...

...

miércoles, 26 de julio de 2017

PRESENTACIÓN DEL LIBRO


EL PACTO PERÓN ISRAEL - Cristian Rodrigo Iturralde. 

    El Jueves 3 de Agosto a las 19 hs, en calle Moreno 1921, el Prof Antonio Caponnetto presenta el nuevo libro de Cristian Rodrigo Iturralde. Debido a interferencias en las comunicaciones recién estamos en conocimiento de este acto (ya sabíamos de la aparición del libro) y no podemos dejar de recomendar encarecidamente, sobre todo a los jóvenes, la concurrencia al acto y la lectura del libro.



   Dice el Prof Caponnetto que es "un importantísimo trabajo de investigación, desenmascaramiento y denuncia". Yo insistiría sobre lo primero, es decir que es un trabajo de minuciosa investigación en el estilo propio de Iturralde, que es el de una cuidadosa objetividad histórica. No creo que en él concurran intenciones de denuncia, y el desenmascaramiento corre para aquellos que le pusieron a Perón una máscara. Los hechos son los hechos y las máscaras se terminan cayendo solas cuando la historia es tratada por hombres que se proponen sólo hacer historia, sin más pretensiones. 
   ¿Qué quiero decir con esto? (Mucho más cuando todavía no he leído el libro): Quiero decir que no esperen encontrar en Iturralde ni a un "gorila", ni a un "antiperonista", cosas de la que nosotros los viejos - que hemos vivido gran parte de esa historia - no podemos desprender de nuestras visiones. Iturralde es una generación que puede estudiar a Perón sin que las emociones lo traicionen, como debe ser; con datos y fundamentos.
      ¿Por qué me atrevo a asegurarlo en forma previa a la lectura? Porque ha dado suficientes muestras de una total independencia de criterio.
       Hoy por hoy, la Argentina - un país que pudo ser y que nunca fue-  tiene dos mitos que se contradicen y que se misturan: San Martín y Perón. Nadie que quiera explotar una cuerda política con mínimas posibilidades de resultados, puede prescindir de estos mitos, mitos que han dibujado el "ser" argentino y de los cuales se puede extraer una fuerza convocante del número en la emoción y el sentimiento de sus habitantes. San Martín es el mito del patriotismo, de la honestidad, de la integridad, del desinterés, de la entrega, del coraje, es decir, de lo que los argentinos consideran que está "muy bien". Pero con Perón los argentinos hemos aprendido que lo que está "muy bien", es un poco zonzo, que hay que mecharlo con un poco de astucia, de viveza, de oportunidad (no quiero decir de oportunismo). Y en esta mixtura, los dos próceres han alcanzado en el "inconsciente colectivo" una estatura casi sobrenatural. El Santo de la Espada y San Perón, son los dos pilares de nuestro ser nacional, mal que nos pese. 
    El hecho de que seguimos siendo un "proyecto" y nunca fuimos una Nación, torna para muchos imprescindible el uso de los mitos, como el de la loba y los dos gemelos fueron para los romanos, y los suyos para los griegos. Está bien, es la forma. Pero llega un momento en que la verdad histórica tiene que salir a luz y los mitos, si no cumplieron su función forjante del carácter propio de un pueblo, comienzan a derrumbarse solos. Para resistir deben ser realmente mitos, estar fuera de la historia, estar en la literatura o en la religión de ese pueblo, no en la historia. De otra manera, pasan de ser de mitos a simples mentiras, y nada se construye sobre la mentira.
     Tómense el trabajo de leer el blog "Políticamente Incorrecto", donde escribe Iturralde, y verán la apreciación sobre San Martín de un "historiador" sin pretensiones mitológicas y dispuesto a hacerles frente aun a los más encendidos nacionalistas. De ello deduzco que este análisis sobre Perón, tiene parecidas características.
     Entiendo - pero no comprendo - el uso de la figura de Perón en el mito político, este toca las cuerdas no ya de las "virtudes cívicas" que tocaba San Martín (y que en este chato plano es sostenible), sino de los "vicios tolerables" en toda faena política, que finalmente ha sido todo el esfuerzo de la reflexión política argentina: cuáles son los vicios peronistas a los que entregaremos nuestra voluntad.  Pero esto de los creadores o sostenedores de mitos no debe contagiar a los historiadores, y Cristian Rodrigo Iturralde no se contagia.
     No creo que exista en el autor una intención derribadora de mitos, ni mucho menos una reemplazadora de mitos. Creo que encontraremos simplemente historia, y en el caso de Perón, después de la avalancha adorativa, puede resultar bastante chocante o iconoclasta; pero el efecto no es por culpa de la verdad de los hechos, sino de esa enorme construcción mítica que hicimos los argentinos para justificar nuestros vicios.
    No es un libro para antiperonistas, es para entender el personaje histórico, y que el mito siga por las cuerdas que deba seguir.
        
     

16 comentarios:

  1. Estimado Dardo: gracias por la difusión y tus palabras. Abrazo en Dios y la Patria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Cristian: en esta argentina no sé si te he hecho un favor, la cola para insultarte va a llegar a Mendoza. Bienvenido al bando de los excomulgados.

      Eliminar
  2. Santa Inquisiciòn...Tribunal de Misericordia..(aquella vez no se le habrá ido un poquito la mano con el tìtulo?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo critiqué porque se quedó corto... ya ve usted que no hay forma de contentar a todos

      Eliminar
  3. No hace falta insultar ya sabemos quien fue el chanta de Perón que arruinó al país y sabemos que el honorable san Martin NO ES UN MITO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No sea ciego! Más allá de si fue o no honorable, es clarísimo que una cosa es el personaje histórico y otra el mito ¿O usted lo canonizaría?

      Eliminar
  4. Fuira perón y su derivado el peronchiiiismo!!!

    ResponderEliminar
  5. MORENO 1921.... DE DÓNDE????

    ResponderEliminar
  6. moreno 1921....de d0nde???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De la CABA! lo que pasa, pasa en Buenos Aires querido, no en este true du cul.

      Eliminar
  7. A este improvisado le sigue dando letra Antonio o Cosme B.V?

    ResponderEliminar
  8. Parece que Diaz Araujo escribió de vicio San Martin: cuestiones disputadas... a los descubridores de las pilosidades del sapo no les entra la bala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo reconocer que pongo todo mi empeño por "creer" en la versión de Diaz Araujo, ¡me encantaría! pero me hace ruido y ruido; lo mismo con Mayo.

      Eliminar
  9. Alguién que tenga la deferencia de avisarle a Canicova!!! Seguro va a estar chocho de que lo inviten.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien Dardo, y muy bien Iturralde.
    Derribando mitos que hacen mal a las almas de recta intención. La mentira es mentira y punto. Al pan pan, y al vino, vino.
    Perón era un demagogo acomodaticio, y muy vivo...lisa y llanamente... tranzó con los judíos por poder... un verdadero Judas Iscariote!!!
    Y San Martín - que feo huele - basta!!! por favor...saquense las vendas de los ojos!!! Por favor!!!!

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.