...

...

martes, 16 de mayo de 2017

¿Qué camino tomar?

Mariquita Perez-de sus labores. (desde la vieja España)Resultado de imagen para imágen de mujer pensando

Hay una cuestión de suma importancia que me asalta día sí y día también y es sobre la asistencia a misa y cumplir el mandamiento de santificar las fiestas. Esto no tendría que plantear ninguna dificultad si no fuera que oír misa, casi siempre me produce una gran desazón en lugar de la paz que necesita mi espíritu. 

En las homilías sólo se habla del prójimo y nuestra obligación de ayudarlo, sin tener en cuenta si es o no responsable de su propia indigencia material, porque de la espiritual ni se menciona. No explican en qué consiste el evangelio más allá de que Dios es amor y quiere que seamos felices haciendo felices a los demás. Dale que te pego con los refugiados, los desposeídos, los marginados.  Pero no hablan de socorrerlos en un momento de necesidad para que se levanten y se valgan por sí mismos, sino de que tenemos que llevarlos a cuestas porque son pobres, como quien nace ciego o paralítico.

En la celebración en sí, es mejor estar absorto que atento porque así no te das cuenta de las innovaciones que van metiendo; porque yo no sé de dónde les sale a los curas esa irrefrenable necesidad de aportar algo de su propia cosecha, por ejemplo, que se trata de un sacrificio "vuestro" o "nuestro" en lugar de mío y vuestro; que para dar la paz se bajen del altar y vayan estrechando manos en todas las filas; que incluso pidan que los asistentes se vayan presentando unos a otros:  hola cómo estás,  yo soy Manolo, yo, Pepa, yo,  Lola.... Otras veces, dicen que la Misa (bueno, misa nunca dicen, sino eucaristía) es en ¡homenaje a los festeros de S. Vicente Ferrer...! Luego están los parlamentos joviales en cualquier momento de la celebración, incluso preguntando a los feligreses sobre cualquier cuestión personal...  Si hasta puede ser que al momento de darte la comunión te pregunten qué tal vas o espérate que quiero que hablemos luego. 

Sé que monseñor Lefebvre recomienda no asistir a misa si no hay misa a la que asistir, porque en realidad a lo que asistimos no se le puede llamar Santa Misa. Y esa es la tentación en la que me debato.  En la capital de mi provincia hacen una misa tradicional a cargo del Opus Dei y allí que fui. No tiene la solemnidad que debería porque sólo está el sacerdote asistido por un seglar vestido de calle, pero al menos es una Misa. Pero hete aquí que en la homilía nos cuentan lo bueno que es Francisco y lo díscolo que fue monseñor Livieres, pese a lo cual, Francisco lo perdonó. De momento no he vuelto por allí.

¿Qué hacer? Pues esta es mi reflexión. Tengo que ir a dar gloria a Dios porque es lo menos que puedo hacer por el Bien de mi vida.  Además quiero ir para escuchar su palabra y aprender, dar gracias y  recibir los sacramentos.  Y esto depende de mí; es la parte que tengo que cumplir yo. No estaría bien que refugiándome en que no hay Misa me quedara en casa cómodamente o me fuera a la playa. Digo que ésta es la parte que me concierne. La otra parte no depende de mí. La otra parte que es la de celebrar la Santa Misa, no puedo hacerlo yo, por lo tanto lo dejo en manos de Él. El Señor dijo que nos daría pastores y yo puedo ir buscándolos de peregrinación de parroquia en parroquia,  y mientras tanto asistir a la celebración con la máxima atención y respeto. Como decía Sta. Teresita,  el Señor no pide imposibles y si me pide que vaya a Misa es porque tengo que ir. Otra cosa es el ejemplo que pone monseñor Lefebvre de que no hay tantas Misas como debería en Africa, y asisten cuando pueden. Aquí no es el mismo caso. 



Nota del editor: No vayan a creer que Mariquita está pidiendo consejo, les cuenta mientras camina, que lo que le digan, ya lo sabe.  

27 comentarios:

  1. lagarto larteguy (reptil)16 de mayo de 2017, 17:57

    Lamento que Maruja debe ser casada y yo también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atorrante! Pero no confundirse... ¡es bravísima!

      Eliminar

  2. "La Batalla Inferior
    Respecto a la batalla inferior, la batalla que luchan los hombres, el P. Calmel tiene estas palabras esclarecedoras:
    Que cada sacerdote, cada laico, cada pequeño grupo de sacerdotes y laicos que tienen autoridad e influencia sobre el pequeño resto de la Iglesia y de la Cristiandad, lleguen hasta el límite de sus posibilidades y poder. […]
    Que los líderes de pequeños grupos y sus miembros se conozcan unos a otros y se comuniquen entre ellos.
    -Que cada uno de estos pequeños grupos protegidos, defendidos, liderados y guiados en su oración y sus cantos por una verdadera autoridad, se conviertan en lo posible en bastiones de santidad: esto es lo que garantizará la continuidad de la verdadera Iglesia y lo que la preparará eficazmente para su resurgimiento, cuando llegue el día elegido por Dios.

    P. Calmel:
    Nuestros bastiones deben ser bastiones de santidad.
    Lo que es preocupante actualmente no es tanto el avance de las fuerzas del mal, sino más bien el ablandamiento de los buenos.
    En realidad, hay un enlace entre estas dos tendencias.
    Aquellos que conocieron los heroicos inicios de la Tradición con Mons. Lefebvre se dan cuenta que actualmente los tradicionalistas se han vuelto bastante tibios en comparación con aquéllos de esos heroicos días:
    La manera descuidada de vestir,
    Uso pecaminoso e imprudente de internet,
    Debilitamiento de las convicciones entre los jóvenes,
    Los fieles que ya no leen para mantener su Fe y para oponerse a los errores,
    Poca gente asiste a ejercicios espirituales,
    Un decaimiento proporcional en las vocaciones, etc.
    Si el enfoque principal en esta batalla inferior no es nuestra santificación, no conservaremos nuestros bastiones.
    Seremos arrastrados a la apostasía general.

    La Batalla Superior
    Sobre esta batalla de auto-preservación, tenemos la batalla más alta cuyo objetivo es derrotar completamente a las fuerzas del mal.
    Es aquí donde reside la Batalla de Dios.
    ¿Y dónde quedamos nosotros en esta batalla?
    Sólo hay una simple acción que cada uno debe realizar:
    Nuestra Señora se la confió a Sor Lucía de Fátima:
    Muchas veces, mientras pasaba horas preciosas en su compañía, Nuestra Señora insistió que cumplamos nuestros deberes diarios de acuerdo a nuestro estado de vida y que ofrezcamos este esfuerzo por la reparación de nuestros pecados y la conversión de los pecadores.
    Esta es la condición fundamental que nos permitirá hacer retroceder a las fuerzas del mal que amenacen con sumergir el mundo actualmente y que dará lugar a la conversión de Rusia y al período de paz del mundo.

    Pero ella explicó también la importancia del Rosario, porque es el medio principal dado por Nuestra Señora para la santificación de nuestros deberes diarios.
    Esta es la manera en que verdadera y eficazmente podemos participar en la batalla final, que definitivamente aplastará a los enemigos de la Iglesia.
    ¡Esto está al alcance de todos y eso es muy alentador!

    Concluyamos con las palabras de Mons. Lefebvre que dio en un sermón en su última Misa Pontifical el 1 de noviembre de 1990 en Ecône, en ocasión del 20 aniversario de la FSSPX.
    Este es su testamento:
    “Estimados amigos, ustedes pueden ver fácilmente la importancia de su papel. […]
    Ustedes son un pequeño resto, pero llevan la antorcha con valentía. […]
    ¡Ah! ¡Qué hermosa tarea, que noble cruzada se presenta frente a ustedes!
    ¡Dios los ha puesto en un período de la historia de la humanidad que es emocionante para los jóvenes como ustedes!
    Así fue en tiempo de los Macabeos, cuando dejaron la corrupta sociedad judía y ellos también eran pocos.
    Judas Macabeo con solo 800 soldados enfrentaron una armada de veinte mil –y los vencieron.
    Y así, tengan confianza, queridos amigos, Dios está con ustedes.
    No los abandonará como Él no nos abandonó en el curso de los veinte años pasados.
    Tampoco los abandonará en el futuro porque es Él mismo lo que Dios quiere.
    Dios no quiere desaparecer, Él es Dios, Él quiere seguir siendo Dios no solo en el Cielo, sino también aquí en la tierra.
    Es por eso que Él quiere soldados en Su Ejército”.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pensar que por discrepar se les nego el acceso al Sacerdocio, asi como la asistencia espiritual."Cosillas" del tobogan "acuerdista".
      Lamentable.

      Eliminar
    2. No hay que discrepar, eso es moderno, hay que obedecer o asesinar, esa opción nos da una buena medida de las cosas.

      Eliminar
    3. Cuando en el Estudio me llega un hijo que quiere confrontar a su padre, siempre le propongo el asesinato. Si no es pensable el asesinato, tampoco es tiempo de confrontar.

      Eliminar
  3. Preciosa la fotografía; yo no la habría encontrado mejor. Claro que acepto consejos y los necesito, jajajaja máxime si vienen de caballeros católicos, tan escasos por desgracia. Gracias por su atención. Mariquita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces me atrevo y va mi conseja. Que no es conseja sino advertencia. Es muy bueno estar buscando, como ese otro que anda caminando, pero un día se hace vicioso; como esas mujeres que andan buscando marido como las mariposas y un día se pusieron viejas y están solteras. En un momento hay que tirarse a la pileta. El hombre moderno adora la libertad de estar en proceso para todo, pero la libertad es un bien a consumir; un día la gasto y cagüentodos, "salga pato o gallareta" decimos en estos pagos; y luego hago uso de la tozudez hispánica y sigo arando aunque haya piedras.

      Eliminar
    2. Me parece muy buen consejo. No haré como ese que anda caminando porque sé a qué puerto me dirijo. Ya me tiré a la piscina hace cinco años, o ya encontré la perla que quiero comprar vendiendo todas las demás. Es triste que no puedas ir a la misa de tu pueblo, ni a la del pueblo de al lado, pero Dios no nos abandona y hace tiempo que encontré una misa que siendo N.O.M. no es como las demás. Lo que pasa es que, en ocasiones, por circunstancias personales, no puedo asistir y es cuando busco en las parroquias. Mi salto a la pileta sería organizar mi vida de tal modo que asistiera siempre a la misa que tan generosamente nos proporcionan los cartujos. Por cierto que entre ellos hay tres argentinos de San Rafael. https://www.youtube.com/watch?v=sr9dJXbe9E0

      Eliminar
    3. uh por cierto la misa que celebran los monjes es otra cosa, y si es el santo Sacrificio del verdadero rito el Romano ni hablar! yo tenía la oportunidad de asistir a una los domingos, pero oh casusalidad el obispo andaba metiendo las narices en algún que otro acontecimiento del convento, y ¡zaz! de un día para otro volaron al monje para al extremo opuesto del país; en penitencia no lo dejaron, según me enteré más tarde, continuar celebrando la verdadera misa.
      quetereparió obispo (vedosiano opción preferencial por los pobres) de merdis.

      Eliminar
    4. Tengo entendido que los cartujos tienen su propio rito. La misa que nos hacen es en español pero no es como la otra. No nos damos la paz; también lavan sus manos y no separan los dedos; comulgamos de rodillas y en la boca; rezamos el Yo confieso (que ahora ya no se ve en ninguna parte o casi); el Credo Niceno-constantinopolitano; solamente una lectura... Y todo con verdadera devoción, pausas y seriedad máxima. Sin homilía. Espero que no nos quiten a los cartujos. Sólo tenemos contacto con el que hace de procurador, son de clausura, una orden muy estricta, si no la que más. Y por supuesto las mujeres ni podemos entrar más allá de la capilla que tiene entrada por el exterior.

      Eliminar
    5. Claro, porque tienen voto de silencio.

      Eliminar
  4. http://www.livemass.net/LiveMass/Live.html
    Un latín afrancesado, pero en fin asi es todo lo que quedó de la destrucción del cobarde wojtila.

    ResponderEliminar
  5. Dios es amor y quiere que seamos felices haciendo felices a los demás..
    ay si ya me tienen hasta la coronilla, es tal cual lo que señala, esto es lo único que saben homiletar, ¿no sería una especie de apocatástasis? practicamente estamos todos salvados, sólo hay que hacer uno o dos trámites burocráticos como bautizarse y pasar la comunión y después yastá!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sacerdotes en las homilías se hacen perdonar porque no quieren darnos la lata y se disculpan si se alargan un minuto; no quieren asustarnos y si se atreven a decir algo que pueda resultar "fuerte" o como acusador, se dan prisa en decir "yo el primero, hermanas y hermanos, pero todo queda en el pecado social, en el naturalismo. La despedida es que seamos felices.

      Eliminar
    2. Pero ese naturalismo no empezó con bergog sino con los modernistas wojtila y cia.

      http://www.obispoenmisiones.com/reflexiones-sobre-la-canonizacion-de-juan-pablo-ii/

      Eliminar
  6. https://in-exspectatione.blogspot.com.ar/2017/05/fatima-exclusa-o-bien-breve-historia-de.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía hay gente que dice que no debemos juzgar porque la Iglesia la conduce el E.S. Creo que ésos no pueden vivir en la incertidumbre y por eso niegan la realidad con un "no pasa nada, todo va bien". Y no se dan cuenta de adónde los quieren conducir: a la apostasía, como dice el encabezamiento de este blog.

      Eliminar
  7. Ud y sus seguidores cocodrilo son unos fanáticos de la ideología Doctrinal.
    Que el Santo Padre los perdone!

    https://adelantelafe.com/papa-francisco-condena-los-catolicos-fanatizados-la-claridad-foctrinal/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor anónimo, hay un mecanismo de defensa que se llama proyección. Saludos.

      Eliminar
  8. http://catapulta.com.ar/?p=3333

    CARTAS NAUSEABUNDAS (Y Bergoglio es cómplice o irresponsable)

    “La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, recibió, esta tarde, una carta del ....(léase bergoglio), enviada mediante la Nunciatura Apostólica en Argentina.

    La misiva del S....(otra vez léase bergoglio) responde una carta de Hebe, fechada el 14 de abril, en la que le transmite su deseo de que visite al país y le cuenta detalles de los 40 años de las Madres.

    Aquí, ambos textos:

    Buenos Aires, 14 de abril de 2017

    Queridísimo ......( un vez más léase bergoglio):

    Te escribo para decirte cuánto te necesitamos todos. La estamos pasando muy mal, el país parece una montaña que se cae a pedazos como cuando sucede un terremoto.



    ..




    aaaaaaahhhhhhhhhh......jajajajajajajajajajajjajajajajjajajajjajajajjajajajajajjajajjjajajajjajaja

    ResponderEliminar
  9. Wanderer:
    Bergoglio jamás iba a contestar las dubia porque no tiene ninguna obligación de hacerlo, merced a los famosos privilegios y exageraciones del “papado romano” que nos ha llevado a esta situación.
    http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2017/05/aclarando.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y la culpa es de Pio IX con su maldito Syllabus y la Cuanta Cura, y de San Pio X y su red de espionaje. Francisco se los pasa por los gregüescos porque son unos forros.

      Eliminar
    2. Ya me hicieron leer lo que no debía; me acabo de enterar que el gordo, además de ACADÉMICO ¿es de derecha? ¡nunca lo hubiera pensado!. Silbando como serpiente y cagón como las palomas, lo que pide es que no hagan olas. En cuento le sacan una clara negación de un artículo de fe, con anatema, se caga y le busca la vuelta para no decir lo que dijo, como cuando jura que no es él el que escribe. No tiene las bolas para contradecir el Vaticano I. Eso es el modernismo, ideas heréticas hasta que lo confrontás con el magisterio y se hacen los chotos ¡no quise decir eso! pero lo siguen diciendo. Bostas.

      Eliminar
    3. wanderer tiene la cobardía suficiente para criticar vaticano I y mucho más. ¿de donde les vendrá el odio a Trento y a Vaticano I??

      Eliminar
    4. Porque condenan el liberalismo, porque consagran dogmas que los dejan offside

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.