...

...

martes, 8 de mayo de 2018

RESEÑA.

Por Dardo Juan Calderón.

Resultado de imagen para imagenes del Padre Alvaro CalderónEL REINO DE DIOS. La Iglesia y el Orden Político (1ER Tomo)
P. ÁLVARO CALDERÓN. ED Corredentora 2017. Bs As.

    He aquí un libro extraño para nuestra época. Claro que el tema ha sido tocado - y lo será – infinitamente, pero desde Santo Tomás a esta parte, no existía un tratamiento del tema político desde el exclusivo punto de miras “teológico”. Aunque el libro pretende ceñirse a un punto de polémica concreto, en su decurso encontramos lo que podríamos llamar sin reparos una completa “Teología Política”.

   El Padre Calderón es Profesor de Teología – desde hace treinta años-  del Seminario Nuestra Señora Corredentora (La Reja, Bs As, Argentina) dependiente de la FSSPX, y en esta tarea ha publicado una vasta obra centrada en la crítica a la letra y al espíritu del Concilio Vaticano II, demostrando que el mismo es la instauración de una nueva religión ( “Prometeo. La religión del hombre”) y aportando una original clave de “juicio” frente al “nuevo” magisterio conciliar (“La lámpara bajo el Celemín”), que evitando tanto las tentaciones sedevancantistas como la tan peligrosa pretensión de erigirse en Jueces del Magisterio a base de la propia interpretación de la Tradición, busca las razones de contradicción a la prédica de los últimos Papas en sus mismas palabras. Los mismos Papas conciliares nos dicen lo que hay que pensar de ellos mismos, ellos son sus propios Jueces (en este tono tenemos el reciente artículo de SI SI, NO NO, “La Iglesia Abierta”).
       El presente libro nació como un artículo que trataba de demostrar que el Concilio entendía que la Iglesia de Cristo no era ya el “alma” que había sido puesta por su Fundador para elevar y sanar con la gracia a todos los hombres y a TODAS LAS NACIONES (Doctrina de Cristo Rey), sino una simple avanzada, a lo más, “esclarecedora”, de un sinnúmero de sociedades (civiles o iglesias) en las que de alguna manera el “futuro” Reino de Dios se anunciaba con diferentes participaciones de la verdad dentro de un entramado ecumenicista y liberal.
  Los contradictores de la doctrina tradicional en cuanto a la  primordial función en política de la Iglesia para el mundo ¡oh sorpresa! ya no serán sólo los viejos enemigos, ni los cultores del modernismo, sino que desde hace varios siglos, y por efecto de la presión de los estados modernos sobre la Iglesia ( a fin de ir sorteando una persecución masónica que se hacía cada vez más virulenta), ya los mismos defensores de la tradición - argumentando en un supuesto tomismo -  se han visto influidos por un “naturalismo” político (un filosofismo político)  que terminó por desalojar a la teología de este campo del pensamiento y, en eso sólo, ya participa de funestos principios liberales que divorcian la razón de la fe.
   Todos hemos leído ensayos y tratados sobre la “Política Cristiana”, sesudas reflexiones del Orden Natural que acompañados por sabias consideraciones filosóficas nos dejan más o menos en los “umbrales” de un orden cristiano, resultando más o menos convincentes de las ventajas de esta visión para ser propuestas a los estados y a los gobernantes a fin de la consecución de un Bien Común (Huelga decir la total ineficacia que estas propuestas han tenido en la práctica liberal, democratista, o totalitaria de estos siglos).
  Pero ya nadie les recordará a estos estados y gobernantes, que Cristo “vino a reinar” por orden de su Padre, que el “orden” político no es solamente un orden “sugerido” al descubrimiento por esfuerzo de la razón en la deducción de un orden natural, sino que es un orden “mandado” por la misma revelación y la ley divina, y todo bajo el apercibimiento concreto de que “fuera de Su Iglesia no habrá salvación ni para los hombres ni para las naciones”. Que todo orden que no se establece a partir de Cristo no es “juntar”, sino “desparramar”. Que Cristo instituyó su única Iglesia como Reino de Dios para el mundo entero, y que su prescindencia por parte de las naciones o, en su caso,  la evasión del ejercicio de Su autoridad (magisterio político) por parte de las mismas jerarquías eclesiásticas o civiles  defeccionantes, son la razón del actual estado “anticristiano” de los gobiernos del mundo.
    El mismo autor advierte que los tiempos parecen haber dejado este asunto en un simple problema teórico sin consecuencias prácticas. Pero nada más erróneo: somos animales políticos, sin duda, pero de forma aún más evidente, somos seres religiosos, y Cristo no ha dictado una Ley únicamente para el individuo, sino para un ser al que formó y creó político y religioso. El que el cristiano y el hombre en general deba conocer hoy esta Ley “política revelada” es imperioso más allá de sus esfuerzos filosóficos y,  especialmente, es un conocimiento necesariamente “previo” a estos esfuerzos filosóficos;  no sólo para conducir dentro de un ámbito de “elevación por la gracia” sus pocas y pequeñas instituciones que malamente sobreviven - y también sus familias -  sino sobre todo para poder ver en toda su malicia el advenimiento de un Orden Anticristiano que se disfraza de racional, de cristiano (de un humanismo cristiano), que propugna ambiguas virtudes sociales y descree de la absoluta necesidad de la Gracia para elevar y sanar esa naturaleza que se ha declarado “animalmente” suficiente para gobernarnos.
   La obra no sólo nos recuerda los principios que guían desde la Revelación una “Política Cristiana”, partiendo desde un pormenorizado análisis del Magisterio, la doctrina de los Padres y la Escritura; sino que nos acompaña a través de toda la historia de la humanidad en el derrotero de la  obediencia o abandono de esta “revelación política”, haciendo una amena y  erudita “teología de la historia de las ideas”. Disipando por el camino no sólo los errores de la rebeldía del hombre, sino los más perniciosos de la defección por temor, de la tibieza interna, del conformismo interior, del acomodo de una falsa astucia y del abandono de la Verdad por cansancio.
      Es con esta “guía de salud política revelada” en las manos (y no con una arrinconada filosofía política cuyo “humano prudencialismo” nubla la monstruosidad del momento)  que podemos ver en toda su  enormidad  la “revolución” del orden cristiano, y deducir con seguridad los “signos de los tiempos” que se anuncian desde un orden mundial que ha confundido sin remedio a los filósofos políticos, a las jerarquías eclesiásticas y… aún a los elegidos si esto fuera posible.                       

  

31 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. ¿Sin comentarios?
    O es que-con tanto "internet" barato-escasean los que leen algo realmente serio.
    Necesario hacer conocer este libro a los jovenes.
    Que no se deje caer en el "olvido", tan querido por los reprobos "conciliares", como forma de silenciar la Verdad.
    Es Luz sobre la Revelacion, sobre la Historia, sobre las Herejias, sobre la Usurpacion "conciliar".
    Y aun mas: es prospectiva plena sin dobleces acostumbradas.
    Quien aspire adelantar en el trayecto hacia la Verdad que Salva acudira a Fuentes sin impurezas.
    Alli encontrara este libro.
    Atanasio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay comentarios, los he borrado. Si supiera Usted el encono con el que han recibido este libro no lo podría creer, odian que el teólogo tenga algo que decirles, largan espuma por la boca.

      Eliminar
    2. Quieren a Cristo en Misa, y Misa tradicional, pero no lo quieren metido en sus cosas, en sus casas, en sus trabajos y en su "acción política"; hay están ellos y su "inteligencia" del Orden Natural para arreglarse sin la incómoda intervención de los curas. Cristo Sacerdote sí; Cristo Rey jamás.

      Eliminar
    3. Estimado:
      No es "increible".Es tal cual. Realidad procurada desde el seseo original.
      No es que "discrepe":
      solo advierto aquello que es herramienta, al parecer, escondida en las entrañas mismas del Combate.
      De Infiltracion se trata.
      De ahi el encono. Por ser expuestos en toda su malicia.
      Con la grandeza de mostrarlos tal cual son y actuan.
      ¿Que quieren Santa Misa?
      Relativo: la "quieren" con "sermones" Modernohereticos.
      Es hora-asi lo pienso-que bramen desde su bajeza.
      Nunca dio frutos esconder los sintomas, hoy flagrantes.
      Solo alarga sufrimientos.
      En Cristo Rey

      Eliminar
    4. Bien que cuando posteo el link del Catecismo de la realeza social de NSJC del Padre Philip lo borran o lo desechan con opiniones disolventes.
      https://bibliaytradicion.wordpress.com/tradicion/catecismo-de-la-realeza-social-de-jesucristo/

      Este tan esclarecedor documento hay que leerlo detenidamente aunque muchos sueltan espumarajos -como bien dijo el kroco- ni bien leen la primera hoja.

      Eliminar
    5. Hay distinciones necesarias en el libro comentado, que por cuestiones de espacio no están, o están simplificadas en el texto que Ud nos trae. Por ejemplo: Cristo es Rey, pero no de la misma manera se puede decir que el Papa es Rey, este es Rey en sus dominios Vaticanos, pero no en las naciones, pues la delegación del "reinado terrenal" es de Cristo al Rey, y no por intermedio del Papa. Es muy sutil, pero necesario de distinguir. Véalo en la obra comentada.

      Eliminar
    6. Está bien, ese aspecto del papa como rey no me interesa tanto.

      Eliminar
  3. Es un libro impactante y por eso imagino que provoca retortijones y sudores fríos a los seminaturalistas que han consagrado sus vidas al seminaturalismo entrista. Yo tengo dos ejemplares que me trajo a España un sacerdote muy conocido de la familia Calderón y poco a poco lo voy leyendo y meditando.

    Javier

    ResponderEliminar
  4. Gracias Dardo!!! En donde puedo conseguir el libro?

    ResponderEliminar
  5. Una comitiva del gobierno de Estados Unidos arribó ayer a Neuquén a bordo de un avión oficial del gobierno del país que preside Donald Trump. Se trata de los técnicos que tendrán a su cargo la instalación de una millonaria base en la meseta capitalina que fue donada, bajo la figura de ayuda humanitaria, por un área militar norteamericana para el funcionamiento de Defensa Civil de la provincia.

    Se trata en realidad de la reanudación de una obra que fue autorizada en 2012 por el entonces gobernador Jorge Sapag, pero cuya ejecución se paralizó ni bien estaba comenzado, en 2013, como rápida respuesta al escándalo que se desató en Chaco, en donde hubo incluso manifestaciones en contra de la sede dado que se aseguró que se trataba de una base militar norteamericana.

    https://www.rionegro.com.ar/neuquen/estados-unidos-retomo-la-construccion-de-una-base-en-neuquen-AF4968714

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dependencia de un estado mundial se irá haciendo cada vez más patente, mucho más grave que una base militar, es la dependencia financiera de una moneda falsificada por una banca mundial privada como es el dólar. Pero a no confundirse, que estos gobiernos zurdos que parecen denunciar y contraponerse a ese poder mundial, son llamados a hacer el caldo gordo de la anarquía, el desorden y la quiebra que llevan a la necesidad de la entrega, para que luego los entregadores hagan su faena y esta aparezca como solución de sentido común y necesaria para la subsistencia. En realidad, toda la burguesía festejará la entrega, que aparece como mejor que la orgía de la izquierda.

      Eliminar
    2. De tan CLARO Y VERAZ imposible agregar algo.
      A pesar de ello-de atrevidos lleno el mundo-ubicar en la "orgia de la izquierda" al JESUITISMO BERGOGLIANO.
      Solo por: hecho consumado.(desde La Habana, Caracas, Nicaragua, e ainda mais...)

      Eliminar
    3. Sin dudarlo!!! Creo que Bergoglio es el proceso de total anarquía que prepara las cosas para la entrega al gran poder anticristiano. Él y sus antecesores posconciliares. Es más me atrevo a profetizar, que el gran poder anticristiano los va a sancionar, y en eso nos va a confundir y por ello muchos lo van a entender como un poder "renovador" de la religión, pero va a ser este, ordenado, lógico y racional, el que nos va a hundir en la apostasía anticristiana. Pero sólo son barruntos de ciencia ficción.

      Eliminar
    4. ¡ma que "barruntos"!
      Prospectiva. Lisa y llana.

      Eliminar
    5. Anónimo 7:56 bergoglio no es jesuita, es un chantapufi.

      Eliminar
    6. 7:30 ambas cosas son malas y van de la mano, son parte del plan sinárquico.

      Eliminar
  6. ¡EXCELENTE RESEÑA!!!!

    ResponderEliminar
  7. Una pregunta es superador este libro de sobre las causa del orden político de Calderón Bouchet?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos perspectivas diferentes, y lo mismo pasa con la parte histórica del libro. El Viejo hace filosofía política en aquel libro, y esto es teología política, es decir que uno mira desde la razón el orden natural, y el otro desde la Revelación el Plan Divino. Lo importante es ver si ambos coinciden, porque el defecto se produce cuando desde la filosofía se llega a conclusiones que se dan de patadas con la teología, siendo que la teología "manda". En la página 69 trae una cita de Maritain "la teología juzga y dirige negativamente a la filosofía, protegiéndola de muchos errores e incitándola a precisar muchas verdades". Por lo que en este libro el autor desde la teología, señala muchos errores filosóficos de otros loables autores (en el caso de RCB no los hay). Lo mismo pasa con la visión histórica de la obra del Viejo, y esta teológica, ¡y coinciden! pero desde dos puntos diferentes, uno de "abajo" y otro de "arriba". Son obras complementarias.

      Eliminar
    2. Por eso más arriba digo (lo que me ha valido muchas críticas y hasta insultos) que desde Santo Tomás a esta parte, no había una obra política "estrictamente teológica", que filosóficas y mixtas hay muchas. Podemos decir que esta obra mira desde la revelación y el magisterio, lo que Cristo ha querido de la política, y corrige muchas conclusiones de los filósofos, que las han hecho muchas veces dejando de lado la verdad teológica por un prurito académico. Una vez descubierta desde la verdad revelada la solución, hay que buscar el error filosófico que llevó a la errónea conclusión, y de eso se trata el libro. Luz de la fe sobre la razón, confianza en la fe por sobre la razón.

      Eliminar
    3. Y muchas veces uno se encuentra con enormes sorpresas, como la del tema de naturaleza y gracia, que se produce una mala solución desde la filosofía (gracia como accidente, que no está mal, pero que no es suficiente) cuando desde la teología se ve bien que son "coprincipios", como alma y cuerpo. La filosofía no puede llegar por falta de categorías sobrenaturales y debe razonar a partir de la teología para entender todo este aspecto sobrenatural que hay en el hombre, y por tanto en su sociedad.

      Eliminar
    4. El peor de los errores (naturalismo) es pensar que la teología no tiene nada que hacer en el campo del pensamiento político (que lo tienen muchos autores católicos, recuerden la polémica Devillers - Ayuso) y otro errores vienen de malas interpretaciones teológicas (por ejemplo, idea que se hace desde el hombre "íntegro sin gracia", que es una hipótesis pero que nunca existió), y el problema del "doble fin" y de las dos "sociedades perfectas".

      Eliminar
  8. Si bien hay que leer el libro, de su reseña se desprende el grave error del clero ultramontano y guelfo (del que A.Calderon es un representante típico), que invoca la Tradición pero sólo sigue una tradición de hombres del siglo XIX y el famoso Syllabus.

    Inventan una “política revelada” y un “magisterio político” que no existe ni en el Nuevo Testamento ni en la tradición apostólica, ni en la Iglesia católica y apostólica de los primeros siglos.

    Las palabras de Nuestro Señor fueron claras en que cuanto a su Reino no es de este mundo, en dar al César lo que es del César, y la de los apóstoles muy claras también mandando respetar y obedecer a las autoridades civiles (entonces paganas !!). La conducta de los primeros cristianos fue ejemplar en ese sentido, rezando por las autoridades políticas y obedeciendo salvo en caso que se mandara algo contra la la ley divina.

    Sin embargo, algunos pretenden erigir el Reino de Cristo en este mundo, como si Nuestro Señor hubiera mandado conquistar reinados e imperios, cuando la tentación de dominio político temporal -el dominio de los reinados de la tierra- fue una de las que rechazó Cristo al mismo demonio en el desierto.

    Cristo no fue Mahoma, y el Evangelio no es el Coran. No hay política “revelada”, le guste o no a los integristas como ud.

    El Reinado que trajo Cristo es un reinado espiritual, y por lo tanto libre, imposible de imponer por la fuerza material típicamente coactiva de los gobiernos y de la política temporal de este mundo. La pretensión de hacerlo de ese modo llevó a resultados como las hogueras e inquisiciones, al dominio político temporal del Papado y su pretendido derecho a deponer reyes y emperadores (¿se imaginan al pescador Pedro pretendiendo dominar al emperador?), a baños de sangre en espantosas guerras religiosas.
    Y sigue generando todo tipo de confusión hoy en algunos fieles que sueñan con restauraciones utópicas, en vez de aportar al bien común como corresponde desde su lugar de ciudadanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado "ciudadano"... tiene Ud una buena ensalada entre prejuicios, medios aciertos y crasos errores. No creo que pueda leer el libro, es una lástima; dedíquese a leer The Wanderer.

      Eliminar
    2. ¿En serio lo vas a leer?
      Si Cristo no es mahoma, si el Evangelio no es el coran; se te hara necesario recurrir a lo Revelado.
      Trata de concentrarte en lo que dice el libro. Alejate de tus prejuicios conciliares modernistas o los referidos a su autor.
      Solo sin ellos podras otear en un lejano horizonte.
      Aunque lo que es "corto"...Solo esmerate para merecer alguna Gracia.
      Razona para discernir...luego...¡tal vez!
      Mis Oraciones. Capaz que te "ayudan".

      Eliminar
    3. Parece que necesitamos abrevar en el Magisterio de Mario.
      Coco.

      Eliminar
  9. Si el ciudadano piensa que luego de leer el libro alguien se puede sentir tentado a utópicas restauraciones, dígale señor cocodrilo que se quede tranquilo, pues nada de ello se desprenderá de su lectura.
    Simplemente se ponen en su quicio los principios correctos, a pesar de que muchos con buena intención hayan creido que Vitoria, Suárez u Ottaviani no se equivocaron en este tema.
    Hay que leer el libro, más que las reseñas. Pues de allí surge la refutación punto por punto a la doctrina supuestamente tradicional y a la invitación a reencontrarse con la doctrina realmente tradicinal y previa a estos teólogos que seguramente fueran buenas personas, pero que indudablemente fueron componedores.

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.