...

...

jueves, 15 de marzo de 2018

MURIÓ STEPHEN HAWKING


Por Daniel Ambrosini

Recuerdo hace unos años un artículo tremendo de Miguel Wiñazki sobre la muerte de Pinochet que se titulaba “Cagó fuego”. Ciertamente, uno está tentado de titular del mismo modo la muerte de Hawking, pero no pasa de una tentación, ya que existe un abismo entre Wiñazki y nosotros; el abismo de la fe.


Hawking me recuerda mucho la parábola del hijo pródigo, pero esta vez con un final terrible: El hijo nunca vuelve. Ciertamente, este “hijo” nunca estuvo en la casa del Padre (nunca tuvo fe), pero la relación con el hijo pródigo la encuentro, por un lado, en la enorme paciencia que le tuvo el Padre y, por otro lado, en las oportunidades que le dio para llegar a la Fe. En primer lugar, tenía una enfermedad que, según los médicos, lo iba a matar en poco tiempo y, sin embargo, sobrevivió varias décadas con la misma. Por otro lado, él más que nadie podría haber llegado a la Fe a través de la teoría del origen del universo, que tanto estudió (aunque no fue su tema específico de investigación) y que abandona, literalmente, porque “suena a intervención divina”. Tremendo misterio el de la Fe. Es un regalo (don) de Dios, pero que necesita del asentimiento de la voluntad.

También resulta llamativa la degradación moral a lo largo de su vida. Habiendo leído todos sus libros de divulgación, he pasado de una cierta simpatía al leer su primer libro de este tipo: “Historia del tiempo. Del Big Bang a los agujeros negros” a una decepción total en su último libro “El gran diseño”.
La simpatía respecto del primer libro se debía a una cierta honestidad intelectual que demostraba al afirmar, brutalmente, que abandonó la teoría del Big Bang porque “suena a intervención divina”. Normalmente, los científicos y seudo–científicos no hablan tan claro, sino que tratan de ocultar su postura filosófica (ateísmo) a través de argumentos seudo-científicos a los que he llamado en otro artículo “dogmas científicos” por la contradicción entre los términos. Inclusive, en dicho libro afirma “Sería muy difícil explicar por qué el universo debería haber comenzado justamente de esa manera (Big Bang), excepto si lo consideramos como el acto de un Dios que pretendiese crear seres como nosotros”. Y por esa misma razón trata de buscar otra teoría del origen del universo.
Sin embargo, su libro “El gran diseño” directamente es una falacia total, dónde presume de haber “demostrado” que el universo podría haber comenzado sin intervención divina, siendo que su teoría de los “multiversos” es un tremendo verso, ya que no cumple con los requisitos de cualquier teoría científica que él mismo explicita en su libro “Historia del tiempo”. O sea, es una teoría indemostrable experimentalmente porque no hay comunicación posible entre los múltiples universos. Por lo tanto, es un dogma científico que debemos creer por la autoridad de….. Stephen Hawking. Por mi parte, prefiero creer en los dogmas católicos, con base en la autoridad de Cristo y su Iglesia.

Luego de su muerte y antes también, los medios de comunicación han endiosado su figura, calificándolo de “genio” y, según esos artículos, pareciera que Hawking es el físico más importante de todos los tiempos. Sin embargo, la realidad es muy diferente. Si bien era el físico en vida más famoso por lejos, y era muy influyente por sus conferencias, no era el físico más importante desde el punto de vista científico. A modo de ejemplo, puede mencionarse el índice h, que es una medida de la importancia e impacto de las publicaciones de un investigador. Este índice es elaborado por la base de datos científica más importante: Scopus (www.scopus.com) de la editorial Elsevier y, en el caso de Hawking, reporta un índice h de 71 (Marzo 2018) y su trabajo más citado tiene 6054 citas (una enormidad). Por otro lado, el físico argentino 30 años menor, Juan Martín Maldacena, actualmente Profesor en la Universidad de Princeton (USA), tiene un índice h de 72 (marzo 2018) con su trabajo más citado con 9659 citas. El premio Nobel de física de 2014, Shuji Nakamura, 10 años menor que Hawking, tiene un índice h de 96 (Marzo de 2018). De todos modos, hay que reconocer que, sin sus impedimentos físicos, tal vez Hawking podría haber producido más y mejores trabajos.

Ahora, Hawking ya sabe todo del universo, ahora ya salió del espacio-tiempo que tanto estudió y pudo comprobar que, lo que le sugería la misma teoría que él desechó, era la realidad absoluta. Tarde, demasiado tarde, tal vez.

28 comentarios:

  1. El que hace investigación en ciencias naturales debe trabajar así, no debe introducir a Dios en sus modelos de explicación de los fenómenos físicos. Si una cosa se puede explicar por causas naturales debe tomarse esa explicación preferentemente.

    Supongamos que somos hombres de la antiguedad que estamos interesados en conocer las leyes de la naturaleza, por ejemplo explicar por que llueve o qué cosa es un rayo, si introducimos a Dios y decimos "es Dios el que abre las compuertas del cielo", o que "el rayo es la ira de Dios", estamos fritos como científicos, nunca vamos a explicar nada y nunca hubiéramos sabido nada del mundo natural. Por eso, el trabajo del científico es similar al trabajo del abogado del diablo, cuando se hacían los procesos de canonización (en la época en que se hacían bien) este abogado tenia la misión de ver si los supuestos milagros atribuidos al supuesto santo eran milagros o tenían una explicación por causas naturales desechándolos en este ultimo caso.

    Por supuesto que Dios interviene en la Historia y en el mundo natural o material, pero no de forma sistemática, si no excepcional, supongo yo que por una especie de economía de hacer la mínima intervención necesaria para sus fines. Esas intervenciones existen y el que tiene la gracia de percibirlas obtiene una comprensión de la realidad mayor que la del científico ya que comprende que además del plano natural hay otro plano espiritual (tan real como el natural) que afecta al natural de forma tan delicada que no se ven comprometidas sus leyes. Posiblemente lo que vemos como transgresión en el plano natural (p. ej. un milagro) en realidad esta perfectamente de acuerdo con las leyes de una realidad superior que es el total natural-espiritual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciencia conoce por las causas segundas, y la sabiduría por la causa primera. Más grave que lo dicho es que se crea que la ciencia conoce las causas primeras, que es el error de mucho científicos. Pregunto a los científicos (soy muy bruto en esto): Al universo lo mueve una energía ¿proviene de un solo bang inicial, o hay una alimentación permanente de energía?

      Eliminar
    2. bang e inercia....

      Eliminar
    3. Pero cómo es que si uno conoce las causas segundas, ¿no sabe nada de la causa primera? Será que la causa primera se ha encargado de esconderse muy bien. Por otro lado, la ciencia lo que hace es describir mas que explicar el ser. Por algo se necesitó una revelación.

      El hecho experimental es que el universo está en expansión, las galaxias se alejan entre sí. Después todo lo que se teoriza es haciendo extrapolación hacia atrás. Y todas las extrapolaciones tienen supuestos.

      Eliminar
    4. no insista Rodríguez...el cocodrilo se "caga en el orden natural" y por lo tanto en las leyes naturales.

      Eliminar
    5. se c.. en el orden natural sin el sobre .... y para Dios también es violento, ver a las personas viviendo como animalitos como si ÉL no existiera. Bah ... peor que los nimalitos porque a veces en sus ojitos parece que ellos supieran que Dios existe, encambio el hombre sin gracia santificante se va todo el tiempo para triki al estilo cangrejal.

      Eliminar
  2. Ahora está padeciendo en una silla de ruedas en el infierno. Su alma más paralizada que su cuerpo.

    ResponderEliminar
  3. Murió como vivió paralítico, nadie rezó por él?

    ResponderEliminar
  4. Dices bien: eres muy bruto. Pero tranquilo: eres tan bruto como lo somos todos, incluidos los científicos. Porque la mayoría de nuestras preguntas son binarias. Veamos: ¿quién puede afirmar o constatar si ese "bang inicial" (hágase la luz) quedó atrás en el "tiempo" o es "alimentado" a futuro? ¿Y de qué se trata esa "energía"? Los actos divinos son apenas escrutables por nuestra bruta mente. La teología dice que Dios sostiene todo en la existencia, pero iniciar algo y/o sostenerlo puede consistir en una simultaneidad inescrutable, imposible de medir o explicar por nuestras fórmulas y aparatos. La ciencia jamás explicará o demostrará lo que la mente no puede asimilar. Puede iniciar la investigación, y avanzar en sabiduría hasta llegar a la orilla en donde se separan lo comprensible de lo incomprensible. La razón puede acompañar a la fe, subordinándose y sin mengua de su propia capacidad (vamos, que para algo la recibimos de Dios). Ahora, si el ejercicio de la razón es verdaderamente inteligente, en un momento encuentra esa orilla y se abisma, se anonada, entiende al fin que Dios es Dios y no encaja en nuestros cerebros, donde también puede habitar pero sólo por la gracia; o sea triunfa, tal como lo quiere Dios: alcanza una pizca de sabiduría. No es sabio ni racional preguntar si Dios fabricó la mejor lamparita del mundo o si, una vez encendida, tiene que cuidar que nunca se queme.

    Mario Malbec, socio vitalicio de la Logia Viñatera, inmediatamente expulsado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me gustó. Digamos que somos el instante del bang, a pesar de que lo vemos como tiempo, porque entiendo que no hay tiempo, sino sólo espacio, espacio que perdurará en la eternidad pero ya sin tiempo, ¿o con otra clase de tiempo? . Ya no solo me cago en el orden natural que me da respuestas parciales y provisorias, sino que también me cago en el comentarista de las 6.06.- Estas leyes del orden natural son imprescindibles para hacer cosas en este mundo, pero cosas caducas, toda la ciencia será nada en breve, cuando estemos frente a la Causa Primera. La vida es una tensión permanente sostenida por Dios.

      Eliminar
    2. Este Malbec me hizo releerlo varias veces, es lo que quería que me contestaran, pero no me lo esperé tan claro. De los borrachos será el Reino de los Cielos.

      Eliminar
    3. Mejor amarlo mucho que andar de preguntonto....jejeje

      Eliminar
    4. Eeepis.... ¿acaso la Biblia no habla de ir de eternidad en eternidad?? oh misterio misterioso.
      Las cosas que hacemos en este mundo si es para salvarnos están bien, la cuestión es que sin el orden sobrenatural no podemos elegir el bien o perseverar en el bien.

      Eliminar
    5. Yo tomo para ir al Cielo.
      El que toma se emborracha.
      El que se emborracha se duerme.
      El que se duerme no peca. (a veces...)
      El que no peca va al Cielo.
      Eso si prefiero el carmenere, del bueno.
      Y se me agoto el limite de mi racioinio. Por lo que espero la Gracia con un vaso mas del mejor.
      Rogando al Saurio no defeque.

      Eliminar
    6. """Estas leyes del orden natural son imprescindibles para hacer cosas en este mundo, pero cosas caducas"""...Por fin va entendiendo algo. Cada cosa creada por Dios posee una naturaleza que responde a unas ley que le manda a obrar de una manera y no de otra. Eso, operatur sequitur esse como dice Santo Tomás de Aquino, es inteligible, valga la redundancia,por nuestra inteligencia (otra cosa es cumplir con esas leyes: SINE ME NIHIL POTESTIS FACERE, dice Nuestro Señor).Y aunque sean cosas caducas como dice ud, son cosas creadas por Dios.No olvidemos tampoco que una de las definiciones de inteligencia es INTUS LEGERE, es decir ,LEER DENTRO de las cosas para saber qué son.

      Eliminar
  5. https://www.youtube.com/watch?v=_oufP85O_WA
    EL MEJOR JAPONESITO DE JAPÓN - VLOG 16 MARZO 2018
    Kira Sensei
    Kira Sensei
    jaja la resilencia y el grit....
    si esto no es preparación para el nuevo orden mundial anticristiano, que es?

    ResponderEliminar
  6. ¿El big bang se dió en el momento del Fiat Lux o en el momento que por el pecado original explotó todo y toda la creación cayó en disgrace??

    ResponderEliminar
  7. Jorge Rodríguez, yo no me cago en el orden natural, después de todo es un orden querido por Dios, pero lo de no introducir a Dios en los modelos de explicación es lo menos científico que se puede decir. La Iglesia con sus dogmas, la Revelación, Dios en fin, no cierra las puertas de la ciencia sino despeja un horizonte insondable donde el científico goza de una seguridad y un punto de partida enorme para investigar todo lo que desee. O también podemos decir que le señala de antemano las conclusiones erradas para no andar razonando al cuete. Así si para usted es más científico porque voy solito y con posibilidad de error, pues que suerte para los hombres de ciencia... Los hombres de la antiguedad mas coherentes no hubiesen puesto ninguna objeción a toda la sabiduría que la Revelación con toda su autoridad les hubiese aportado, o acaso les gustaba andar piefiando y sacando conclusiones erradas de puro científicos que eran. La física, querido Jorge, es una ciencia, bien inferior a la filosofía, y de la cual es totalmente deudora, que a su vez es esclava de la Teología. Cómo me explica que una ciencia inferior se permita andar "funcionando" solita? por si misma? con sus propios medios? LA CIENCIA ASÍ CON MAYÚSCULA ES LA TEOLOGÍA, y si dicen que el del teólogo no es un saber científico pues están en un embrollo muy moderno en lo que se entiende por ciencia, y tarde o temprano van a tener la misma esclerosis cerebral que nuestro amigo Hawking! Hoy científico es antónimo de Dios. Y por no tener en cuenta la Causa Primera en la explicación de cualquier otro tipo de causas de la cual dependen, son muy serios y no tienen problema en morfarse el verso de la evolución, de que el mundo viene de la nada, y aquí le aseguro que hasta el más improvisado de los antiguos vomitaría de asco, del asco que le darían precisamente tales "aberraciones científicas", tan aceptadas hoy. Aceptadas sabe porque Jorge? Porque tenemos que tratar de explicar todo sin la Revelación, sin la ciencia Teológica. Y se podría seguir largo...

    Un físico que se anonadó ante el saber (científico nunca mejor dicho) del P. Calderón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Filosofía, al no tener un contraste independiente con el mundo real (que vendría a ser el experimento en el caso de la Física), da pié para cualquier extravío. El filosofo Sultanito puede decir que "el conocimiento de la realidad es posible", otro filosofo Menganito puede decir "no hay hechos reales sino interpretaciones", otro Filosofo Perenganito puede decir otra cosa cualquiera completamente opuesta. Al final lo que hay son "escuelas de pensamiento" donde cada sistema tiene sus seguidores de acuerdo a la paja mental que mas les guste. ¿Adivine quien dijo "He visto cosas ante las cuales mis escritos son como paja"?

      La Filosofía, sola, conduce a la soberbia, profetas de sí mismos me parecen los filósofos. en cambio la Física, al estar sometida al experimento conduce a la humildad, al menos ante la realidad natural, y a un conocimiento mas modesto pero mucho mas seguro ya que es contrastable. La Teología es otra cosa distinta ya que parte de la Revelación, y en mi opinión se puede tener Teología perfectamente sin filosofía y a veces a pesar de la Filosofía. De hecho el Cristianismo se empezó a ir al tacho cuando apareció nuevamente la figura del "Filosofo" en la Edad Media al reintroducirse los libros de Aristóteles y los demás antiguos. Al poco tiempo se extraviaron las ideas en la Intelligentia, eso se trasladó a la aristocracia y luego al pueblo llano y acá estamos.

      El mayor teólogo fue San Pablo, su doctrina era locura para los gentiles y dijo que el mundo no conoció a Dios por medio de la sabiduría sino por creer por la predicación 1 Cor 1:21.

      Eliminar
    2. Querido Jorge, intuyo buena la intención y mala la razón. El comentario de arriba es más ponderado. Mientras cada ciencia mantenga su lugar subordinado y el Magisterio sea el árbitro de este control desde la teología, no hay que temerle a nada. El drama es ahora, que no hay magisterio, y cada ciencia se siente libre para expandirse en cualquier pendejada.

      Eliminar
  8. Una consulta, ¿dónde puedo hallar un ejemplar de la obra "Los Umbrales de la Filosofía" del P. Calderón?, aparentemente está agotada pero tal vez sepan de algún ejemplar disponible...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que fotocopiar y anillar, por ahora no hay otra.

      Eliminar
  9. A ver si así me explico mejor.

    Hay que reconocer que S. Hawking, aun con sus prejuicios incrédulos, es el que más cerca llegó, en el territorio de la subciencia física, a la noción del Instante Original, que no otra cosa es el Big Bang. Pero como sólo pudo confiar en sus ecuaciones chinas, demostrando con ello escaso genio, quedó lejos de entrever el Hágase del Creador. Habría podido lograr un arrime, como otros famosos científicos, aunque de incompleto modo y con nulo fervor divulgatorio (Newton: "Por medio de la oración puedo acercarme más a Dios y al cielo que si contara con todos los telescopios de la tierra"; Einstein: "Nunca creeré que Dios juega a los dados con el mundo"; Max Planck: "La ciencia no puede resolver el último misterio de la naturaleza. Y eso se debe a que, en última instancia, nosotros mismos somos una parte del misterio que estamos tratando de resolver"). Incluso Darwin dudó en publicar su torcido Ensayo... por razones de fe (la fe de su esposa lo hacía temblar). Jodido el cientificismo, que cuanto más se esfuma su hipótesis material más se empeña en negar la realidad divina. Pero no por ello es maldita la ciencia ni la razón –mucho menos los sentidos– aunque tantas veces se desencaminen y se pierdan por soberbia humana. Fíjese que el difunto Hawking llegó incluso a considerar el Instante Último (Big Crunch). Pero mantuvo su especulación ardiente y su negación rabiosa. Claro, si no tuvo la altura –propiamente, no pudo ponerse de pie– para razonar la Creación y rendirse ante el misterio, menos iba a tenerla para barruntar la Parusía. En fin, el postrado no vio lo postrero.

    Ahora bien, cuidado. La sola natura remata en una combinación fulera, ciertamente: apetito insaciable más dureza de vientre. Y sin lo sobrenatural sólo tenemos lo que no es natural, indudablemente. Pero si quitamos lo natural, sólo nos queda el fariseo.

    Mario Malbec

    ResponderEliminar
  10. Don Mario en verdad merece un buen carmenere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo cómo les puede gustar tanto el vino, con ese alcohol artificial horrendo que tiene, lo rico es el jugo de uva, se acuerdan del cepita de hace +o-cuarenta años .....¡una delicia! recuerdo haberlo probado en Mendoza en el viaje de séptimo. Nada que ver con la porquería cepita de la actualidad of course. Ahora debe ser de alguna asquerosa multinacional que como todas las que han comprado empresas argentinas han desmejorado cuando no arruinado la calidad de sus productos...canejo ahijunas, estas tierras manaban leche y miel y ahurita manan aluminio de los chemtrails y semillas transgénicas.

      Eliminar
    2. Tas del mate. Hacete ver. Urgente.Te recomiendo un carmenere reseva. Alivia.

      Eliminar
  11. Los restos Adán dicen están debajo del calvario que de hecho hay una capilla en el Santo Sepulcro debajo de donde estuvo la cruz.... ahora estaba pensando ¿y los huesos de Eva donde estarán?? ¿alguien sabe? También están las capillas de la dormición de la Virgen y la tumba, esta última está en poder de los ortodoxos y la tumba de David, la de los patriarcas y sus esposas, Abraham Sara... und so, he escuchado hablar, pero de los restos de Eva nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prontos para cuando "corresponda".Cuida los tuyos.

      Eliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.