...

...

jueves, 15 de febrero de 2018

PARA ENTENDERSE… MALTRATARSE UN POCO.

Resultado de imagen para Espìritu Santo imágenes  Por Dardo Juan Calderón.

Infocaótica, Newman, Mario Caponnetto y un malentendido.

   Cada tanto se me enrostra que sin los viejos enemigos no soy el mismo, y algo de cierto hay en ello. 

  Ya pasado al olvido el engorroso embate contra cierto hispanismo atacado de un naturalismo prudente y verosímil  (¡nada más ajeno a lo hispano!) que fuera moda en épocas de posibles acuerdos y pensables ajustes; ya este grupito perdido en los análisis sociológicos para capillas y que ha terminado en un capirote de la mentalidad estratégica -  que por pretenderse razonante ha encontrado razonable hasta el Islam - los lectores aburridos de un realismo que pierde vigencia cada diez minutos se volcaron famélicos a alucinaciones literarias como las de  El Caminante,  que resultaba ser, después de ellos,  una especie de descanso de aquella manía discriminadora hasta la amputación, de fines acumulados en archiveros de fichas que se usaban para cada caso y se subordinaban por orden de manipulación. Esos que asesinando al cisne proponían como la cumbre del éxtasis apostólico la tarea del burócrata y el intelectual sin digresiones, el de luengas citas, antecedentes académicos prolijamente certificados, medallas,  listones,  honoris causas, besamanos y lameculos. Debo reconocer que la batalla era confusa, pues partiendo de los mismos textos y casi iguales maestros, uno no podía expresar con total evidencia – hubiera hecho falta desenterrarlos -  el asco que deberían sentir aquellos nobles viejos si hubieran podido sospechar la indecente manera en que se los admiraba. Quedaba con ellos el olvido o el pistoletazo a doce pasos.
    
    A cambio, El Caminante proponía  la clase de discurso amariconado, entre exquisito y chismoso, que tanto cala en el burgués aventajado en lecturas digestivas. Tenía ese almibarado barniz de audacia del moderno artista que por haberle tocado la barba al diablo en algunas andaduras de emociones vulgares, se sentía en condiciones de especular sobre el éxtasis. Encontraba la quintaesencia de su vértigo en el pensamiento de Bouyer, viscoso personaje que basculando entre lo inmundo y lo sublime, mantenía esa sensación de virginidad imprecisa de ciertas solteronas a la que no se sabe si han llegado a ella por onanismo o por agotamiento del ejercicio.  Ya no había con ellos confusiones, la opción por lo moderada y calculadamente sucio como expresión del colmo del “buen gusto”, les autorizaba espiar a los santos evacuando, a los sabios titubeando y a todos escapando de cualquier afirmación dogmática  que amerite en su defensa el cielo o el infierno o, menos aún, el jugar con vigor una pobre carta humana a cara o cruz.
 Estos, al contrario de los otros, provocaban una saludable reacción de dejar nuestros cerebros fuera del alcance de todo ese vapor de letrina y ya, sólo músculos y nervios,  simplemente arrojarlos por una ventana para sentir como una liberación  la crepitación de sus cáscaras y el derrame de sus líquidos nauseosos contra las baldosas.

    Y ya sólo quedaban los muchachos de Infocaótica, agreste campo para la diversión, dando la sensación de ser una tribu de camelleros irreparablemente desprovistos de genio, con su lenguaje axiomático de cambalacheros propuesto como una panacea para toda melancolía. Con sus máximas de avaros, sus categorizaciones sentenciosas de manuales y su nauseabunda prudencia de casuistas aparecían en Adelante la Fe para decirnos con un Newman – que de vacilante esencial y existencial, se hacía sinóptico – que la causa de nuestras desgracias era el Concilio Vaticano I y sus dogmatizaciones. No ya como los otros, haciendo alusiones detestables contra los Píos  pomposos impostores o cazurros espiones;  sino poniendo en caja al Espíritu Santo que nada sabe de oportunidades históricas y cálculos políticos, Ese  que debió dejar en sus manos de largas y sucias uñas una buena resma de dogmas a fin de que los canjearan por el precio más pingüe en el momento más acertado del pijoteo de bazar en el que medran su doctrina, a la par del resto de sus mercancías políticas para liquidar de la pasada temporada. No quieren llegar a tanto como para designar si un dogma declarado es de fe o no, les basta con aconsejar un poco de prudencia a la Paloma con respecto a los asuntos de los que poco sabe y de los que ellos son expertos.

    Por la vecindad de aquel hispano portal me vi obligado – o condenado- a oír esa voz grosera de ridícula impertinencia, y pensando si la ofensa al Espíritu solicita la inmediata venganza o soporta el sarcasmo, vime ganado de mano por Don Mario Caponnetto que, como un sobreviviente de los Santos Inocentes de Belén, (ya sea por la misma causa que llevaba yo,  o por designio de la Providencia), ponía bondadosamente  - en un artículo sobre el posible futuro Papa - las cosas en su quicio. En suma, hablaba bien del Espíritu Santo, que es esa clase de obviedades cristianas en las que hay que ejercitarse de manera agobiadora en estos tiempos en que lo obvio resulta ser necesariamente remachado en las frágiles cabecitas de los católicos imbecilizados. Pero, muy a pesar de sus esfuerzos y de su bondad universalmente reconocida, los comentaristas lo felicitaban agregando que como él mismo indicaba, lo fatal de nuestros tiempos había sido: justamente la declaración dogmática de la infalibilidad papal (¿¡?!). Sin duda el tono bonachón confundía a los lectores que se sentían todos abrazados por aquella caridad sin acertar a que estaban siendo amonestados.

   Y entonces, me veo obligado como aquel francés a decirles “lo que estimo debe ser comunicado a nuestra nauseabunda generación”: 
       Toda esa imbécil perorata de intelectuales decadentes o, en su caso, esta actual de tenderos de bazar sobre si un dogma declarado es cierto o falso, oportuno o diacrónico, medieval o moderno, innecesario o sobreabundante, conveniente o inconveniente… es sólo el vómito verde de las apestosas ranas que croan las loas apocalípticas de la Bestia y que avergüenzan al mismísimo refinado  Lucifer por sus desfachatadas contradicciones ramplonas . Lleven sus estúpidas jetas de burgueses hacia el espejo más próximo de sus coquetas casitas  y ensayen el gesto con el que corregirán a la Tercera Persona por sus desaciertos.

   Creo que nada podrá hacer por ellos la bondad docente de Don Mario, y quizá menos esta amarga digresión; están rematadamente obcecados para hundirse con Francisco, y por odio a él, en el más imperdonable de los pecados.  Olviden esto, pero intenten releer a Mario Caponnetto en aquel artículo y lávense de toda esa prédica inmunda contra los Dogmas de Nuestra Iglesia cuya bondad y oportunidad, más allá de ser evidentes para una inteligencia mediocre, constituyen en su providencial dictado el verdadero secreto del siglo.      
                        
     

             

8 comentarios:

  1. Preguntas generales de nuestra fe
    Pregunta hecha por María Aguilar el día 2/14/2018:

    Es cierto que el Rey David es santo, y todos los profetas, etc. Del AT? Pertenezco a un grupo llamado Catholic Answers muy bonito. Pero alguien preguntó que si un judio mesiánico no iba al cielo. Eso es verdad?

    Respuesta por Frank Morera el día 2/14/2018:
    Hola Maria. Esta mañana te conteste esto: Hola Maria. Asi es y tienen dias de conmemoracion en la Iglesia. Santa Cuaresma+

    Tu otra pregunta, toda persona que no conoce a Jesus porque nacio en otra Religion o porque nadie se lo ha predicado se salva si es fiel a la Ley Nautural. En el caso de este judio mesianico si es fiel al Evangelio.Santa Cuaresma+

    http://www.ewtn.com/v/experts/showmessage.asp?Pgnu=1&Pg=Forum24&recnu=1&number=656589

    ¿como pueden cumplir el evangelio los mesiánicos que no creen en la iglesia y son una especie de protestantes pero judaizados?? odian a la iglesia católica...

    esto es claramente luterano y decir que todos se salvan. Es apocatástasis.

    ResponderEliminar
  2. https://www.youtube.com/watch?v=n01t105BL-Y
    La Teología del Cuerpo de j p2 estos son sus hijos espirituales

    ResponderEliminar
  3. estos chicos están muy cerca de las DISPOSICIONES TRANSITORIAS de ratz ...
    ..
    Sin embargo, según el Cardenal Ratzinger “no cabe un retorno al Syllabus, que pudo haber señalado la primera fase — pero no la última —del enfrentamiento con el liberalismo.”49 ¿Y cuál es esa “última fase” del enfrentamiento con el Liberalismo? Aparentemente, según la opinión del Cardenal Ratzinger, ¡es la aceptación, por parte de la Iglesia,de las mismas ideas que anteriormente condenó! Enfrentarse al Liberalismo por medio de la reconciliación con él, es una fórmula capciosa. El “enfrentamiento” de Ratzinger con el liberalismo no es otra cosa que una abyecta rendición.
    Además, según la opinión de Ratzinger, al presente no sólo se deben considerar obsoletas las condenaciones al Liberalismo contenidas en el Syllabus del Beato Papa Pío IX, sino también la doctrina antimodernista del Papa San Pío X en la Pascendi. En 1990 la Congregación para la Doctrina de la Fe divulgó una “Instrucción sobre la vocación eclesial del Teólogo”. Al explicarle la Instrucción a la Prensa, el Cardenal Ratzinger declaró que ciertas enseñanzas del Magisterio «no debían considerarse como la última palabra en un asunto como éste, sino más bien servían com
    o una tentativa de captar el problema, y, sobre todo, como una expresión de prudencia pastoral, una especie de disposición transitoria»50 Como ejemplos de estas “disposiciones transitorias”, el Cardenal Ratzinger mencionó «las declaraciones de los Papas durante el último siglo acerca de la libertad religiosa, así como las decisiones antimodernistas de principios de este siglo…»51 — es decir, las enseñanzas antimodernistas de San Pío X en los primeros años del siglo XX
    h
    ttps:
    //eccechristianus.wordpress.com/2011/05/14/la-ultima-batalla-del-diablo/

    ResponderEliminar
  4. avistador de chimangos17 de febrero de 2018, 3:54

    Es correcto decir que el Papa siempre habla o escribe de fide?

    No.

    Todo magisterio papal es de fide?

    No. No obstante hay que inclinarse a obedecerlo y sólo es lícito no hacerlo cuando es contrario a enseñanzas anteriores de la Iglesia.

    Entonces, por ejemplo, el Sillabus es de fide?

    No. No sólo carece de la fórmula necesaria para serlo, sino que no trata sobre materia que pueda ser tratada usando de la infalibilidad papal (C Vaticano I).
    Ese concilio, con especial asistencia del Espíritu Santo, limitó mucho la posible infalibilidad.

    Qué, pero tiene algún error el Sillabus?

    No.

    Quedó atrasado y superado, como afirmó el Cardenal Ratzinger?

    Tampoco.

    Entonces sí es de fide!

    No, ya se lo dije.

    Negar el dogma de la infabilidad es herético?

    Sí. Como negar cualquier otro dogma.

    Pero ese dogma se pudo haber definido en mal momento?

    Hay que creerse más que Dios para afirmar tamaña grosería, además de ser un "intelectual" vanidoso y por eso "original" que quiere mostrarse descubridor de la crisis de la Iglesia por causas que no sean exactamente el modernismo.
    Es también el argumento de los que no quieren caer en herejia negando el dogma de la infabilidad y a la vez esmerilarlo en la medida de lo posible.
    Si bien la herejía está en negar el dogma y no en hablar de su inoportuna definición, lo cierto es que ese día, a esa hora y en ese concilio, Dios mismo asistió para que se defina y a quien no le guste el resultado, mejor que espere 200 o 1000 años hasta que aclare.
    Personalmente, veo a ese dogma como un salvavidas contra la doctrina moderna posterior (al no ser de fide y ser contraria a la anterior, la ignoro), por lo que no tuve que esperar mucho para alegrarme por momento de su definición, pero, si así no fuera, de todos modos me cuidaría mucho de "enmendarle la plana" a la Fuente de la Sabiduría, aún en meras cuestiones de "oportunidad".
    Lo mismo hacen con Trento. Lo que no pueden probarnos es qué hubiese pasado sin esos dos concilios y si en ausencia de éstos estaríamos mejor.
    Vanidad de vanidades, eso no es teología, son pecados.

    Y Newman, a todo esto, qué?

    La definición salió tan limitada que él estaba chocho de contento con ella. Hacer un Newman un anti Concilio Vaticano I es inventárselo a la medida para izquierdas o derechas. Como con todo autor, hay que leerlo desde sus obras y no desde las interpretaciones que se le hacen desde la web.

    ResponderEliminar
  5. avistador de chimangos17 de febrero de 2018, 4:01

    No todo Magisterio es extraordinario.
    No por ello sólo debemos tener por obligatorio al extraordinario.
    Lo que sí hay es "distintos grados de adhesión al Magisterio".
    Pero esto no se puede tocar en un blog, habría que hacer muchas distinciones.
    Mejor me voy a tomar mate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Chimangador: Adhiere Usted a una interpretación muy restrictiva y formalista de la Infalibilidad Papal. Hay magisterio ordinario infalible, y sin duda alguna el Syllabus lo es. Pero como usted bien dice, es muy largo y más vale tomar mate.

      Eliminar
    2. Con respecto a Newman, sólo repare en esto: Ninguna defensa de la Tradición lo encuentra entre sus teólogos fundamentales, y sí es extensamente apreciado por lo más grandes modernistas (JPII, Benedicto XVI, los Bouyeristas,etc). ¿No le dice algo?

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.