...

...

jueves, 2 de marzo de 2017

LO QUE ESTA MAL Y LO QUE ESTÁ BIEN.

Resultado de imagen para imágenes de ideaPor Dardo Juan Calderón.

    Chesterton había expresado genialmente que todos estamos de acuerdo con lo que está mal en el mundo, pero no todos coincidimos en lo que está bien, decía algo así como que todos amonestamos la prostitución, pero pocos entienden el valor de la pureza. En todo este lío con el Papa Francisco parece que comenzamos – casi todos, por lo menos la “derecha católica” -  a coincidir en qué está mal (parece que a FASTA le gusta, y si siguen siendo derecha, pues ya ven que no todos). Pero como anunciaba el inglés, en lo que diferimos bastante es en cómo es la cosa para que esté bien.


   Esta especie de “acuerdo” en lo que está mal, nos lleva al “odio vinculante” de Lewis, o al borgiano “no nos une el amor, sino el espanto”, y en este estar de acuerdo en el espanto, parece que tenemos que hacer una comunión de espantados y estupefactos (recuerden que esta palabreja significa: “de facto, estúpido”). Y lo cierto es que hay muchos estúpidos que en este acto se espantan, y otros que vienen espantados con la verdad (con el dogma y la doctrina) desde hace mucho y con los cuales no tenemos ninguna coincidencia positiva pero tenemos que alegrarnos de su compañía. Parece que esta repugnante coincidencia debería bastar para formar un “frente”,  y que sembrar la discordia en el ato de odiosos y espantados, marcando lo que está bien, es una incordia; que es obligatorio a la caridad esta infeliz coincidencia.

   Pues a otro con ese cuento, que a estas alturas de las cosas ya estoy hasta la coronilla de alianzas de mierda y de compadres al momento de vomitar, que cuando uno va perdiendo, es elemental buscar buena compañía e irse al pozo con el que uno elige; lo más que se permite para un “beu geste”, es echar alguno de estos perros a los pies.

   Así que Francisco es una bosta, y hay que aguantar hacer coro de este “acierto universal” con todo imbécil que quiere sacarse las ganas de pasarse por los gregüescos la toda Iglesia Católica y difundir en su verde vómito las más inmundas y cobardes acusaciones y blasfemias contra todo lo que “está bien”, ¡y sólo porque coincido en lo que “está mal”!.

   Ya se olerán que estoy hablando del artículo “Cuando pase el vendaval” en el blog diletante. Que me dirán que se pone distante y no se da por enterado que le mento la madre que lo parió, pero a medida que uno lo pincha, cada vez va dando más muestras de su odio anticatólico y se van aclarando sus podridas ideas. No me oculto que ya lo puteo más por molestar a los que le dan de comer, que por asco del chancho mismo; pero sus dos artículos anteriores sembrando discordia y malentendidos ya me habían motivado para no cesar en la costumbre de mandarlo al carajo y me hace olvidar a los muchachos de Infocaótica que siguen promoviendo la docta sapiencia de entregar el rosquete. (De paso, nunca había visto tanto esfuerzo dialéctico y retorcimiento intelectual para justificar un amañe, que en su caso se expresa con la carambola del artículo “Liberar la teología de la política” -de un tal Schall- y que por supuesto se trata de "liberar a la política de la teología", que bien se dice al final del artículo mencionado y como conclusión, luego de haberlo regado con la mejor doctrina “ratzingeriana” : “La restauración de la política , para que sea  política, como el foro en el que el destino trascendente de  cada uno se ve manifestado, es la gran obra de la filosofía política de nuestro tiempo”; ¡mirá que lindo! Es decir, que la filosofía política de nuestro tiempo es la que nos prepara el suelo en donde se expresará y manifestará nuestra trascendencia. ¡Qué rebuscamiento para decir sin decir lo que quieren decir! Y que es, desalojemos la teología de la política. En fin, ya los conocemos, no llegan a herejes, sólo piensan en sobrevivir.)

 Vamos con el hereje que se dice caminador pero se sienta en la poltrona, no antes de señalar que ambos mamarrachos encuentran sus fundamentos sapienciales en la extraña teología y filosofía del alemán Ratzinger.

      Hagamos el esfuerzo de parafrasear al genial wanderiano, que en lo que nos ocupa, comienza con esta ampulosa frase:
     
    En pocas palabras, es la oportunidad para una verdadera reforma de la Iglesia.

¡Pero qué suerte que lo tenemos a él! Un montón de retardados desde los “Antiguos Padres” nos han llevado al desastre, el mismo Espíritu Santo por fin tiene su sede en el hipopotámico culo del caminador quieto, que nos eructa su magisterio, porque el Magisterio no funciona desde hace mil años.

No estoy hablando aquí de una nueva Contrareforma, o Recontrareforma. Ya tuvimos suficiente con la original que nos trajo casi tantos males como los que nos evitó, un tema que ya hemos tratado aquí y aquí, por ejemplo, y sobre el que no insistiremos. No podemos volver a la religión surgida de Trento, descalificando al cristianismo anterior como forma poco evolucionadas de la fe y como periodos de “doctrina poco segura”. Es una desconfianza que se observa en algunos tradicionalistas y es con la que tratan a todos aquellos a los que se les ocurre mirar un poco más atrás del siglo XVI, y es por eso también que se resisten a estudiar o a leer siquiera a los Padres de la Iglesia, y se sienten cómodos en cambio con la manualística tomista decadente de la primera mitad del siglo XX.

      Por fin nos enteramos, gracias al iluminado, que un Concilio Ecuménico presidido por el Papa, no sólo no es infalible, sino que de él “ha surgido una religión diferente” a la católica, es decir, que Trento traiciona al mismo Cristo  (esta frase caería bajo unos doscientos anatemas). Que para volver a la verdadera religión, no nos podemos fiar ni de los Papas, ni de la “doctrina” depurada y definida en la Iglesia con asistencia del Espíritu Santo que asegura la continuidad  de la doctrina de los primeros Padres; no, de ninguna manera, para saber qué quisieron decir los primeros Padres, hay que estar a lo que dice el Gordo Iluminado. El Tomismo, es una anquilosis doctrinalista, de la que él nos va a curar.
    
¿En qué consistiría esa reforma entonces? Es mi opinión que, en términos generales, debería encaminarse por el sendero que pretendió transitarla el papa Benedicto XVI, y no pudo. No lo dejaron, o no se rodeó de la gente adecuada, o no tuvo la sagacidad política suficiente. O todo eso junto. Y señalo aquí dos aspectos fundamentales que, a mi entender, deberá tener esa reforma:

  ¡Oh bendición! Tendremos SU opinión y SU entender, porfín se saca el dedo del culo y se lo pone en la sien y nos dirá cómo debemos “reformar la religión de Cristo” … que es casi, casi, lo que logró Ratzinger. Escuchen atentos…

Debería comenzar, necesariamente, por una reforma litúrgica. Como antológicamente dijo Ludovicus (es uno de los Primeros Padres – entre ellos se olen los culos como los perros) hace años, “Es la liturgia, estúpido”. (¡es la Doctrina imbécil! ¿De dónde sale la Liturgia?) Porque si la Iglesia es la Esposa de Cristo y el medio universal de salvación, necesariamente debe estar centrada en el culto a Dios. O, dicho al revés, el culto a Dios debe ser central en la Iglesia. Yo todos sabemos que la reforma ejecutada por Pablo VI a una liturgia de más de 1500 años, fue en realidad una “revolución litúrgica”: el culto dejó de estar centrado en Dios para centrarse en el hombre. Mientras la Iglesia no regrese en su liturgia a la adoración a Dios y a la celebración de su gloria, la Iglesia no será otra cosa más que una ONG gigantesca y sofisticada. Y para hacer una reforma litúrgica no necesitamos eruditos como los que contrató el Papa Montini: basta con retomar los misales anteriores a la reforma de Pío XII -que fue quien comenzó con el estropicio, no lo olvidemos-, los que se encuentran en cualquier biblioteca conventual.

  ¡Bravo! ¡Qué hallazgo! La liturgia es TODO, y la Doctrina es Nada.  La liturgia es “experiencia”, es “revelación”, y la doctrina es parloteo, lo que es muy claro, pues si no hay Magisterio, ni Dogmas Definidos, pues toda la Fe es una experiencia cultual de adoración y encuentro con Dios. Esto es viejo como mear en los portones, es el primer punto del ataque modernista del Movimiento Litúrgico, está recontra condenado como error, pero claro, nadie puede condenar, porque el Gordo Iluminado abolió la autoridad.
  
El segundo punto será poner al papado en su lugar. Muchos de los males que hoy padecemos se deben a la hipertrofia del papado romano, que comenzó en el segundo milenio y se tornó una mortal macrocefalia durante el pontificado de Pío IX, patología que fue incrementándose con el correr de los años hasta que llegar al disparate actual en el que pareciera que todos los papas, por el hecho de ser tales, son santos y canonizados, y se convierte en crimen de lesa santidad animarse a criticarlos,  aunque en esto rigen matices: los unos critican a San Pío X por su rigor con los modernistas pero se horrorizan frente a la más mínima crítica a Juan Pablo II; los otros, critican a Juan Pablo II pero declaran la guerra contra quien se anima a expresar una opinión negativa sobre algún aspecto del pontificado de San Pío X.

   ¡Basta de Primado! ¡Basta de infalibilidad! ¡Basta de Magisterio! Todo fue una estafa durante mil años, ¡Qué Santo Padre ni las bolas! Gerente General, en todo caso. Habemos cada palurdos que no osamos criticar a San Pio X ¡El sí! ¡Él posee todo el carisma pentescostal! No es un chupacirios, ¿quién es ese italiano? ¿O se creen el cuento de la Asistencia del Espíritu Santo? ¡Juaaaa!    

El Papado tal como lo conocemos ahora no pertenece a la Tradición de la Iglesia. El Papa no es la cuarta persona de la Santísima Trinidad, no es equiparable a los santos ni es uno de los tres “amores blancos” de San Juan Bosco, junto con la Eucaristía y la Santísima Virgen. El Papa es el obispo de Roma y, como tal, tiene el primado sobre todos los obispos del mundo y constituye el tribunal de última apelación en lo que hace a la interpretación de los misterios de la fe católica.
  
    ¡Esta es de película! El Gordo Iluminado, único intérprete autorizado de la Tradición, nos dice que le venimos pifiando fiero desde hace mil años, que el Papa, es como Lorenzetti, Preside un cuerpo colegiado y está para el desempate del diálogo, como árbitro de la discusión. Luego define la conclusión del diálogo, pero entiendan, ya lo hizo en Trento y en el Concilio Vaticano I y la pifió, pero todo se puede volver a discutir. Es la remanida “colegialidad” modernista. Ultraliberalismo, recontracondenado. Un compendio de herejías.
   
“Securus iudicat orbis terrarum”, decía San Agustín . “Es seguro el juicio del universo”. Y escribía Newman al respecto: “... El juicio deliberado, sobre el cual la Iglesia finalmente descansa y consiente, es una prescripción infalible y una sentencia final contra las partes que de ella protestan y se separan”. Es esa la función de Pedro y sus sucesores: definir, cuando llega el caso, los conflictos en la interpretación de la fe. Y no es, en cambio, pasearse entre el aplauso y vítores de las multitudes, aparecer en las revistas de modas, recibir a personajes del espectáculo o hablar y perorar diariamente sobre cualquier cosa que se le pasa por la cabeza. Y tampoco es función de los sacerdotes y obispos de la Iglesia citar más al Papa que a los Evangelios o los escritos de los santos en sus homilías, ni es función de los laicos colgar “estampitas” del Papa en la casa.

   Acá nos puso a Newman y cagamos, nos lanza todo el peso de la propaganda ratzingeriana y modernista (y se caga hasta el más pintado). El Papa va a la retranca de las opiniones, y no vayan a cometer el error de andar citando Papas, ni mucho menos Santos, que no saben una papa, los Curas deben agarrar el Evangelio y decir lo que les venga en ganas, ya van a llegar todas sus libres opiniones al Vaticano y después de un debate, el Papa dice si hubo gol o no. Porque - sepanlón - la Teología no es una Ciencia que recibe sus principios extrínsecamente por medio de la Autoridad, si no, intrínsecamente por la labor del Gordo Iluminado   




    ¡No me hagan trabajar más! ¡En serio todavía hay pelotudos que escuchan a estos tipos! Son una secta de diletantes delirantes, no saben un comino de catolicismo, caen en todos los lugares comunes del modernismo. Dicen lo que se les pasa por el coco; definen el papado, el magisterio y todo lo que se les presente sin haber estudiado un caraxo. Y claro, si te pasas por el forro toda la tarea teológica y filosófica del cristianismo, justamente ESOS MIL AÑOS que se quieren sacar de encima, decir güevadas es facilísimo y ser un gran teólogo se logra en dos días (ya te ahorraste la Summa, y con ella Aristóteles).

31 comentarios:

  1. Abominable Cocodrilo, espero que no haya querido decir que el susodicho ande chupando refugiados "s"irios por ahí (chupaccccirios).

    ResponderEliminar
  2. Leí el articulejo de marras y hasta me comí las sandeces de los comentaristas. El problema del gordito es que no reconoce autoridad alguna y los pavotes que opinan, salvo alguno perdido, le reconocen autoridad al gordito. Después está un tal Ludovicus que es el "pensador" del grupete y que escribe cada tontería que da bastante lástima. Lo peor de todo, a mi juicio, es su esterilidad. Son comentaristas, se sientan a ver pasar la historia y su actividad más importante es la crítica, a quien sea. No son capaces de nada que demande esfuerzo, generosidad y, sobre todo, riesgo. Cagones por esencia. Y otro problema es que hay algunos jóvenes, que los leen porque encuentran en esa cueva a quienes putean a Bergoglio y se prenden sin más. Dan bastante asco y lo peor es el veneno que destilan. No dejan títere con cabeza y difaman, difaman y hacen público errores y pecados que son de índole privada. Ventilan miserias de los otros con total liviandad. Como si ellos mearan agua bendita. El sitio debería llamarse Los Miserables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por primera vez estoy 100% de acuerdo con un anónimo. Ponga su nombre para aplaudirlo y.... para no hacer lo mismo que los sudodichos, que son cagones fundamentalmente porque son anónimos.

      Eliminar
    2. .".... Dan bastante asco y lo peor es el veneno que destilan. No dejan títere con cabeza y difaman, difaman y hacen público errores y pecados que son de índole privada".....QUÉ CASUALIDAD, IGUAL QUE AQUÍ O NO?

      Eliminar
    3. No, no es igual. Ellos anónimamente difaman personas, vierten opiniones anónimas, repudian y desmerecen a la Iglesia en forma anónima; y yo, con nombre y apellido, insulto anónimos, fustigo sus ideas heréticas y modernistas, de los que no tengo idea de sus vidas privadas, ni las investigo, ni me importan un bledo; puede ser que a veces me los imagino, les doy alguna forma humana, supongo sus psicologías, pero eso es normal; capaz que lo que yo imagino gordo, es flaco. No lo sé.

      Eliminar
    4. Calculo que son un ente "colectivo", y por ello los engordo en mi mente.

      Eliminar
    5. por què responde a un comentario que va con mala intenciòn?

      Eliminar
    6. Dije que no respondería a los que van con buena...

      Eliminar
  3. Al final: se puede o no se puede mandar a la pmqlp a los Papas si mean fuera del tarro?!? O por ser Papa es siempre infalible embocando el chorro??

    Atte:

    Cocodrilodesanidelfoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está respondido en dos libros del Padre Alvaro Calderón, "Prometeo. La religión del hombre" y específicamente ese punto en "La lámpara bajo el Celemín". Pretendo de a poco ir transmitiendo esos puntos.

      Eliminar
  4. No sólo W no entra en razones sino que redobló la apuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que pinchar un poco y termina saliendo lo que son, que lo traían solapado para no espantar.

      Eliminar
  5. Usted quiere tapar el sol con la mano. Wanderer es la vanguardia, delimita la cancha, marca tendencia. Es el blog más seguido del centro a la derecha, aunándolos a todos.

    Esto sucede cuando la Iglesia ya no enseña y la resistencia es por internet y gracias a internet.

    El tradicionalismo en diez o veinte años será ratzingeriano-bouyeriano-patrístico-antitomista-antiTrento-antiPíoNonoyDoce.

    Usted puede ver la tendencia y subirse, o quedar afuera. Pero no la parará.

    Linares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo crea, se caen solos, son espejismos ideológicos y románticos, al final lo que resistirá es lo que ES de Verdad.

      Eliminar
  6. no llamen papa al blasfemo por favor, ustedes también??

    ResponderEliminar
  7. El falsario, los tres chifletes infocaóticos y el wander, aunque aparenten estar en veredas diferentes son igual de odiadores seriales de Trento. ¡increíble! pero real.

    ResponderEliminar
  8. Hay algo que no entiendo: Si aquí se crítica al Wanderer porque critica a un Concilio Ecuménico presidido por el Papa en referencia a Tranto, ¿con qué derecho pueden Los Cocodrilos criticar al Concilio Vaticano II? Nos guste o no nos guste, fue un concilio ecuménico presidido por un Papa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien visto, repito, si la crítica al Concilio Vaticano II no se hace correctamente, se tira abajo toda la historia de la Iglesia, que es lo que pasa con los que critico. Esa crítica está en "La lámpara bajo el Celemín y el Prometeo, del Padre Alvaro Calderón. Como dije, una vez logrado que perciban este problema, trataremos de dar las soluciones siguiendo al Cura. Pero la pregunta es la pregunta correcta, ¡me alegro que la haga!

      Eliminar
    2. Jorge Rodríguez4 de marzo de 2017, 4:31

      ¿No es que el Concilio VII fue el primer concilio "Pastoral y no dogmático" de la historia? Si CVII no definió infaliblemente nada, se puede criticar.

      Eliminar
    3. Va por ahí, pero un poco más complejo.

      Eliminar
    4. anónimo 14:46 hizo una pregunta super mal enfocada. Estudie lo que pasó en ese concilio y dé vuelta la pregunta, que derecho tiene wanderer en criticar un tan verdadero y excelso concilio.
      Jorge Rodriguez tal vez no tiene el dato de como montini pvi ató a los bautizados al error con un documento que emitió luego del concilio el breve In Spiritu Sancto,
      ató a los fieles al error y encima puso al Espíritu Santo como garante de esa aberración, como que fue el ES quien lo inspiró.

      Eliminar
    5. Daniel Ambrosini5 de marzo de 2017, 7:01

      Recomiendo también el artículo "La autoridad doctrinal del Concilio Vaticano II" del P. Alvaro Calderón, que se encuentra fácilmente en Internet. A mi me aclaró varias dudas.

      Eliminar
    6. Anónimo 14:46 resulta que woytila tiene ortodoxia y ¡¡TRENTO NO!!!!?
      http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2017/03/zoom.html
      hay mayor payasada... jajajaja

      Eliminar
    7. En cuanto al sujeto, porque sumisos al diálogo, los Papas no confirmaron el Concilio subordinándolo a su carisma personal, in persona Christi, sino subordinándose ellos al sensus fidei, obrando entonces in persona Populi Dei y, en cierta manera, in persona Humanitatis.
      El magisterio conciliar no sólo carece de autoridad, sino que es reprobable. En la medida en que el magisterio simplemente auténtico no está asistido por el Espíritu Santo, en esa misma medida debe ser juzgado según los criterios con que se juzgan los doctores privados. Pío XII, por ejemplo, mereció gran autoridad científica como teólogo privado, y sus discursos ocasionales valen más por su autoridad personal que por la autoridad asistida, que es ínfima. Dado, entonces, que el vicio liberal quita al Concilio la seguridad de la asistencia divina, hay que juzgarlo como se juzgan las conclusiones de cualquier congreso de teólogos.
      http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.ar/2017/01/p-calderon-la-autoridad-doctrinal-del.html

      Eliminar
    8. ● Quien busca alcanzar la verdad por el diálogo, no pretende enseñar como maestro, porque el diálogo propiamente dicho se opone al magisterio como a su contrario [5]. Ahora bien, el liberalismo de los Papas conciliares los llevó a ponerse ante los obispos en actitud de diálogo y a poner el Concilio en diálogo con la Iglesia, las religiones y el mundo. No hubo, por lo tanto, ejercicio del magisterio formal y explícito.

      ● Es más, como la versión neomodernista del sensus fidei enseña que la voz del Pueblo es la voz de Dios y que esta voz habla por boca de los neoteólogos, la dinámica liberal impresa en el Concilio puso a los «peritos» como “maestros de los obispos” – esto no es una sospecha sino un hecho patente que en su momento fue denunciado y que en estos años de Simposio hemos comprobado hasta la saciedad, viendo cómo los documentos conciliares están animados por una doctrina que, a la víspera del Concilio, sólo era conocida en los círculos más bien cerrados de la nueva teología –. Ahora bien, el Espíritu Santo no asiste a los teólogos sino a la jerarquía. Por lo tanto, si ésta no se apoya en la autoridad de su propio carisma sino que, invirtiendo el orden, se hace discípula de la nueva ciencia, el magisterio que resulta de tal asamblea poco tiene de divino.
      Este vicio que afectó el Concilio – y sigue afectando el magisterio posterior – implica, entonces, un defecto esencial que destruye las cuatro notas de discernimiento, por efecto dominó, de la última a la primera :

      ● En cuanto a la intención, porque el Concilio no quizo imponer un magisterio sino proponer un diálogo.

      ● En cuanto a los oyentes, porque en el diálogo debía intervenir toda la humanidad y entonces dirigió su voz no sólo a los fieles católicos “sino a todos los hombres” (Gaudium et spes n.2).

      ● En cuanto a la materia, porque en su voluntad de diálogo, el Concilio aceptó opiniones modernas que no proceden de la Revelación sino de la Revolución.


      http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.ar/2017/01/p-calderon-la-autoridad-doctrinal-del.html

      Eliminar
    9. Veo que están leyendo, pero lean el libro completo.

      Eliminar
  9. Vean por favor el DESMENTIDO que sale en Panorama Católico sobre las güevadas que difundió el Wanderer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agarrate Catalina5 de marzo de 2017, 19:32

      Misma fuente
      http://panoramacatolico.info/articulo/acuerdo-canonico-a-la-vista
      Qué jodido, eh?

      Eliminar
    2. No hay que entrar con los que quieren estar antes que la noticia, dejen que la noticia se produzca y veremos.

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.