...

...

lunes, 8 de mayo de 2017

PRESENTACIÓN DEL LIBRO “NO LO CONOZCO”.


Resultado de imagen para imagen de Juan Pablo II en asisO… “¿Nunca es tarde cuando la dicha es buena?”

   Con gusto hemos escuchado la presentación del libro del Prof. Antonio Caponnetto en video que nos trae el blog Adelante la Fe.

    Proviene el gozo en el estilo, la precisión, la facundia y el coraje. Y podríamos agregar que es un detalle menor el que estas verdades se digan recién hoy cuando debieron decirse hace muchos, muchos, años. Ya que la verdad no tiene oportunidad y siempre es bienvenida.


    Pero… para mi pesar, no es tan simple. Uno puede convertirse del error, y para ello, hay que ir hasta la fuente y la naciente de dicho error, y quién llega tarde se encuentra obligado a hacer un cierto “mea culpa” por la tardanza, y ejercer una cierta reconducción de lo dicho mientras no se caía de lleno en la advertencia. Mi padre hacía este ejercicio ya de viejo, y releyéndose se preguntaba: “¿vi todo esto? ¿hay algo de lo que debería corregirme?”.

Resultado de imagen para imagen de Juan Pablo II en asis    De lo contrario, podemos arrastrar errores. Eso es muy verificable en los “conversos” de los últimos tiempos, en los que la Iglesia abandonó la sabia práctica de la obligación de expresar en forma pública y notoria la renegación de las anteriores posturas. Lo hemos dicho en el caso del Cardenal Newman, en el que el “amor” por su obra literaria y teológica, la mantuvo intacta y defendida a pesar de su evidente tendencia liberal y protestante. Debió quemarla y reescribirla.

    Esta conferencia que hoy escuchamos con fruto, bien podría estar referida en casi idénticos términos con respecto a Pablo VI, en idénticos con respecto a Juan Pablo II, y con algunas – estéticas- observaciones con respecto a Benedicto XVI. El que Francisco haya hecho vulgarmente perceptible los errores modernistas que se produjeron en el Concilio Vaticano II, hace excusable que algunos recién se den por advertidos de ellos. Pero no es excusable que no se señale que cada una de sus notas, sabiamente enumeradas en la conferencia,  ya estaban presentes en aquellos momentos anteriores. Es más, lo que es inaceptable es que se justifique de alguna manera que la oportunidad “es esta”, y no era “la otra”.

    Y vuelvo a repetir una vez más, no es cuestión de quién fue primero, sino de quedar igualados, de soltar los errores que llevaron a la tardanza que todos tuvimos, salvo algunas almas especiales.

    En la primer parte de la conferencia nos habla - el notable profesor - de que hay derivas que no pueden ser imputadas al Concilio, como por ejemplo la justificación de la homosexualidad y la notoria judaización del catolicismo.

Resultado de imagen para imágen curas homosexuales   En cuanto a la primer nota, y otras novedosas claudicaciones morales de este pontífice, no es nuevo asegurar que toda claudicación en la doctrina traerá la claudicación de la moral que en ella se funda, y es lo que anunciaba sin grandes dotes proféticas el P. Calmel cuando decía que esta doctrina política antinatural que se defendía en las ideologizaciones vaticanas, eran el comienzo de promover conductas personales contranatura en ese mismo ámbito (esto dicho en el 58). Pero aún más, no se le oculta a nadie que haya vivido consciente estos últimos cuarenta años, que las conductas homosexuales en los seminarios católicos eran evidentes y notorias desde aquella época. Sostenida, provocada y promovida por las autoridades. Todos esos homosexuales sexagenarios y septuagenarios que hoy se proclaman a cachete batiente, lo fueron ostensiblemente hace cuarenta años. Al punto que ya hace años decíamos de alguien que hablaba afeminadamente, que “parlaba como un obispo”. Vladimir Volcoff nos decía hace veinte años que la “Internacional Rosa” copaba todos los puestos burocráticos del Vaticano. Malachi Martin nos daba pruebas más que rotundas. La caída abrupta de vocaciones después del Concilio iba paralela y la misma velocidad que la entrada de homosexuales a los seminarios. Roma arde de putos hace cuarenta años. Voy a aparecer abrupto e injusto, quizá hasta brutal e insultante, pero a nadie se le oculta que el gran modelo de teólogo y pastor de los últimos Papas – el “Beato” Cardenal Newman – era un afeminado notorio, y eso no escapa hasta para el más objetivo de sus biógrafos. Quizá sólo eso, hasta ahora.

    ¡¿La judaización?! ¡Fue el eje de la reforma vaticana! La reforma litúrgica, promovida por una sarta de homosexuales, y que fue el ariete de toda la reforma, consistió en modificar el “culto” a base de los ritos de la Pascua Judía. El “Misterio Pascual” está, no digo teñido, sino transido de judaísmo, promovido por el Franc-masón de Bugninni. El Novus Ordo Misae, es la judaización más evidente, palmaria y ostensible de la historia de la Iglesia. Esa que nos “comimos” en aquellos tiempos y por la cual rendimos culto al Yahvée judío durante años y que debe ameritar un “mea culpa” a todos aquellos que debimos verlo y a los que se nos había dicho de mil maneras. En este País por el RP. Sánchez Abelenda, con todas las letras.

    ¡¿El antropocentrismo?! Mucho más profundo y argumentado por Ratzinger que por nadie. Evidente en todos los documentos conciliares.

    ¿El payasismo? ¿La demagogia? ¿El ingreso de infieles, cirqueros y satanistas al Sancta Sanctorum? Juan Pablo lo hizo cien veces y está documentado. ¿Asís les parece poco? ¿Dos Asís no es suficiente?

    Nos volvemos locos porque dijo Francisco que Cristo “simula” su enojo? Esa y no otra es la base interpretativa de las reformas Conciliares. Eso es el eje del “Misterio Pascual”; expreso, argumentado y fundado. De allí viene toda esta “misericordia”, Ratzinger lo dice durante todo un capítulo.

Resultado de imagen para imágenes Lefebvre ordenando obispos   Pero no… esto de putos y judaizantes lo inaugura Francisco… ¡No jodan! Nada nuevo hay bajo el sol. Pero… ¿es tan difícil decir: ¡carajo! ¡Esos franchutes insoportables tuvieron razón! …  Miren lo que se me ocurre ahora: la solución es tirar de la orejas de los Obispos para que enfrenten al Papa. Y sí, es esa. No quiero decir “chocolate por la noticia”, pero en eso estamos desde hace años. Y no quiero decir que nos mandaron en cana cuando no había ninguno y se hicieron de prepo. Pero ahora además hay que rezar como dice un Monje Montañés, que cita un turco, ¡ahhh! ¡Que si es quién yo pienso! … ¡a buen puerto!

      Más vale tarde que nunca, pero hagamos también nosotros como se pide de Francisco: lloremos, rabiemos de lo imbéciles que fuimos mientras nos comimos sus putadas y sus judaizaciones; cada misa novus ordo a la que fuimos fue una negación, una mariconada y una pleitesía al judaísmo, hasta que nos avivaron…, porque si no, vamos a comprar una nueva; para eso allí está la multiforme herejía modernista con sus mil posibilidades. Y debo reconocer sin remilgos que rezar por Francisco, o en Francisco, ni se me ocurre, pero rezar por estos me sale de corazón, porque es rezar por mi.

     Nunca es tarde si la dicha es buena. Pero hagamos nuestro análisis de conciencia; porque hemos comulgado con ruedas de carro, ¡y en la mano! ¡mil veces! ¡Y yo primero que nadie! No es Francisco mejor ni peor que Juan XXIII. Y si alguno tiene pruritos en reconocerlo… está bien jodido.

   Escriban cien veces “¡Mandinga me ha hecho pavo mil veces!”
      

     

30 comentarios:

  1. Atiza Don Dardo! No deja usted títere con cabeza! Parece querer decir -en una confusión entre el "tu" y el "nosotros"- que Antonio Caponnetto ignora con toda ignorancia la Historia de la Iglesia en particular respecto del ya más que centenario Modernismo. Pues es toda una sorpresa para mi que leo a Caponnetto desde los 80. Y ademas de sorpresa, preocupación, pues entonces no le he entendido nada al Profesor. Creo, con todo respeto, que ha derrapado un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es eso lo que digo. Entiendo que el fenómeno modernista está muy bien visto, pero que recién se ve rotundamente encarnado en Francisco, recién es con Francisco que se entiende que hay que hay reaccionar, que es Francisco quien inaugura la apostasía, que francisco es quien niega a Cristo, cuando es una más de las negaciones expresadas por los Papas conciliares . Y lo más peligroso, una actitud conservadora de "ciertos aspectos" del Concilio Vaticano II, cuando Francisco no es más que lo mismo de lo otro, pero en solfa. Sí veo una escasa ponderación de la importancia de la revolución litúrgica, que fue el ariete, pero que parece que "bien dada", se puede sostener, y que si una reacción actual pasa por dejar vivo parte de lo andado hasta ahora, por ejemplo el Novus Ordo, por ejemplo la prédica de los liturgistas al estilo Bouyer o Sarah, por ejemplo la defensa del Concilio "bien entendido" de Schneider; pues estaremos en la misma, o peor. El momento que determinó el "no va más", el "non possumus", fue la aprobación del Concilio y la reforma litúrgica (que son lo mismo). Si la reacción que produce Francisco - bienvenida sea- no nos lleva de vuelta a aquel punto, y quedan validadas algunas de las adquisiciones revolucionarias, judaizantes, inmorales, reconociendo expresamente que nos equivocamos al aceptarlas en dosis progresivas y por razones de cálculo pragmático, emotivos o "prudenciales" (carnal, principalmente político), entonces toda la reacción es volver al día después del Concilio. Hacer retroceder un paso a la revolución que avanzó dos. En fin, veo una reacción "conservadora". Espero equivocarme.

      Eliminar
    2. Y la dificultad más grande de estos excelentes hombres, para volver al punto que se debe volver, la veo radicada en la imposibilidad de reconocer que no vieron que lo que hoy sucede, ya estaba sucediendo de igual forma mucho antes. Reconocer que NO VI, y reconocer POR QUÉ NO VI. Vuelvo a Simone Weil, sólo lo puede ver el que "perdió todo", el que tuvo esa suerte, y hoy, recién hoy, ellos han perdido todo, han tenido esa suerte. Espero que no vuelvan la mirada hacia atrás y se conviertan en estatuas de sal, que se den cuenta que no quedaban diez justos en Sodoma.

      Eliminar
    3. Y termino: uno no ve, porque no quiere ver, porque el verlo implica el "perder todo", "despreciar al hermano, a la madre y al padre", y uno aprieta con su mano las últimas cositas que le quedan. Y entonces, a los amados de Dios, como a Job, Él les da una última ayudita y les pega un palo en la mano y se las tira. Aprovechen.

      Eliminar
    4. "...QUE NO VI...Y POR QUE NO VI..." Exacto. Y para mas:necesaria la hulmidad del verdadero sabio.
      Y Ud. lo "remata" con lo de Weil: " solo se ve " perdiendo Todo".Hoy les esta pasando.
      Y de paso vean a Venezuela: su Conferencia Episcopal: Abandonados del Vicario; se deben sin mas a su Pueblo.
      A la Sangre de su Pueblo.
      Vuelve Ud. a acertar: "...no ve el que "no quiere ver".
      Con "cositas" en la mano y la mano en la lata.
      Conservadores. Herejes en potencia: Modernismo mediante.
      Sepan disculpar lo "duro", menos que la Verdad.

      Eliminar
  2. Don Dardo: insisto con lo del respeto, que no es camelo, pues admiro su enfática y culta prosa y reverencio que sea usted en todo sentido hijo de su padre.
    Le agradezco también - esto entre paréntesis- que escriba "conservadores" y no "neocon", la palabreja dilecta de los caminantes anglófilos.
    Sé que usted no habló de la ignorancia de Caponnetto sobre el Modernismo. Sé bien que le respeta personal e intelectualmente. Además decir tal cosa sería poco menos que una burrada. Pero en rigor le acusa usted de algo mucho más grave: de la ceguera voluntaria de quien sabe la Verdad pero no quiere verla ni aceptarla pues esa docilidad le dejaría en la soledad, en la intemperie espiritual. Ese no es el Caponnetto que conocemos tantos de nosotros. Para decirlo de otra forma, no existe tal "Caponnetto neocon". Por eso, insisto con lo del derrape, creo que es usted un tanto injusto. Reciba mi cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que Caponnetto tema por él, le sobra coraje, siempre he creído que lo hace por otros en un exceso de amistad y quizá, en protección de un proyecto, que intenta más por caridad que por propio interés, siendo este último nulo. Tomemos un ejemplo de lo que digo saliendo de Antonio. El Padre Saenz: escribe todo un libro sobre liturgia (no muy original) para decir que la reforma es buena y aún más, mejor que lo de antes. ¿Lo hace porque no sabe quienes y con qué ideas la hicieron? No creo. Lo hace porque si está instalada, hay que forzar la interpretación para el lado bueno, ya que tomar la contra, significaría poner en peligro los seminarios conservadores y la obra nacionalista. El hecho es que termina funcional a la revolución litúrgica, que entra en esos seminarios y esa obra, y termina destruyendo todo. Paraná caput, San Rafael caput, San Luis caput y el nacionalismo en deriva entrista democrática, caput. Hace veinticinco años nos atacaba, éramos leprosos, y nos decía que tenía quinientos seminaristas que serían la levadura de la masa. Niente. Comienza a dar la misa tridentina, pero no deja la otra. Mínimamente debería decir "disculpen, la cagué". ¿No sabían todos ellos que la reforma litúrgica era de inspiración modernista, judaizante, antropocentrista? Estaba dicho y escrito por todos lados. Tuvieron razones para hacerse los distraídos, en algunos casos, sus puestos, honores y renombres, en otros, una equivocada piedad por los perplejos. Caturelli es del bando, y muchos otros. Tenían telescopios y no querían ver. Acá están los resultados. Les salió mal la maniobra. Creyeron que podían con la revolución dejándole pasar alguna cosita, pero les pasó la COSOTA. Cataplum. Todos sabemos que lo mejor que se puede hacer cuando se ha errado un camino, es volver atrás. Y la mejor excusa, para no reconocer que la pifió, es decir "no... por aquí también se llega". Nunca, nunca y nunca, van a aceptar que metieron el caballo de troya creyendo que era un presente, y que en la que estamos, todos hemos sido parte del asunto, y ellos por su autoridad, más que otros.

      Eliminar
    2. yo creo que usted tiene razón en esto. También pienso que Caponnetto es una persona de gran caridad ( además de sabiduría) Cómo quiero que esto se termine para que finalmente haya unidad!!!

      Eliminar
    3. Por un momento yo pensé que Francisco lo lograba, que de ese mal iba a salir ese bien. Pero comienzo a ver que no, que nacen nuevas derivas. El castigo es el de unirse no por el amor, si no por el espanto.

      Eliminar
    4. pero cuando hay caridad es más fácil.

      Eliminar
    5. Nunca va a haber unidad sin ejercicio del Magisterio por el Santo Padre, eso es lo grave y terrible de la crisis que vivimos, una crisis de autoridad sin la cual toda unidad es endeble, ficticia y pasajera.
      Coco

      Eliminar
    6. Más claro... imposible. Ahora bien, si vuelve a haber Magisterio, gran parte de los "tradicionalistas" ya habrán abandonado su concepto, porque para enfrentar el falso magisterio conciliar, están destruyendo toda idea de magisterio.

      Eliminar
    7. La Unidad se da en el Culto Fe Gobierno, en ese orden, pues el Gobierno es para cuidar el Culto y la Fe y no para destruirlo, y la UNIDAD ya fue destruida cuando cambiaron la misa, así de simple.

      Eliminar
  3. A primera vista parece un duro capirotazo, y más cuando el supuestamente apaleado es Caponetto que te puede contestar con dos o tres tomos, pero no creo que el golpe sea tal, ya que Don Dardo, por lo que leo y conozco, no se incluye ni saca chapa de ser de los que "vieron a tiempo", sino de aquellos que tuvieron la gracia de criarse al lado de los que si vieron pronto y recibir esta visión con claridad. Como en cierta forma participo de tal situación (unas generaciones más tarde y cuando la cosa estaba aún más clara y estudiada) creo entender lo que quiere decir. Da la impresión de que hay mucha gente como Caponetto que están haciendo cabriolas y rodeos para volver atrás sin tener que decir que estos a los que se cansaron de criticar al final parece que tenían razón. Y no se pide ni se espera una pública retractación que satisfaga el ego de nadie porque se tiene plena conciencia de que ningún mérito tenemos en la gracia inmerecida que Dios nos dió, simplemente se señala que es mucho más sano reconocer que el otro, aunque me caiga mal, tenía razón. Ocurre que es un enorme ejercicio de humildad y desprecio de si mismo, de lo que uno dijo y fue, y por ahí me late que viene el problema. Tengo un conocido que se dice católico pero no está de acuerdo con que el pueblo elegido hayan sido los judíos, le parece que Dios no puede ser tan necio de elegir a esa gente, algo similar creo que le ocurre a estas personas, no pueden aceptar que la Tradición haya subsistido en unos franchutes antipáticos rodeados de sudacas mersas (nosotros) con escasa formación, cuando había mucha gente bien parecida y mejor preparada. Pero Dios es así, se empeña día a día en mostrar que nuestros mejores criterios son vana palabrería y que muchas de las cosas que tuvimos por seguras, probadas y fundadas son hoy la nada misma.
    Coco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora bien Coco, por dónde agarran una vez que se evidencia la apostasía? Por la liturgia oriental? por el arqueologismo? por un carismatismo mitigado a lo Monje Orate? por un espigamiento conservador de "lo bueno" del Concilio? por el "silencio" de Sarah? poor la tentación protestante de dudar de todo el magisterio eclesiástico? Son las opciones que les quedarán cuando no tengan el coraje de enfrentar QUE SE EQUIVOCARON. Y de que no se trata de ir a buscar a un Obispo para que la vea, sino de ir a buscar al Obispo que la vió. Y ser "cola de perro".

      Eliminar
    2. Exacto. Muy bien expresado, ademas.
      Vale para "propios" y para "extraños".

      Eliminar
  4. Comprendo lo que dice Dardo acerca de lo complicado que fue en su momento tomar conciencia de la revolución que significó el CVII.
    Y es cierto que muchos de los que ahora se afanan de tener la posta (entre los que me incluyo) no entenderían absolutamente nada si no se lo hubieran explicado y si no lo hubieran mamado de chicos. Definitivamente fue una gracia, la más grande de todas, ya que nos permitió conocer la verdadera fe católica en su forma más pura.
    Por eso es necesario reconocer que hay que tener paciencia con aquellos que todavía no ven todo el problema. Sin por esto pretender que se debe callar ante los errores, ya que como sabemos el primer deber de la caridad es comunicar La Verdad.
    Pero el dilema se presenta cuando un Antonio Caponnetto, con toda su sabiduría, no termina de reconocer la cuestión. ¿Hasta qué punto hay que ser considerados? No quiero decir que haya que dejarlo completamente de lado, eso sería sumamente necio. Pero creo que, debido a que aún no condena como debería el Concilio, es mejor no escucharlo más en esa materia y rezar para que algún día lo vea.
    Gracias a Dios, y sin ningún tapujo también agrego: gracias a Monseñor Lefebvre hubieron muchos que tomaron plena conciencia de la crisis. Hay grandes obras y estudios sobre el tema. No hace falta que Caponnetto nos venga a explicar nada al respecto.
    De todos modos, repito, sería imbécil de nuestra parte no darle cabida en la infinidad de materias en la que es por demás versado y probo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esta sensación de que Francisco es "algo nuevo" "algo inédito", tiene su asidero de otra manera. Esta desfachatada muestra del mal que se solapaba - y no tanto, sólo para los inadvertidos- nos pondrá ante una desesperación y ante un entusiasmo, ambos falsos, que dará lugar a nuevos desvaríos. En los blogs criticados los tenemos patentes; y así como un P. Saenz escucha las sirenas putinianas, otros cantos de sirenas perderán a otros. Creo que hoy se prueba a los mejores.

      Eliminar
  5. Estimado don Dardo:
    Ahora me confundo, este artículo es o no sobre Caponnetto? Pregunto porque usted escribe sobre la presentación del libro "No lo conozco" y sobre las palabras de don Antonio allí, pero aquí abajo lo exime de de esa terrible ceguera, esa mortal falta de visión, ese "no lo conozco" con otras palabras. Habla usted o no de Caponnetto?
    Lo que me queda claro es lo que señala respecto del P. Sáenz o del maestro Caturelli. Le digo la verdad, si no fuera yo un hombre grande -y por tanto abigarrado o si quiere anquilosado en ideas y creencias- me haría caer usted en un tembladeral dubitativo. Pero no, me resisto a ver en estos hombres, en estos maestros (cada cual con sus matices, por supuesto), esos personajes que usted señala: escondedores, un tanto aviesos, maniobreros la mar de pragmáticos, tan politiqueros que empalidecen al peor MBA supernumerario.
    No, Don Dardo, no. Quiero decir, usted escribe lo que se le da la soberana gana: el aire es libre, decíamos de pibitos mientras dabamos manotazos frente a la nariz de un hermano. Pero justamente como el aire es libre, y usted tiene su página con comentarios democratizados, me permito decirle humildemente que este es un error suyo. Imagino, intuyo, que hay mucha historia en sus palabras, historia que conozco muy de costado. Pero, insisto, se equivoca usted en su mortal apreciación sobre estos hombres que han sido parte de una pléyade extraordinaria de pensadores católicos de nuestra patria. Pléyade engalanada con la obra de su padre, la de Falcionelli y de otros muchos que, aún en Misa tradicional con el P. Sánchez Abelenda, no calificaron de ese modo a los pensadores de marras.
    Lo otro, quiero decir, la cuestión acerca de quien es el poseedor más posesivo de la verdad poseída, prefiero no decir nada. De si algunos franchutes y mersas argentinos tenían la razón y los demás estaban equivocados , prefiero no decir nada. De si la Verdad reside en Econe o por ahí, y ya no en Roma , prefiero no decir nada. Acaso me infecté con la bacteria neocon, como dirían los anglofílicos? No lo sé. Simplemente, y con el respeto que ya enfaticé bastante, quería expresarle esta suerte de corrección que creí necesaria.
    Reciba usted un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Receptada está la objeción en el espíritu que la informa y al que reconozco; y espero tenga ud razón y yo me equivoque. Pero insisto, el período que rige desde el Concilio hasta Francisco, en el pensamiento católico argentino, debe ser fríamente zarandeado y sopesar las razones que han llevado a toda esa "pléyade" a uno de los más grandes fracasos, a una extinción abrupta y a un resultado desolador, en un descenso moral e intelectual de sus obras y de sus gentes. Es muy probable que este resultado mortal haya sido producido por la misma voluntad de supervivir. Francisco los deja colgados del pincel, sus lecciones en mucho vacías, sus acciones cercenadas. Me atrevo a decir, de viejo a viejo, que ya no encuentro en Castellani nada que sirva para este tiempo, queda en gran parte clausurado. Me queda Meinvielle, me queda mi padre, y una gran parte de Caponnetto, esa parte que todos han desehechado, esa afrenta que la gran mayoría han sentido de su parte al desbordar el continente del nacionalismo raliado. Y creo, con total audacia, que debe reescribirse, sino en todo, en gran parte. Bajo el peligro de tomar rumbos erróneos que ya se insinúan. Mi padre hace treinta años fue "expulsado" de esa "pléyade", de sus revistas, y de sus ediciones, por la misma razón que Ayuso se alejaba de Lefebvre, por la sensación de que eran "suicidas políticos"; debo reconocer que uno de los pocos que mantuvieron su estima intacta fue Don Antonio. Pero sólo el que está dispuesto a morir pervive.
      Nunca he hablado de aviesos, escondedores, ni nada parecido. Creyeron mejor girar la cabeza ante la defección de una curia que entregaba la esencia de su oficio, aceptando un culto sacrílego por debilidad y falta de profundidad, justificaron esta defección para no quedar huérfanos de Iglesia, y hoy son expulsados a patadas por esos padrastros. Hoy un mínimo como yo golpea sobre los bronces, y no crea que no temo y tiemblo, y me cuesta cerrar los ojos. El pensamiento católico argentino fue hundido por el Concilio Vaticano II, fue btragado por su cono de succión, porque no supo alejarse a tiempo.

      Eliminar
  6. "De si la verdad reside en Econe o por ahi, y ya no en Roma, p¡refiero no decir nada"
    ¡Pobre Verdad! Desparramada como la "alpargata" de Landriscina!
    Preciso es constatar una parte; y solo una;de la verdad: la infiltracion que copo la Roma conciliar es la misma; solo una; que lo intenta en Econe. No existen dos.
    Todo lo demas es no haber visto y no querer ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad reside en el Magisterio de la Iglesia, el que calla en el Concilio Vaticano II. No está ni en Econe ni en ningún otro lado, y volverá a tronar, después de este silencio de media hora, de este silencio de Dios, cuando las trompetas derriben los muros de la perversa Jericó. Lefebvre no es un profeta, es un dedo que señala la fuente.

      Eliminar
  7. La verdad es que tengo mis dudas respecto a lo que le voy a plantear.Duda por su contenido, y mas por su conveniencia; que ambas importan.
    Pero me veo en una alternativa de hierro: hacerlo o permanecer en el silencio. Lo primero riesgoso; lo segundo rayano en la flojera.
    Asi que a la cosa. Sencillo y corto.
    La interrogante es: ¿El pronunciamiento claro y conciso de los priores de Francia y demas Sacerdotes: no amerita procurar acceder a la verdadera situacion en que se encuentra la Sana Tradicion al presente? En otras palabras: Escudriñar en la densa niebla.
    Aunque mas no sea por aquello de: "Mandinga no me haga pavo una vez mas"
    Desde ya pido disculpas por este "atrevimiento". Esta lleno el mundo, uno mas ni bulto.
    En Cristo Rey y en Maria Santisima sin pecado Concebida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero por supuesto! Pero con confianza. La FSSPX no es el Magisterio Infalible, ni puede suplirlo. Habrá idas y vueltas, ideas y contraideas, mejores o peores opiniones, discusiones y etc. Pero hasta ahora, siempre buena fe por todos lados; y como en toda Institución, debe primar el respeto a la autoridad, "no solo a los buenos y mansos" como dice San Pablo.

      Eliminar
    2. El argumento que normalmente me sacan contra esto es, ¿Y no nos alzamos contra la autoridad nosotros? No. Nosotros nos alzamos contra el abandono del ejercicio de la autoridad, contra la anarquía liberal.

      Eliminar

    3. Bastante buena la respuesta de Marisela a un topo modernista.


      https://youtu.be/cF2q_PxwpiY
      Responder
      Marisela Olaizola
      Marisela OlaizolaHace 2 días
      Parecer irónico que el que está confundido quiera darle aclaratorias a los demas.
      No hablemos de todas las superficialidades a las que usted hace mención en su comentario. Hablemos de las cosas de fondo.

      ¿En que no está el FSSPX sujeta al Papa? Será que no están dispuestos a no dar la comunión en la mano o permitir que manos no consagradas repartan el cuerpo de Cristo como golosinas?

      O acaso, ¿será porque las mujeres rehúsan a dejar la tradición y mandato de San Pablo de usar el velo en presencia del Señor y visten decentemente dentro y fuera de la iglesia?

      ¿O será porque estas personas rehúsan usar anticonceptivos, que aunque la iglesia modernista aun lo prohíbe bien sabemos que muchos sacerdotes tristemente lo excusan a diario en los confesionarios?

      ¿Será porque Monseñor Lefebvre y los obispos que ordenó y todos los sacerdotes del FSSPX así como sus miembros laicos rechazan los mal llamados encuentros ecuménicos de Asís, en el cual el Papa de la Iglesia Católica ora en compañía de cuanto brujo, hereje y apostata hay en la tierra lo cual fue condenado por el Papa Pio XI como herejía?

      ¿Será porque rechazan la misa Novus Ordo de Pablo VI que fue hecha con la asesoría de 6 peritos protestantes y un sacerdote católico conocido y confirmado masón Annibale Bugnini entre los 10 miembros escogidos para esto?

      Porque esto fue condenado como herejía, maldición en el Concilio de Trento por el Papa Pio V.

      ¿o será porque no tienen devoción al Cristo de la misericordia que fue prohibida y colocada bajo el índice de libros prohibidos por Pio XII y en el pontificado de Juan XXIII el santo oficio emitió condenas 2 veces sobre los escritos de la Divina Misericordia y siguen devotos al Sagrado Corazón de Jesús?

      Y podría continuar la lista.

      Pero sin embargo la FSSPX en sus obispos, sacerdotes y feligreses permanecen fieles en todo aquello en lo que el Papa PERMANECE FIEL A CRISTO Y A SU SANTA IGLESIA.

      Rezan por el Papa en todas las misas y por la conversión de Rusia después de cada misa en honor a nuestra Señora de Fátima.

      Mi familia y yo pertenecimos como usted lo es en la actualidad a la misa Novus Ordo, hasta hace 2 años ensenaba el catecismo en una parroquia y un colegio, lo cual hice por casi 10 años, también mi hijo menor, y nos cansamos de escuchar tantas sandeces en las misas y tanta falta de reverencia por parte de sacerdotes y feligreses. Nos cansamos de la hipocresía propia y ajena. La mayoría de la gente sentada en los bancos de la iglesia rechazan verdades de la fe (Dogmas – Doctrinas) haciéndonos a todos hipócritas y pecadores; sin saberlo por definición protestantes.

      ¿De qué le sorprende que el Papa de turno le esté tirando flores a nada menos que a Martin Lutero? Capitulación completa al protestantismo y tradición a todos los mártires que perdieron la vida a manos de los protestantes en tiempos de la “Deforma”

      No pierda usted la esperanza, no todo está perdido. La iglesia verdadera como Cristo la prometió nunca desaparecerá, todavía permanece muy viva en pequeños grupos de fieles, que aunque usted no lo quiera aceptar y aunque los modernistas de la iglesia los quieran etiquetar de “cismáticos” siguen estando fieles a la Iglesia de Cristo de lo que lo son la mayoría de la iglesia modernistas. Y cuando lo que está desapareciendo en las iglesias modernistas, cerrando parroquias y sus seminarios están ordenando números patéticos de sacerdotes mal formados, y de eso podría contarle muchísimo, los grupos tradicionalistas de la Iglesia como la FSSPX y otros están llenos de jóvenes, sus números están creciendo y sus seminarios están más llenos que los seminarios de ciudades de millones de personas. Cada vez vienen más feligreses que al igual que nosotros están abriendo los ojo

      Eliminar
  8. Ya nos advirtieron de que habría gran confusión. Hay un portal que atribuye todos los males a Bergoglio y sostiene que todos los demás papas son poco menos que angelicales, sometidos a grandes presiones y traiciones que justificarían todo acto, digamos no ortodoxo. Por otra parte, el propio Bergoglio ha dicho, poco más o menos, que todos los procesos se van acelerando conforme progresan... Será pues que mientras los anteriores papas todavía estaban con la primer, segunda y tercera marcha, Bergoglio ha puesto directamente la quinta y acelerando que es gerundio. Confusión: es tentador pensar que se trata de un mal pontificado y todo volverá a su cauce; que no hay nada que cambie en el CVII y se trata de la hermenéutica de la continuidad y más difícil todavía: que Pedro es Pedro y no se hable más, como me dice un conocido neocón de libro, kiko para más señas. Pero confusión y desasosiego haylos y bregar con ellos se hace más difícil cada día. Yo no conocí las "ocurrencias postconciliares" y me topé con ellas de bruces a mi retorno a la Iglesia. Nunca comulgué en la mano y me niego en redondo a hacerlo; he pedido que se ponga reclinatorio y me han contestado que de ninguna manera, que eso sublevaría a los fieles ¿que qué...?. De pena cómo está la Iglesia, no se puede negar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno rabiar, y hacerlos rabiar a ellos con uno. Si no podemos ser tropa de avanzada, por lo menos moscardones en sus colas.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo. Sin que sirva de precedente ¿eh? ja,ja.

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.