...

...

miércoles, 30 de agosto de 2017

FAENA DE TRAIDORES

Resultado de imagen para imagenes de martires de la iglesia catolicaPor Dardo Juan Calderón.

LA DEMOLICIÓN DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

 El modernismo triunfante del Concilio Vaticano II ha difuminado las certezas de la doctrina y, con la excusa de un sueño futuro desenraizado de la historia, como aquella revolución ocurrida en 1789, pretende echar a andar un nuevo calendario y dejar en el olvido nuestras glorias. Sabemos que el hombre sin historia es como el hombre sin geografía, un huérfano soltero flotando en la nada, un ser perdido  e inexplicable,  que se hace víctima de la primer estafa que se le plantea para llenar un vacío existencial intolerable que admite, para saciar su hambre, todo tipo de venenosas ilusiones.


   Sin embargo, muchos de aquellos  avisados del engaño, se ensombrecen y desfallecen ante un panorama negro que cubre como una manta maligna su tiempo, y suelen mirar hacia el pasado con una nostalgia culposa. Este tiempo malo sólo puede explicarse por un hilo de traición que recién devela su punta  en el actual desastre, y por ello miran hacia atrás con desconfianza a sus padres, a los que suponen entregadores de una herencia emponzoñada y así se entregan indignos e indignados a tirar de ese hilo que les descubre una trama de carcoma a cada nuevo tirón que van destejiendo del tapiz de la historia. Inconscientes de que es de sus manos que se contagia la peste, que son ellos los portadores  de una tiniebla funesta que los acompaña y ensombrece sus ingratas reflexiones.

   Es nuestra esta crisis, somos los Hijos pródigos de la Cristiandad y de la Iglesia, nosotros hemos dilapidado sus tesoros en un día de juerga,  y mientras comemos con los cerdos podemos querer entender que este destino estaba anunciado no por nuestras culpas, sino por una carcoma que venía en la arcas del tesoro recibido que de manera inexplicable se ha colado entre los dedos como arena. Siempre el dilapidador tiene esta impresión y se cubre con este engaño: “¡¡Tanto!! ¡No puede haberse perdido en un minuto! Venía mermado. Mucho eran simples chafalonías. El saco estaba roto. ¡Si sólo fue un día de fiesta!”. Y hurgamos rabiosos en las culpas de nuestros padres que nos dejaron un número falso. Que ocultaron los pasivos. Que habían reemplazado los tesoros con bijouterie. Maldecimos a nuestros padres.

   Muy por el contrario, el pródigo hijo tiene su salvación en volver a los padres. Nuestra urgente tarea es la recuperación de la confianza en la providente acción de esos padres. En la visión del tapiz entero, lavando nuestras sucias manos para tocarlo con veneración y contemplarlo en la total belleza de su dibujo.

  Abandonemos rápidamente esta innoble actitud de reclamar a la Iglesia del pasado por lo que son nuestros pecados, ya no importa lo perdido, sino volver a la fuente inacabable de los tesoros. Volvamos a sentir el orgullo de ser hijos de esos padres, de ser parte de esa Iglesia llena de glorias intachables. Volvamos sobre nuestra historia llevando el sol de un espíritu heroico que debe devolver el tono triunfal de la herencia en estos tiempos nefastos, y no las tinieblas del resentimiento.

  Les entrego con esta corta reflexión un pasaje del Padre Jean Dominique OP, que sirviera como introducción a su libro “La Sainte Église à travers son histoire”:
   
      “La crisis inédita que sacude las sociedades temporales y la Iglesia después de una cincuentena de años produce en muchos católicos un profundo descorazonamiento. Viendo los violentos asaltos de los que la cristiandad es objeto, como la apostasía de muchos, el cristiano está tentado de suspirar: “¡Oh Dios! ¿Verdaderamente valdrá la pena seguir nadando contra la corriente? ¿Tiene la Iglesia católica todavía una posibilidad de sobrevivir?”

   Los peligros de un tal desfallecimiento son fáciles de medir, son el relativismo, la duda y la tristeza.

   Para prevenirse, un medio eficaz se nos presenta a todos, aquel de la meditación de la epopeya extraordinaria que representa la Historia de la Iglesia después de dos mil años. A la vista de los santos y los héroes que han llevado la verdad revelada por el mundo entero, en la consideración de las tempestades, de las guerras y las persecuciones que la frágil nave de Cristo tuvo que atravesar, un sentimiento de buen orgullo gana al católico fiel, como así mismo una fuerte confianza en Dios y su Iglesia. Sí que es bella la Esposa de Cristo. Sí que es bella mi Madre, ella ha recibido la promesa de la vida eterna, ella detenta el poder y la fecundidad suficientes para remontar todas las crisis presentes y por venir. La contemplación de dos mil años que han pasado después del nacimiento del Salvador hace aparecer la naturaleza misma de la Iglesia y los grandes principios de la vida cristiana. Es una verdadera lección de eclesiología.


   Es por ello que tales reflexiones sobre la historia de la Iglesia, son para el cristiano la ocasión de un leal examen de conciencia. Ya que si podemos decir orgullosamente con Tobías “Somos hijos de santos” (Tob 2,18), y con San Pablo: somos “conciudadanos de Santos y miembros de la familia de Dios” (Ef. 2,19), una pregunta se nos impone: ¿soy acaso de la raza de San Pablo, de una Santa Ana, de un San Luis o de un Santo Cura de Ars? Son ellos verdaderamente mis hermanos y hermanas mayores; aquellos héroes de la legión tebana, aquellos locos eremitas que poblaron los desiertos o aquellos cristianos que dejaron todo para partir de cruzada? El ejemplo ejerce sobre todos una santa emulación. La historia es maestra de vida”.    

41 comentarios:

  1. Tenemos que abandonar la innoble actitud de reclamar a la Iglesia del pasado por lo que son nuestros pecados, pero ¿acaso en la Iglesia del pasado no hubo pecadores? ¿No es innoble la suposición de que en la Iglesia pretérita no hubo pecados?

    ResponderEliminar
  2. O sea que los pecadores están fuera de la Iglesia??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff!!!... está duro el estofado! ¿Que parte de UNA, SANTA, CATÒLICA Y APOSTÒLICA no entiende? La analogía entre la Virgen y la Iglesia no le cuadra. Es usted la muestra del daño que se ha producido por efecto de lo dicho, desconfía de Ella. No sé donde buscará Ud la salvación.

      Eliminar
    2. El UNA, SANTA, CATÒLICA Y APOSTÒLICA lo entiendo. Lo q no me cuadra es donde estan los pecadores, si en la Iglesia o fuera de ella.

      Eliminar
    3. La cizaña y el trigo. Pecadores siamo tutti, salvo María, pero el pecado no viene de la Iglesia, sino la salvación, el pecado viene del mundo, la carne y el demonio. Hay hombres pecadores, pero la Iglesia es indefectible.Es la túnica que no pudo ser rasgada. Losa pecadores somos traidores dentro de la Iglesia.

      Eliminar
  3. Si Señor: esta durisimo!
    UNA, SANTA, CATOLICA Y APOSTOLICA se entendio; se entiende y se entendera SIEMPRE.
    Ahora:
    una: ¿la conciliar?
    santa: ¿luterana,divorcista,con "asesoras" progay?
    apostolica: ¿con la entrega flagrante de Cuba, bendiciendo al tal "maduro" y con "cristos" de "mano izquierda" caida de la Santa Cruz, tendida a la narcoguerrilla "farc"?
    Y por ultimo:
    catolica:¿con el apostata "pancho" y sus "regocijantes pendejadas" A DESIGNIO?
    NO DESCONFIO--JAMAS--DE LA SANTA ESPOSA.
    SI DE LOS QUE "pretenden" ENTREGARLA.
    O entregar aquello que ES su unica ESPERANZA (en el mundo): la voluntad de combatir de sus fieles.
    Esten donde esten quienes no aceptan "sellos".
    Atanasio

    ResponderEliminar
  4. Los males que caen sobre los pueblos son castigo de Dios, sobre todo es así con Su pueblo, por la apostasía, por tener otros dioses, o simplemente por la tibieza. Así fueron los judíos al exilio babilónico, por los helenizantes vino la desolación de Antioco Epifanes, lleno está el AT de historias de infidelidad y castigo, finalmente así cayó Jerusalén y el templo.

    ¿No pidió Nuestro Señor la consagración de Francia al Rey por intermedio de Santa Margarita María de Alacoque? No pidió conversión la Santísima Virgen en todas las apariciones, con palabras o con gestos? Si alguien quiere hacer un repaso de las apariciones marianas verá como va cambiando el tono de los mensajes a lo largo de la historia. p. ej. La Salette ¿No pidió la consagración de Rusia y la devoción del Corazón Inmaculado en Fátima?
    Si el Concilio VII es un mal, entonces es un castigo, evidentemente es un castigo de la Iglesia preconciliar o, si se quiere del clero y los fieles, depende de a qué cosa nos refiramos con "la Iglesia"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lógica abrupta. Yo podría decir que si usted es malo, lo es por culpas de su padre, y capaz que su padre era un santo varón, y usted salió malo por los amigos, o por su pereza. El silogismo: concilio malo, luego preconcilio causante del mal, es una trampa que inicia una cadena infamante de la Iglesia que no para hasta culpar al mismo Cristo. Mire las causas en los enemigos, no en la Iglesia. No hay que someter el período del NT a las mismas leyes del AT, ha transcurrido la redención, se ha fundado la Iglesia, y la gracia mana de los sacramentos. La Iglesia no es el "pueblo elegido", pueblo de dura cerviz que Dios lleva a patadas a su destino. La Iglesia es el Concilio de los Fieles, de los Santos, sobre los que obra la Sangre de Cristo derramada, sobre el que recayó el soplo del Espíritu. Son dos "economías diferentes", Cristo "lo hace todo nuevo", el Cristiano es el Hombre Nuevo. Enamórense de la Iglesia, no se dejen confundir.

      Eliminar
    2. Todos los males del Concilio, sólo pueden ser combatidos eficazmente con las doctrinas de los preconciliares, que lo vieron actuar y lo condenaron, El engaño es desmerecerlos para privarnos de estas armas en la defensa. Relean con esta visión, con esta confianza en los últimos Santos, en especial en los últimos Papas, sino, todo caerá como una serie de fichas de dominó, ¡y eso es lo que quieren!

      Eliminar
    3. Me imagino que se refiere a los últimos hasta Pio XII...

      Eliminar
    4. lo suyo es silogismo puro cocodrilo, sin querer ,supongo. Que los enemigos hayan estado dentro de la Iglesia,además de afuera,no significa que la Santa Iglesia sea la causa de ello. Que hayan convivido los enemigos de Cristo junto con Lefebvre a la hora del concilio nefasto no significa que la Iglesia sea la causa de la traición. Judas convivía con los Once y no fue NSJC el causante de su traición. Es más que claro que Vaticano II cuajó perfectamente porque estaban dadas las condiciones, habían muchossss interesados en que muuuuuchas cosas cambiaran, para mal. Y aunque algunos tenían buenas intenciones, como Lefebvre y otros, ganaron los malos, que no nacieron en la década del 60, al contrario, eran bastante viejos y carcamales.El misterio de Iniquidad existe desde el nacimiento de la misma Iglesia y para todo hay una plenitud de los tiempos.

      Eliminar
    5. por supuesto que ud dice que la Iglesia no es la causa, pero siempre da a entender que el mal surgió con el Concilio II, cuando es obvio, que este fue la coronación de todo el espíritu modernista condenado por San Pío X.

      Eliminar
    6. Por supuesto que hasta Pio XII. A la Corregidora: Sin duda alguna la causa de estas derivas está anunciada en las desviaciones del pasado que se viene dando en el espíritu humano, en los enemigos de la Iglesia, especialmente en los dos últimos siglos, pero también desde la Reforma Protestante. Estos embates producen una reacción desde la Iglesia: condenas, anatemas, encíclicas, definiciones (y también decisiones y posturas políticas que pueden ser mejores o peores). Los que muchos están considerando es que estas "reacciones" (Trento, Vaticano I, Syllabus, encíclicas de Pio X, de León XII y de Pio XI, adecuaciones litúrgicas, etc) tienen los errores propios de una "reacción" exagerada. Es decir que la Iglesia, erró en todo esto por ser "reaccionaria". Y además, a veces con liviandad o con emociones, juzgan las decisiones políticas y prudenciales con demasiada acritud. No es así, en todos estos documentos está la respuesta adecuada e inspirada que nos permite juzgar con certeza el error modernista. Allí está la Iglesia y en estos documentos la regla próxima de nuestra fe, que no podemos poner en duda. El sedevacantismo - dentro de su sistema un poco simplista para solucionar el asunto- sin embargo acierta en algo fundamental: "Algo" pasó - de un día para el otro- de Pio XII a Juan XXIII, que cambia diametralmente la cosa al nivel de la autoridad. Los hombres siguen un curso de decadencia trasable en las causas de la historia, pero en la Iglesia, en la Autoridad de la Iglesia , hay un corte abrupto. Mucho más abrupto que el caso de la Revolución histórica, donde la Monarquía pasa a República (se asesinan los monarcas) pero ya en los monarcas se avisora la decadencia intelectual y moral. Aquí no pasa eso. Y esto porque lña historia de los hombres es asunto de hombres, pero la de la Iglesia... interviene el Misterio.

      Eliminar
    7. De lo que pensaba Luis XIV a Napoleón, hay un salto, pero un salto explicable. De Pio XII a estos, es infinito. No hay que juzgar con los criterios con que se juzgan normalmente las cosas de los hombres. El sedevacantismo da una explicación que conforma rápidamente, hubo un "fraude" al Espíritu, y este no estuvo presente en en las elecciones posteriores a Pio XII. Se puede discutir, pero no se puede dejar de ver que aciertan en que "algo" abrupto sucedió. Estos que critico, y en lo que Ud de alguna manera cae, es en juzgarlo como asunto humano, "debe haber un hilo causal explicable", una descomposición de esa autoridad en cuotas. ¡Pero no! Nunca estuvo más alto este concepto de autoridad que en los últimos Papas, esos documentos son intachables e infalibles en su mayoría . Fue la caída a un abismo. De rompe y raja. Un golpe de mano, un "hachazo brutal" (diría el poeta), para peor, ¡sin cambio de régimen! ¿Cuál fue el cambio? En corto: el Espíritu Santo ya no estaba actuando sobre estos hombres ¿porqué? ¿porque las elecciones fueron inválidas? Es una respuesta. Respuesta que nos lleva a que la única solución puede venir desde la destitución y recomposición de la elección. O hay otra. El Espíritu no actúa porque Ellos (los Papas conciliares) no lo dejan, y no lo dejan porque dejaron de creer en Él, o porque les parece que está mal usar ese procedimiento autoritario, que es mejor que la verdad se alumbre desde abajo, desde las conciencias, como una adquisición propia, y no que sea impuesta desde arriba, como una orden (liberalismo). En ese caso, la solución viene desde una "conversión" del Papa, que está elegido y es Papa, pero que necesita "reconvertirse" a una fe de la que ha apostatado, o de la que prescinde por razones intelectuales.
      Lo que es imprescindible es entender lo abrupto del cambio, sino, no se entiende nada. Es por eso que no me malquisto con sedvacantistas, porque "malgré" sus soluciones, dejan intacta la Iglesia.

      Eliminar
    8. 8:30 ¡MUY BIEN!

      Eliminar
    9. El Espíritu Santo si estuvo en el cónclave luego de la muerte de Pío XII, en la elección del cardenal Siri, peeeeero los desobedientes tenían otros planes y le hicieron un golpe de Estado, es decir hablando mal y pronto al mejor estilo chabacano de bergog, le echaron flit, y le dijeron en los hechos: ahora mandamos nosotros.

      Eliminar
    10. Tras esto, viene un problema del sedevacantismo. Juan XXIII y lo otros no fueron Papas, por lo tanto los Obispos que consagraron no fueron Obispos, y los sacerdotes que estos consagraron no son sacerdotes, y todos los sacramentos que estos impartieron, no fueron válidos. La Iglesia practicamente no existe, y si sigue un rato más, no va a existir. Prevaleció. La fe tambalea. No creo que sea así.

      Eliminar
    11. Yo creo que los Papas de los siglos XVI-XIX son Pedro diciendo "Aunque todos se escandalizaren de Ti, yo no me escandalizaré jamás" mientras que los Papas del siglo XX son Pedro negando tres veces a Jesús.

      Eliminar
    12. No es sede vaca, es sede usurpada. Casi como tener a Cristo maniatado y amordazado en su Doctrina, preso como en el Galli Cantu, y ellos con sus abusos le hacen decir cosas modernistas y toman decisiones según su criterio humano y no según Cristo. ¿se entiende? Si es sedevaca o lo que sea lo tendrá que declarar alguien con verdadera autoridad, mientras tanto lo que se observa es que hacen lo que les da la regalada gana y no lo que Cristo les mandó, por lo que nosotros debemos actuar en consecuencia es decir REPUDIARLOS.

      Eliminar
    13. No es ningún problema de sedevacantismo es la cruda realidad. Ufa con el prejuicio sedevaca.

      Eliminar
    14. Ustedes le tienen terror a la palabra sedevaca y los neocones un horror tremebundo a la palabra cismático. Problema de ustedes sino ven con objetividad la realidad. Y el dato objetivo es que se cumple en los de la secta conciliar la orden de la instrucción de alta vendita, que caminen bajo su estandarte pensando que lo hacen bajo las llaves de Pedro.

      Eliminar
  5. La Iglesia es esencialmente la sociedad religiosa instituida por NSJC en orden a la salvación de las almas. Por promesa divina es infalible y "las puertas del infierno no prevalecerán contra ella", independientemente de los errores de sus miembros.
    Después me parece conveniente distinguir en:
    Iglesia militante: los bautizados en la tierra, luchando con el auxilio de la gracia contra el mundo, el demonio y la carne.
    Iglesia purgante: los que están purificandose para luego ir al cielo.
    Iglesia triunfante: los que gozan de la visión beatifica.
    El problema, evidentemente, se da en la llamada Iglesia militante, ya que de alguna forma, todavía no está decidida la suerte sus componentes.
    Luego creo que viene la cuestión de la pertenencia material o formal que se vuelve más compelja y sería adecuado precisar.
    Sin embargo, la barca, les guste o no les guste, es Santa. Es santa a pesar de que su capitán (visible) esté pasado de copas y llevándola para cualquier lado, o que sus marineros se hayan amotinado, o que el mar esté embravecido en su contra.
    Al final alcanzará el buen puerto que le fue prometido.

    Bernardo Calabrese

    ResponderEliminar
  6. Decir que La Iglesia le viene errando desde la contrareforma y por eso se produce el mal concilio, es lo mismo que decir que Dios le venía errando por eso se sublevó lucifer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sé quién dice eso que ud dice, pero «el misterio de la iniquidad» (2Tes. 2, 7), actúa en la sombra sirviéndose normalmente del «impío», es decir, de aquellos hombres que se prestan a ser sus secuaces e instrumentos de su acción en la historia.Es la parte humana de la Iglesia conformada por hombres. Divina en su Cabeza y Fundador. Y como verá es San Pablo quien habla de esto, mucho antes de la contrarreforma.

      Eliminar
  7. Los cocodrilos, le cambio un poco el tema..
    ¿que me dice del ataque a los "lefebvristas" y la defensa de la Nueva Misa que hace Mihura Seeber en su ultimo libro, Parte de guerra?
    Espero que se de cuenta de una vez ud. de lo nefastos que son para el verdadero tradicionalismo estos nacionalistas de línea media...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le "erro" el Dr. Plinio.Estulticia de "futuros" embajadores y ambiciosos "democratas". Hoy con sayo puesto.

      Eliminar
    2. No he visto el libro, tengo que conseguirlo.

      Eliminar
  8. Oiga Marce, he leído el libro de Mihura Seeber y no existe allí ningún ataque a los "lefebvristas" como ud. dice. Sólo un par de renglones donde critica el excesivo rigorismo litúrgico, con lo cual podemos estar o no de acuerdo, pero no supone un ataque en sí al tradicionalismo, me parece. También me parece que lo suyo es la actitud del adolescente al que le muestran fotos familiares y lo único que hace es buscarse a sí mismo.
    Chino Benítez

    ResponderEliminar
  9. Ud. vea lo que quiera, pero no me voy a quedar esperando que ud. vea para saber lo que yo vi.
    Chino Benitez

    ResponderEliminar
  10. Al Chino Benítez sobre Mihura Seeber,
    Cito textualmente a Mihura Seeber: "No es lo conducente ni lo debido, celebrar -como lo hacen los lefevbristas- la Santa Misa solamente bajo el rito tridentino.La Misa según el Novus Ordo pueden ser celebradas todavía, no solo válidamente, sino también con decoro. La restricción de la asistencia a la sola Misa tridentina es expresión -en los casos de los fieles tradicionalistas- mas bien de presunción de integrismo que de verdadero tradicionalismo.Y cuando esa actitud va unida al reconocimiento de la validez de la Misa ordinaria, resulta ya, aberrante. Pues implica privilegiar, por prurito esteticista, a la forma litúrgica, sobre el amor a Cristo...".

    Queda claro que ni Mihura Seeber, ni ud. "chino" Benitez, conocen ni entienden el problema de la reforma litúrgica y la Nueva Misa, ni tampoco cual es la postura del "tradicionalismo" ni de la Fraternidad San Pio X. No es una cuestión de excesivo rigorismo litúrgico....

    Seguro que ud "chino" con su línea media se siente en familia, no es mi caso, con o sin foto.

    ResponderEliminar
  11. ¿Ud. se siente "atacado" por eso, Marcelo "Marce"? Entonces acepta que uds. "atacan" a los que van a Misa Novus Ordo, pero de manera constante, ininterrumpida, porque es el 90% de sus comentarios. O sea que todo se trata de ataques y contrataques, una especie de beligerancia fantasmal, remota, anónima. Fabuloso. Vea, yo voy a Misa Novus Ordo también y no me siento "atacado" por lo que se dice acá, al contrario, trato de aprender y adhiero a lo fundamental, El problema surge con la desmesura, con aquellos que se muerden los labios para no decir que es inválida, que si vas a esa Misa sos candidato al infierno; y como no pueden decirlo, empuñan la ofensa porque se sienten "atacados". Como ud., sí, con ese especie de insulto infantil de llamarme "línea media". ¿Qué carajo sabe ud. cómo soy yo y a qué dedico mi vida? Respeto mucho a Lefebvre, y porque lo respeto estoy seguro que la patada en el culo, en este caso, se la daría a ud., no a mí. "Uds. ni conocen ni entienden, ña ña ña. ¿Esa es la manera apostólica y caritativa que aprendió en el "lefebvrismo", ahuyentar, catalogar, juzgar el fuero interior, subirse al propio trono mental para decidir quién es buen cristiano y quién no? ¿Hacer de vigilante del error, de toca pito, en vez de aceptar la crítica, la postura contraria y confrontar con inteligencia, con la amabilidad que exige la verdad, sobre todo con hombres grandes, hombres de fe, de trayectoria ejemplar, que no son enemigos?
    Chino Benítez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se ofusque Don Benitez, acá los modos son medio chuscos, hay que divertirse. Me gusta Mihura, y lo leeremos y si hay que pelearse un rato, lo haremos. Del Novus Ordo hay que rajar tarde o temprano, más allá de su validez, los efectos son terribles.

      Eliminar
    2. Chino Benítez,
      Yo no juzgo su foro interno, sino sólo de que Ud. escribe, ud es el que insulta y ataca desde su primer comentario. Y si considera un insulto que se lo involucre con la linea media, es su problema, tendrá cola de paja.

      ¿Cuál es la crítica y postura contraria que debo confrontar? la de Mihura? La cité textualmente en el comentario anterior y no vale un pepino, hay muchas obras que tratan sobre la reforma liturgica y el Novus Ordo, Mihura ni las refuta ni las refiere. Mihura acusa a los lefebvristas, y sugiere la pavada de que algunos irían a la Misa tridentina por prurito esteticista, por favor !!!! Nos toma por idiotas, traigame alguien serio para confrontar...

      Los cocodrilos,
      Por un lado, dice que le gusta Mihura. Por otro lado, dice que hay que rajar del Novus Ordo, todo lo contrario de lo que dice Mihura. ¿No le parece que es hora de trata el tema con un mínimo de coherencia?

      Eliminar
    3. Mire... me gusta García Lorca y era trolo. Con Mihura tenemos diferencias marcadas, y su cita las pone cada vez más claras. Voy a leer todo el libro y espigaré los aciertos y los desaciertos. En muchas cosas acierta, y en otras no, lo que me gusta de Mihura es esa falta de cálculo, ese "atrevimiento" y esa gratuidad. Creo que - como Caponetto - ambos tienen el defecto de los autos viejos "que pierden por las juntas". Decirle a sus viejos curas amigotes que vienen pifiando desde hace cuarenta años, es duro. Tienen todo para darse cuenta de lo que es el Novus Ordo, pero decirlo es defenestrar a los que lo ofician. Es lo que yo decía antes en "Amicus Plato", el argentino, si su amigo es tuerto, lo retrata de perfil. Piense que el P. Alfredo Saenz escribió todo un tratado en defensa del Novus Ordo. Ahhh! Y el otro día vi en televisión al querido P. Ramiro Saenz, de camisita y pañuelo, cuando hace treinta y cinco años llevó una guerra con el obispo de mendoza por mantener su Sotana puesta. Faena del Novus Ordo.

      Eliminar
    4. No quiero adelantar argumentos, pero lea el último post. (Sodoma...) y va dirigido a ellos, como adelanto. Tienen que abandonar Sodoma, pero el problema es ¿Por qué están en Sodoma y no en el Encinar del Hebrón?

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.