...

...

miércoles, 11 de octubre de 2017

LA CONJURA DE LOS NECIOS

Resultado de imagen para imágenes cardenal burkeDIVIDE PARA REINAR

   Cuando tratamos del tema de la “corrección filial”, dijimos que esta había sido concebida inteligentemente para poder ser firmada tanto por conservadores como por tradicionalistas, que de alguna manera anunciaban un bloque o una alianza que enfrentaba a Francisco con cargos de altisima gravedad. El texto soslayaba algunas diferencias para obtener un mejor resultado de presión de conjunto.


   La estocada dolió, y dolió más allá de lo que algunos suponen (De Mattei da cuenta de ello en reciente artículo), moviendo rápidamente a la curia vaticana revolucionaria en medidas radicales para deshacer tal alianza. Ya la historia ha mostrado casos bastante parecidos donde los revolucionarios, ante este tipo de acuerdo,  acuden a los conservadores (que en el fondo no son más que revolucionarios de efecto retardado), otorgándoles prebendas y ventajas ocasionales a fin de que traicionen al bando tradicionalista, al que cocinarán mediante la acción prudente y burguesa de aquellos, siendo además propuestos como testigos de cargo,  jueces y hasta verdugos del tradicionalismo llegado el caso.

   Estas lecciones históricas también demuestran que el conservadurismo es parasitario del tradicionalismo, y que una vez matada la planta que lo sostiene, muere también él de inanición luego de un minuto de gloria. Lenin la conocía de memoria y se la hizo a Kerensky. Los orleanistas cometieron parecido error.

    La pregunta del millón es por qué el tradicionalismo cae una y otra vez en la trampa, la trampa de estos tipos que llaman desesperados ante la debacle ¡el orden se pierde! ¡debemos reaccionar! ¡dejemos de lado las diferencias! Y  paso seguido… la traición; en cuanto tienen las pocas ventajas de poder solicitadas, cuando el gatopardismo entiende que ha conservado – aun magramente-  sus plazas y que el tradicionalismo sigue sin bajar las banderas poniendo en riesgo sus TRADICIONES, sus FAMILIAS, y sus PROPIEDADES (TFP), viene la entrega de los extremistas e integristas.
   Y viene en breve su propia derrota, pues el revolucionario sólo lo necesita para esta faena infame, y después le comprará la soga con que lo colgará. El conservadurismo sabe que sólo existe si hay un bando tradicionalista para traicionar (la revolución lo necesita como nexo histórico, como puente) y cada vez vuelve a entender que haciendo ese sacrificio -“que muera uno para que se salven muchos”-  lo hace porque es estrictamente necesario, porque se impone a la “subsistencia”, y no por que le guste;  para ellos no se trata de la victoria, el conservador no busca una victoria, él no es progresista, mantiene la actitud pesimista del contrarrevolucionario pero no está dispuesto a perder todo, a poner todo en riesgo y hacerse crucificar, a perder para ganar; entiende que hay que conservar espacios y para ello hay que ceder espacios  (es al fin, derrotista); el ganar perdiendo sería para él un contrasentido, busca equilibrar, y en ese sentido es más enemigo de la postura tradicional que no acepta equilibrios, y es más amigo de la revolucionaria que medra en cada plaza que le quita al tradicionalismo y para el que toda merma de bien es una victoria.
    La historia es circular, en círculos espiralados que aumentan cada vez más los extremos de la infamia, pero que de alguna manera se siguen repitiendo.

   Contestando la pregunta lanzada más arriba de por qué el tradicionalismo cae en la trampa una y otra vez; respondemos que es evidente: Sabe desde las entrañas que la salida es su Sacrificio, que debe ser traicionado con un beso por los suyos, que debe ser condenado y que debe ser crucificado. Esta salida la trae en los genes, la lleva en la sangre, la revive cada domingo. Es la vieja fórmula sacrificial. No puede negarse al llamado de la caridad, aun sabiendo, aun oliendo la traición, debe marchar y lo debe hacer por el bien de los mismos traidores. Debe volver donde Caifás y donde Pilatos. De este juego increíble de malignidad, surge la victoria.

   Volvamos a lo nuestro, al Vaticano no le gustó esta alianza momentánea que se forjó por ellos demostrar un avance demasiado violento, desconfía del contagio;  resulta que el místico tradicionalista al que juzgaban inocuo y un tanto sentimental y nostálgico, y al que le daban ciertas concesiones para mantenerlo en el limbo político, aparece ahora haciendo un daño. ¿Por algo para sí mismo? No, a pura pérdida. Va porque lo llaman balando los corderos conservadores que están perdiendo sus plazas. (Schneider, De Mattei, a los gritos ¡los necesitamos! ¡es la hora de estar juntos! ¡mucho haremos! ¡tened caridad verdadera!). El tradicionalista no es un tonto, pero sí es un místico, y sabe que le toca responder, sin engañarse, sabe que debe ir. Derecho al matadero. Obligado por esos pocos que son verídicos; jugando la chance de esos muchos que son traidores pero que el “hecho” puede redimir algunos. Y vamos. Y aunque Pedro quiere cortar orejas, no lo dejan. Debe Hacerse. Y puede que salgan del bando conservador unos pocos bellos José de Arimatea o Nicodemos, y habrá valido la pena.

    El revolucionario retrocede un poco, “hay problemas en las traducciones, no fue para tanto lo dicho, ¡somos tomistas!”, y busca para el trabajo un Judas que por treinta monedas arregle el asunto. El más bajo de todos, al que hayan pateado y escupido, que tenga la lección aprendida, que la esté pasando mal y con hambre, lo reinstalarán en un puesto (no en el mismo, es necesario que como acto de sumisión acepte uno más bajo). Que además el gesto de reponerlo pueda ser utilizado como gesto de misericordia, de magnanimidad, de generoso perdón. Y este hará la faena por un hueso mugriento.

    Y ese es Burke. Que no sólo aprendió la lección, sino que ahora les dice: “Vieron… yo les decía que esos tradicionalistas morderían la mano de quien les daba de comer. ¡Yo los conozco! Estuve entre ellos. No van a parar, lo que se les dé es para engordar un enemigo. Hay que molerlos a palos. Repóngame y lo hago. A los conservadores los manejo, pero a estos hay que darles para que tengan. Yo divido y debilito esa alianza. La “correctio” terminará siendo una exasperación lefebrista (¡váyanlo diciendo a viva voz!), un contagio inculpable, un recurso desesperado y caprichoso porque les quitaron sus juguetes. Por otra parte, ustedes no pueden hacerlo sin mostrarse malignos, ¡si hasta hace poco eran sus mimados! En cambio, yo siempre los tuve en la mira”.

   La estrategia es simple, sube el gran y heroico conservador, mártir probado,  a un puesto clave que asegura su presencia moderadora dentro de la revolución, y de esa manera calma a los conservadores que sólo quieren que les sea devuelto el equilibrio de fuerzas (y aún se contentan con una balanza ladeada). Avisa desde el vamos que los tradicionalistas son “Cismáticos” para que los otros tomen distancia y alarga una mano de comprensión a los desbandados haciendo de la carta correctiva y emplazante, ya no más un “bajo apercibimiento”, sino un principio de “negociación” que se ciñe en la letra de los textos, donde las exageraciones se explican por la presencia de los cismáticos y una cierta injusticia de reparto de fuerzas para con los conservadores. Estos últimos no querían que la carta fuera contestada, quieren la reposición de las fuerzas y el asunto… a comisiones de estudio.

    Los tradicionalistas la ven venir, pero sabían que la tenían que hacer. Los conservadores gritan ¡aleluya! Y se preparan para la traición,  “que todo cambie para que nada cambie”. De esto último daremos un ejemplo concreto: Mario Caponnetto es firmante original de la carta, sabemos que está muy lejos de ser un tradicionalista o un lefebrista y le debe molestar verse atacado justamente por lo que no es. Aparece Burke, propia tropa, castiga a los cismáticos y llama a conversar a los conservadores. Nosotros vemos venir la condena y el abandono de los compañeros de ruta (o de carta), el que sube al poder ya ha gritado “¡cismáticos!”; ¿qué ven ellos? Escuchen lo que dice Mario Caponnetto en el pos scriptum del reciente artículo en Adelante la Fe:
   “Al terminar de redactar esta nota nos llega la noticia de que el Cardenal Burke, uno de los cuatro firmantes de las Dubia, ha sido repuesto en su cargo al frente del Tribunal Supremo de la Iglesia. También se han conocido sendas declaraciones del Secretario de Estado, Cardenal Parolin, y del ex Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Müller, en las que ambos prelados han coincidido en la necesidad de establecer un diálogo con los firmantes de la Correctio. Son noticias alentadoras. Quiera Dios que estos gestos sean el anuncio de tiempos mejores para la Iglesia”.

    El conservador no dice: “Dolió la estocada, no aflojemos, hundamos el fierro” Nooo, de pronto Burke, Parolín y Müller comienzan a tallar y todo se hace esperanzas “Dimos en el clavo, repusimos a Burke… bien valió el esfuerzo ¿Habrá que entregar  algunos de los firmantes? Y bueno… si al final, nunca estuvimos con ellos… ¿habrá que entregar lo solicitado en la carta?  ¡Por lo menos lo estamos conversando! Y lo que es más importante… estamos conversando NOSOTROS que somos prudentes, y no los locos”.

     Fíjense bien, los conservadores atacaron solos en las Dubias y fueron derrotados en toda la línea. Llamaron al ataque a los tradicionalistas e hirieron (Schneider lo pedía desde la retaguardia, insistentemente) y ya tienen algo para negociar y entregar, y se vuelven a posicionar. No todo está perdido, el asunto es buscar una moneda de cambio, hacer pensar que estoy a punto de “hacerme lefebrista” para que me llamen a conversar.

     Reparen en el poder que tiene la verdadera Tradición: así como nos quisieron hacer creer que el Summorum Pontificum era una reconquista tradicional, cuando fue una jugada conservadora típica (Benedicto, siendo revolucionario en doctrina, era conservador en moral, es decir: conservador)  y sólo fue una bravata controlada contra la izquierda más rabiosa, dándole visos de vida al tradicionalismo que habían dado por muerto para ponerla como freno ante la malicia de la izquierda revolucionaria más desfachatada. Pero finalmente algún bien se hizo, siendo lo conseguido claramente un resultado de la resistencia lefebrista (¡y el que salió perdiendo fue él!); así es de la misma manera ahora, cuando el Superior de la FSSPX firma la “corrección” es que los revolucionarios dan un paso atrás y los conservadores tienen algo para ganar. (Y van a volver a perder) ¿Tenemos tanto poder? No creo.  ¿Se acuerdan de aquel pasaje en que Lo van a prender al monte de los olivos, y Él se da vuelta y todos caen al suelo? Por un segundo. Y luego todo sigue como si tal. Son pequeños mensajes del Omnipotente para que lo vean los que quieren ver, no lo dudo. Mientras exista una tradición vivificada por la Verdadera Misa – por más pequeña que sea- habrá resultados inexplicables.

 LA FSSPX EN EL EMBROLLO.
   
    ¿Acaso me molesta esta jugada conservadora? No. Sinceramente no, ni me molesta ni me sorprende. Peor para ellos. Todos tenemos indicado nuestros puestos en el drama, y el drama se desarrolla siguiendo un Plan Divino y debemos jugar nuestras cartas caras a Dios. Es otro ramalazo al Árbol para que queden los frutos que Dios quiere que queden. Algunos bienes vinieron del Summorum Pontificum, algunos fueron salvados por él. Algunos fueron escogidos aunque los motivos fueran oscuros. Y otros lo serán en esta nueva jugada. Nuevos bienes superiores nos esperan.

   ¿Acaso jugó mal el Superior de la FSSPX? (Y yo que tras él signé y aprobé la “corrección”, justamente sin que me gustara mucho y sólo porque él lo hizo.)  No. Y digo no, sabiendo que toda esta tramoya que describo, de oportunidades y calibraciones,  a él le importa un bledo. Actúa frente a Dios y no frente a los hombres, por eso lo sigo cuando mi astucia me pide todo lo contrario. Está en otro plano. Y esto no es una alcahuetería, pues no estoy ponderando al hombre al que apenas conozco, sino al Obispo, misterio que hemos dejado de comprender en toda su dimensión por tanto traidor que anda con la Mitra de adorno.
    Hay que hacer pocos cálculos y mirar al cielo.

   EL EXTRAÑO SCHNEIDER.

   ¿Qué cocina este Prelado dando vueltas por el mundo? No firma ni Dubias ni Correcciones, pero le parece bien que otros lo hagan ¡ataquen!  Hace poco estuvo en Argentina en una reunión de lo más variopinta; no he sabido de qué hablaron pero me cuesta imaginar un acuerdo desde posturas tan disímiles. Suelen estos hombres, un poco simplones, creer que amontonando nombres y largando iniciativas dispares se hace algo. No quiero pensar cómo digiere un Mihura Seeber cuando el Cardenal pone al nazismo a la par del comunismo en la condena de Fátima (cosa que en el mensaje no está, pero queda bien con la gilada y resulta una Virgen bastante democrática y conciliar), ni cómo un Caponnetto digiere lo de la colegialidad y lo de "filial respeto" a Francisco.

 Lo único que encontré fue un reportaje del P. Olivera Ravasi, con preguntas y respuestas de revista de tiraje (da la sensación de que fuera a decir algo tremendo y termina en remanidas respuestas); un poco de sociología, un repaso sobre los problemas del mundo, sobre lo moral y político, el consejo de armar un poco de lío “con todo respeto” (nada de colafizar) y siempre que él permanezca en la retaguardia,  y finalmente … ¡una reivindicación de la más enorme catástrofe espiritual de todos los tiempos!: el Concilio Vaticano II. Pero en clave conservadora y republicana, como diciendo “fue un hecho, hay que contar con él” (los conservadores son grandes devotos del hecho cumplido). Colegialismo es la consigna (establece una idea de la “jurisdicción obispal”, que funda en el Vaticano II, y que es bien novedosa, rompiendo todo el entramado jerárquico y jurisdiccional y otorgando jurisdicción universal a todos los Obispos, que pasan a ser todos Papas), y… digestión lenta de lo revolucionario.         
    Es llamativo que lo conversado entre un Cura y un Cardenal, adolezca de una visión sobrenatural, término al que hacen constante alusión sin sobrepasar el análisis político y moral.

  EL CASO DE LOS CAPONNETTO.

   No es una cuestión de personas sino una ejemplificación de visiones. Salen sus nombres porque en esto de la corrección filial, los dos los sacaron al ruedo y dieron una nota que hay que tener en cuenta, no para criticarlos, sino para sopesar nuestras opciones.

  Creo que Antonio, cuando decía que no alcanzaba una corrección filial, que si vas a enfrentar, más vale a los bifes; lo decía con buen tino a ese respecto, y señalaba que “algo malo tufa en Dinamarca” con esta corrección, y a su modo, avisaba. A las dos partes. Y creo que avisaba que no firmaba. Y no firmaba porque si firmaba, no iba a traicionar. Viniera lo que viniese. No iba a negociar nada de lo que había salido de su pluma ni de a quienes había estrechado la mano. El hombre cabal sólo firma y emplaza cuando sabe que cumple, pone la cara en lo que firma hasta el final, y es retraído en sus compromisos, firma poco. Él es un ejemplo de eso en su vida, para bien o para mal, pero siempre para bien en lo que hace al hombre Hombre. Ya decía yo que no es un conservador  y en esto de no tener marcha atrás reside la gran diferencia entre un tradicionalista y un conservador, y por ello el enorme respeto que uno tiene por él, más allá de toda diferencia (que reside en los hitos defendidos, pero no en la forma de defender)  y más allá de que le queramos decir…: deja “Que los muertos entierren a sus muertos”. Y agregaba yo: si se vuelve, es por alguien, no está reculando, es por viejos pactos que hay que cumplir y en los que quedó enredado. Eso tiene un gran valor. Pero para nosotros, los hitos son otros. Y en realidad no tengo nada que hacer con Schneider si quiere salvarnos de los musulmanes, de la ideología de género, y de otras pestes políticas y morales, sino no se da cuenta que la batalla está en el Altar, y que desde allí se comienza si justamente eres un Cardenal.

   Mario espera capitalizarlo, no colafizarlo ¿se entiende? Y se sienta a negociar sacando punta al lápiz. Es más práctico. No se volverá por los muertos. Sabrá sacrificar el soldado. Y no digo que esté mal. Para nada. Así hay que pensar en muchas cosas. En casi todas. Caifás tenía razón de decir aquello de que “es preferible que muera uno”, en lo único que se equivocaba es en quién era ese Uno. Y no digo que sea el de él. el caso de Caifás, eso no lo sabemos. Lo que sabemos es que es conservador y no le va a molestar que Burke cargue contra nosotros, o por lo menos, si le molesta, va a entregar la pieza con pesar pero no va a hacer pata ancha. Está tratando de salvar “algo”, no Todo.
   
    Yo firmaba sin problemas, si al final… ¡sólo podía quedar traicionado! ¡y qué me importa! Y me sentaba a esperar una hermosa tormenta allá en el horizonte mientras pensaba en la Iglesia y en estos vericuetos en que la astucia humana la ensucia,  y recordaba aquel verso amoroso de Pound:
               
                Yo que te vi rodeada de hechos primordiales, 
               Monté en cólera cuando te mencionaron 
               En oscuros callejones. 

UN POCO DE CIENCIA FICCIÓN.

  ¿Y si todo fue un montaje? ¿Si Burke fue “preparado” para salir y para volver, como en las novelas de espías? ¿Si como creíamos algunos, los Schneider y los De Mattei nos llamaban como el canto de las sirenas seducían a Ulises a fin de que encallemos? Otros también lo decían (non possumus nombrarlos). Pero nosotros lo creímos no como ellos, como un plan maldito y ex profeso, sino como una especie de fatalidad, de tendencias históricas y trampas del intelecto en buena fe en los que el cristiano debe entrar, aun sabiendo.
   Pero… ¿Y si no fue buena fe? ¡Sería una jugada de pizarrón! ¡Sería demasiado! Francisco es un Perón, no un César. Algunos van a creerlo y nos dirán “¡Vieron! Por volverse a ellos, perdieron. Lo único que lograron es reponer a los conservadores” Y tendrán su razón estéril, y tendremos, quizá, una derrota fértil. Lento comprendí… que había que ir, que había que dejarse conducir, a lo de Pilatos, y a lo de Caifás. Para repetir una vez más lo que no voy a negociar.

    Pues… después de todo, ya poco importa.  La historia es más tendiente a hacer pensar lo del juego de las tendencias, y la literatura en la conspiración. Me quedo con lo del Plan Divino.   Todo esto es parte de una batalla sobrenatural y sólo la van a ver bien los Santos, con criterios santos, y no nosotros. Lo demás son fuegos de Hungría.

     Este último domingo, por ocasión de unas ordenaciones, Mons. Fellay les decía a los ordenados: “¿Ven el Altar? Vosotros seréis como bomberos para apagar el incendio; pero allí – señala el Altar- está la bomba, el depósito del agua, donde conectas la manguera. Hay que regar la gracia de los sacramentos, ¡eso es el “apostolado”! ¡y no otra cosa! Hoy hablan de “apostolado”, ¡y se olvidan de conectar la manguera! ¡Es estúpido verlos con una manguera sin agua dando vueltas por el incendio!”. Por otra parte el Cardenal Schneider - en ese reportaje mencionado - clama por la acción de los laicos “conforme al mejor espíritu del Vaticano II”, ¡valientes bomberos sin agua! Hacen enormes sacrificios y entregas, y ¡se dejan robar la bomba!     
             ---------------------------------------------------------

   ¿Volvemos a ser el pato de la boda? (¿o el cordero del sacrificio?). Realmente me importa un higo todo este intríngulis de movidas políticas, pero el tufo de Dinamarca hiede cada vez más, y es de azufre. Las Dubias y Correcciones no corrigieron – ni corregirán-  a nadie, sino que aumentaron la respuesta de la astucia de los hombres por “los restos del banquete sucio” y sólo sirvieron para marcar blancos y negociadores (¿Antonio lo veía?), y la trama parece cada vez más oscura ¿o se hace más CLARA…?


Lo sabremos en la próxima Trompeta.        

40 comentarios:

  1. Este análisis me ha gustado, muy acertado y oportuno. En principio pensé que se referiría al profesor Antonio Livi, que primero la firmó para luego desactivarla, a mi juicio, con su carta, dirigida a los lectores necesitados de su petulante explicación. Me refiero a la Corrección, como todos sabemos. Monseñor Schneider, es obispo, no cardenal, según creo, pero no hace al caso. Yo tampoco entiendo sus viajes, aunque reconozco que me gusta oír lo que dice. Desconozco que Burke se haya "aplacado" y me desconcierta su nombramiento. Todo es muy confuso. Todavía entiendo menos a Monseñor Fellay. Por qué sus elogios a Bergoglio y su vuelta a Roma, ahora precisamente? Estoy segura de que lo hace por bien, pero le doy vueltas y no lo entiendo. Escucho a los de Williamson y me resultan veraces. Por mi carácter me tiraría al monte, pero me frena eso de "cándidos como palomas y astutos como serpientes". Y pienso que marcharse es admirable para no colaborar con el error; pero dejar el campo libre no será colaborar con el enemigo? Y no será también meritorio permanecer para evitar más cismas y tratar de frenar el error esperando que pase la tormenta para enderezar el rumbo? No será esto último lo propio de la astucia? Saludos Sr. Dardo y todos los amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fellay nunca elogió a Bergoglio, lo más, agradecerle algunos favores, porque es malo ser ingrato, dichos favores no implicaron concesiones en lo esencial. Tampoco es que se "vuelva" a Roma, sino que se deja en claro que uno nunca se fue, y que mientras Francisco sea Papa ( y lo será por ahora y si otro Papa no dice lo contrario) si a uno lo llaman, pues vamos; si hay que hablar, se habla, si hay que disentir se disiente, y si hay que corregir, pues se corrige. El equilibrio está entre desobedecer y no romper la obediencia como principio. Lo de Williamson es decir "no quiero nada de ti, ni el saludo", y lo de Fellay es "sí quiero algo de tí, el bien. Si espero algo de tí, aunque parezca en vano. Tocaré tu puerta mil veces". Seguimos considerando que estamos en "estado de necesidad" y que por lo tanto, recurrimos a jurisdicción extraordinaria, pero esperamos que recuperes tu jurisdicción para el bien común de la Iglesia. De este Papa han venido grandes males, pero ... si Dios quisiera, podrían venir grandes bienes, no corto esa posibilidad, no hago el juicio definitivo que no me corresponde, aún contra toda evidencia humana y hasta que no haya una señal clara del Espiritu Santo.

      Eliminar
    2. Al parecer todo bien.
      La pregunta es:
      ¿Hasta donde lo de la "astucia"?
      Si su limite se acerca peligrosamente a la complicidad; seguramente dejara de ser lo debido.
      Sonsonete de "aproximacion". O "acostumbramiento" para incautos.
      Referido a los tales "elogios a Bergoglio": no son de hoy...hace rato largo que se repiten. Aquellos que se "beneficiaron" de sus dadivas,(las de Bergoglio), fueron ascendidos y transferidos en grupo. Provocando males evidentes en Francia.
      Y lamentablemente el "sabor conciliar" ya empalaga.
      En Cristo Rey


      Eliminar
    3. Es un mal juicio, no hay nada de astucia, sino mansedumbre. Nos cuesta a los que somos bravíos, pero hay que esforzarse por entender. No hay que hacer caso al efecto que los malos quieren provocar al darnos cosas (dádivas dice usted), las da Cristo, a su Obra, ellos las quieren envenenar. No tomemos el veneno.

      Eliminar
  2. Veamos:
    "Nuestro Señor nos dio "por mano de Bergoglio", dadivas que dicha "mano" enveneno. Y nosotros aceptamos las tales dadivas algo asi como "centrifugando" el veneno"
    Gambeta, caño y jopeada!!!
    Con "efecto" al angulo!!
    Ni Messi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido!!! Si Cristina le pagara el sueldo, que usted y yo sabemos que era la mar de la hija de puta, y le acordara un préstamo... Usted diría "¡mételo por donde te quepa!", o si subsidiara el colegio de sus niños, o mil otras cosas, usted diría "Nooo", por el contrario usted entendería que es justo lo que le dan, aunque sea una mierda el que se lo da. Lo hacemos todos todo el día. Dicen los españoles "Hasta el pan que te comes lo amasa el diablo". Pero queremos que los otros sean puros. Francisco nos ha dado mucho menos de lo que corresponde, un poco más que lo que dieron los otros. Plata le aseguro que no. ¿por qué no habría que decir... "gracias"? Nos dieron una linda Iglesia en Holanda (no la podemos vender) para que demos Misa... y... gracias. Pero no, tenemos que mandarlo al joraca y metete la Iglesia en el tujes. Por qué no voy a pensar que Cristo quería que dieran lindas Misas en Holanda? y le movió la aguja. Ya veremos que viene y si hay que devolverla llegado el caso.

      Eliminar
    2. No sé como será... pero en Wikipedia dice que a esta iglesia de holanda, la diócesis de Utrecht la quiso vender para su demolición en los 60s, pero que fue salvada por una asociación creada por el Padre Kotte y laicos quienes la compraron. Los costos de mantenimiento tuvieron que solventarlos con conciertos. Desde diciembre de 2015 las misas son celebradas por la FSSPX y ahora pasó a totalmente a esta. Así que no veo la "dádiva" de Francisco porque era un edificio que ya no pertenecía a la Iglesia.

      https://en.wikipedia.org/wiki/St._Willibrord%27s_Church,_Utrecht

      Este canal de Youtube tiene algunos videos de fragmentos de las misas que se dan allí:

      https://www.youtube.com/watch?v=OWQXrCYV6rA

      Eliminar
    3. Mucho mejor entonces. Gracias a los dueños.

      Eliminar
  3. El problema con estos "conservadores" (falsos, porque no han conservado la doctrina tradicional) es que han admitido plenamente el Vaticano II, las innovaciones liturgicas y sacramentales, han ensalzado publicamente a JP II y BXVI, han guardado publico silencio sobre Asís y a otros "magisterios" contrarios al magisterio tradicional

    Ahora, están escandalizados (con razón) con Francisco, pero de todo lo otro nada.

    El riesgo de que uno suscriba la corrección filial es que podría inferirse que lo demás temas no existieron, y hay que tener estómago (o ceguera) para pedirle la bendición apostólica a Bergoglio. Casi como nuestra "linea media" que durante años hizo publicaciones y predicaciones como si ningún problema existiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como esa sentencia de Chesterton: "Todos estamos de acuerdo en lo que está mal, pero no todos estamos de acuerdo en lo que está bien". Hoy queda sobrepasada, ni siquiera estamos de acuerdo en lo que está mal. La corrección tenía por lo menos esta claridad, "esto, está mal". Y en lo otro, le aseguro que puede ser repugnante, pero creo que Francisco, si quiere, puede llegar a bendecir.

      Eliminar
  4. Quizás esto sirva para que la FSSPX no sea regularizada, lo cual sería un gran bien para ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se estuvo ni cerca, todo eso es parte de una movida para dividir, y si llegara en forma unilateral, sería imposible de ejecutar, fracasaría al otro día.

      Eliminar
    2. Ni cerca?
      Hummm...
      Para "bailar" se precisaban dos. Antes; ahora ni eso?
      De todas formas cierto agradecer a quienes se opusieron. Al menos.

      Eliminar
  5. Ya bendice. Putos, izquierdosos, musulmanes, luteranos e ainda mais...
    ¿Nos pónemos en fila?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las bendiciones son "sacramentales", sirven si el que las recibe, y el que las da, cree en ellas, sino es como tirar margaritas a los chanchos. Yo creo que Francisco de debe ni creer que puede darlas, pero... poray cantaba garay.

      Eliminar
  6. No he hecho ningún juicio sino que he intentado una aproximación a cada una de las posturas, quedarse o marcharse. Me gustaría que hubiera más tradicionalistas por todas partes a ver si me tocaba alguna fraternidad cerca. También valoro la valentía de Fellay al firmar y ojalá que otros también firmaran. Es desesperante este estado de postración, de que no pase nada, con todo lo que está pasando. Mientras, agradezco a la Fssp y otros que por lo menos dicen algo mientras enseñan buena doctrina. Por cierto, hace años contaba Paulo Coelho, ese tipo tan exitoso, que pudo comprar una iglesia de Holanda por un euro, pero no lo hizo, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo, pero el planteo es vacuo, no se trata ni de quedarse ni de marcharse ¿de dónde? ¿a dónde? hay que estar muy manso a la voluntad de Dios que nos pondrá en el lugar que crea que tenemos que estar. Querida María, no hay que desesperar ni hay postración alguna, recuerde a Thibón, estamos en el mejor de los momentos, con todo por ganar y con todo lo superfluo perdido. Escriba a la FSSPX en España, insista, invítelos a dar una Misa en su casa, y de a poco se traban los compromisos. Pedir pedir y pedir, ya la fórmula la daba Cristo.

      Eliminar
    2. http://www.fsspx.es/es aquí puede buscar.

      Eliminar
  7. siempre que cita a Thibon acierta.

    ResponderEliminar
  8. Es curioso que me diga que no hay dónde quedarse o adónde ir. Con tal de salirse con la suya...Yo no me entretendré en eso y pasaré adelante, a estas alturas debe saber que soy puñetera: una prelatura es post conciliar? Una prelatura va en detrimento de la autoridad única y vertical? Estamos en el mejor de los mundos posibles decía Leibniz. No me desespero, me apeno y espero. Tenga paciencia conmigo, no es nada personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diga: "soy pendenciera", en américa aquella palabra que usó es una grosería de alto calibre. Es para ir aprendiendo los argots. Sepa usted que yo le digo María Zapata, sino la gana la empata, nada de paciencia, es siempre un gusto y me debe usted algún escritillo.

      Eliminar
    2. Pues ya va siendo hora de que aprendan en América la lengua madre, hombre, ya! Entonces, si mando a hacer puñetas... Deixem-ho còrrer (valenciano) dejémoslo estar. No prometo nada porque las musas no están por la labor de inspirarme, pero todo es posible en América, y en Bonrepós, añado yo. Y me queda cerca el municipio. Se hará cargo vuesa merced del trajín que nos traemos estos días con los catalanes. Es que no nos dan tregua: que si independientes, que si lo hablamos... Que los bancos se van y se vienen a Valencia, que si da lo mismo que son Países Catalanes, que si un cuerno, que eso no te lo crees ni tu, y hasta tortas se han dado... así no hay quien se concentre. Yo no quito la bandera de España del balcón hasta ver en qué queda la declaración de Puigdemont. Qué nervios: dirá que sí, dirá que no, el lunes te lo diré, señor. Rajoy. Ah, lo de Maria Zapata, mola cantidad.



      Eliminar
    3. Ay por favor si los españoles ya tienen tantas palabras horribles que utilizan mejor no aprender esa clase de español. Que para palabras chabacanas ya tenemos suficiente en América, mejor aprendamos el verdadero castellano.
      flipemos flipante que no parece tan castellano que digamos jeje

      Eliminar
    4. ...no manches, dicen los mejicanos jaja
      y a las gorras con viseras mejor ni les cuento como las denominan.

      Eliminar
    5. Perdone señora anónima, "se me hace" que usted tiene que ser mujer. Puñetera /o no es ninguna palabra horrible, búsquela en el diccionario antes de comentar. Aquí se manda mucho a hacer puñetas. Puñetas son las puntillas de los puños de las togas, así que trabajo bien minucioso es ése. Y ya puede usted figurarse ser puñetero lo que debe significar. Por cierto no equivalente a pendenciero; pendenciero y porfiado era el Tenorio. Yo no. No voy buscando gresca, pero si me pongo a discutir (que no reñir, como algunos confunden) lo hago pormenorizadamente, para que el oponente me enseñe y me convenza si estoy confundida o errada, o viceversa. No le tolero que me ponga a mi lengua madre, de vuelta y media por tener palabras soeces, como las tienen todos los idiomas. Las nuestras además son rotundas, grandes y majestuosas, no como las de otros, pequeñas y plebeyas. Y hay que ver cómo cautivan a los extranjeros que las adoptan enseguida. No me toque las narices, doña. Lo que podrían hacer en América, es inventarse todas las palabras horribles que quieran, pero no cambien el significado de unas que son tan "lindas"como las que más. A hacer puñetas!

      Eliminar
    6. ¿y en que momento el anónimo le dijo que ud es pendenciera o porfiada?

      Eliminar
    7. Puñetera suena mal. En verdad es horrible. Se enoje quien se enoje y hay varias más que no le hacen honor a tan bello idioma.

      Eliminar
    8. Por ejemplo cuando el colombiano doctor Galat que es rector de una universidad colombiana habla con la palabra "pendejo" sueña realmente MAL, para no decir que REPUGNA, esté o no aceptada por la academia que sea.

      Eliminar
    9. 11:46 ¿no habrá querido decir suena realmente mal?

      Eliminar
    10. Ehhh! usted quiere sacarle la Ñ al idioma! Maldito. Si quiere el colombiano soñar con pendejos mal, dejele tranquilo.

      Eliminar
  9. https://youtu.be/phzGqZnvg9k
    minuto 51 miren como monseñor Schneider trata de explicar la incoherencia del vaticano segundo con respecto a la libertad religiosa jajajajaj QUE RIDÍCULO.

    ResponderEliminar
  10. MIREN QUE ESCANDALOSO EL NEO PSEUDO CATECISMO Y UNITATIS REDINTEGRATIO NIEGAN EL DOGMA EXTRA ECCLESIA NULLA SALUS Y TRATA A LOS PROTESTANTES DE JUSTIFICADOS POR LA FE EN EL BAUTISMO SIN NECESIDAD DE RECONOCER A LA IGLESIA CATÓLICA
    CON ESTO NO PUEDEN NEGAR LAS HEREJÍAS DEL VATICANO DOS...!!!


    https://www.religionenlibertad.com/los-protestantes-son-cristianos-el-catecismo-dice-que-si-pero-muchos-38784.htm

    818 Los que nacen hoy en las comunidades surgidas de tales rupturas "y son instruidos en la fe de Cristo, no pueden ser acusados del pecado de la separación y la Iglesia católica los abraza con respeto y amor fraternos [...] justificados por la fe en el Bautismo, se han incorporado a Cristo; por tanto, con todo derecho se honran con el nombre de cristianos y son reconocidos con razón por los hijos de la Iglesia católica como hermanos en el Señor" (UR 3).

    https://www.religionenlibertad.com/los-protestantes-son-cristianos-el-catecismo-dice-que-si-pero-muchos-38784.htm

    Al Vega
    08/04/2015 los católicos no son cristianos.
    En el catolicismo aun hay cristianos que deben salir de ese sistema religioso, los que insistan en quedarse estarían practicando un cristianismo apóstata, principalmente que falsamente afirma una Salvación basada en obras y un pocotón de más doctrinas que anulan el poder redentor de Cristo en la cruz como el purgatorio, el carácter co-redentor de María, la salvación con ayuda de méritos propios, la intercesión de ´´santos´´, la no-preexistencia de Cristo muy aparte de la Iglesia, etc, etc

    https://youtu.be/c9X8rjO8XVk
    HABLEMOS DE LA IGNORANCIA DE, RAFAEL DIAZ

    ResponderEliminar
  11. Mandar al prójimo a hacer puñetas es hermoso. Cuánto lamento que la expresión no signifique aquí lo mismo, de modo tal de poder mandar a la gente a hacer algunas.

    Conformar y estar del lado de las mujeres es un consejo de Fierro, pero más allá de lo sabio del asunto, "andá a hacer puñetas" es de una diafanidad y sonoridad sin par.

    No obstante, hay que cuidarse del snobismo siempre atento a adoptar lo foráneo.
    Mandar a hacer puñetas, queda entonces como privilegio ibérico.

    ResponderEliminar
  12. https://youtu.be/RmD1nVGMKxg
    ¿de que región es el acento de esta señora española?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es acento andaluz.

      Eliminar
    2. Lo mejor del mundo es Matarredonda, después van Sevilla, Osuna y Ronda.

      Eliminar
  13. ¿Nobles «tradicionalistas» resignados a pactar, conscientes de su sacrificio, con pérfidos conservadores? Ciertamente la estampa es sugerente, pero a mí se me hace absolutamente irreal. Más bien diría yo que se trata «conservadores ingenuos» confabulándose con conservadores taimados.

    ResponderEliminar
  14. Dardo: no negocio nada, no saco punta a ningún lápiz, no entrego a ningún soldado, no banco a Burke cuando dice que no se puede asistir a misa en la FSSPX (suelo ir a esas misas cuando los buenos curas de la Fraternidad vienen a Mar del Plata diga lo que diga Burke). No soy devoto de Caifás. Todo es mucho más sencillo: firme la "Correctio" porque soy católico. Entiendo a quienes no la firmaron. también son católicos sólo que pensaron que no se podía suscribir un texto como la Correctio. Apoyo a Antonio en todo. Lo que no quiere decir que a veces uno entienda que sí y el otro que mejor no. Cordial saludo.
    Mario Caponnetto

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.