...

...

jueves, 9 de noviembre de 2017

PÁGINAS EN LA RED.

Resultado de imagen para imágenes de hombres con computadorasPor Dardo Juan Calderón.
ALGUNAS PREGUNTAS Y ALGUNAS RESPUESTAS.
Hay quienes por una cuestión de principios (¿?) se niegan a la posibilidad de que algo bueno puede surgir de las publicaciones en la red, las páginas o blogs, y hasta han escrito sobre sus nefastas consecuencias. Quienes recurrimos a ello sin duda no participamos de esos principios y es por ello que haremos algunas defensas sin dejar de ver los problemas o los desafíos que acarrea.

 Las publicaciones en la red no distan en principio, salvo por el medio, de cualquier Revista. La Revista es un asunto moderno en el que se desarrolla ese estilo literario que es El Artículo, una especie de ensayo corto que toma un tema por la superficie para divulgarlo y lo pone a consideración de un público más o menos vasto, que incita a una posterior profundización y habilita para la reflexión y de cierta manera, para un diálogo. Hay autores que se han dedicado a ese estilo con bastante suerte logrando hacer de ello una obra considerable. El autor debe ser  más o menos como decía de sí mismo Díaz Araujo “un especialista en generalidades”, ya que se debe escribir de un tirón y normalmente sobre diversos asuntos que tiran la atención de las gentes o de ciertos grupos de ellas.
  El artículo es por esencia de fácil lectura y exige que logre un “cierre” perfecto del tema abordado; así como es el cuento a la novela vendría a ser el artículo al ensayo. No se trata de un resumen, sino de algo en sí mismo. Pero no por ello hay que pretender que agote el “tema”, sino que dé una clave de entendimiento por donde comenzar a pensarlo.
  Este estilo tiene una contrariedad, que muchas veces el autor piensa, pero piensa sin antes conocer, y suelen producirse enormes desvaríos. Un ensayo obliga a conocer primero, lo más que se pueda abarcar,  demostrar la adquisición de ese conocimiento sobre el papel y luego y a partir de ello, pensar (salvo los del CONICET que obligan a conocer sin pensar, y mientras menos pensado, más galardonados.  Pero este es problema de los Ensayos).  No quiere decir que no sea válido expresar sobre cualquier tema apenas conocido lo que uno piensa, así sin más, y tendrá el valor de la gracia u originalidad de tal pensamiento y el valor del estilo logrado, en suma, vale el divertimento que causa ese pensamiento. Pero los buenos articulistas suelen ser personas que aún sin tener profundos conocimientos, tienen grandes “culturas”. Entendiendo por cultura aquello que te queda en la cabeza una vez que has olvidado todo lo que has aprendido. No es bueno en el artículo la demostración de lo conocido ya sea mediante citas o demasiadas referencias, eso es un ensayo pobre, el almacén de conocimiento debe adivinarse sin tanta exhibición o se hará pedante, y suele ser buen consejo el escribirlos sin recurrir a ayudas memoria. Así, de sopetón .
  Dejemos claro que pensar sin conocer es la peor de las tentaciones en este rubro. Había un programa de TV que se llamaba “Hablemos sin saber”, y era bastante gráfico de lo que pasa en ese caso, sin dejar de ser bastante divertido. La peor de las situaciones es la de esos tipos que piensan sobre algo que piensan que ha ocurrido, y que no “saben” si ha ocurrido o no, y es el momento de las peores confusiones, de él y de otros, porque muchas veces él cree finalmente que lo pensado es lo ocurrido, y los otros, incautos, creen que habla con seguridad de algo realmente ocurrido y comienza el teléfono descompuesto.  Para ellos sería recomendable la ficción, lisa y llanamente, en la que quizá sean buenos. Es el caso – y comencemos los petardos- de los sedevacantistas. Nadie sabe si tales Papas fueron o no Papas, pero lo doy por sabido y a partir de ello pienso todo, y la verdad que si tal hecho hubiera ocurrido suena bastante lógico lo pensado. Al rato, se tienen los datos seguros de este “hecho” que nadie ha visto. Es un buen modelo de Ciencia Ficción. Lo mismo nos pasa con los llamados “Non Possumus”;  todo su pensamiento parte de una “traición” que está por suceder, de la que tomamos todos los antecedentes que la anuncian y que al rato parece que ha sucedido, porque ya me adelanté y parto del hecho no sucedido y lo pienso y repienso, al punto que me lo creo y se lo hago creer a otros.
   Pero volvamos a lo nuestro. Las Revistas siempre han sido el soporte intelectual de un “movimiento” - aún las más tilingas evidencian su partisanía - dando a la “tropa” las cortas ideas fuerza que los sostendrán en la batalla que proponen. La tropa nunca son intelectuales, pueden haber algunos, pero los más son gente de acción ocupadas en mil cosas y que necesitan algunas claridades de aquellos que suponen con mejores capacidades para sintetizarlas. (No otra cosa es un Sermón o una Encíclica). Normalmente tendrán notas de actualidad con algunas de fondo, pero estas últimas no de gran profundidad.
   Y pongamos ejemplos. El argentino mediano y burgués se formó con revistas como Gente, Hola y otras parecidas. El opusdeano medio con la Telva. Y todos sabían de qué había que hablar, cómo vestirse, que comprar y qué pensar.   
    Para ser un tilingo adecuado existió la revista SUR. El Nacionalismo Argentino tuvo varias, pero la última y más conocida fue Cabildo. Las revistas se hacían en papel, se compraban en los quioscos y algunos las coleccionaban. Se pagaban unos mangos y con ello se pagaba la imprenta. Cuando se perdían los compradores se cerraban y chau.  Todo eso y lo mismo se puede hacer con una revista electrónica, hay que aprender dos tonteras, hasta se pueden coleccionar en una memoria y tiene buscadores de varias formas para releerlas, y reconozcamos que llega más fácil, a más lectores, gratis, y las notas de actualidad llegan al día, que antes a veces llegaban totalmente atrasadas. Está bien, no hay manera de cambiar las costumbres de algunos viejos y, ciertos autores se sienten embelesados por verse en la tinta y papel. Da más dique, uno puede citar haber publicado en tal revista, que cobra notoriedad por ser impresa; pero si uno cuida una revista electrónica se podrá citar seguramente igual. Yo estaba suscripto a la revista Catholica, y me llegaba un mes tarde por correo de Francia, costaba un Perú, (gracias a Dios la adquirieron otros y ya no me gustó), pero bien podría ser electrónica.
   Adelante la Fe es una Revista y como tal es buena, hay una serie de artículos bien publicados, buen armado, sobre las cuestiones de la actualidad católica, con una selección de autores bastante buena y variada en las posiciones. Uno la lee y se pone al tanto. Es cierto que demasiado escuetos, bue… los lectores también se degradan, no es problema del medio.  Comparemos con Cabildo. ¿Cuál es la diferencia? ¿Por qué es un pecado abandonar el medio gráfico por el electrónico? Hay una especie de nostalgia, la respeto, pero no la entiendo. Si hay un buen Director no existe diferencia alguna y las ventajas son enormes. Las buenas exigen algunos gastos, muchos menos que imprimirla. Lo cierto es que seguir con la imprenta y el correo es como subir al subte con armadura. Pero… si es el gusto… hay algunos que merecen palos. Lo cierto es que perderán toda vigencia (y en el caso de Cabildo, es una lástima).
    Aunque en el libro conservo la costumbre del papel, sigo pensando que pronto desaparecerá y nada de malo hay en leer un libro con un ordenador o un I Book y tener una biblioteca en una memoria. No me digan que no se pueden rayar, porque hay mil formas mejores de hacerlo en estas modalidades, y ni qué decir con las facilidades que existen para luego trabajar con ellos. Es cierto que siempre existirán libros para los bibliófilos, pero como todos los hobbies son bastante estúpidos, los “lectores” verdaderos no tienen por qué sufrir, todo lo contrario.
   Hago votos porque alguien comience buenas revistas en la Red, con algo de plata, buena edición y mejor dirección.
   Otra cosa son los Blogs. Y si se fijan bien, Adelante la Fe se está comiendo a varios, ya que los blogeros cada vez más se están buscando la manera de llegar a ella. Y con buenas razones. Repasen y verán, ya están publicando varios de ellos. Lo cierto es que si uno encontrara una Revista donde proponer artículos, que el Director te corrigiera y te golpeara cada tanto, mucho se ganaría. Habría que buscar la forma lo más parecida posible a la edición gráfica. Y sin comentarios, que este asunto es propio del Blog y no corresponde en una revista, ya que si se considera útil contestar, pues a escribir un artículo y sufrir las correcciones. Si tiene altura te lo publicarán. Quien quiera dar un saltito de mejoramiento de imagen y prestigio, debe dejar el Blog y buscar la Revista.
   ¿Y el Blog? En realidad nació como una conversación entre amigos que estaban lejos y con ganas de charlar  sobre sus cosas sin pelos en la lengua (que es la mejor forma de perder amigos), pero como siempre,  suelen leer más los enemigos, y también se hace divertido para los que tienen el cuero duro, que los susceptibles no lo soportan. La más de las veces a uno le pasa en ellos aquello de que “no discutas con un imbécil, pues la gente no notará la diferencia”, pero para eso existe la puteada. El blogero es un “sinvergüenza”, al que le importan un bledo los galones y las formas.
Resultado de imagen para imágenes de Leon Bloy   Si León Bloy viviera, sería un blogero : “No escribo para los católicos, escribo para la canalla” decía. Hay en el blogero un acto de liberación hacia el despotismo del arte y el academicismo, es una persona que solicita para él una situación excepcional, absolutamente libre, porque va a cometer todos los excesos que entiende que el exceso de este mundillo merece. Puede ser una grosera respuesta a los errores cometidos con buenos modales, “Me parece mucho más inocente la grosería en la palabra que la perversión en el pensamiento” nos recordaba el Mendigo Ingrato, y reconozcamos que no hay peor grosería para un mundo convencional que criticar con nombre y apellido a alguien, donde sólo se acepta la alusión elíptica. O puede que como un Flavio Infante tome la posición de un Villiers de L Isle, y de manera no grosera, pero igualmente insultante haga como aquel y entornando los párpados, con expresa y manifiesta atención, estirando el cuello les diga en tono de decepción: “Por más que hago, Señor, no consigo llegar a verlo” . El blogero no pretende ni quiere llevar una tropa ni entenderse en el diálogo entre los correctos, porque rechaza de plano todos los acuerdos coyunturales.  La mayor diferencia es que el blogero lee, y el articulista escribe. Ya lo explicaremos.
    En Adelante la Fe escriben buenos autores de muy disímiles perspectivas, y conviven en buena armonía porque no cometen el atropello de leerse, escriben como autistas. Puede estar Mario Caponnetto festejando la ortodoxia de Humanae Vitae con loas a Pablo VI, y dos renglones más al costado Augusto Espíndola acusando a Pio XII de ser la cuna del mal en Misticy Corporis,  sin que a ninguno de los dos se le mueva la aguja. Puede escribir Marcelo González  “Misa Nueva bien rezada Vs Misa Tradicional” en medio de un montón de líneas media que rezan y asisten a la Nueva, sin que el desafío pase del título (ya que nunca trata el tema y termina ejemplificando con una Misa Nueva mal rezada). Y el blogero diría que Mario Caponnetto conoce y no piensa, que Espíndola piensa y no conoce, que González amaga y no pega, y que todo ese pastiche – armonioso – que tiene como común objetivo el cargar contra el malamado Francisco  no deja de ser una bolsa de gatos unidos por el espanto,  que si lograran el cometido de bajarse al Sátrapa quedarían hablando güevadas inconexas como en la Torre de Babel. Pero nada de eso debe decirse o nunca te llamarán a colaborar.
   ¿Quién se atrevería a criticar una de la pomposas revistas “ayusianas” - donde cuecen antecedentes los academiquitos  – si no existiera el Blog? Decirles a ellos - seminaturalistas y  entristas -  por ejemplo, parafraseando aquel viejo blogero de León Bloy: “¿Cómo podría arreglármelas para soportar el contacto de los mismos católicos. De esos católicos modernos que creen posible unir el cadáver del pasado a la carroña de nuestra época, y que sueñan con no sé qué restauración de la vieja bastilla real, en la cual reservarían la casilla del perro para habitación de nuestro Señor Jesucristo?”. ¿Quién se burlaría de los defensores del “mal menor”? Que como bien decía nuestro héroe, “Las personas más caritativas reconocen que el mal del prójimo (frente al nuestro) es siempre el mal menor, y que ése el que hay que elegir”.    
     Por supuesto que muchos dirán con razón que en esta condición de permanente contradicción y señalamiento personal se cometen injusticias, ( el insulto no es por sí mismo una injusticia, puede ser un diagnóstico, por lo que queda descartado) , y – nobleza obliga- hay que reconocer que no teniendo la injusticia una posible defensa objetiva, sin embargo estas pueden ser “explicables”, pues las violencias cometidas y proferidas nunca tienen a la persona como objeto de aplicación de la fuerza, sino simplemente como punto de apoyo de la palanca. Así como es bueno ejemplificar para el bien con hechos de los Santos, lo es también necesario en el caso de los errores;  verbigracia “No debes ser tan boludo como el Wanderer ni tan tilingo como Tollers”; las particularizaciones aparentes  no son sino una forma muy especial de abstracciones artísticas en que el sujeto aludido es transformado en puro símbolo de alguna devorante realidad espiritual, o “regocijante pendejada”.       
    Y aunque me quedo en la mía por una especie de masoquismo y furibunda piedad  (“Mi cólera, no es más que el hervor de mi piedad” decía Bloy);  no dejo de encarecer a los actuales blogeros el ir migrando hacia la Revista como lo vienen haciendo, pues es esta – la nuestra-  una vocación de perros rabiosos (o cocodrilos) , y adelantándome a algunas chanzas, no tengo prurito alguno en ser un perro, pues, como decía nuestro francés iracundo “¿por qué un hombre que ha vivido como un chancho, siente el deseo de no morir como un perro?”.           

  

12 comentarios:

  1. 7º Desventuranza de la charlatanería. Hay quienes quieren tener vida intelectual y
    descubren el ambiente universitario virtual. Pero a la irrealidad que padece se le
    suma un pecado: desconoce la autoridad. Todo el mundo sabe de todo, todo el
    mundo tiene derecho a enseñar, todo el mundo opina. Es como una inmensa plaza,
    el Ágora de la nueva Atenas, donde cualquiera pone su cátedra. Cientos de miles
    hablan y millones escuchan (porque no hay blog que no tenga visitas), pero no se
    enseña ni se aprende nada.
    Hojitas de fe nº 149, La Reja. Link: http://www.fsspx-sudamerica.org/sites/sspx/files/hojitas149.pdf

    ResponderEliminar
  2. 8º Desventuranza de la libertad. Internet es el ilusorio triunfo de la libertad de expresión.
    Lo hemos escuchado hasta de un sacerdote: «Los diarios y la televisión
    están dominados, pero por Internet se puede hablar». ¡Qué falsa ilusión! El enemigo
    del hombre sabe perder diez para ganar un millón. «Dejen que diga lo que quiera el
    Padrecito tradicional, que yo me encargaré de ponerle mil otros hablando a la vez,
    a favor y en contra de la Tradición». ¡Vayan todos al Ágora de Atenas para conocer
    la verdad (si pueden)!
    Terminemos acá, pero todos saben bien que la lista de males se podría alargar
    mucho más.
    http://www.fsspx-sudamerica.org/sites/sspx/files/hojitas149.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco a ese tipo, pero no le hagan caso, sólo quiere irse al cielo.

      Eliminar
    2. Si hablo a favor de la TA no es porque me mande ese sino porque la TA es la Verdad.

      Eliminar
  3. Hay varios argumentos en contra de lo que voy a decir, pero me parece que hay un punto en el que estos trabajos "sucios" no viene tan mal que alguien los afronte.
    En un mundo ideal, no deberíamos andar diciendo todo lo que opinamos...pero acá estamos, rodeados de imbéciles que confunden a los desprevenidos.
    Y no me vengan con que pretendo justificar algo que es en sí mismo malo, porque este no es el caso.
    Los blogs, simplemente, son poco recomendables. No son algo intrínsecamente malo.
    Hay mucho pelotudo que se rasga las vestiduras por esto y justifican muertos mucho peores.


    Bernardo Calabrese

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Berna, hojaldre con eso de “los trabajos sucios alguien tiene que hacerlos”. De hecho, el cocodrilo trata por todos los medios de justificar algo injustificable. Siempre se cae en la misma voltereta, ¿Por qué simplemente no se dice “sigo con mi blog por más que la autoridad moral y espiritual me lo prohíban? Y listo, que se cague la nena. Pero no, se revela contra la autoridad y se justifica con pavadas y para sus seguidores, no solo les avisa sobre el bien que hace sino que desprestigia a los demás blogueros (Blog si pero solo el mío)
      “Padres de familia, quizás tampoco ustedes terminan de tomarse en serio la paternidad. Cuantos papás están perdiendo el tiempo con Internet, cuantas mamás yendo de aquí para allá, cuando la educación de los hijos exige tanta dedicación. La Virgen dio una lección de cómo educar a los hijos.”
      Extracto de la homilía por los 100 años de Fátima
      Padre Álvaro Calderón, FSSPX

      Eliminar
    2. Ya ven como son las cosas, este hombre está en contra de los blogs, pero está leyendo y comentando. Debo aclarar que nadie me ha prohibido nada ni autoridad alguna me ha solicitado prescindir de este divertimento, más allá que ha veces puede incomodar. No desprestigio a los demás, digo que muchos de ellos se proponen una Revista, que estoy de acuerdo en que lo hagan y que salgan de la forma del blog, y que una revista digital (o como se llame) es igual que una gráfica (o mejor en ciertos casos). El nuestro pretende ser un blog antiblog, surgió como contrapunto de las "regocijantes pendejadas" que se vertían y a las que muchos de mis allegados pedían aclaraciones. Como ya no soy un papá, sino un abuelo, no me doy por aludido de aquella admonición y en cuanto a mis obligaciones paternales - ya casi concluídas- dejo a Dios su juicio, pero no estoy muy inquietado.
      Por ejemplo: Panorama no es un Blog, es una revista de difusión y actualidad, al igual que Adelante la Fe, que el Blog de Cabildo, que Hacia la Verdadera Cristiandad y muchos otros. Son algo más que eso que se rotula por razones técnicas. Son Revistas. The Wanderer era un blog, Infocaótica también y otros que son foros de opinión y debate. Mi propuesta era ridiculizarlos, criticarlos, contradecirlos y quizá, hay algunos artículos. In Exspectatione no es un blog, es la obra de un hombre lúcido.
      o que propongo es más revistas y menos blogs, algunos dijeron que si cerraran los blogs, yo me quedaría sin materia de inspiración, y es verdad, pero habría cumplido mi cometido. Entonces tendría que buscar alguna buena revista para proponer mis pocos artículos. Y espero que las haya. Hasta ahora, la única revista digital buena, es Adelante la Fe. Panorama era un noticiario con opinión, pero fluctúa, creo que tendría que ser más revista, vale la pena. Yo no podría nunca tener una revista, carezco de esa capacidad.

      Eliminar
  4. http://www.audiocristiandad.com/A/1167.mp3
    la síntesis hegeliana de ratzinger la tercera misa

    http://www.audiocristiandad.com/A/1168.mp3
    2da parte
    http://www.audiocristiandad.com/A/1169.mp3
    3ra parte
    http://www.audiocristiandad.com/A/1170.mp3
    4ta parte

    ResponderEliminar
  5. ¿le hackearon el blog a Augusto Torchson?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, pero me tinca que están desistiendo de la forma, lo que es muy bueno (alguien - que se me ocurre- puede estar aconsejándolos), ya veremos...

      Eliminar
    2. ¿como desistiendo de la forma?¿a qué se refiere?

      Eliminar
    3. Es algo de lo que digo en el artículo, dejando el "blog", ya lo hizo el Wanderer. Y comenzar a colaborar en Portales o Revistas. Salir de un medio un tanto fangoso que quede teñido por una personalidad y tanta trifulca. Yo lo estoy pensando.

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.