...

...

lunes, 8 de enero de 2018

De NACIONALISMO CATÓLICO SAN JUAN BAUTISTA

Jauja Revisited - Antonio Caponnetto



 Jauja Revisited
(Retorno a Jauja)

Resultado de imagen para IMÁGENES DE BARCOS EN TORMENTA
«He estado antes aquí»

Evelyn Waugh, Brideshead Revisited


Partir solo no pude ni debía tampoco,
andanza era de muchos, quizá una expedición,
travesía que empieza siendo fiel en lo poco
aunque inserto en la cepa de una generación.
Se hablaba de una ruta ya prevista y de un foco
avistado por Thorne y hasta por Blas de Lezo,
por un nauta con fama de clérigo y de loco
que perdió su tonsura tras aquel embeleso.

Se habían consultado cartógrafos seguros:
Aristarco, Piteas, Juan de Yepes, Teresa,
domadores de alisios, de tornados conjuros
que desploman bajeles o al alma tienen presa.
Si había maretazos, también muelles y muros;
si náufragos o débiles, curtidos almirantes,
para aventar el riesgo de flojos y perjuros,
teníamos velámenes con leones rampantes.

La barca era de antigua madera insumergible,
tomada de astilleros de Caná, en Galilea,
en una atarazana del Atuel apacible
le forjaron dos remos y una blanca batea.
Para ser tripulante hay que amar lo imposible,
hay que rezar maitines con un alma ermitaña,
deshacerse de todo lo cifrable y tangible
y quemar los galeones como Hernán, el de España.


Extraviarse era un riesgo, descaminarse un trance,
sirvan los testimonios de Elcano o de Simbad,
pero mejor nos sirva el fiero y duro lance
de los Morgawr y Nessie contra el Puerto Verdad.
 El Capitán pedía al timonel que avance,
existía la isla y era el fin del trayecto,
  exigía la gracia de un lirio o de un romance,
de un corazón alzado y un pensamiento recto.

Ya lanzados al mar, entre marchas castrenses,
nos atascó un bajío, nos ancló a un promontorio,
y vimos que era cierta la carta a Filipenses:
acechan circuncisos, mutilan el pretorio,
han hecho de la Iglesia mascaradas circenses.
Pidieron bajar cientos en el próximo estuario,
unos fueron traidores, otros santos trapenses,
¡cuesta mirar la Esposa sin la luz del Sagrario!

Segundo encallamiento sumó la peripecia,
a la ínsula ansiada, archipiélago ilustre.
Un farallón artero como puñal que arrecia
nos hizo ver la patria convertida en palustre,
en cenagal hediondo que la Cruz menosprecia.
Desertaron los viles, sin sables ni mandobles
los ubicuos rastreros de la sonrisa necia,
batallaron los guapos, resistieron los nobles.
  

La rosa de los vientos marcó su tercer risco
cuando menguaba el brío cual la carne en ayuno,
era un piélago ignoto, un viento levantisco,
crepitó el maderamen en manos de Neptuno,
entonces nos fue dado contemplar un pedrisco.
El vendaval de piedras molía los hogares,
socavaba la casa, tumbaba el tamarisco,
una hermandad quedaba, cara a Dios los altares.

Llegó la cuarta prueba, no tenía contornos,
mezclaba los peligros, la zozobra, el alerta,
se borraban las huellas de posibles retornos,
con la ropa a jirones subimos a cubierta:
las cicatrices eran los únicos adornos.
Manifiestan las Fieras el poder de su engaño,
en sinuosas señales de herejía y trastorno,
era la Edad escrita y el pequeño rebaño.

Por milagro o designio de divinas razones
el barquero da un giro y endereza la proa,
conservaba su atlas, su astrolabio y los dones
de orientarse en la niebla desde el Plata a Samoa.
¡Aquí está!, nos decía, la Jauja y sus bastiones,
la isleta sin las sombras de la antigua caverna,
el solar del Monarca con sus claros varones,
la celeste y terrena Jauja de Vida Eterna!
  

Supimos que era ella y no un raro espejismo
pues el sufrir aumenta la lumbre inteligible,
pero era distintivo su aroma de heroísmo,
poblada de vencidos de gloria inmarcesible.
Estaban los que el siglo condenó al ostracismo,
y hacia arriba, sereno,en silente colina,
salvado de la noche del fatal cataclismo,
estaba el danés Sören con su amada Regina.

Oración

Gracias te doy Dios mío porque siendo un grumete
me has dejado ser parte de esta fiel romería,
y aunque fui confinado del velero al casquete
era justo ese puesto, que otro no merecía.
Saludé desde lejos agitando el birrete,
retorné suplicando con temor y temblor:
cuando sea la hora del terminal Banquete,
quiero llegar Señor.
  

Antonio Caponnetto
Epifanía 2018

13 comentarios:

  1. Es a mi juicio el más bello y trágico de sus poemas, por este solo, merece ser llamado poeta.

    ResponderEliminar
  2. Y agrego: cuando hace poesía, no tiene resquicio.

    ResponderEliminar
  3. Desarrolle...para la nueva generación que todo lo arruina con sus 50 palabras.

    ResponderEliminar
  4. Dulcinea Argentina10 de enero de 2018, 5:36

    JAUJA
    *
    Yo salí de mis puertos tres esquifes a vela
    Y a remo a la procura de la Isla Afortunada
    Que son trescientas islas, mas la flor de canela De todas es la incógnita que denominan Jauja
    Hirsuta, impervia al paso de toda carabela
    La cedió el Rey de Rodas a su primo el de León
    Solo se aborda al precio de naufragio y procela
    Y no la hallaron Vasco de Gama ni Colón.
    *
    Rompí todas mis cosas implacable exterminio
    Mi jardín con sus ramos de cedrón y de arauja
    Mis libros de Estrabonio de Plutarco y de Plinio
    Y dije que iba a América, no dije que iba a Jauja.
    Pinté verdes los cascos y los remos de minio
    Y las vela como alas de halcón y de ilusión
    Quedé sin rey ni patria, refugio ni dominio
    Mi madre y su pañuelo llorando en el balcón.
    *
    Muchas veces la he visto, diferentes facciones,
    Diferentes lugares, siempre la misma Jauja
    Sus árboles, sus frondas floridas, sus peñones
    Sus casas, maderamen del más perito atauja.
    Su señuelo hechicero de aromas y canciones
    Enfervecía el cielo de mi tripulación,
    Mas desaparecían sus mágicas visiones
    Apenas la ardua proa tocaba el malecón.
    *
    La he visto entre las brumas, la he visto en lontananza
    A la luz de la luna y al sol de mediodía
    Con sus ropas de novia de ensueño y esperanza
    Y su cuerpo de engaño decepción y folia.
    Esfuerzo de mil años de huracán y bonanza
    Empresa irrevocable pues no hay volver atrás
    La isla prometida que hechiza y que descansa
    Cederá a mis conatos cuando no pueda más.
    *
    Surqué rabiosas aguas de mares ignorados
    Cabalgué sobre olas de violencia inaudita
    Sobre mil brazas de agua con cascos escorados
    Recorrí la traidora pampa que el sol limita.
    Desde el cabo de Hatteras al golfo de Mogados
    Dejando atrás la isla que habitó Robinson
    Con buena cara al tiempo malo y trucos osados
    Al hambre y los motines de la tripulación.
    *
    Me decían los hombres serios de mi aldehuela
    “Si eso fuera seguro con su prueba segura
    También me arriesgaría, yo me hiciera a la vela
    Pero arriesgarlo todo sin saber es locura...”
    Pero arriesgarlo todo justamente es el modo
    Pues Jauja significa la decisión total
    Y es el riesgo absoluto, y el arriesgarlo todo,
    Es la fórmula única para hacerla real.
    *
    Si estuviera en el mapa y estuviera a la vista
    Con correos y viajes de idea y vuelta y recreo
    Eso sería negocio, ya no fuera conquista
    Y no sería Jauja sino Montevideo.
    Dar dos recibir cuatro, cosa es de petardista,
    Jauja no es una playa-Hawaii o Miramar.
    No la hizo un matemático sino el Gran Novelista
    Ni es hecha sino para marineros de mar.
    *
    Las gentes de los puertos donde iba a bastimento
    Risueñas me miraban pasar como a un tilingo
    Yo entendía en sus ojos su irónico contento
    Aunque nada dijeran o aunque hablaran en gringo.
    Doncellas que querían sacarme a salvamento
    Me hacían ojos dulces o charlas de pasión
    La sangre se me alzaba de sed o sentimiento
    Mas yo era como un Sísifo volcando su peñón.
    *
    Busco la isla de Jauja, sé lo que busco y quiero
    Que buscaron los grandes y han encontrado pocos
    El naufragio es seguro y es la ley del crucero
    Pues los que quieren verla sin naufragar, son locos
    Quieren llegar a ella sano y limpio el esquife
    Seca la ropa y todos los bagajes en paz
    Cuando sólo se arriba lanzando al arrecife
    El bote y atacando desnudo a nado el caz.
    *
    Busco la isla de Jauja de mis puertos orzando
    Y echando a un solo dado mi vida y mi fortuna;
    La he visto muchas veces de mi puente de mando
    Al sol de mediodía o a la luz de la luna.
    Mis galeotes de balde me lloran ¿cuándo, cuándo?
    Ni les perdono el remo, ni les cedo el timón.
    Este es el viaje eterno que es siempre comenzando
    Pero el término incierto canta en mi corazón.
    *
    Oración
    *
    Gracias te doy Dios mío que me diste un hermano
    Que aunque sea invisible me acompaña y espera
    Claro que no lo he visto, pretenderlo era vano
    Pues murió varios siglos antes que yo naciera
    Mas me dejó su libro que, diccionario en mano,
    De la lengua danesa voy traduciendo yo
    Y se ve por la pinta del fraseo baquiano
    que él llegó, que él llegó.
    *
    Leonardo Castellani

    ResponderEliminar
  5. Dulcinea Argentina10 de enero de 2018, 5:38

    he ahí arriba la madre del borrego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una puesta a punto histórico, y un homenaje al viejo cura. Esta más redonda, más ceñida y más trágica. Me hace ruido el pedrisco entre la tercera y la cuarta, pero uno no pone objeciones a la visión del poeta, sólo observa su visión compenetrada en la pintura de la enorme tragedia y su esperanza.

      Eliminar
  6. https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/01/18/osko-es-o-no-es-una-nueva-religion/


    En LE SEL DE LA TERRE 102, los Dominicos hacen un editorial (eso significa que representa la opinión oficial de la Casa) donde se preguntan si “François est-il hérétique ?” (¿Es Hereje Francisco?).



    “Queridos monjes, pregúntese mejor: ¿POR QUÉ LA FE QUE USTEDES TIENEN, NO LES PERMITE RESPONDER AFIRMATIVAMENTE A TAL PREGUNTA?”

    ResponderEliminar
  7. https://youtu.be/mzrtV5hZssw
    vaticano segundo vaticano segundo vaticano segundo .....ayiiiii

    https://youtu.be/WdMC9gMyhf0
    o vivimos como hermanos o buscamos la nulidad ..........ay aya yayayay ayay ayyyyyyyyyyy
    HIJOLeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.