...

...

jueves, 18 de enero de 2018

POR FAVOR, COMUNÍQUENSELO A DON SIXTO...

Resultado de imagen para imágfenes de ejecuciones islámicas...esto no lo dice un grupo de franceses anacrónicos. 
Carta de musulmanes convertidos al catolicismo al papa Francisco: "La ingenuidad frente al islamismo es suicida y muy peligrosa”
Decepcionados por los gestos equívocos de Francisco, se manifestaron confundidos y escandalizados por las alabanzas del Pontífice al Islam
Por George Chaya 17 de enero de 2018

(REUTERS)

Un grupo de 2600 ex-musulmanes bautizados católicos, como Magdi Allam, evalúan abandonar la Iglesia disgustados por lo que denominan "cobardía papal".
Allam y un numeroso grupo de convertidos al catolicismo en los EE.UU. -no solo de ex-musulmanes- han denunciado el "super dogma" que propaga Francisco en el seno de la Iglesia: "Si no crees que el Islam es una Religión de la Paz, la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU y la jerarquía eclesiástica vaticana te acosaran y silenciarán implacablemente tus ideas y conocimientos sobre la materia.
"El Papa ignoró nuestra súplica sincera, como ha ignorado a otros que cuestionaron respetuosamente su alejamiento de la enseñanza católica", sostuvo Allam.
 Como lo fue frente al nazismo y el comunismo, la ingenuidad frente al Islamismo es suicida y peligrosa
La carta comienza con un pasaje bíblico: "Déjalos; son guías ciegos y si un ciego guía a un ciego, ambos caerán en un hoyo "(Mateo 15:14).
Con la firma de 2600 conversos islámicos al catolicismo Magdi Allam envió al Papa la carta el 11 de enero pasado preguntando "¿Por qué cambia y distorsiona la realidad cuando se refiere al Islam?".
La misiva, escrita en idioma árabe indica: "Santísimo Padre". "Muchos de nosotros hemos intentado comunicarnos con Usted en distintas ocasiones y durante varios años, nunca hemos recibido el más leve reconocimiento a nuestras cartas y solicitudes de reuniones". Somos un grupo de conversos islámicos al catolicismo que necesitamos que Usted responda una simple pregunta: ¿Por qué, literalmente, arriesgamos nuestras vidas para convertirnos en católicos si el Islam es "una buena religión en sí misma" como usted predica?. Esta es una pregunta que Usted se niega a respondernos a pesar de la infinidad de veces que señala lo importante que es estar cerca de los débiles y acompañar a aquellos que se acercan a la Iglesia. Los firmantes, necesitamos una respuesta de su parte para ayudarlo a comprender nuestra fe y por que dejamos nuestras vidas y todo atrás para escapar de un dogma que no nos humanizaba buscando respuestas en la fe católica.
 ¿Por qué, literalmente, arriesgamos nuestras vidas para convertirnos en católicos si el Islam es “una buena religión en sí misma” como Usted predica?
A usted no le agrada irse por las ramas, a nosotros tampoco, así que permítanos decir francamente que no entendemos sus palabras y enseñanzas sobre el Islam, como leemos en los párrafos 252 y 253 de Evangeli Gaudium, porque eso no explica que el Islam vino después de Cristo, y es una grosera equivocación que se presente como el cumplimiento de la Revelación (de la cual Jesús habría sido solo un profeta ) y es peor aun, que Usted la acepte.
Si el Islam es una buena religión en sí misma, como parece enseñar, ¿Por qué nos volvimos católicos? ¿Comprende usted la solidez de la elección que tomamos a riesgo de nuestras vidas? El Islam prescribe la muerte de los apóstatas (Corán 4.89, 8.7-11) ¿Lo sabe Usted? ¿Cómo es posible comparar la violencia islamista con la violencia cristiana? ¿Qué unión hay entre la luz y la oscuridad? ¿Qué asociación hay entre los fieles y los infieles?. Nosotros preferimos a Cristo y a nuestra propia vida en libertad.
 Nuestra religión de nacimiento no nos ha ofrecido nada mas que la guerra desde fuimos niños
La carta hace un breve resumen de la idea de que el Islam y el Cristianismo pueden ser compatibles: "De hecho, mientras el Islam quiere que seamos su enemigo, lo somos, y todos nuestros pedidos de amistad no pueden cambiar nada. Para el Corán, los cristianos son solamente impureza (Corán 9.28), lo peor de la Creación (Corán 98.6), todos condenados al infierno (Corán 4.48), por lo que Allah debe exterminarlos (Corán 9.30). No debemos dejarnos engañar por los versículos coránicos considerados tolerantes, porque todos han sido derogados por el verso de la Espada (Corán 9.5), continúa el texto enviado por Magdi Allam.
Nuestra religión de nacimiento no nos ha ofrecido nada más que la guerra desde fuimos niños, en nuestros países nos enseñaron que el asesinato de los infieles era nuestro pasaje al paraíso. "No confundimos el Islam con los musulmanes, pero si para Usted el "diálogo" significa la voz de la paz, Usted no comprende que para el Islamismo es solo otra forma de hacer la guerra", continúa la misiva.
Como lo fue frente al nazismo y el comunismo, la ingenuidad frente al Islamismo es suicida y peligrosa. ¿Cómo se puede hablar de paz y respaldar el Islam, como Usted hace sin escucharnos a los que padecimos desde pequeños su mandato siendo musulmanes?
Dejemos que aquellos que son cristianos sean felices con la Biblia y los musulmanes con el Corán. Pero que Usted como Papa indique el Corán como una forma de salvación, para nosotros que crecimos en ese ámbito de creencia es motivo de preocupación.
¿Deberíamos volver al Islam?. Nosotros nacimos en familias de esa fe y sabemos que el Islam no puede ser aliado en la batalla contra los poderes que quieren dominar y esclavizar al mundo, y sucede porque comparte la misma lógica totalitaria.
"Santo Padre: No dudamos que solo la proclamación de la Verdad trae consigo la salvación, la libertad y la justicia (Juan 8.32)".
"La carta, que fue publicada por un diario cristiano copto que circula entre la comunidad egipcia y esta circulando en Internet, también contrasta la postura de países islámicos como Arabia Saudita o Egipto que "no dan la bienvenida a ningún refugiado", mientras que el Papa Francisco predica la bienvenida a los inmigrantes, independientemente de que sean musulmanes, algo prohibido por el mandato apostólico: "Si alguien viene pero rechaza el Evangelio, no lo reciban entre ustedes ni lo saluden. El que lo recibe participa de sus malas obras "(Juan 1.10-11); "¡Si alguien te predica un Evangelio diferente, que sea maldito!" (Gálatas 1.8-9).
Los signatarios alertan del completo escándalo de la incapacidad del Papa de llevar a cabo su misión evangélica como el Vicario de Cristo. Ratificando que el discurso pro-Islam de su papado los lleva a deplorar el hecho de que los musulmanes no están invitados a abandonar el Islam, y que muchos ex-musulmanes, como el propio Magdi Allam, incluso están dejando la Iglesia, disgustados por su cobardía, y por las heridas de sus gestos, confundidos por la falta de evangelización y escandalizados por la alabanza al Islam que engañan a las almas inocentes.
Llevando el asunto más allá, advierten, también del peligro físico que la disposición del Papa hacia el Islam invita, indicando el resultado de que los cristianos no se preparen para una confrontación con el Islam, a la que Juan Pablo II, llamo (Ecclesia in Europa).
Tenemos la impresión de que no toma en serio a su hermano, el obispo Nona Amel, arzobispo católico caldeo de Mosul -en el exilio-, cuando nos dice: "Nuestros sufrimientos actuales son el preludio de los de ustedes; los europeos y los cristianos occidentales, deben miran nuestro padecer, pues sera su sufrimiento en el futuro cercano. El Obispo Amel denuncó haber perdido su diócesis y no contó con el apoyo de Francisco. La sede de suarquidiócesis ha sido ocupada por islamistas que quieren convertirnos o asesinarnos y Usted ha mantenido silencio, indica la carta.
Su Santidad, usted esta favoreciendo y acogiendo en su país a un número cada vez mayor de radicales islamistas. Usted también está en peligro. Debe tomar decisiones fuertes y valientes. Usted piensa que todos los hombres son iguales, pero el Islam no dice que todos los hombres sean iguales. Si no entiende esto rápidamente, se convertirá en la víctima del enemigo al que ha invitado a su casa. Esta es una cuestión de vida o muerte, y cualquier complacencia es traidora. No deseamos que Occidente continúe con la islamización ni que sus acciones contribuyan a ello. Entonces, ¿dónde iríamos a buscar refugio?.
En interés de la justicia y la verdad, la Iglesia debe sacar a la luz por qué los argumentos presentados por el Islam para blasfemar contra la fe cristiana son falsos. Si la Iglesia tiene el coraje de hacer eso, no dudamos, sostuvoAllam, de que millones, musulmanes y otros hombres y mujeres que buscan al verdadero Dios, se convertirían.

Como usted dice, Su Santidad: "El que no ora a Cristo, reza al Diablo".

9 comentarios:

  1. ..se lo hubieran dicho al puto besacoranes y a los promotores de nostra aetate en el conciliábulo masón vaticano dos...ahora es un poco tarde, no?

    ResponderEliminar
  2. se manifestaron confundidos y escandalizados ...
    jaja ...que boludos
    no ven que sigue el vaticano dos y sus herejías???

    ResponderEliminar
  3. marqués de berazategui21 de enero de 2018, 13:16

    Qué te metés con Su Majestad!
    Te vamo a boxear!

    ResponderEliminar
  4. duque de aldo bonzi22 de enero de 2018, 8:01

    Estoy con el marqués.

    ResponderEliminar
  5. "Salvad Señor la Republica"

    ResponderEliminar
  6. https://youtu.be/SG8iWoBdFQU
    Varela comenta que en ÁFRICA luego de que varios países dejaron de ser colonias dijeron África para los africanos pero ahora parece que se olvidaron de esto e invaden Europa, con todo derecho los europeos pueden ahora enrostrarles la frase EUROPA PARA LOS EUROPEOS,
    AFRICANOS DIOS LES DIÓ UN CONTINENTE MÁS GRANDE QUE EUROPA PARA HABITAR ASÍ QUE AHORA
    FUIRA... AFRICANOS GO HOME!!!

    ResponderEliminar
  7. De aquí a un par de años –si es que no ha ocurrido ya– saldrá de las facultades españolas una promoción de jóvenes graduadas en Educación Infantil y Primaria, entre las que algunas llevarán –lo usan ahora, como estudiantes– el pañuelo musulmán llamado hiyab: esa prenda que, según los preceptos del Islam ortodoxo, oculta el cabello de la mujer a fin de preservar su recato, impidiendo que una exhibición excesiva de encantos físicos despierte la lujuria de los hombres.
    Ese próximo acontecimiento socioeducativo, tan ejemplarmente multicultural, significa que en poco tiempo esas profesoras con la cabeza cubierta estarán dando clase a niños pequeños de ambos sexos. También a niños no musulmanes, y eso en colegios públicos, pagados por ustedes y yo. O sea, que esas profesoras estarán mostrándose ante sus alumnos, con deliberada naturalidad, llevando en la cabeza un símbolo inequívoco de sumisión y de opresión del hombre sobre la mujer –y no me digan que es un acto de libertad, porque me parto–. Un símbolo religioso, ojo al dato, en esas aulas de las que, por fortuna y no con facilidad, quedaron desterrados hace tiempo los crucifijos. Por ejemplo.
    Pero hay algo más grave. Más intolerable que los símbolos. En sus colegios –y a ver quién les niega a esas profesoras el derecho a tener trabajo y a enseñar– serán ellas, con su pañuelo y cuanto el pañuelo significa en ideas sociales y religiosas, las que atenderán las dudas y preguntas de sus alumnos de Infantil y Primaria. Ellas tratarán con esos niños asuntos de tanta trascendencia como moral social, identidad sexual, sexualidad, relaciones entre hombres y mujeres y otros asuntos de importancia; incluida, claro, la visión que esos jovencitos tendrán sobre los valores de la cultura occidental, desde los filósofos griegos, la democracia, el Humanismo, la Ilustración y los derechos y libertades del Hombre –que el Islam ignora con triste frecuencia–, hasta las más avanzadas ideas del presente.

    ResponderEliminar
  8. Lo de las profesoras con velo no es una anécdota banal, como pueden sostener algunos demagogos cortos de luces y de libros. Como tampoco lo es que, hace unas semanas, una juez –mujer, para estupefacción mía– diera la razón a una musulmana que denunció a su empresa, una compañía aérea, por impedirle llevar el pañuelo islámico en un lugar de atención al público. Según la sentencia, que además contradice la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, obligar en España a una empleada a acatar las normas de una empresa donde hombres y mujeres van uniformados y sin símbolos religiosos ni políticos externos, vulnera la libertad individual y religiosa. Lo que significa, a mi entender –aunque de jurisprudencia sé poco–, que una azafata católica integrista, por ejemplo, acogiéndose a esa sentencia, podría llevar, si sus ideas religiosas se lo aconsejan, un crucifijo de palmo y medio encima del uniforme, dando así público testimonio de su fe. O, yéndonos sin mucho esfuerzo al disparate, que la integrante de una secta religiosa de rito noruego lapón, por ejemplo, pueda ejercer su libertad religiosa poniéndose unos cuernos de reno de peluche en la cabeza, por Navidad, para hacer chequeo de equipajes o para atender a los pasajeros en pleno vuelo.
    Y es que no se trata de Islam o no Islam. Tolerar tales usos es dar un paso atrás; desandar los muchos que dimos en la larga conquista de derechos y libertades, de rotura de las cadenas que durante siglos oprimieron al ser humano en nombre de Dios. Es contradecir un progreso y una modernidad fundamentales, a los que ahora renunciamos en nombre de los complejos, el buenismo, la cobardía o la estupidez. Como esos estólidos fantoches que, cada aniversario de la toma de Granada, afirman que España sería mejor de haberse mantenido musulmana.
    Y mientras tanto, oh prodigio, las feministas más ultrarradicales, tan propensas a chorradas, callan en todo esto como meretrices –viejo dicho popular, no cosa mía– o como tumbas, que suena menos machista. Están demasiado ocupadas en cosas indispensables, como afirmar que las abejas y las gallinas también son hembras explotadas, que a Quevedo hay que borrarlo de las aulas por misógino, o que las canciones de Sabina son machistas y éste debe corregirse si quiere que lo sigan considerando de izquierdas.
    Y aquí seguimos, oigan. Tirando por la borda siglos de lucha. Admitiendo por la puerta de atrás lo que echamos a patadas, con sangre, inteligencia y sacrificio, por la puerta principal. Suicidándonos como idiotas.
    Arturo Pérez-Reverte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. reverte jodete si te gusta el liberalismo no te quejes es parte de lo mismo que criticás....

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.