...

...

lunes, 13 de marzo de 2017

Cuatro años con Francisco,

13/03/2013 - 13/03/2017

Soberano Blasfemador del Vaticano
Alejandro Sosa Laprida - 13/03/2017
                          « Con Francisco a mi lado, infierno asegurado »Resultado de imagen para imágenes de francisco
« Quienquiera que ama la verdad aborrece el error y este aborrecimiento del error es la piedra de toque mediante la cual se reconoce el amor a la verdad. Si no amáis la verdad, podréis decir que la amáis e incluso hacerlo creer a los demás; pero estad seguros que, en ese caso, careceréis de horror a lo que es falso, y por esta señal se reconocerá que no amáis la verdad. » Ernest Hello.


Cuando se trata de referir las dichos y los hechos de Francisco, resulta imposible no encontrar blasfemias diseminadas por doquier, cualquiera sea el tema abordado o la acción ejecutada. Si me he decidido a dedicar un artículo a algunas de sus cuantiosas blasfemias, ha sido con la precisa finalidad pedagógica de poner de relieve las más « descollantes », para que así los cristianos, tomando conciencia de la malicia y de la impiedad incalificables de este hombre insensato, puedan escapar a sus diabólicas celadas y no sean seducidos por el falso Evangelio que él predica ni por el Cristo adulterado que él presenta engañosamente al mundo, escudándose en el inmenso prestigio y en la considerable autoridad moral que su investidura le confiere.

Considero necesario agregar aquí una especificación suplementaria: si hubiese que identificar un rasgo distintivo en el pontificado de Francisco, una marca de fábrica que lo caracterizara adecuadamente, un común denominador que diera coherencia a sus palabras y a sus gestos, un telón de fondo siempre presente en todo lo que dice y hace, éste sería, sin lugar a dudas, la blasfemia. En efecto, Francisco las profiere con la misma naturalidad con la que respira, eructa sus improperios contra todo lo sagrado con una habilidad notable, una delectación diabólica y una impudicia prodigiosa. Van a continuación algunas piezas escogidas de las incesantes y multiformes expectoraciones bergoglianas:
« Yo creo en Dios, no en un Dios católico; no existe un Dios católico, existe Dios[1]. »

Esta única frase, lanzada seis meses después de su elección, y que fuera objeto de una cobertura mediática planetaria, debería haber bastado para suscitar una condena inapelable del extraordinario insultador argentino. Ahora bien, condena no la hubo, ni nada que pudiera asemejársele. No hubo ni tan siquiera un tibio pedido de rectificación o, cuando menos, de aclaración semántica. Al fin y al cabo, era la primera vez en la historia de la Iglesia que un « Papa » negaba la existencia del Dios católico: convengamos que no nos encontramos ante una aseveración anodina…

Esta cruel ausencia de reacción prueba fehacientemente el estado de descomposición espiritual, intelectual y moral de los católicos, es un indicio cierto de la indiferencia pasmosa en la que se halla el mundo católico con respecto a la fe, y esto ante una frase explosiva como pocas y que se comprende sin la menor dificultad.

Y si a alguien le pareciese que dicha sentencia sería susceptible de 
recibir una interpretación benigna y ortodoxa, en conformidad con el magisterio, y no fuese capaz de percibir en ella una colosal impiedad, el odio a Dios y a su Iglesia manifestados en un grado paroxístico, con toda la malicia del demonio expresándose por la boca de este hombre inicuo, me vería en la rigurosa obligación de decirle que se encuentra en un problema muy serio, y que más le valdría sacudirse la somnolencia espiritual que padece antes de que fuera demasiado tarde…

Prosigamos. Según Francisco, Jesús tuvo que pedir perdón a sus padres a causa de su « travesura » en el Templo de Jerusalén. Y sus padres, naturalmente, le significaron su desaprobación. Manifiestamente, Francisco tiene el sentido de la oportunidad, ya que tuvo la delicadeza de hacer este « cumplido » a Jesús, María y José con motivo de la homilía de la fiesta de la Sagrada Familia, el 27 de diciembre de 2015, en la basílica de San Pedro. Sepan disculpar lo extenso de la cita, pero es necesario para poder captar plenamente la gravedad de las palabras de Francisco:

« Al final de aquella peregrinación, Jesús volvió a Nazaret y vivía sujeto a sus padres                 (cf. Lc 2,51). Esta imagen tiene también una buena enseñanza para nuestras familias. En efecto, la peregrinación no termina cuando se ha llegado a la meta del santuario, sino cuando se regresa a casa y se reanuda la vida de cada día, poniendo en práctica los frutos espirituales de la experiencia vivida. Sabemos lo que hizo Jesús aquella vez. En lugar de volver a casa con los suyos, se había quedado en el Templo de Jerusalén, causando una gran pena a María y José, que no lo encontraban. Por su aventura[2], probablemente también Jesús tuvo que pedir disculpas a sus padres. El Evangelio no lo dice, pero creo que lo podemos suponer. La pregunta de María, además, manifiesta un cierto reproche, mostrando claramente la preocupación y angustia, suya y de José. Al regresar a casa, Jesús se unió estrechamente a ellos, para demostrar todo su afecto y obediencia. Estos momentos, que con el Señor se transforman en oportunidad de crecimiento, en ocasión para pedir perdón y recibirlo y de demostrar amor y obediencia, también forman parte de la peregrinación de la familia[3]. »

El 15 de agosto de 2013 Francisco visitó la comunidad de Clarisas contemplativas del monasterio de Albano. Allí explicó a las religiosas, en un tono pretendidamente humorístico, que María se había rebelado contra San Pedro, le había desobedecido y, a hurtadillas, durante el transcurso de la noche, sin nadie que pudiera verla, había conseguido que todo el mundo se salvara:
« Radio Vaticana[4] conversó con dos de las religiosas [clarisas, del monasterio de Albano] que estuvieron en el encuentro de casi 45 minutos con el Santo Padre. La Madre Vicaria, Sor María Concetta, dijo que el Papa ‘‘ estaba tranquilo, distendido como si no tuviera nada que hacer o como si no pensara en alguna cosa. Nos ha hablado -de un modo que nos tocó mucho- de María, en esta Solemnidad de la Asunción, porque la mujer consagrada es un poco como María. Nos ha contado una bella historia que nos ha hecho reír a todos, incluso a él mismo: María está en el Paraíso; San Pedro no siempre abre la puerta cuando llegan los pecadores y por eso María sufre un poco, pero se queda quieta. Y en la noche, cuando se cierran las puertas del Paraíso, cuando nadie ve u oye nada, María abre la puerta del Paraíso y hace entrar a todos[5].’’ »

Visiblemente, Francisco se complace y se regocija intensamente injuriando a la Madre de Dios. Para él, Nuestra Señora, al pie de la Cruz, se habría sublevado contra Dios, tildándolo de mentiroso. Éstas son sus declaraciones, efectuadas el 20 de diciembre de 2013, con motivo de una homilía dada en la Casa Santa Marta:
« Ella estaba silenciosa, pero en su corazón, ¡cuántas cosas le decía al Señor! ¡Tú, aquel día, me dijiste que sería grande; me dijiste que le darías el trono de David, su padre, que reinaría para siempre y ahora lo veo aquí! ¡La Virgen era humana! Y tal vez tenía ganas de decir: ¡Mentiras! ¡Me han engañado![6] » 

Francisco reiteró esta odiosa afrenta hacia la madre de Jesús en numerosas ocasiones. Veamos lo que dijo el 29 de mayo de 2015, nuevamente durante un sermón pronunciado en Santa Marta:
« Muchas veces pienso en la Virgen, cuando le dieron el cuerpo muerto de su Hijo, tan destrozado, escupido, ensangrentado, sucio. ¿Qué hizo la Virgen? ¿Lleváoslo? No, lo abrazó, lo acarició. Tampoco la Virgen lo entendía. Porque, en aquel momento, se acordaría de lo que el Ángel le había dicho: Será Rey, será grande, será profeta, y dentro de sí, con aquel cuerpo -tan herido, que había sufrido tanto antes de morir- en sus brazos, por dentro seguramente tendría ganas de decir al Ángel: “¡Mentiroso! ¡Me has engañado!”[7]. » 

Procuremos descifrar el mensaje que Francisco nos transmite a propósito de la Madre de Dios y Reina de los Ángeles. De acuerdo con su visión, María no comprende lo que le sucede a Jesús, María no entiende el sentido de su sufrimiento, María al pie de la Cruz se rebela contra Dios en su corazón, piensa que ha sido engañada por el ángel Gabriel en la Anunciación, no consiente libre y lúcidamente el sacrificio redentor de su Hijo; por consiguiente, María no es Nuestra Señora de los Siete Dolores ni la Reina de los Mártires. María, evidentemente, no comprendió la profecía de Simeón durante la Presentación del Niño Jesús en el Templo, no sabe por qué está allí y desconoce el sentido de su misión. En definitiva, María ignora cual es el papel que le corresponde en el plan de la salvación…

Ésta es la versión bergogliana del rol desempeñado por Nuestra Señora el Viernes Santo, en el Calvario, al pie de la Cruz, cuando se realizaba la Redención del género humano. Esta versión inaudita del papel que le correspondió a María en la Pasión de Jesús es sencillamente luciferina. Y me atrevo a decir que el hecho de no percatarse de ello constituye un signo inequívoco de ceguera espiritual.

Sin embargo, la obsesión blasfemadora de Francisco no se detuvo ahí. ¿Y por qué tendría que haberlo hecho? Puesto que nadie lo enfrenta y que visiblemente este hombre carece de todo temor de Dios…

En efecto, de acuerdo con su peculiar exégesis bíblica, la Santísima Virgen María no habría sido la única que habría blasfemado contra Dios: su divino Hijo, Nuestro Señor Jesucristo en persona, no se habría quedado atrás. Éstos son sus dichos del 3 de septiembre de 2015 durante un sermón en Santa Marta:

« Jesús, cuando se lamenta -‘‘Padre, ¡por qué me has abandonado!’’- ¿blasfema? El misterio es éste. Tantas veces yo he escuchado a personas que están viviendo situaciones difíciles, dolorosas, que han perdido tanto o se sienten solas y abandonadas y vienen a lamentarse y hacen estas preguntas: ¿Por qué? ¿Por qué? Se rebelan contra Dios. Y yo digo: ‘‘Sigue rezando así, porque también ésta es una oración’’. Era una oración cuando Jesús dijo a su Padre: ‘‘¡Por qué me has abandonado!’’[8]. »

Así pues, según Francisco, Jesús y María se sublevaron contra Dios. Y en su desamparo, blasfemaron. Pero eso, no obstante, fue una verdadera plegaria de su parte, a no dudarlo. Por lo cual Francisco estimula a la gente angustiada por su sufrimiento a seguir el ejemplo de Jesús y de María, sublevándose ellos también contra Dios, blasfemando ellos también contra Dios, contra ese ser malvado y cruel que se desentiende del sufrimiento humano, el cual es, obviamente, absolutamente gratuito e incomprensible…

Francisco nos explica así que, en el preciso momento en el cual nuestro divino Salvador realizaba la redención del género humano por el sacrificio voluntario de su vida en el altar de la Cruz, Él habría blasfemado contra su Padre, rebelándose contra su designio salvífico. Y que, al mismo tiempo, Nuestra Señora, en vez de asociarse de manera lúcida y libre al sacrificio redentor de su Hijo, también habría blasfemado contra la voluntad de Dios, estimándose engañada por la promesa que el ángel Gabriel le había hecho en la Anunciación acerca de la misión de Jesús.

El momento crucial  de la historia de la salvación se vuelve así, de acuerdo con el relato inaudito que nos propone Francisco, un acto de revuelta y de blasfemia contra Dios, de modo tal que el nuevo Adán y la nueva Eva en el Calvario no se habrían conducido mejor que nuestros primeros padres, quienes actuaron bajo el influjo del demonio en el Paraíso terrenal cuando consumaron la falta original. La salvación, entonces, no se habría distinguido esencialmente de la caída, dado que la revuelta contra la voluntad divina habría constituído el común denominador y que Satanás  habría estado presente en el orígen de esos dos momentos decisivos de la historia de la humanidad.

Ésa es la doctrina que Francisco propone a los creyentes: luciferianismo en estado puro. Ése es el verdadero rostro de este falso profeta que la muchedumbre de los católicos continúa considerando con una ingenuidad desarmante el Vicario de Nuestro Señor Jesucristo. Hay que frotarse los ojos.

Lamento ser reiterativo, pero me siento en la obligación de repetirlo: el hecho de no percatarse del caracter diabólico de este individuo es un claro indicio de ceguera espiritual. Esto podrá parecer excesivo a algunos, pero, habida cuenta de sus incesantes herejías y de sus espantosas blasfemias, me parece que no queda otro calificativo disponible. Además, ¿acaso Nuestro Señor en persona no nos advirtió, en su discurso escatológico, que el poder de engaño del que dispondrán los falsos profetas que precederán su segunda venida será tal que, de ser posible, engañarán aun a los elegidos?

Durante la Audiencia general del 11 de septiembre de 2013, Francisco dijo que María y la Iglesia « tienen defectos », pero que debemos « comprenderlos » y « taparlos », e incluso, « quererlos ». Éstas son sus palabras:

« La Iglesia y la Virgen María son madres, ambas; lo que se dice de la Iglesia se puede decir también de la Virgen, y lo que se dice de la Virgen se puede decir también de la Iglesia. […] ¿Amamos a la Iglesia como se ama a la propia mamá, sabiendo incluso comprender sus defectos? Todas las madres tienen defectos, todos tenemos defectos, pero cuando se habla de los defectos de la mamá nosotros los tapamos, los queremos así. Y la Iglesia tiene también sus defectos: ¿la queremos así como a la mamá, le ayudamos a ser más bella, más auténtica, más parecida al Señor?[9] »

En la conferencia de prensa durante el vuelo a Manila, el 15 de enero de 2015, Francisco explicó impertérrito que, gracias al « Pentecostés » conciliar, la Iglesia finalmente consiguió desterrar su antiguo obscurantismo, ya que ahora se ha vuelto « respetuosa » de las demás religiones:

« Pero me parece que la Iglesia ha crecido mucho en la conciencia del respeto -como les dije en el Encuentro Interreligioso, en Colombo-, en los valores. Cuando leemos lo que dice el Concilio Vaticano II sobre los valores en las otras religiones -el respeto-, ha crecido mucho la Iglesia en esto. Y sí, ha habido tiempos oscuros en la historia de la Iglesia, tenemos que decirlo, sin vergüenza[10]. »

El 10 de octubre de 2014 Francisco se dirigió a miembros de laComunión de Iglesias Evangélicas Episcopales que habían venido a verlo al Vaticano. Hay que destacar que Bergoglio no tuvo mejor idea que comenzar su discurso ante los evangélicos, seguramente para distender el ambiente y congraciarse con ellos, haciendo una broma de pésimo gusto, difamatoria y terriblemente ultrajante hacia la Iglesia y que deja entrever el formidable desprecio que el inquilino de Santa Marta abriga hacia la Esposa Inmaculada de Jesucristo:

« Primero de todo, les felicito por el coraje. Ayer me encontré en la puerta del aula del Sínodo con un obispo luterano y le dije: ‘‘¿Usted está acá? ¡Qué coraje!’’. Porque, en otra época, a los luteranos los quemaban vivos [risas][11]. »

Cabe resaltar que la visita de los evangélicos tenía por objetivo honrar al « obispo » episcopaliano Tony Palmer, poco antes fallecido en un accidente de tránsito, gran amigo de Francisco, y que consideraba convertirse al catolicismo pero que había sido disuadido de hacerlo por aquel que en ese entonces era el Cardenal Bergoglio, por la razón que, al decir de éste último, sería de mayor utilidad para la causa ecuménica permaneciendo en el anglicanismo.

Tras el deceso de Palmer, el Cardenal Primado argentino dispuso que le fuesen concedidos funerales episcopales católicos, pese a que ni se había convertido al catolicismo ni era en modo alguno obispo, puesto que la cuestión de la validez de las consagraciones anglicanas había sido dirimida negativamente por León XIII en su encíclica Apostolicae Curae del 13 de septiembre de 1896[12].

El 9 de julio de 2015 Francisco renovó sus insultos en dirección a la Iglesia con ocasión de su discurso en Bolivia a los Movimientos Populares, caterva de organizaciones izquierdistas y anticlericales de la peor calaña. He aquí sus declaraciones:

« Y aquí quiero detenerme en un tema importante. Porque alguno podrá decir, con derecho, que, cuando el Papa habla del colonialismo se olvida de ciertas acciones de la Iglesia. Les digo, con pesar: se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios. Lo han reconocido mis antecesores, lo ha dicho el Celam, el Consejo Episcopal Latinoamericano, y también quiero decirlo. Al igual que san Juan Pablo II, pido que la Iglesia ‘‘se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos’’. Y quiero decirles, quiero ser muy claro, como lo fue san Juan Pablo II: pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América[13]. »

Se habrá reparado en el hecho que, además de la blasfemia intolerable lanzada contra la Iglesia y de la mentira notoria acerca de los « muchos y graves pecados » que Ella habría cometido en perjuicio de los indígenas « en nombre de Dios », Francisco se erige en portavoz de los adversarios de la Iglesia, apropiándose la leyenda negra anticatólica y antiespañola, fabricada enteramente por los enemigos jurados del catolicismo y de la España católica, a saber, los protestantes, los « filósofos » y la masonería…

El último ejemplo de blasfemia que he escogido es el de la negación del milagro de la multiplicación de los panes. Conviene señalar que se trata de un lugar común del « magisterio » bergogliano, sostenido en múltiples ocasiones desde el día de su elección. Comparto con ustedes tres, la primera de ellas con motivo de un discurso pronunciado ante el Comité Ejecutivo de Caritas Internationalis el 16 de mayo de 2013:

« Respecto a los panes y los peces quisiera agregar un matiz: no se multiplicaron, no, no es verdad. Simplemente los panes no se acabaron. Como no se acabó la harina y el aceite de la viuda. No se acabaron. Cuando uno dice multiplicar puede confundirse y creer que hace magia, no. No, no, simplemente es tal la grandeza de Dios y del amor que puso en nuestros corazones, que si queremos, lo que tenemos no se acaba. Mucha confianza en esto[14]. »

Ésta es la segunda cita, tomada del Angelus del 2 de junio de 2013:
« Luego toma los panes y los peces, eleva los ojos al cielo, pronuncia la bendición -es clara la referencia a la Eucaristía-, los parte y comienza a darlos a los discípulos, y los discípulos los distribuyen... los panes y los peces no se acaban, ¡no se acaban! He aquí el milagro: más que una multiplicación es un compartir, animado por la fe y la oración. Comieron todos y sobró: es el signo de Jesús, pan de Dios para la humanidad[15]. » 

Finalmente, he aquí la tercera, extraída de su homilía en Santa Cruz de la Sierra del 15 de julio de 2015:

« Es una invitación que resuena con fuerza para nosotros hoy: “No es necesario excluir a nadie. No es necesario que nadie se vaya, basta de descartes, denles ustedes de comer”. Jesús nos lo sigue diciendo en esta plaza. Sí, basta de descartes, denles ustedes de comer. La mirada de Jesús no acepta una lógica, una mirada que siempre “corta el hilo” por el más débil, por el más necesitado. Tomando “la posta” Él mismo nos da el ejemplo, nos muestra el camino. Una actitud en tres palabras, toma un poco de pan y unos peces, los bendice, los parte y entrega para que los discípulos lo compartan con los demás. Y éste es el camino del milagro. Ciertamente no es magia o idolatría. Jesús, por medio de estas tres acciones, logra transformar una lógica del descarte en una lógica de comunión, en una lógica de comunidad[16]. » 

Francisco niega así explícitamente el caracter milagroso de la multiplicción de los panes, que el llama blasfematoriamente « magia », y niega también, de manera implícita, la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, dando a entender que creer en ella sería una manifestación de « idolatría », lisa y llanamente…

Para terminar, me gustaría compartir con ustedes un pasaje tomado de un sermón en Santa Marta del 15 de junio de 2013, es decir, apenas tres meses después de su elección:

« Y cuando vamos a confesarnos, por ejemplo, no es que decimos el pecado y Dios nos perdona. No, ¡no es esto! Nosotros encontramos a Jesucristo y le decimos: ‘Esto es tuyo y yo te hago pecado otra vez. Y a Él le gusta eso, porque ha sido su misión: hacerse pecado por nosotros, para liberarnos. […] ¡Cristo se ha hecho pecado por mí! ¡Y mis pecados están allá, en su Cuerpo, en su Alma! Esto es de locos, pero es bello, ¡es la verdad![17] »

A ningún cristiano piadoso se le ocurriría decir eso refiriéndose a Nuestro Señor. Eso es algo evidente. No, decididamente, palabras de este tenor no pueden provenir más que de un espíritu infernal vomitando su odio definitivo e irrevocable hacia nuestro adorable Redentor.

En razón de las espeluznantes blasfemias proferidas sin solución de continuidad por Francisco, me veo compelido a concluir que este individuo presenta un severo estado de posesión diabólica. En efecto, me parece que ninguna otra explicación da cuenta de ese fenómeno extraordinario que consiste en ultrajar sin cesar todas las realidades sagradas durante cuatro años consecutivos, con la circunstancia particularmente agravante de hacerlo en tanto que supuesto Vicario de Nuestro Señor Jesucristo…

Soy de la opinión de que ya es sobradamente tiempo de alzar la voz y de atreverse a llamar las cosas por su nombre. Si me lo permiten, desearía aprovechar esta ocasión para declarar pública y solemnemente, teniendo plena conciencia de la extrema gravedad de mis palabras, pero con la certeza más absoluta, que Jorge Mario Bergoglio, alias « Papa Francisco », pero a quien correspondería mejor el título de Soberano Blasfemador del Vaticano, se halla poseído por espíritus maléficos que le inspiran todas estas abominables blasfemias contra Dios, contra Nuestra Señora y contra la Santa Iglesia.

En el libro del Apocalipsis, el apóstol San Juan evoca una bestia que tenía « dos cuernos semejantes a los de un cordero, mas hablaba como un dragón », a la que llama también « falso profeta », cuya misión será la de hacer que el poder espiritual desvirtuado se ponga al servicio del Anticristo, a los efectos de legitimarlo a los ojos del mundo. Esta palabras proféticas del vidente de Patmos, ¿podrán aplicarse literalmente al actual ocupante del trono petrino? Debo reconocer que lo ignoro. Pero también debo confesar que contemplo esta eventualidad cada vez más seriamente…



[1] Entrevista con Eugenio Scalfari el 24 de septiembre de 2013,  publicado el 1 de octubre en La Repubblica.
[2] Francisco empleó el término italiano scappatella, cuyo significado es desliz, travesura. La definición del diccionario italiano es la siguiente: « Lieve trasgressione ai doveri morali e di fedeltà, soprattutto a quelli coniugali », es decir, que la noción de transgresión moral y de ruptura de la confianza es inherente al sentido de este vocablo: http://dizionari.corriere.it/dizionario_italiano/S/scappatella.shtml.
También conlleva la idea de falta de reflexión y de ligereza: « Trasgressione temporanea e non grave di principi comunemente accettati; azione compiuta con leggerezza e sventatezza: scappatelle da ragazzi »:
Huelga decir que aplicar tales nociones al comportamiento de Nuestro Señor es algo completamente inaceptable y escandaloso. Y que quien lo haga sea nada menos que el supuesto Vicario de Jesucristo en la tierra y Sucesor de San Pedro, es algo sencillamente inconcebible y manifiestamente diabólico…

40 comentarios:

  1. El autor del artículo dice:

    "Ése es el verdadero rostro de este falso profeta que la muchedumbre de los católicos continúa considerando con una ingenuidad desarmante el Vicario de Nuestro Señor Jesucristo. Hay que frotarse los ojos."
    "...con la certeza más absoluta, que Jorge Mario Bergoglio, alias « Papa Francisco », pero a quien correspondería mejor el título de Soberano Blasfemador del Vaticano"


    No sé por qué se permiten estos comentarios referidos al PAPA Francisco. Soy fiel de la FSSPX y como tal, si bien reconozco la infinidad de errores que comete el Papa, no pongo en duda su figura.
    Es muy imprudente darle cabida a este tipo de opiniones porque hay mucho gil suelto que no entiende que el Papa se puede equivocar así de groseramente como lo demuestra el artículo y aún así seguir siendo el Vicario de Cristo.
    Me parece increíble Dardo que hayas publicado este artículo propio de sedevacantitas.
    Si podés explicar a qué viene esto me voy a quedar más tranquilo.
    Espero una respuesta porque confiaba mucho en los criterios que se manejan acá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya me había avisado el autor que me iban a linchar! ¡Tiene firma, va por él! A mi mucho no me asusta, hay que dejar que el prójimo se exprese, después si quieren lo destrozamos.

      Eliminar
    2. el que tiene cuernos como de cordero pero habla como DRAGÓN...
      ¿entendés?

      Eliminar
    3. Recuerde q el Dante mando un Papa al infierno y no fue pa tanto la cosa

      Eliminar
    4. Es el problema de andar con cocodrilos ¡morden a diestra y siniestra! Yo le expliqué que era mi cola, pero levantó las cejas y me dijo que un cocodrilo es un cocodrilo. No puedo quejarme.

      Eliminar
    5. Me opongo con vehemencia a que el Sr. Cocodrilo sea linchado, vejado o vituperado de cualquier forma que sea. Doy fe pública que no estamos ante un criptosede ni un quitacolumnista de los obtusos ésos que se niegan a reconocer al Vicario de Nuestro Señor en una persona cuyo pasatiempo favorito reside en diseminar herejías a los cuatro vientos y blasfemar como se respira, lejos de él tamaño sinsentido, por cierto rayano en un cuadro de esquizofrenia aguda... Cuando un Papa se equivoca sin solución de continuidad, al punto de poder ser reprendido por cualquier mozalbete estudioso de su catecismo, cuando insulta a Nuestro Señor y a María Santísima sin discontinuar y cuando reza en sinagogas y mezquitas en dirección a La Meca, yo no lo dudo ni un instante y me digo, sin vacilar, "he aquí el Santo Padre, doctor supremo de la Santa Iglesia y Dulce Cristo en la tierra". Luego respiro hondo, me sorbo un buen scotch y me sumerjo tembloroso en los brazos de Morfeo, esperando no toparme con Bergoglio en mis sueños, a ver si todavía le tengo que besar el anillo, llamarlo "Su Santidad" y recibir de él una de sus bendiciones silenciosas a las que nos tiene acostumbrados...

      Eliminar
    6. Entiendo lo que decís Dardo pero no me parece que sea un tema para tomarselo tan a la lijera.
      En todas las misas de la FSSPX se reza por nuestro Sumo Pontífice, pero según la opinión de este perplejo somos todos unos "ingenuos" que no podemos estar más equivocados.
      Sé que lo decís un poco en joda pero no podés permitir que todo el prójimo nos dé su opinión...Libertad de expresión las pelotas.
      Este tipo no puede andar vomitando todos esos calificativos sobre la persona del Papa como si estuviera hablando de Macri o Kretina. Y ni hablar de la "autoridad" con la que lo hace porque no creo que sea Doctor en Teología y Derecho Canónico.
      Repito: permitir opiniones de este tipo es muy imprudente. Hay muchos que leen este blog para mantenerse informados y que confían en el criterio de los lagartos..Por eso espero Dardo que digas algo al respecto porque como bien saben los cocodrilos el que no muerde otorga..

      Eliminar
    7. Bien, guante tomado y concedo alguna razón. Pegémosle un poco a Alejandro. Lo que pasa es que si uno lo conoce, descarta completamente que haya una intención de decirnos ingenuos o tontos o mareados. Es el tipo más amable que se pueda tratar. En el Blog de Flavio Infante ocurrió - en los comentarios- algo parecido; una persona le hecha en cara a Flavio que no diga certeramente que Francisco es un anticristo. Y lo que Flavio dice es lo que se puede decir, NO SE BIEN QUE ESTÁ PASANDO. Lo del Papado es un MISTERIO, y los misterios deben tratarse por santos. Por ello y a pesar de mi perplejidad al respecto de este zafarrancho, dejo que sean los Curas los que marquen la línea al respecto.Me abstengo de concluír. Lo que este artículo aporta son datos objetivos, y sus aseveraciones categóricas son un problema de estilo, pues me consta que el autor no tiene en su interior, tal grado de certeza. Entiendo sus "exabruptos" como entiendo que Cristo le dijera a Pedro "Apártate de mi Satanás", y lo entiendo así porque he conversado con el autor, y no podemos negar, que si Cristo viniera hoy, le diría esa y otras cosas parecidas a Francisco. De las lecturas que llevo, entiendo que el katejon era finalmente el Papado, y entiendo que ha sido removido, es sutil con los anteriores Papas, y de una evidencia palmaria con este. El dique de contención se ha roto y la marea destruye todo a gran velocidad. Francisco, como Pedro en aquella ocasión, está ganado por el demonio en sus pensamientos, esto no hace falta ser teólogo para notarlo, no sólo ha abandonado su función magisterial, sino que recomienda el pecado (ojo, Pedro recomendaba en aquella ocasión a Cristo, que no efectuara la Redención, por mejores razones, concedo, pero muy graves). En suma, no veo una declaración abierta de sedevacantismo en el artículo, pero si un "Apártete de mi Satanás", y en eso no puedo evitar la coincidencia, aunque piense que sigue siendo Pedro, como en aquella oportunidad lo seguía siendo. Queda la esperanza de que un día Cristo se le apraezca y le diga ¡QUO VADIS! ¡PEDAZO DE PELANDRUM!. Como aquella vez, de este hombre nos puede venir todo el mal, y toda la salud.
      ¡Alejandro! ¡No seas tan acertórico! Francisco es como la Hebe Bonafini, no hace falta comentarlo, basta con citarlo. (Ya lo reté, ¿esta bien?)

      Eliminar
    8. Estimado:"NO SE BIEN LO QUE ESTA PASANDO". Este aserto,cuando se lo toma fuera de lo estrictamente personal,puede ser producto de una sana ignorancia. Aquella que se refiere a la historia de las herejias; o propiamente la HISTORIA EN EL MUNDO de la Santa Madre Iglesia Catolica Apostolica.
      NO ES EL PAPADO EL QUE ESTA LIBRE DE ELLA: Todo lo contrario.
      Si ponemos atencion respecto a la Principal herramienta de las sectas hereticas: LA INFILTRACION.
      Desde el principio: Simon ponia plata a cambio de su aceptacion. Hoy ponen mucha plata.
      Y ya estan adentro-y bien dentro de la propia jerarquia conciliar.
      Son el Papa.Disponen desde el Papa.
      Ademas: en orden al mas elemental "manual de uso" controlan la accion y su posible reaccion. Remember Mr. Krah,Madame Perol, e ainda mais.
      En concreto: el GREC, ya "viejo" gestor.
      En definitiva, digan lo que digan, pateen como mejor les guste, solo se va dando con claridad meridiana aquello de que: AL FIN MI INMACULADO CORAZON TRIUNFARA.
      Y ellos lo saben. Por ello "braman" siempre en vano.
      En Cristo Rey y en Maria Santisima Sin Pecado Concebida.

      Eliminar
    9. Ya me puedo ir a dormir tranquilo, gracias Sr. Cocodrilo.
      De todos modos sólo quería fastidiarlo un rato, porque en realidad comparto los sentimientos vicerales de Don Sosa pero los prefiero en privado.

      Eliminar
    10. ¡Que salió ladino! (eso me gusta, es mala intención)

      Eliminar
    11. Acepto gustoso los retos del Sr. Cocodrilo, porque bien merecido los tengo: llevo años intentando ser menos asertórico, por momentos parece que lo logro, pero rápidamente la naturaleza recobra sus derechos, triste condición de los desterrados hijos de Eva...
      Para quienes desearan procurarse el archivo pdf, les transmito el enlace siguiente:

      http://www.catolicosalerta.com.ar/bergoglio2017/cuatro-anos-con-francisco-soberano-blasfemador-del-vaticano.pdf

      Y aprovecho la ocasión para enmendar un error fáctico que se me deslizó en el texto:

      "Tras el deceso de Palmer, FRANCISCO dispuso que le fuesen concedidos funerales episcopales católicos..."

      Eliminar
    12. Vamos a pedirle un curso a Flavio, que trate de "Como evitar que se salte la térmica"

      Eliminar
    13. Ante un usurpador como bergoglio NS callado, como al lado del excomunicado Herodes. ¿se entiende?

      Eliminar
  2. Sí, pero no. No es la Bestia.

    ResponderEliminar
  3. En el sano y buen combate contra el modernismo: ¿Que valor puede tener un "sello" proveniente de un apostata de esta laya?
    Recordar: Atanasio es Santo; Honorio hereje por arriano.
    Este producto del Riachuelo supera con creces al Papa arriano. Con el riesgo de que lo entronice en el Vaticano como ejemplo a seguir. Ya lo hizo con Lutero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. producto del riachuelo comunista woytiliano...

      Eliminar
  4. Satánico! Una vez puede considerarse error (y debería hacer una reparación pública). Pero la cantidad demuestra la intención.

    Leí una vez un comentario q decía q como Quevedo (si no me equivoco) habia hecho un juego de palabras para decirle coja a la reina, así Francisco hacía esas cosas para blasfemar, como cuando dijo q (perdón x reproducirlo) Jesús se hizo serpiente.

    https://www.google.com.ar/amp/s/moimunanblog.com/2015/09/20/francisco-jesus-se-hizo-serpiente/amp/


    Juan S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. disfruta humillando a la iglesia como una especie de venganza ¿porque perdió la Fe? ¿o tal vez nunca la tuvo ?

      Eliminar
    2. Ni idea. No conozco la materia. Solo puedo aventurar una duda:

      Si es satánico, en el sentido de q adora al diablo, no parece q no hubiera Fe, sino un rechazo expreso a Dios. Pero La Virgen en La Sallette dijo q Roma perdería la Fe.

      Tal vez sean ambas. Pero no sé.

      Juan S

      Eliminar
  5. Coincido cien por cien con el artículo. Hay una cosa que va implícita en él y que, no obstante, quizás habría que decirla con mayor claridad: Y es que para Bergoglio, Cristo y María pecaron, lo cual es imposible y una blasfemia contra el Espíritu Santo.

    ResponderEliminar
  6. Hace mucho que publico los artículos de ALejandro y en alguna oportunidad omití algunas frases con expresa autorización del autor. Lo que creo que se soslaya quienes piden respeto a la "investidura" (sinceramente no se si la tiene, o quien la tiene), es que las hodiernas enseñanzas vaticanas promueven con toda claridad el pecado mortal y el acceso a la Eucaristía en dicho estado. Entonces, ¿mejor no alertar a los giles pa' ver si se salvan por ignorantes? Lo de la ignorancia salvífica es un tópico muy de moda en el modernismo posconciliar. Y soy de los que critican también a los papas del preconcilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ehhh! ¡Augusto! ¡Ojo con los preconciliares! (que hay días que me dan ganas de darles palos) pero la diferencia con los post, es infinita, uno con aquellos se pregunta si eran giles, pero con estos uno se pregunta si fueron católicos.

      Eliminar
    2. Coincido, aunque cada día quedan menos dudas en ambas situaciones.

      Eliminar
  7. En privado le reproché lo mismo que el primer comentarista al querido Alejandro, sin por esto desmerecer el valor de su denuncia, siempre necesaria. Para mí la teoría de la vacancia de la sede, aun con este monstruo de indisimulada protervia, no pasa de una hipótesis muy verosímil. Cuando franquea su propio límite para proponerse como certeza, corre el riesgo de convertirse en un anestésico moral (e incluso en una intimidación para los católicos que se abstienen de dar un veredicto sobre asunto tan delicado y tan por encima de sus facultades). Se olvida a menudo que Cristo, en la Cruz, sorbió la hiel con el vinagre. "Fumarse" a Bergoglio como papa cae a cuenta de los dolores de la Pasión de la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ven los milagros de Alejandro! Tenemos a Augusto, Flavio y Alejandro juntos -faltan los dos hotentotes Mihura- , ¡un lujo!, no serán cocodrilos, pero algún bicho serán. El remate de Flavio es sin desperdicio, alguno debe estar calmado y ser prudente.

      Eliminar
    2. Sin dudas, coincido con lo de "algún bicho serán". En lo que a mí respecta, me viene a la mente la especie "bicho raro", tal vez en peligro de extinción, por lo cual recomiendo protegerla...
      En cuanto a lo del lujo al que alude el Sr. Cocodrilo, confieso que me hace sonrojar, y si bien le agradezco de veras el cumplido, lo reservaría a los Sres. Torchson e Infante, sin olvidar al Saurio tan hospitalario que hace posible este encuentro fraterno en los espacios virtuales...
      Si se me permite el atrevimiento, paso enlace a un libro sobre Francisco publicado con motivo de su tercer aniversario como inquilino de la Casa Santa Marta. Había previsto una segunda parte para festejarle los cuatro añitos vestido de blanco, pero desgraciadamente mudanzas a repetición y difíciles circunstancias de índole personal me han forzado a diferir la publicación...

      http://saint-remi.fr/fr/livres/1436-tres-anos-con-francisco-la-impostura-bergogliana.html

      Eliminar
    3. Respondo sucintamente a la objeción planteada por Flavio, que es perfectamente razonable. ¿Por qué, entonces, sostengo que los papas conciliares son ilegítimos, usurpadores del trono petrino, falsos profetas, es decir, antipapas? Muy resumidamente, las razones son las siguientes:

      1. La Iglesia se funda sobre la roca que es Pedro; si ella fuese defectible, también lo sería la Iglesia.

      2. Por ende, ningún papa legítimo puede arrastrar a la Iglesia hacia el error y la herejía, lo cual es caso de los papas desde Roncalli en adelante.

      3. Por consiguiente, los papas no pueden ser depuestos, pues

      a. Por promesa divina ("he rogado para que tu fe no desfallezca") no pueden ser herejes y

      b. Nadie en la tierra tiene jurisdicción sobre ellos ("prima sedes a nemine judicatur").

      4. La disputa escolástica sobre el papa hereje y su eventual deposición es, por tanto, una discusión bizantina. La historia lo prueba a posteriori: jamás un papa ha sido depuesto en 2000 años de historia de la Iglesia.

      5. El obstáculo (el famoso "katejon" de San Pablo) que ha de ser removido para que pueda manifestarse el Anticristo es el poder espiritual romano, es decir, el papado; sin papa legítimo, el carisma de enseñar infaliblemente la verdad a todo el orbe desaparece, y surgen entonces pseudo-papas que, escudados en su inmenso prestigio pontifical, crean un magisterio del error, para pervertir las inteligencias y allanar el camino del Anomos.

      6. Al respecto, Nuestro Señor nos advirtió claramente sobre la aparición de falsos Cristos durante los últimos tiempos, justo antes de su Parusía, y nos dijo que el poder del engaño en estos tiempo sería tal que, de ser posible, incluso los elegidos sucumbirían ante él, y esto es exactamente lo que ocurre desde el cónclave en el cual fue electo muy sospechosamente Roncalli (cf. el episodio del humo blanco durante largos minutos, la radio vaticana que dice "¡hay un nuevo papa"!, y luego sale humo negro nuevamente...)

      7. Por lo tanto, la Iglesia vive su Pasión mística desde JXXIII y, sobre todo, dese el CVII (el "concilium malignantium", "la asamblea de los malvados", Ps. 21), cuando el Cuerpo Místico de Nuestro Señor fue entregado a sus enemigos para que hicieran con él lo que quisiesen. Quedan por venir su muerte y su posterir gloriosa resurrección, a imitación de su divino fundador...

      Eliminar
    4. No pasa por fumarse nada, pasa por ver que en todo esto se cumple claramente los planes de la instrucción permanente de alta vendita, que caminen bajo nuestro estandarte pensando que lo hacen bajo las llaves de Pedro. Obvio esta jerarquia no es de Dios sino usurpadora de la autoridad que Dios le dió a Pedro. Los masones no intentaban destruir todo sino el contenido y dejar la cáscara para que siguiera pareciendo la verdadera iglesia, que Dios siga usando los sacramentos y estando en la misa es otro tema pero la jerarquía y su gente están enseñando los ideales masónicos sin dudas.

      Eliminar
    5. Lo que vive la iglesia no es pasión mística sino traición modernista.

      Eliminar
    6. Al anónimo del 17 de marzo de 2017, 6:07:

      No son excluyentes, al contrario: la traición modernista operada por el CVII da inicio a la pasion mística de la Iglesia. Al respecto cito el salmo XXI:

      « Me rodea una manada de novillos, me acorralan toros de Basán; abren sus fauces contra mí como leones rapaces y rugientes. Soy como agua que se derrama y todos mis huesos están dislocados; mi corazón se ha vuelto como cera y se derrite en mi interior; mi garganta está seca como una teja y la lengua se me pega al paladar. Me rodea una jauría de perros, me asalta una banda de malhechores; taladran mis manos y mis pies y me hunden en el polvo de la muerte. Puedo contar todos mis huesos » (Ps. XXI, 14-18).

      Este pasaje de la Escritura se aplica en primer lugar a la Pasión de Nuestro Señor, es decir, a su cuerpo físico. Pero se aplica igualmente, en un sentido espiritual, a la Pasión de la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo. El concilium malignantium -en la Vulgata-, "la asamblea de los malvados", se refiere, primeramente, al Sanhedrín que condenó a muerte a Nuestro Señor y, en segundo lugar, al CVII -XXI concilio ecuménico- que decretó la crucifixión de la Iglesia, la cual vive actualmente su pasión. Ella debe seguir los pasos de su Esposo en la Pasión, para luego seguirlo también en la Resurrección y en la Gloria. En efecto, del mismo modo que el cuerpo físico de Cristo murió y resucitó, su cuerpo místico conocerá una muerte mística y luego resucitará, con ocasión de la Parusía del Señor. No puedo evitar ver una concordancia numérica muy sugestiva, la del XXI : la pasión de la Iglesia es anunciada por el salmo 21, fue iniciada por el 21er concilio ecuménico y todo parece indicar que será consumada durante el siglo 21…

      Eliminar
    7. El cv2 no es algo abstracto sino llevado a cabo por los modernistas redomados roncalli montini woytila y cia y es usted el que separa eso de lo otro. Como si el vaticano dos se hubiera hecho solo y bergoglio hubiera surgido de un repollo. En todos sus escritos hace lo mismo, por eso resulta cansino leerlo, no va al fondo de la cuestión que es la TRAICIÓN DE ESTOS SÁTRAPAS QUE USURPARON EL TRONO PETRINO E IMPUSIERON SU HETERODOXIA, PISOTEARON A LA ESPOSA DE CRISTO.
      http://www.obispoenmisiones.com/reflexiones-sobre-la-canonizacion-de-juan-pablo-ii/

      EL CONCILIO NO SE HIZO PARA QUE LA IGLESIA SIGA LOS PASOS DE SU ESPOSO, LA IGLESIA DESDE SU FUNDACIÓN EN CADA DIFICULTAD SIGUIÓ LOS PASOS DE SU ESPOSO, NO NECESARIAMENTE DEBÍA VENIR ESTE CONCILIO PARA QUE ESTO SUCEDIESE.
      EL CONCILIO SE HIZO PARA DESTRUIR LA VERDADERA IGLESIA. DIOS QUERÍA QUE LA IGLESIA SIGUIERA LOS PASOS DE MARÍA CON LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA. USTED CON SUS ESCRITOS DE ALGUNA MANERA EXONERA A LOS ANTERIORES DESDE roncalli ENFOCÁNDOSE DEMASIADO EN LAS CONSECUENCIAS, ES DECIR EN EL FALSARIO MAYOR.

      Eliminar
    8. DIOS NO QUISO NI MANDÓ EL CONCILIO, SINO QUE LUEGO DE LA MUERTE DE PIÓ XII GOBERNARA LA IGLESIA EL CARDENAL SIRI EL VERDADERO ELEGIDO.

      Eliminar
    9. Y si ya se dieron cuenta que alguien como bergoglio no puede ser papa ¿para que le siguen llamando francisco?

      Eliminar
  8. El misterio de iniquidad consiste precisamente en que el “Aparato publicitado de la Iglesia” que debía servir para llevar las almas a Jesucristo, sirva en cambio para perderlas y esclavizarlas al demonio. Aquí está el “misterio de perversidad”: Que la sal se corrompa y deje de salar (Mt. 5, 13). Fíjese bien el lector que no decimos que la Iglesia deje de llevar las almas a Jesucristo. La Iglesia es indefectible y durará como tal hasta el fin. Pero la Iglesia de Jesucristo puede no identificarse con el “Aparato publicitado de la Iglesia”. La Iglesia de Jesucristo puede mantenerse en las almas fieles a la doctrina que se conservaría en algunos sacerdotes y obispos adheridos a la Cátedra del Pontífice de Roma, mientras que el Aparato mismo de lo que el mundo conoce como Iglesia puede seguir otra doctrina y otra pastoral elaborada por la soberbia de los grandes y publicitados teólogos de la nueva teología.

    http://sanmiguelarcangel-cor-ar.blogspot.com.ar/2017/03/la-masoneria-dentro-de-la-iglesia.html

    ResponderEliminar
  9. La confirmación

    La confirmación de la traición y de la larga desobediencia al Magisterio viene hoy, a años de distancia, en la euforia del efímero triunfo, de los mismos exponentes de la «nueva teología». Así, en la revista Communio (patrocinada por el card. Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe) nov.-dic. De 1990, en el artículo La maduración del Concilio – Experiencias de teología en el preconcilio, el jesuita Peter Henrici, que nació en 1928 y estudió en Suiza, Alemania, Francia y Bélgica, nos hace saber que:

    1) en los escolasticados de los Jesuitas de dichos Países (el «Rin», que, con el Vaticano II, desembocará en el «Tíber» contaminándolo: véase R. M. Wiltgen, Le Rhin se jette dans le Tibre), con claro desprecio de las directivas y de la obligación impuesta por todos los Romanos Pontífices de «seguir religiosamente la doctrina, el método y los principios de Santo Tomás» (véase can. 1366 n. 2 del Código de Derecho Canónico entonces en vigor y la Carta al card. Bisleti de Pío XI en mayo de 1923; Humani Generis de Pío XII), los estudios escolásticos oficiales eran solo una fachada: «el manual del antiguo estilo (escolástico) – escribe el jesuita Henrici – […] como mucho era solamente hojeado» (y así la teología católica fue despreciada y combatida por los «innovadores» sin ser ni siquiera conocida: «Nosotros – escribía en 1946 el padre Garrigou-Lagrange – no pensamos que los escritores de quienes hemos hablado [de Lubac, Bouillard, etc.] abandonan la doctrina de Santo Tomás; ellos no la siguieron jamás porque nunca la comprendieron bien. Y esto es doloroso e inquietante»: La nouvelle théologie: où va-t-elle?);

    2) tras la fachada de los estudios oficiales, se difundía clandestinamente entre los mejores alumnos el modernismo, cuyas instancias iban emergiendo de nuevo en la «nouvelle théologie» (véase P. Parente, La teologia, ed. Studium, Roma, 1952, p. 62): «A quienes tenían intereses especialmente sobresalientes – escribe Henrici – el prefecto de estudios les aconsejaba como primera lectura los dos primeros capítulos del Surnaturel de Henri de Lubac – ¡el más prohibido de los “libros prohibidos”! – y después su Corpus Mysticum y esto con el fin de llegar a adquirir una sensibilidad para el hecho de que enunciados teológicos iguales en tiempos diferentes pueden tener un significado diferente» (y así, ¡adiós inmutable Tradición divino-apostólica! ¡adiós desarrollo homogéneo del dogma! ¡adiós verdad inmutable! Con toda razón los teólogos romanos y en particular el padre Garrigou-Lagrange, acusaron a la «nueva teología» de amenazar a la Iglesia con su relativismo dogmático, «privándola de su sana Tradición»: véase sì sì no no del 15 de abril de 1992, p. 5);


    http://panoramacatolico.info/articulo/los-que-piensan-que-han-vencido

    ResponderEliminar
  10. De ninguna manera exonero a los demás "papas conciliares", aquí doy un ejemplo:

    http://www.catolicosalerta.com.ar/montini/sobre-beatificacion.pdf

    Lo que intento explicar es que Dios se ha servido del "concilium malignantium" que es el CVII para que diera inicio la Pasión de la Iglesia, así como lo había hecho con la traición del Sanhedrín para que comenzara la Pasión de Nuestro Señor. Los malvados creen triunfar con la ejecución de sus designios, pero en realidad, sus acciones se inscriben en el plan providencial de la Redención. Debemos tener presente que a la pasión y a la muerte del Cuerpo Místico de Cristo seguirá su gloriosa resurrección, a semejanza de lo ocurrido con su Divino Maestro, con ocasión de su gloriosa Parusía.

    No nos escandalicemos por ver a la Iglesia desfigurada y agonizante, como sucedió con los apóstoles durante la Pasión y la Muerte de Nuestro Señor: Dios permite que Ella se encuentre provisoriamente en manos de sus enemigos, para que hagan con Ella lo que quieran, pero esto está previsto por la Divina Providencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El plan providencial era la consagración, exaltación del ICdeM y el advenimiento del Reinado social de NSJ. Dios no permite, es la consecuencia de la usurpación y desobediencia.

      Eliminar
    2. Lo que digo es muy fácil de comprender: si Dios no lo hubiese permitido, de igual modo que permitió la traición de Judas, pues sencillamente nada de todo esto hubiese ocurrido. Ahora bien, el CVII tuvo lugar, y con él comenzó el tiempo de la Pasión de la Iglesia. Ante esta tremenda realidad, hay solamente dos alternativas: aceptar tomar parte de los sufrimientos del Cuerpo Místico de Cristo, atrozmente desfigurado por la malicia de sus enemigos, en cuyas manos Dios ha permitido que cayera, o bien escandalizarnos y decirle a Nuestro Señor, como en su momento hizo San Pedro: «¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!» (Mt. 16, 22). Ya conocemos cual fue la respuesta que dio Nuestro Señor a quien, con la mejor de las intenciones, pretendía disuadirlo de cumplir con la voluntad de su Padre...

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.