE DON ANTONIO

 
Estimado Dardo:

Resultado de imagen para CAPONNETTO IMÁGENES                          Debo y quiero ser honesto conmigo mismo y con todos; y por eso me has de permitir unas breves aclaraciones:

                          -En muchas circunstancias,desde las páginas de The Wanderer, se ha dicho con frontalidad que tenían diferencias con mi pensamiento; principalmente en el terreno de las predilecciones políticas e históricas. En esto, insisto, yo nunca podría acusar a esas páginas de doblez alguna.

                           -Como esas diferencias suelen estar recostadas en algunas perspectivas o valoraciones eclesiales, va de suyo que pueden extenderse al ámbito eclesial, aunque no necesariamente. Más claro:que tenemos en lo eclesiológico coincidencias y divergencias. Como las mismas brotan también a la luz del día, y no quedan ocultas o disimuladas, no veo en esas páginas al “peor enemigo, al infiltrado”. Ni veo tampoco al rival “blasfemo y destructivo”, adjetivos graves,desproporcionados y demasiado severos que reservaría para los malditos adversarios en común. Los cuales no habitan en un blog sino en la iglesia oficial. Amén de en otros espacios oficiales, no precisamente curiales.

                             -Nobleza obliga: se me ha pedido autorización desde The Wanderer para recordar fragmentos o pasajes de mi libro “ La Iglesia traicionada”. Cortesía que agradezco pero que entiendo que no era necesaria, como que echada a rodar públicamente una hoja siquiera, queda el autor de la misma expuesto a ser analizado con la misma libertad con la que uno escribe. Y he consentido con la misma cortesía a ese pedido precisamente porque no veo qué doble sentido o intención simulada pueda haber, cuando coincidencias y diferencias están tan expresamente delimitadas. No me tengo por el destinatario del primer verso del famoso soneto de Lope: ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?”. Más bien me tengo por un piantavotos, con cuya proximidad antes se pierde que se gana.

                              -Ignoro al fin cuando se formó y se soltó “el monstruo” en la Iglesia. Pero no advierto en ninguna de las partes que presentas en litigio, que se quiera eximir al Concilio Vaticano II en la gestación de Frankestein. Será cortedad mía, pero más bien me parece que estamos como esos abuelos que,ante un nieto, disputan por acentuar tales o cuales parecidos, para terminar aceptando, a regañadientes, que tiene un poco de cada miembro de la parentela. El monstruo que nos aqueja sabe tener genes del siglo XIV, de otros más próximos, como el estúpido, según llamó Daudet al siglo XIX, del XX que se nos fue de las manos y de cincuentonas esperpénticas como el Vaticano II. Tengamos la fiesta en paz y libremos la guerra –siempre, siempre- pero contra los gigantes reales. Te lo dice alguien que aún le cree a Dorotea si lo llama a la lid contra el urso Pandafilando de la Fosca Vista.

                                Un abrazo
                                En Cristo y en la Patria
                                Antonio Caponnetto

21 comentarios:

  1. Esta atenta misiva aclaratoria de Don Antonio, me da pié para un segundo contrapunto con el autor. Lo hicimos con la historia de Mayo, lo intentaremos en el plano religioso en este caso, tratando de esclarecer por qué hay entre él y los otros, una enorme diferencia que nos hace en una caso amigos con disidencias, y en el otro, simplemente enemigos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Es que acaso no existe la "doblez"
    ¿Fiesta "en paz" librando la guerra?
    Parece, y digo: "parece", demasiada "parentela"
    Dios Provera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿provera?¿y que efectos secundarios tiene eso, chei? según pfitzer es para la amenorrea
      ¿amenorrea posconciliar? que inventen uno para la "verbórrea" posconciliar, nos evitaríamos muchos males.....jas jas jas jas

      Eliminar
  3. Usted dardo camorrero como siempre, ni bien se levanta busca con quien armar gresca, Don Antonio lo ha bajado de un ondazo. Lo que no han advertido ninguno de los dos es que el entrismo eclesial proviene de los annunakis y de los reptilianos.

    Lagarto juancho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso último no lo entendí. Estoy orsai de la jerga.

      Eliminar
    2. No se preocupe sólo son desvaríos de un trasnochado.
      Respecto a Antonio, creo que más que uno espera que se pase a las filas tradicionalistas, sinceramente no entiendo porque no da ese paso (sesera le sobra). Ya que usted metió el dedo en la llaga, espero que nos enteremos porqué.
      Yo siempre lo defiendo a Antonio entre amigos y conocidos, pero en ese punto se me hace indefendible, habrá que rezar por él.

      Lagarto Juancho.

      Eliminar
    3. ¿con la honda de David o con la onda de la lagartija? ..jaja

      Eliminar
  4. Nada que ver esa comparación con los abuelos, super fuera de lugar. Que él no quiera ver lo nefasto que fue el vaticano dos y sus consecuencias no invalida la cruel realidad de lo que allí pasó, si no sabe lo que allí pasó no es difícil averiguar, hay mucho material para enterarse en internet. No fue un tironeo entre abuelos sino una guerra entre modernistas y jerarquía decente que quería defender la Fe.

    ResponderEliminar
  5. No es cortedad sino muchos años de ejercitarse en el neoconismo, igual que el padre Sáenz, que no se deciden a reconocer de donde viene el problema por no parecer cismáticos.
    Como bien definió uno de nik flequillo stone en el wanderer, neocones son los que conservan los errores del vaticano dos pero no quieren nuevos..... por eso chillan con bergoglio y no con los anteriores desde roncalli... agrego yo jaja

    ResponderEliminar
  6. Don Félix Sardá y Salvany19 de enero de 2017, 18:57

    "Si bien se considera, la íntima esencia del Liberalismo llamado católico, por otro nombre llamado comúnmente
    Catolicismo liberal consiste probablemente, tan sólo en un FALSO CONCEPTO DEL ACTO DE FE. Parece, según dan razón de la suya los católico liberales, que HACEN ESTRIBAR TODO EL MOTIVO DE SU FE, no en la autoridad de Dios infinitamente veraz e infalible, (...) sino en la libre apreciación de SU JUICIO INDIVIDUAL que le dicta al hombre ser mejor esta creencia que otra cualquiera.

    NO QUIEREN RECONOCER EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA, como único autorizado por Dios para proponer a los fieles la doctrina revelada y determinar su sentido genuino sino que, haciéndose ellos jueces de la doctrina, admiten de ella lo que bien les parece, reservándose el derecho de creer la contraria, siempre que aparentes razones parezcan probables ser hoy falsa lo que ayer creyeron como verdadero.

    Por lo demás se llaman católicos, porque creen firmemente que el Catolicismo es la única verdadera revelación del Hijo de Dios; pero se llaman católicos liberales o católicos libres, porque juzgan que esta creencia suya no les debe ser impuesta a ellos ni a nadie por otro motivo superior que el de su libre apreciación. De suerte que, sin sentirlo ellos mismos, encuéntranse los tales con que el diablo les ha sustituido arteramente el principio sobrenatural de la fe por el principio naturalista del libre examen. Con lo cual, aunque juzgan tener fe de las verdades cristianas, no tiene tal fe de ellas, sino simple humana convicción, lo cual es esencialmente distinto.

    Siendo esencialmente naturalista el concepto primario de la fe, síguese de eso que ha de ser naturalista todo el
    desarrollo de ella en el individuo y en la sociedad. De ahí el apreciar primaria, y a veces casi exclusivamente, a la
    Iglesia por las ventajas de cultura y de civilización que proporciona a los pueblos; olvidando y casi nunca citando
    para nada su fin primario sobrenatural, que es la glorificación de Dios y salvación de las almas. Del cual falsa
    concepto aparecen enfermas varias de las apologías católicas que se escriben en la época presente. De suerte
    que, para los tales, si el Catolicismo por desdicha hubiese sido causa en algún punto de retraso material para los
    pueblos, ya no sería verdadera ni laudable en buena lógica tal Religión. Y cuenta que así podría ser, como
    indudablemente para algunos individuos y familias ha sido ocasión de verdadera material ruina el ser fieles a su Religión, sin que por eso dejase de ser ella cosa muy excelente y divina.

    Por eso es Catolicismo liberal, o mejor, Catolicismo falso, gran parte del Catolicismo que se usa hoy entre ciertas
    personas. No es Catolicismo, es mero Naturalismo, es Racionalismo puro, es Paganismo con lenguaje y formas
    católicas, si se nos permite la expresión."

    "El liberalismo es pecado", Félix Sardá y Salvani

    Es por esto, respetado Don Antonio Caponnetto, que libramos esta guerra contra los que no son "gigantes reales".

    ResponderEliminar
  7. La obsesión antiwanderiana te está cegando. Ahora querés que Antonio se pelee con Wanderer. Por el tono de su mail no parece factible que lo logres.
    Hacé la tuya y vicí tranquilo y dejá que cada uno haga lo que crea correcto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que ud y Antonio no estén en esta categoría de buenos pero funcionales a los demoledores.

      _

      Pero estos mismos “principales dirigentes de la Iglesia” son el tema de nuestro estudio. A pesar de ello, nos apresuramos a repetir, una vez más, que no podemos afirmar que todos los clérigos que promueven estas prácticas modernas, como el ecumenismo, actúen conscientemente como enemigos de la Iglesia. El P. Frederick Faber, miembro del Oratorio e insigne sacerdote del siglo XIX, fue un verdadero profeta cuando, en un memorable sermón de Pentecostés de 1861, en Londres, dijo lo siguiente:

      Debemos recordar que, si todos los hombres decididamente buenos estuviesen de un lado y los decididamente malos estuviesen del otro, nadie correría el riesgo, y mucho menos los elegidos, de ser engañado con falsas maravillas. Son los hombres buenos — buenos en el pasado y esperamos que continúen siendo buenos — quienes harán el trabajo del Anticristo y con eso, triste es decirlo, una vez más crucificarán al Señor (…) Tened en mente esta peculiaridad de los últimos tiempos: este engaño surgirá entre los hombres buenos, que se habrán pasado al lado contrario.10


      http://www.devilsfinalbattle.com/span/ch7.htm

      Eliminar
    2. dejá que cada uno haga lo que crea correcto.

      ...la consciencia por encima de la Verdad, modernista a la vista.

      Eliminar
    3. Estimado Anónimo:
      No propongo la conciencia sobre la verdad, sino la conciencia sobre los dictámenes de Dardo. Lo que es muy distinto.

      Eliminar
    4. ¿cuales son esos dictámenes de Dardo según Misael?

      Eliminar
    5. Un dardo encendido jajaja

      Eliminar
  8. Me considero un católico común, con alguna formación, pero lejos de estar en condiciones de entrar en estas lides intelectuales profundas y con tantas aristas (por lo menos para mi). Pero, ese algo de formación y el sentido común, me hacen coincidir con Los Cocodrilos. Es que este pobre caminante no deja títere con cabeza. Salvo su propia opinión. Todo y todos son criticables. Pero también hay otras cosas que me repugnan de Wanderer: su estilo putesco, su finura berreta, su falta de reciedumbre, de virilidad, su estética vulgar y rebuscada. Tengo claro que la cristiandad y la hispanidad se hicieron con la Cruz y con la espada. No se hicieron en sillones cómodos tomando whisky barato. También me parece despreciable su estilo de meterse con cuestiones personales o de defectos o pecados individuales, tanto en los post como en los comentaristas, que son de un nivel canallesco. Y...si, siempre vamos a coincidir con la crítica a un papado catastrófico como el de Francisco o contra el modernismo y la ciénaga en que se encuentran la casi totalidad de obispos y sacerdotes actuales. Pero una cosa es coincidir con caballeros cristianos que no solo dicen lo que hay que decir sino que además HACEN por el reinado de NS Jesucristo, y otra cosa es coincidir con burguesitos de cuarta que se esconden debajo de sus sillones ni bien suena un petardo.

    ResponderEliminar
  9. Estimado: que Wanderer tenga algunas cosas que ud. no comparte, no lo convierte en un enemigo solapado. Me parece que ud. se excede con su posición hermética y geométrica, y ni siquiera se anima a considerar algunas cuestiones que pueden esclarecer el juicio y horadar realidades difíciles. Fíjese que el buen Antonio sí que lo ha hecho, y eso ha permitido derribar algunas murallas innecesarias y enriquecerse ambas partes. Y con ellos, ¡créame!, nos enriquecemos todos.
    Piénselo de verdad. Creo que los blog no son medios propicios para estos acercamientos y comprensiones, todo lo contrario. La pregunta sería: ¿se trata aquí de buscar la Verdad y enaltecerla y mostrarla en su diáfano esplendor? ¿o se intenta sostener una posición rígida y conclusa, que muchas veces proviene (no lo digo por ud. sino por varios comentaristas) de un aprendizaje simplista, sesgado y manualista?
    Quizás falte espíritu de sutileza, grandeza de ánimo, caridad o esfuerzo de síntesis...no lo sé, pero algo falta.

    Sede Sapientiae,
    ora pro nobis.

    Suyo,

    J.F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enriquecerse ambas partes es parte de la dialéctica hegeliana, de eso ya estamos hasta la coronilla, la Verdad Es y se debe enseñar a adherirse a ella, lo demás es pura cháchara.

      Eliminar
  10. Muchachos, resulta impropio que desde un pseudónimo (aún si fuese usando el nombre y apellido) se diga públicante que otra persona, con nombre y apellido, debería tomar determinada postura frente a la crisis de la Iglesia. Máxime si le sobran conocimientos para no necesitar de sus consejos.
    Cuiden esas bocotas, y esos deditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impropias son las bocotas eruptoras de modernismo solapado, que el wanderer no lo haga por maldad no significa que no haga mal, el modernismo es siempre malo en sus semines y los frutos no pueden ser buenos, LAPIDES CLAMABVNT.....Qui potest capere.

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.