...

...

viernes, 20 de enero de 2017

RESPUESTA

Por Dardo Juan Calderón. 

 Don Antonio tiene un sistema para contestar las cartas y que consiste en transcribirlas e intercalar a cada renglón la respuesta. Usaremos ese mismo sistema para contestar lo planteado concretamente en la carta, y luego, en otro artículo, nos referiremos a las diferencias más generales que pueden haberse suscitado a raíz de todo el planteo y comentarios recibidos.                                                                                                      

Estimado Dardo:   Debo y quiero ser honesto conmigo mismo y con todos; y por eso me has de permitir unas breves aclaraciones:  -En muchas circunstancias,desde las páginas de The Wanderer, se ha dicho con frontalidad que tenían diferencias con mi pensamiento; principalmente en el terreno de las predilecciones políticas e históricas. En esto, insisto, yo nunca podría acusar a esas páginas de doblez alguna.


(1)  Antonio, The Wanderer es en sí mismo un monumento a la duplicidad, triplicidad, cuadruplicidad y etc. De la misma manera que lo es Infocaótica y la gran mayoría de los blogs que pululan en la red. Podría citarte a vos mismo diciendo esto. El anonimato, la factura colectiva, el negar diez veces la autoría de los artículos, el uso de pseudónimos (que es el menor de los males cuando son nombres de guerra avisados) y el permanente juego al otro yo del Dr Merengue (esto es para viejos) son las pruebas. Sumemos a esto que esta cobarde e innoble metodología no se usa sólo para la opinión, sino principalmente para la acusación (cierta o no cierta, para el caso no importa). The Wanderer no es nadie, y si eso no es una duplicidad, un retorcimiento moral, una decadencia viril (en el buen sentido del término, como varonía y como virtud), entonces hemos perdido el sentido del coraje y el señorío en los asuntos de letras. Se puede decir cualquier cosa. Colijo que tú sabes quienes son y que por ello has perdido la noción clara de la bajeza que implica esta conducta. El ejemplo claro y patente de cómo debe actuar el pensador católico que pretende mantener su condición de caballero, pagando con el pellejo su testimonio, eres tú, así que mal puedo enseñarte sobre esto nada, y es el ejemplo que he seguido para mis balbuceos junto al de mi padre (que siempre me recordaba su admiración por ti en este aspecto). Puedo aceptar el discenso (no me refiero al del filósofo-gaucho Buela), llevado entre caballeros, pero las cosas por su nombre. Estas personas ni son caballeros, ni son francos, ni son valientes, y el pensamiento que expresan está teñido de estas condiciones humanas. Claro que deberíamos hacer caso a Don Federico Mihura y ni darnos por enterados que existen estos personajes, ni entablar con ellos acuerdos de ocultamientos, pero… sabemos que por desgracia son leídos y entendemos que debemos avisar a los lectores de sus dobleces. Puedo aceptar en este punto que con respecto a ti, no se comporten con duplicidad, pero jamás, y ante la evidencia, que sea esta una condición moral de los susodichos. Me podrán decir que este recurso se hace para amparar intereses válidos y muchas otras excusas, pero son sólo excusas que más abajan sus condiciones humanas. En todas las cosas que emprende un hombre, lo que vale de ellas es el precio que se ha pagado para merecerlas. Si un hombre no puede defender a su mujer y a su cria, que no pruebe los placeres de poseerlos. Si un hombre quiere escribir, que aguante de pié la defensa de lo dicho con la estampa de su nombre y las consecuencias que le pueden traer esas líneas, mal o bien escritas. Concluyo en discordancia: yo siempre podría acusar a esas páginas de doblez.
   

                           -Como esas diferencias suelen estar recostadas en algunas perspectivas o valoraciones eclesiales, va de suyo que pueden extenderse al ámbito eclesial, aunque no necesariamente. Más claro:que tenemos en lo eclesiológico coincidencias y divergencias. Como las mismas brotan también a la luz del día, y no quedan ocultas o disimuladas, no veo en esas páginas al “peor enemigo, al infiltrado”. Ni veo tampoco al rival “blasfemo y destructivo”, adjetivos graves,desproporcionados y demasiado severos que reservaría para los malditos adversarios en común. Los cuales no habitan en un blog sino en la iglesia oficial. Amén de en otros espacios oficiales, no precisamente curiales.

(2)  En este punto tenemos perspectivas diferentes, tú has ido de temas políticos o históricos con derivaciones eclesiales. The Wanderer opina casi exclusivamente en temas eclesiales, y mis divergencias han sido en estos temas “necesariamente” y en los otros por derivación. No coincido en que las diferencias broten a la “luz del día”, ese sos vos, pero si algo no hacen estos tipos, es diferenciarse a la luz del día, sino presentarse en la bruma de los atardeceres de su decadencia. Son tradicionalistas que cultivan a Bouyer (¿?) , y en esto no puedo engañarme, tú bien sabes que Bouyer es modernista (salvo que hayas tenido la inteligencia de no leerlo, lo que no creo dado tu voracidad de lector), tienes para ello una larga trayectoria tomista, podrán llevar a engaño a neófitos, pero cualquier profesorcito de historia de las ideas, sin fe ni pasión, sabe muy bien en qué escuela del pensamiento pondría a este autor. Hay en PDF una libro de este autor sobre la eucaristía donde se condensan todas las expresiones de la teología modernista. Y de estas evidentes contradicciones que me he tomado el trabajo de resaltar, puedo citar muchas otras. Ahora bien, el “peor enemigo” es el modernismo, en eso estamos de acuerdo, más que el Islam, que es el enemigo declarado. Siempre el peor está dentro de uno mismo. Pero ¿es infiltrado? O ¿es incauto?, ¿presa él mismo del error y de la confusión? . Y aquí te doy una parte de razón ya que, como me aconsejas, hay otros que me han dicho que debo ser más paciente y caritativo con personas que van llegando de a poco y con endeble formación, pero con buena fe. Pero zapatero a tus zapatos, si así fuera, a ti te toca hacer de ellos, primero unos caballeros, ya que sin esto, nada se puede; y segundo, enderezarles hacia Santo Tomás y sacarlos de estos meandros en los que se pierden. Pueda ser que tengas la “dulzura” del maestro que aconsejaba Don Bosco. Por mi parte, sólo pierdo el tiempo con los que demuestran buena madera previa, cojones, franqueza y humildad. Con estos otros no tengo paciencia ni aptitudes, ni ganas. Pienso en los que leen con confianza partiendo de un rótulo equívoco y pueden ser engañados, a ellos me dedico con celo de padre, y, debo confesarte, que los considero irredentos (y puede ser ese mi pecado), “bota chueca” diría mi madre. Y agrego, cuando uno entra en estas discusiones y alardeos intelectualoides modernos, siempre termina en una blasfemia. Esto gozo de pensar libre, lo produce. Y muchas veces uno no lo hace con intención directa. Tengo la costumbre de juntarme con gentes rudas en asuntos de cacerías y caballos, y no pocas veces me toca escuchar blasfemias llevadas por las malas costumbres :”Me cago un Dios” , “¡La hostia!” y otras linduras con respecto a la Virgen que no voy a repetir. La experiencia me dice que hay que calentarse y armar un despelote, no lo hacen nunca más, y aunque te explican que no era intención blasfema, la cosa cala. ¿Cómo llamarías vos a un escolio que dice que San Pio X tenía conductas inmorales? (y es uno de los señalados, que son muchos). Sé positivamente que sabes como yo que eso es una blasfemia, contra el Santo, contra quienes lo declararon, contra el Magisterio, y por tanto, contra Cristo mismo. Me dirás… no saben lo que dicen, hay que tenerles paciencia. Bien, es tu método, yo armo un despelote. Veremos qué sirve mejor. ¿Destructivo? Sin lugar a dudas. ¿Graves y desproporcionados? ¿Severos? Sí, de acuerdo. No he logrado proporcionar la repulsa a la falta cometida, me he quedado corto. Pienso en San Pedro, allá por el juicio, “¡Que pase el que dijo que San Pio X era inmoral!” . ¡Pero Dardo! Me dirás, ¡estaban boludeando, no quisieron decir eso! . Como dijo Castellani, debe haber un infierno para los boludos. Cuando uno habla de las cosas de Dios, debe andarse con cuidado. Bastante severo, desproporcionado y grave fue Cristo cuando le dijo al pobre San Pedro “¡Apártate de mi Satanás!”. Alguien debe decirles que cuando la Iglesia declaró Santo a un hombre, no se jode más. El enemigo no habita en la Iglesia oficial, el enemigo habita en nosotros, en el liberalismo que nos inficiona y nos hace perder toda sensibilidad católica.
     
                             -Nobleza obliga: se me ha pedido autorización desde The Wanderer para recordar fragmentos o pasajes de mi libro “ La Iglesia traicionada”. Cortesía que agradezco pero que entiendo que no era necesaria, como que echada a rodar públicamente una hoja siquiera, queda el autor de la misma expuesto a ser analizado con la misma libertad con la que uno escribe. Y he consentido con la misma cortesía a ese pedido precisamente porque no veo qué doble sentido o intención simulada pueda haber, cuando coincidencias y diferencias están tan expresamente delimitadas. No me tengo por el destinatario del primer verso del famoso soneto de Lope: ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?”. Más bien me tengo por un piantavotos, con cuya proximidad antes se pierde que se gana.

(3)  Coincido contigo, no es fácil traicionar el ideario de alguien que ha sido claro y profuso en su expresión, como lo has sido tú. Si, pero… todos sabemos, y aunque sea incómodo tocar el tema (soy de los que toca temas incómodos), tu demoledor trabajo sobre Bergoglio, perfectamente fundado y prudentemente circunscripto, hará que los enemigos del papado lo citen parcialmente para demostrar que todo eso que se llama “papado”, y eso que llaman “magisterio”,  fue siempre un error y un cuento chino, haciéndote coincidir hasta con Lutero. Ante eso, vos tendrías todo lo escrito para refutar una cita descolocada, pero el asunto que nos ocupa es de si estos hombres de los que hablamos, están haciendo esta traición. Tú crees que no. Yo creo que sí. Y lo creo porque en su forma ladina, lo dicen. Por ejemplo, lo dice Bouyer, que ataca la infalibilidad y etc. Espero equivocarme yo, pero el pálpito es más que un pálpito. Aquellas discrepancias que existen entre ustedes, son de tal tenor, que frente a un pensamiento monolítico como es el cristiano católico después del tomismo (cosa que ellos consideran un mal y una deriva absolutista) y que sin dudas tu profesas de forma paradigmática (con las solas traiciones del itálico cuore y siempre a favor de la tendencia amorosa), me dicen que cuando coinciden, coinciden sobre un equívoco. Y para terminar este párrafo, no me vengas con que ¿quién es tan bruto que quiere tener a Caponnetto de su lado? Si quedaran diez tipos en Sodoma, uno de ellos eres tú. Te carajearán, te expulsarán, y todos sabrán que tu cercanía espanta votos. Pero más allá de los números de seguidores que se ganen o se pierdan, amigos o enemigos ( y tengo que sonrojarme)  saben en el fondo de sus almas que existe un valor individual en ti, por ser lo que sos, que ante mí mismo importa si merecí tu aprecio. Eso nos pasa a todos con un reducido número de personas. Uno puede ganar las elecciones por mayoría de cien a uno, pero puede sufrir indeciblemente por la desaprobación de su padre, y si no, preguntale a Macri.    

                              -Ignoro al fin cuando se formó y se soltó “el monstruo” en la Iglesia. Pero no advierto en ninguna de las partes que presentas en litigio, que se quiera eximir al Concilio Vaticano II en la gestación de Frankestein. Será cortedad mía, pero más bien me parece que estamos como esos abuelos que,ante un nieto, disputan por acentuar tales o cuales parecidos, para terminar aceptando, a regañadientes, que tiene un poco de cada miembro de la parentela. El monstruo que nos aqueja sabe tener genes del siglo XIV, de otros más próximos, como el estúpido, según llamó Daudet al siglo XIX, del XX que se nos fue de las manos y de cincuentonas esperpénticas como el Vaticano II. Tengamos la fiesta en paz y libremos la guerra –siempre, siempre- pero contra los gigantes reales. Te lo dice alguien que aún le cree a Dorotea si lo llama a la lid contra el urso Pandafilando de la Fosca Vista.

(4)  En este último párrafo expresaré mi disidencia contigo, que es histórica, prudencial y sutil, no doctrinaria, pero que amerita todo un ensayo que te debo y trataré de cumplir.


                           Un abrazo En Cristo y en la Patria
                                Antonio Caponnetto


(5)  Otro para ti, en San Pio X, adalid del antimodernismo.     

32 comentarios:

  1. Una opinión al respecto:
    Sobre los pseudónimos digamos que hay mucha tela para cortar, pues hay muchas motivaciones para usarlos. Atacar sin más de cobardía a quien los usa me parece una brutalidad. Recordá lo de Kempis: "no poner atención en quién lo dice, sino en qué dice".
    Me parece que Wanderer en ningún momento señaló que San Pío X fuera inmoral. Dijo que el sodalitium pianum puede traer algunos inconvenientes. Entre otros, morales. Pero eso no lo hace inmoral a San Pío X ni pone en tela de juicio su canonización. Ni se afirma que el papa Santo haya aprobado -sies que hubo- inmoralidades. Tampoco creo que haya afirmado que previó que sucederían inconvenientes morales y no le importaron. Y por último, los santos no son impecables. Y decir que un santo haya cometido un pecado (esto no lo dice Wanderer) no constituye una blasfemia.
    No creo que Wanderer considere a Santo Tomás de Aquino un mal. Sobre el tomismo, habrá que ver a qué llamaos tomismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The Wnaderer en ningún momento señaló -con claridad- que S. Pío X fuera inmoral. ¡Claro, si es lo que dice D. Dardo! Ésa precisamente es la objeción: ¿claridad? ¡Ni a ganchos! Son solapados, "vivos", duchos en disimulos y doblez. "El fin no justifica los medios"... ¡Qué mariconada! ¡Claro que no justifica los medios, siempre que sean intrínsecamente malos! ¿No impulsó y aprobó el mismo Papa una organización "inmoral"? ¿A quién acusan, al martillo o al que golpea sus cabezotas con el estrumento?
      Y los escolios están ahí, para el que quiera leerlos. Inventos de Dardo no son. Atte
      Juan Héctorez

      Eliminar
    2. "Todo gobernante, aún el de una congregación religiosa, debe tener un cierto 'servicio de inteligencia'. Es una cuestión de prudencia política básica. El problema es que un sistema de información no debe convertirse en un sistema de delación y de extorsión.
      Por ejemplo, no me parece lícito que un sodalitium o como quiera llamarse, tenga miembros que finjan ser modernistas, que hablen como modernistas, que aparenten amistad y afecto por otros sacerdotes, para 'tirarles la lengua' y después delatarlos en el Vaticano, o a sus superiores. Este tipo de actitud implica mentir, en primer lugar, y una traición a la amistad y palabra dada, por más modernista o francisquista que sea el traicionado.
      Un servicio de inteligencia con estas prácticas, además, puede tornarse fácilmente en un sistema extorsivo...".
      Hasta aquí Wanderer.
      Repito, no dice que San Pío X estuviese al tanto de que hubiera hechos inmorales en el sodalitium, ni que hubiera aprobado hechos reñidos con la moral o que él hubiese delieneado los métodos del sodalitium.
      Ahora bien, si así actuó el sodalitium pianum no lo sé. Cierto es que los otros papas -incluido Pío XII- no lo restauraron. Tal vez por otros motivos prudenciales.
      Insisto en que la canonización no implica que el santo no hubiera cometido ningún error o pecado. Pues en ese caso se trataría sólo de la Sma. Virgen o de Nuestro Señor Jesucristo.
      Señalar un defecto o aún un pecado de alguien no implica tacharlo de inmoral. Inmoral es quien se opone a la moral, no el que tenga defectos o pecados. De otro modo todos seríamos inmorales.

      Eliminar
    3. Defender la Fe por supuesto va a traer inconvenientes.

      No eran de los nuestros y cambiaron de táctica, ahora no se van, se quedan para destruir desde adentro.


      Claudio, lo que el wanderer "no dice" es más elocuente que lo que dice. El wanderer y casi todos sus seguidores son modernistas, con distintos matices pero modernistas al fin, y ese virus es muy difícil de erradicar. El wanderer no es quien para señalar ningún supuesto defecto de un papa verdadero, defecto es pretender juzgar a san Pío X, sobre todo con las lentes deformadas por el modernismo que él tiene.

      Eliminar
  2. Sos consecuencia del tomismo servil. Caíste en el foso nomás. Mucho ruido y pocas nueces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el mejor piropo que he recibido en años. "Servil al tomismo" me encanta.

      Eliminar
  3. no todos son "milicos", Dardo.
    Tèngales un poco de paciencia a los vecinos del blog.
    Si derraparan màs claramente para el Modernismo, se lo prendemos fuego.

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy bueno! Aquí se demuestra que el bueno de don Antonio en el fondo es un ingenuo. Y esto no significa hablar mal de él. Simplemente señalar que la tutoría que Dardo ejerce desde este blog nos viene bien a todos para abrir los ojos, desde nosotros, pobres lectores hasta el grande Caponnetto.

    ResponderEliminar
  5. Hay que relativizar el anonimato de Wanderer. Yo, que soy un ilustre desconocido sin poder alguno ni "Relaciones" de ningún tipo, investigando un poquito descubrí quienes son llego a la conclusión que son perfectamente muy bien junados por los Altas Esferas.

    ResponderEliminar
  6. Últimamente pareciera que este blog ha perdido la capacidad de compresión de textos. Sólo intenta adivinar intenciones y aparentemente tampoco lo logra.
    No digo que Wanderer sea un buen blog, sino que no es lo que los cocodrilos creen que es.

    ResponderEliminar
  7. ¿Cuando se jodió la Iglesia (me refiero a los hombres de Iglesia, no a La Iglesia impecable sin mancha ni arruga etc.)? Yo creo que ya nació medio así, primero Judas, luego los "hermanos" que perseguían a San Pablo, o los anticristos que "salieron de nosotros, pero no eran de nosotros" que decía San Juan y así hasta nuestros tiempos el "misterio de iniquidad" estuvo actuando desde el principio. El problema del CVII es que ahí, o unos años antes, agarraron la manija.

    ResponderEliminar

  8. Miren esta respuesta del wanderer, en ella muestra su verdadera cara, realmente ese odio a san Pío X es algo que no se entiende ¿de donde le vendrá?
    ya se sabe que el diablo odia Trento, vaticano I y la verdadera misa ¿esa ojeriza con un verdadero papa tendrá el mismo origen?

    Wanderer dijo...
    Anónimo de las 18:16: Tiene toda la razón del mundo. Fundar la Tradición en Bouyer sería un disparate que no sé a quién se le podría ocurrir.
    La Tradición se funda en los Padres y Doctores de la Iglesia y en las enseñanzas de los Concilios Ecuménicos, por ejemplo. Jamás se fundaría en un teólogo particular, o en un papa en particular.
    Sería como pretender fundar la Tradición de la Iglesia en San Pío X o en la revelaciones de Fátima.
    24 de enero de 2017, 5:39
    https://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2017/01/el-trono-de-la-sabiduria-de-louis-bouyer.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la existencia de malos papas, ellos pasan a destruir el magisterio entero.

      Eliminar
    2. No es asi, hasta vaticano segundo tenían asistencia, algunos no habrán sido buenos del todo pero no destruían el magisterio, a partir del usurpador roncalli directamente se cismaron del magisterio.

      Eliminar
  9. No se pueden mezclar así tan ligeramente los tantos, que el misterio de iniquidad obre no significa que la iglesia haya nacido torcida, en todo caso la creación se torció por envidia del demonio.

    ResponderEliminar
  10. Wanderer y su gente, en su forma de pensar, se acercan mucho a quienes no aceptaron vaticano primero.

    ResponderEliminar
  11. Que bueno, en este blog te publican los comentarios que el wanderer te borra.

    ResponderEliminar
  12. Que malo que este blog no publica los comentarios que Calderón te borra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo elimino los que son muy insultantes (o muy estúpidos).

      Eliminar
  13. Yo la verdad que no veo odio a San Pio X porque se diga que la Tradición no se puede fundar en él, porque tiene razón: la Tradición no se funda en un papa o en ninguna persona.
    Lo que veo más bien es odio inconsiderado al Wanderer. Terminan convirtiéndose en parásitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, no es así como Ud lo plantea y ese error se la ha contagiado el blog diletante. Claro que la Tradición ES la doctrina de los Papas, el Magisterio de la Iglesia, Magisterio que constituye la regla próxima de la Fe, que dice justamente y en forma objetiva y externa a nosotros, qué es revelación y qué es tradición, o si no, ¿quién lo dice?. Si no fuera así, el que dice qué es tradición y qué es revelación, sería Ud (cada uno de nosotros), y eso, estimado amigo, es Lutero. Estos muchachos, por contrariar las "opiniones" que vierten los Papas conciliares (en especial Francisco), demuelen todo el magisterio anterior y se convierten en intérpretes de la revelación y la tradición con sólo los textos, igualito que Lutero. Si quiere permanecer católico, tenga en cuenta que San Pio X (y el magisterio ordinario y extraordinario de "todos" los Papas) constituyen la regla de nuestra fe, es aquello "en lo que hay que creer", y expresan el contenido de la revelación y de la tradición. Son una misma cosa en su desarrollo. La tradición Sí se funda en personas, en Cristo, en los Apóstoles y en los Papas, todos personas. El problema de las novedades modernistas, no se soluciona derribando todo el magisterio y constituyéndose uno en el determinador de qué es Tradición o Revelación con "sólo el libro". Si quiere entender cuál es la diferencia del "pseudo magisterio" conciliar, lea La Lámpara bajo el Celemín.

      Eliminar
    2. Con respecto a lo último, no hay odio desconsiderado, hay odio considerado al error e intento (con no mucha suerte) retirar estas ideas parasitarias del tradicionalismo. En el libro recomendado, se anuncia hace tiempo. que los tradicionalistas, por contradecir las falsas enseñanzas de los últimos Papas, pueden caer en el error de aniquilar todo el Magisterio de la Iglesia, y justamente eso es lo que está ocurriendo.

      Eliminar
    3. El cocodrilo wanderiano25 de enero de 2017, 8:43

      La Tradición no es el Magisterio, ni el Magisterio es la Tradición. La Tradición es, junto con las Sagradas Escrituras, fuente de la Revelación; el Magisterio es el ente docente que enseña lo que Dios reveló a través de esas fuentes. Lo de "regla próxima" no está mal, siempre y cuando se lo entienda adecuadamente (hasta donde sé, es una expresión utilizada por los teólogos recién hacia el siglo XIX). El error de Lutero es interpretar las Escrituras por fuera de la Tradición, no "decir qué es Tradición y qué no" (directamente negaba una de las fuentes). El Magisterio tiene un carácter "declarativo" de la Revelación, no "constitutivo", como no podría ser de otra manera. Respecto de qué margen de error tiene el Magisterio ordinario, ya ha sido relativamente aclarado por los teólogos. Me parece que su comentario mezcla todo. Ni magisterioclastas ni magisteriólatras.

      Eliminar
    4. No es una expresión del siglo XIX, es doctrina segura, dogma, y una vez expresado en cualquier siglo, es Verdad de Fe, lo suyo es historicismo, de lo que están repletos. Da lo mismo si fue en el siglo I o en el XXI ¿O pone Ud en duda el dogma de la infalibilidad papal porque es nuevito? Si es así, dígalo valientemente y sepamos que es protestante . En cuanto a la fuente de la revelación, es Dios, que es quien revela, esta revelación está contenida en las escrituras y en la tradición apostólica de la Iglesia. ¿Cómo sé cuàl es esa tradición? ¿Cómo sé què dicen las escrituras, cómo debo interpretarlas, cómo traducirlas? A través del Magisterio. El Magisterio no es un simple ente docente como la piojenta universidad a la que probablemente usted está adscripto. Es el mismo Espíritu Santo que se expresa a través del Magisterio Infalible de los Papas y de los Concilios unidos al Papa. No puedo saber de ninguna manera cual es la Revelación ni la Tradición, sino por intermedio del Magisterio. No puedo corregir al Magisterio a base de escrituras y tradición, porque las escrituras y la tradición, sólo pueden ser definidas e interpretadas por el Magisterio. Si usted quiere decir, con Bouyer, que puede enmendarle la plana al Magisterio Papal, a base de la lectura de los textos, usted simplemente no es católico, porque esos textos y esas tradición, dicen lo que dice el magisterio que dicen, y no lo que dice Ud. Nosotros recibimos esas verdades reveladas por intermedio del Magisterio de la Iglesia, ¡y no hay ninguna otra maldita forma de recibirlo! Lo que Ud pretende, es sentarse y discutirle al Espíritu Santo, o, como Bouyer, decir que tiene Ud una igual asistencia del Espíritu Santo que el Papa, lo que son sendas herejías. Tradición más o menos, llega al mismo lugar de Lutero, niega el valor del Magisterio de la Iglesia, lo transforma en cosa humana, niega la infalibilidad de Pedro, pone todo en un plano historicista y comete la más enorme de las tropelías al crear un cocodrilo wanderiano; los wanderianos son ratones de biblioteca.

      Eliminar
    5. Ahhh! y le falta una... diga con Bouyer que la tradición es fruto de la expresión del sensus fidei, que es el Espíritu en los fieles todos que lo reciben en comunidad, y que luego es tomado y expresado por los teólogos, que la misa es la expresión comunitaria de ese Espíritu, y se gana un buen lugar en la hoguera preparada por las encíclicas de San Pio X. Que sin ninguna duda es lo que usted se está tragando y no quiere decir con todas las letras

      Eliminar
    6. El cocodrilo wanderiano25 de enero de 2017, 15:53

      No respondo por lo que diga Bouyer, a quien no conozco. Por favor, indíqueme cuándo se declaró dogmática la sentencia según la cual "el Magisterio es regla próxima de Fe" (no, no lo va a encontrar). Tómelo como quiera, pero aprovecho para mencionar que toda esa perorata que Ud. hace es la que precisamente le hicieron a Mons. Lefebvre para silenciar cualquier tipo de protesta de su parte: que él no era nadie para decirle al Papa lo que es o no Tradición, etc, etc.

      Eliminar
    7. El cocodrilo wanderiano25 de enero de 2017, 16:04

      Ah, y no, no pongo en duda la infalibilidad pontificia. El dogma tal y como se definió estaba contenido en la Tradición: siempre fue de la esencia del ser católico el no poder dudar de una sentencia definida solemnemente; distinto es el caso del Magisterio Ordinario, que SÍ tiene algún margen de error, como por ejemplo el error o ambiguedad -discutible si lo uno o lo otro- respecto de los fines del matrimonio en Humanae Vitae, que ES un acto magisterial (les aviso a los lefes que los Papas posconciliares también ejercieron Magisterio).

      Eliminar
    8. Bien, ya vamos mejorando, ahora más tranquilos le ruego lea el libro La Lámpara Bajo el Celemín, que trata todos estos temas en profundidad. Vea como los Papas conciliares NO hicieron magisterio, vea el valor del magisterio ordinario, vea que hay que tomarse más en serio el magisterio. Después de este cruce, es al ñudo seguir, lea por favor ese libro, sáquese los prejuicios antilefes, no va a perder el tiempo. Gracias por su intervención, pero yo no puedo agregar más y no tiene sentido estando todo escrito en esa obra.

      Eliminar
  14. Wanderer ha borrado lo de San Pio X y de Fátima. Pero han quedado al descubierto de que no defienden la Tradición, sino que están con la revolución a fuego lento de Bouyer , Ratzinger etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo borraron! ¡Qué ricos tipos! Podrían tener el valor de corregirse y no la cagonería de hacer desaparecer las pruebas.

      Eliminar
  15. jhaaaaa!!! que habían sido bien herejes estos caminantes y tenían el tupé de corregirlo a Santo Tomas, San Pìo X y hasta a Nuestra Señora. Y todo por defenderlo al amigo de Montini, el P. Bouyer ese. Luterano Inconverso

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.