...

...

lunes, 23 de abril de 2018

EN POCAS PALABRAS…



Resultado de imagen para imagenes de niños inocentesLA MARCHA Y SUS CONSECUENCIAS.

EL LIMBO DE LOS NIÑOS.

   Haciendo un mínimo de historia, fue León XIII quien diseñó la imprudente doctrina del Ralliement frente a las Repúblicas modernas. Esto se trataba de que, como fue tradición en la Iglesia, Roma respetó las formas constitutivas de los pueblos (constituciones) tal como se fueron dando en la historia particular de cada uno de ellos, por considerar que era la forma natural que se había decantado en ellas por el transcurso de los siglos,  ya sea monarquía, república, etc. Pero combatió aquellas leyes que, dentro de ellas, contrariaban la ley natural y divina.

   León XIII entendió que este principio quedaba vigente ante las constituciones que se habían dado la Repúblicas modernas como fruto de las revoluciones, sin reparar que no eran procesos históricos “naturales” de decantación, sino golpes violentos de imposición de fórmulas racionalistas o ideológicas, que se plasmaban en constituciones formales de inspiración masónica, atea y anticristiana. Es decir que se estaba legitimando lo ilegitimable, y dejando sin apoyo las anteriores formas constitutivas que luchaban por recuperar el poder malamente usurpado. (Esto fue la lucha de los monárquicos – Maurrás- franceses contra Roma, y en gran medida la lucha de los Cristeros Mexicanos).
   Es cierto que las monarquías, en la mayoría de los casos, ya habían sido influidas por las ideas modernas o estaban tan muertas como el caballo de Garibaldi. Por otra parte, asomaban Repúblicas que parecían defender los valores cristianos (los fascismos, Franco, Salazar, Dolfuss, etc). Entonces: “luchemos contra las leyes contrarias, pero no contra las constituciones” fue el nuevo “dogma” político. Craso error, en medio siglo nos desbancaron de todos lados y la discusión de las leyes se hacía inconducente al haber aceptado los principios revolucionarios que brillaban en las constituciones modernas. Los fascismos fueron vencidos y maldecidos, Dolfuss asesinado, Franco y Salazar no pudieron dar continuidad a sus obras por efecto de la demolición moral del hombre moderno. ¡Cataplúm! Una concesión tras otra hasta el infinito, con algunas parciales victorias con respecto a algunas leyes, pero victorias temporales que en sí mismas eran victorias a lo Pirro, pues en cada una de ellas los católicos continuaban legitimando los gobiernos anticristianos, masones, ateos y perversos.
   Alguna vez dijimos que cuando aceptamos el matrimonio laico, ya todo se perdió. Y es así. Tomemos un ejemplo actual de esta estrategia funesta. Este domingo la gobernadora Vidal, en un programa de gran difusión, dijo más o menos: “ Estoy en contra del aborto legalizado, pero el debate es muy bueno, ya vemos que por lo menos no se discute más sobre educación sexual ni anticoncepción”. Esta es la sabiduría revolucionaria, y resulta impecable; expresamente los Obispos argentinos en su documento antiaborto entregan estos bastiones a cambio del otro. Pero para colmo, el aborto ya está en los hechos totalmente despenalizado, es decir, que entregamos a cambio de nada.
   Las felicitaciones a la marcha y a los Obispos argentinos que un cierto documento emanado de personajes de la FSSPX – desde EEUU -  que no sabemos bien quiénes son; sin duda alguna es producto de la desinformación o de simple estupidez. Vidal sabe muy bien cuáles serán los resultados y sabe mejor que hicieron tontos a los católicos una vez más.
  De este tema no hablo más, los católicos están encantados por caer en una nueva trampa que por lo menos les otorgue un cierto protagonismo. Tontos remachados.

EL LIMBO.
   No me gusta nada el tema, no hay padres de familias numerosas a los que no nos duela y entristezca este tema, por razones obvias. Además, se sabe bien poco sobre el mismo y nada está muy bien definido salvo el hecho de su existencia.
   Me endilgan cometer errores que estarían bien salvados en el Astete. No es así, simplemente he seguido a Santo Tomás en lo poco que escribió, y no hay contradicción alguna entre unos y otros.
   Dije que era el “mismo lugar” el limbo de los justos y el de los niños, lo que no se me ocurrió, sino que surge de la Summa.
   En el art VI de la cuestión LXIX se responde: “Debe decirse que el limbo de los Padres y el limbo de los niños difieren sin duda alguna según la cualidad de premio o pena. Porque los niños no tienen esperanza de vida bienaventurada que tenían los Padres en el Limbo, en los que también resplandecía la luz de la fe y la gracia. Pero en cuanto al sitio se cree con probabilidad que fuese uno mismo el lugar de unos y los otros…”
   Se dice en la Summa otras cosas – pocas – que hacen cierta luz sobre el tema, bastante confuso, que aportan algunas alegrías a los padres; como que verán a Dios, no como los bienaventurados, sino en la medida natural; que no sufrirán ni física ni moralmente por su condición; y en fin… quizá no alcancen ustedes a comprender la profunda turbación que esto me causa y por lo que no quiero hablarlo nunca más, pues no dejaré de rezar por él, sea como sea, y aunque se me diga que carece de sentido.
   Reitero, no veo en Caponnetto ninguna herejía, pues espero poder visitar de la mano de Cristo aquel lugar, y con él acariciar todos esos niños (quizá alguno en especial) consciente de que todas estas libertades en las consideraciones de un asunto tan escasamente definido no pueden constituir herejía alguna y sí, la poética expresión de un profundo dolor inconmensurable por aquellas almitas inocentes, sin pecado alguno, ni siquiera venial. Misterio que espero comprender algún día.
   Como ven, hay temas que uno no toca de oído, sino con las fibras del alma, como lo hizo el poeta en cuestión.
         

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.